Volver al inicio     
Suscripción
Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions


Cerrar Ventana [x]
El Plan Básico Autonómico de Galicia

Dirección Xeral de Ordenación do Territorio e Urbanismo de Galicia

1. Introducción

La Ley 2/2016, do 10 de febrero, del suelo de Galicia (DOG núm. 34, de 19/02/2016, en adelante LSG), contempla entre sus objetivos dotar de seguridad jurídica al ordenamiento urbanístico, para lo que considera imprescindible que todos los ayuntamientos de Galicia dispongan de un instrumento de planeamiento que ordene su término municipal.

La falta de capacidad de muchos ayuntamientos gallegos de dotarse de un plan general de ordenación municipal se puso de relevancia, tras años de vigencia de un marco jurídico que establecía el plan general como el único instrumento de planeamiento urbanístico general; incluso con incentivos de la  Administración Autonómica para la redacción de esos planes generales.

Figura 1. Mapa de ayuntamientos gallegos sin planeamiento general, sombreados en gris, mayo 2019.
Figura 1. Mapa de ayuntamientos gallegos sin planeamiento general, sombreados en gris, mayo 2019.

Ante esta situación la LSG, aunque mantiene los planes generales de ordenación municipal y sus planes de desarrollo, introduce entre sus figuras de planeamiento el Plan básico autonómico (PBA).

Formulado al amparo de los artículos  49 e 50 de la LSG, y 90 y siguientes del Decreto 143/2016, del 22 de septiembre, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley 2/2016, de 10 de febrero, del suelo de Galicia (en adelante, RLSG), el Plan básico autonómico es el instrumento de planeamiento urbanístico que tiene por objeto delimitar en el territorio de la Comunidad Autónoma de Galicia las afecciones derivadas de la legislación sectorial e identificar los asentamientos de población existentes.

Asimismo, el Plan básico autonómico establece una regulación de carácter general de los diferentes usos del suelo y de la edificación.

Este instrumento es de aplicación en los ayuntamientos que carecen de instrumento de planeamiento general, y tiene carácter complementario del planeamiento urbanístico municipal en aquellos ayuntamientos en los que existe, es decir, las determinaciones del Plan básico autonómico son de aplicación para suplir las posibles indeterminaciones y lagunas del planeamiento municipal vigente, sin que en ningún caso pueda modificar la clasificación del suelo ni alterar las determinaciones del planeamiento que complementa.

Por su parte, en desarrollo del Plan Básico Autonómico se redactarán los Planes Básicos Municipales, otra nueva figura de planeamiento urbanístico introducida por la LSG, para los ayuntamientos de menos de 5.000 habitantes que no cuenten con planeamiento general. Se trata de instrumentos de planeamiento urbanístico que tienen por objeto  la delimitación de los núcleos rurales existentes y de los terrenos que reúnan los requisitos exigidos para ser clasificados como suelo urbano consolidado. Al mismo tiempo, categorizarán el solo rústico, según las delimitaciones de las afecciones establecidas en el Plan Básico Autonómico.

Los Planes Básicos Municipales dotarán a estos ayuntamientos de una ordenación básica, cuya formulación, tramitación y aprobación corresponde a la Comunidad Autónoma de Galicia, en colaboración y con la participación de los ayuntamientos, y que estará vigente hasta que surjan iniciativas o razones determinantes de una mayor complejidad urbanística que aconsejen la formulación de un plan general de ordenación municipal por el respectivo municipio.

2. Antecedentes

El precedente inmediato del Plan Básico Autonómico son las Normas complementarias y subsidiarias de planeamiento provinciales aprobadas en el año 1991 y publicadas en el Diario Oficial de Galicia del 19 de junio de 1991.

Figura 2. Portada de las Normas complementarias y subsidiarias de planeamiento de las provincias de A Coruña, Lugo, Ourense y Pontevedra
Figura 2. Portada de las Normas complementarias y subsidiarias de planeamiento de las provincias de A Coruña, Lugo, Ourense y Pontevedra

Así, en su artículo 3 se establecía su carácter subsidiario del planeamiento municipal en caso de ausencia de este, y su carácter complementario del planeamiento municipal vigente.

La mayor parte de su contenido normativo se centraba en establecer una serie de ordenanzas reguladoras, relativas a los  parámetros urbanísticos más usuales, lo que incluía el establecimiento de estándares de reserva, así como también, criterios para la elaboración del planeamiento municipal. Aspectos que estuvieron en vigor hasta la aprobación del PBA, ya que otras cuestiones que desarrollaban, como el régimen del suelo o la tramitación de ciertos procedimientos urbanísticos, ya no eran de aplicación debido a la aprobación de legislación urbanística posterior.

Finalizaban su contenido con tres anexos. El anexo I contenía una relación de la legislación sectorial de aplicación en aquel momento. El anexo II comprendía la relación de espacios naturales y sus delimitaciones: tras un mapa de situación general para cada una de las cuatro provincias gallegas, se adjuntaba un plano en el que se delimitaba cada uno de los espacios naturales protegidos.

Figura 3. Normas provinciales de 1991. Mapa localizador de los espacios naturales de la provincia de A Coruña. Ejemplo de ficha de espacio natural.   
Figura 3. Normas provinciales de 1991. Mapa localizador de los espacios naturales de la provincia de A Coruña. Ejemplo de ficha de espacio natural.

Por último, el anexo III incluía un inventario de patrimonio cultural, organizado en dos bloques para cada una de las provincias. Al comienzo, se contenía una relación de los bienes culturales protegidos mediante una declaración aprobada o en tramitación por la administración competente. A continuación se incluía el Inventario del Patrimonio Histórico- Artístico, constituido por un listado, ordenado por ayuntamientos, en el que se incluía unicamente la denominación del bien, su tipo (arqueológico, arquitectura religiosa, civil, puentes, construcciones populares…) y el lugar o parroquia en el que se encontraba, pero que carecía de ningún tipo de determinación gráfica.

Su carácter de antecedente del plan básico autonómico es indudable, no obstante, varios aspectos evidenciaban la necesidad de una actualización. Entre ellos, el tiempo transcurrido desde entonces, más de veinticinco años, y tres leyes del suelo de Galicia de por medio, con profundos cambios en favor de la conservación efectiva de los espacios no aptos para acoger edificaciones ajenas a su naturaleza; la nueva tecnología cartográfica disponible a nivel territorial; y el cualitativo cambio social desde el punto de vista de la sostenibilidad. De modo que, con el PBA se dio paso a un renovado marco de regulación urbanística en la comunidad autónoma, capaz de adaptarse a la nueva realidad y de servir de apoyo a la planificación básica de todos los ayuntamientos,  especialmente a aquellos con una escasa complejidad urbanística.

El nuevo modelo de asentamiento surgido del paradigma del crecimiento sostenible y, de la crisis económica en particular, que rechaza la pauta del crecimiento ilimitado y, pone el foco en la  recuperación sistemática de los núcleos y de las piezas vacías de su interior como áreas de oportunidad, supone la base para establecer unas ordenanzas tipo, que, siendo respetuosas con el pasado, y sin salir del marco legal, den respuesta de manera sencilla a las necesidades de la población.

3. Objetivos

Se trabajó en una interpretación clara, unitaria y consensuada de la experiencia y práctica de la planificación urbanística en la comunidad, lo que nos condujo a marcar los siguientes preceptos como objetivos y principios inspiradores del PBA, todos ellos recogidos en su  memoria:

3.1 Conservación y protección de los elementos que conforman el rico patrimonio cultural y natural de Galicia

Tanto los Bienes de Interés Cultural como los bienes integrados en el Catálogo de Planeamiento merecen ser recogidos en la documentación del PBA, como parte esencial de su contenido. Aparecerán por vez primera de una manera unitaria e integral para toda la comunidad, algo que sin duda, ayudará a la sensibilización ante los valores de la edificación histórica y de sus efectos como hitos o referentes dentro del entorno en el que se insertan.

La catalogación de los elementos tradicionales asegura la permanencia de la edificación tradicional y de los elementos históricos existentes, y sirve de guía para las futuras actuaciones construidas, descartando actuaciones que, ante la escasez de soluciones ejemplares, adoptan formalizaciones banales en un patente deterioro de la escena urbana y del medio rural.

Resulta necesario actuar con realismo y flexibilidad para poder enfrentar con garantías la rehabilitación funcional, sin que una regulación de obras excesivamente globalizada imposibilite soluciones arquitectónicas adecuadas, siempre con el espejo de las construcciones destacadas del entorno.

En ocasiones, la propia conservación de las características de la edificación resultará inseparable de la protección de los espacios libres alrededor de ella, por lo que se tendrán en cuenta los ámbitos visuales, de interés paisajístico. La planificación respetará el mantenimiento de ciertos elementos naturales, para evitar la pérdida de valores ambientales que confieren características únicas a estos lugares.

Respecto a los elementos del Patrimonio Natural, se pone en valor el esfuerzo realizado en las últimas décadas desde los distintos organismos ambientales. Estos elementos están recogidos en numerosos documentos oficiales que ponen en valor estos espacios para ser preservados y dados a conocer como refugios del rico ecosistema natural de Galicia.

3.2 Condicionantes paisajísticos y ambientales

Las delimitaciones de los ámbitos urbanos o del suelo de núcleo rural no deben establecerse exclusivamente desde una delimitación en planta que, en la mayoría de los casos, resulta insuficiente para definir el espacio interno del núcleo en relación con el entorno.

Las ordenanzas, entre otros aspectos, abordan la corrección de los impactos negativos de  edificaciones aisladas y aleatorias, con formalizaciones ajenas a su ambiente, procurando una mejora morfológica del conjunto, incluyendo el encaje paisajístico. Tratan, en todo caso, de canalizar las visuales y fortalecer la configuración de la edificación consolidada, dentro de una alternativa de soluciones adecuadas.

Especial atención merecen las medianeras vistas, por lo que se procuró afrontar soluciones de cierre para las mismas en las futuras intervenciones. La norma, en el sentido más elemental, intenta evitar la tendencia de formación de nuevas construcciones sin continuidad, a partir de la anterior edificación aleatoria sobre parcelas intermedias, germen de la aparición de medianeras que se perpetúan a través de los años.

En este punto, adquiere especial interés la búsqueda de pequeños espacios de uso público, anexos al viario existente, que contribuyan a mantener y consolidar las visuales abiertas sobre puntos de especial relevancia de los asentamientos, o hacia el paisaje circundante.

3.3 Recuperación de las condiciones de habitabilidad en los asentamientos

La vocación del PBA tiene un marcado carácter conservacionista, al vaciar de contenido cualquier actuación de expansión de los núcleos, y concentrar las nuevas propuestas hacia su interior, en una apuesta por la rehabilitación, reforma o renovación de los núcleos de acuerdo con los nuevos paradigmas europeos en esta materia, refrendados por el Real Decreto Legislativo 7/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Suelo y Rehabilitación Urbana. Aquí se deberán aplicar las Normas de Habitabilidad y del Código Técnico en su integridad, para dotar a las nuevas construcciones de los estándares actuales de vivienda.

Consecuentemente, en el desarrollo del PBA, mediante los planes básicos municipales, podrán delimitarse áreas de rehabilitación integral, en las que sea posible una acción conjunta para dotar a esos asentamientos de las condiciones higiénicas y tecnológicas necesarias que faciliten la vida de los vecinos.

En definitiva, se trata de revalorizar los núcleos existentes como lugares óptimos de asentamiento residencial, en los que el resto de actividades compatibles puedan configurar un espacio de calidad, revitalizando, en algunos casos, sus partes más decadentes.

3.4 Regulación de usos

La documentación del PBA incluye una regulación de usos que, siendo respetuosa con el Reglamento de la Ley del Suelo, incorpora un segundo nivel de desglose, para encajar las diferentes actividades dentro de los espacios residenciales, evitando zonas monofuncionales, pero con el deber de cumplir con sus respectivas normas sectoriales.

3.5 Ordenanzas de infraestructuras, espacios libres, equipamientos y comunicaciones

Estas ordenanzas reciben un tratamiento de norma particular, regulada de una manera similar a las ordenanzas clásicas de vivienda, con los matices propios a su condición. No en vano, pese la escasa superficie que suelen ocupar frente a las ordenanzas residenciales, resultan esenciales para el correcto funcionamiento del sistema de asentamientos. El mantenimiento y refuerzo de estos elementos se antoja fundamental para lograr el equilibrio territorial. Así, la posición de los asentamientos en el mapa territorial, según las Directrices de Ordenación del Territorio, permite ir a favor de la eficiencia energética, y aprovechar las sinergias existentes de antemano, para hacer una prospección futura que tenga en cuenta el cambio climático y el ahorro energético.

En cuanto a las infraestructuras, se incluye la repercusión que tienen los tendidos aéreos o los cables en las fachadas en la percepción del espacio público y la degradación del ambiente que eso produce. De manera general, se vinculan las actuaciones en los suelos urbanos y rurales con el soterramiento de las redes de servicios, y la búsqueda de la máxima integración ambiental, estética y funcional.

Las equipamientos reciben un tratamiento diferencial según la clase de suelo donde se encuentren, lo que posibilita su integración en la escena territorial del entorno. Del mismo modo, el espacio adyacente a las vías rodadas que pueda ser ocupado por la vegetación, formando pequeñas áreas de estancia, podrá conformar una red de zonas verdes que aporten valor paisajístico y ambiental.

3.6 Calidad de la urbanización y de la construcción

Las intervenciones de mejora y adecuación del espacio público deben ser un referente para la actividad construida particular, especialmente, en el caso de núcleos de población en proceso de involución. Su papel resultará un impulso necesario en la dinámica de revitalización de los asentamientos. La elección de los materiales, acabados y colores tienen en la Guía de Colores y Materiales de Galicia un buen aliado para proseguir un camino, que enlace el rico pasado cultural con una forma de trabajo futuro, sin caer en estereotipos ficticios y soluciones poco adecuadas, que poco tienen que tener con el identitario común y nuestro acervo cultural.

Figura 4. Ejemplo de la Guía de Colores y Materiales de Galicia, elaborada por el Instituto de Estudios del Territorio. A la definición de colores se acompañan unas instrucciones de uso.

4. Proceso de elaboración y participación pública

La formulación y aprobación del PBA se ajustó al procedimiento establecido en los artículos 50 de la LSG y 102 del RLSG. Así, tras formularse por el órgano ambiental  el documento de alcance del estudio ambiental estratégico, el PBA se aprobó inicialmente el 14 de diciembre de 2017 y se sometió a información pública durante el plazo de dos meses, mediante anuncio que se publicó en el Diario Oficial de Galicia de 22 de diciembre de 2017, en los cuatro boletines oficiales de las provincias y en nueve diarios de los de mayor difusión de la Comunidad Autónoma. La documentación sometida a información pública incluía todos los documentos integrantes del expediente tramitado, incluidos un resumen ejecutivo, el estudio ambiental estratégico y un resumen no técnico del estudio ambiental estratégico.

Durante ese plazo, cualquier persona pudo examinar el documento y presentar ante la Consellería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio las alegaciones, documentos y justificaciones que se consideraran pertinentes. Asimismo, se facilitó la aportación por vía telemática de alegaciones, poniéndose a disposición de la ciudadanía el documento aprobado inicialmente a través de un enlace en la página web de la Consellería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Se solicitó a los 313 ayuntamientos de Galicia informe determinante; se realizaron las consultas previstas en el documento de alcance del estudio ambiental estratégico y se solicitaron a las administraciones públicas competentes, los informes sectoriales preceptivos. Simultáneamente, fueron consultadas las empresas o entidades titulares de los sistemas de infraestructuras de redes de servicios para que facilitasen información sobre sus planes de inversión en infraestructuras aprobados, así como planificación estratégica plurianual para su adecuada coordinación con la planificación urbanística.

Una vez finalizado el período de información pública y, analizadas todas las alegaciones, consultas e informes sectoriales emitidos, se procedió a la modificación del documento aprobado inicialmente y a la elaboración de la propuesta final del Plan básico autonómico. Se tomaron en consideración 700 alegaciones, el 70% de las que se recibieron.

La declaración ambiental estratégica, de 2 de julio de 2018, fue publicada en la sede electrónica del órgano ambiental; incorporado su contenido, se elaboró el extracto  conforme a los artículos 82 de la LSG y 199.2 del RLSG, indicándose las medidas adoptadas para el seguimiento de los efectos en el ambiente de la aplicación del plan básico. Finalmente y, con carácter previo a la aprobación definitiva del PBA se solicitaron sendos informes sectoriales, estatal y autonómico, en materia de costas, emitiéndose ambos con carácter favorable.

El 20 de julio de 2018 se elevó el PBA a la Comisión Superior de Urbanismo de Galicia, que emitió informe favorable previo a su aprobación definitiva por el Consello de la Xunta de Galicia, que tuvo lugar el 26 de julio de 2018, siete meses después desde la aprobación inicial.

5.  Determinaciones

El artículo 90 del RLSG establece que el PBA debe contener las siguientes determinaciones:

1.  Relación con los instrumentos de ordenación del territorio.

2.  Afecciones derivadas de legislaciones sectoriales sobre el territorio.

3.  Identificación de los asentamientos de población existentes.

4.  Regulación de los usos del suelo y de la edificación.

5.1 Relación con los instrumentos de ordenación del territorio

El PBA incorpora las delimitaciones de los diferentes instrumentos de ordenación del territorio aprobados de conformidad con la legislación de ordenación del territorio de Galicia, de manera que resulte clara su incidencia sobre cada zona del ámbito de la Comunidad Autónoma.

En cualquier caso, las disposiciones contenidas en los instrumentos de ordenación del territorio aprobados definitivamente prevalecen sobre la información contenida en la cartografía del Plan Básico Autonómico.

• Directrices de ordenación del territorio

El PBA ha asumido los criterios sucesivos para la identificación y diferenciación de los asentamientos que establecen las Directrices de ordenación del territorio de Galicia, aprobadas mediante Decreto 19/2011, de 10 de febrero (DOT ). Este aspecto se explicará con más detalle en el apartado correspondiente a la identificación de los asentamientos. 

De igual forma, las DOT incluyen un primer orden de protecciones de los espacios pertenecientes al patrimonio natural (áreas estratégicas de conservación -Anexo III: espacios naturales protegidos y las áreas complementarias-, corredores ecológicos, áreas de interpretación de la naturaleza e itinerarios de interés paisajístico), así como del patrimonio cultural (conjuntos históricos, redes y rutas cultural y los Caminos de Santiago), incluidos en el Anexo IV (ámbitos de interés del patrimonio cultural).

• Plan Territorial Integrado. Plan de Ordenación del Litoral

Figura 5. Plan de ordenación del litoral de Galicia. Ejemplo de la serie Modelo territorial.
Figura 5. Plan de ordenación del litoral de Galicia. Ejemplo de la serie Modelo territorial.

El PBA recoge las determinaciones del Plan de Ordenación del Litoral de Galicia (POL), aprobado por Decreto 20/2011, de modo que plasma las distintas áreas definidas en el documento; entre otras, las áreas de protección costera y los espacios de interés paisajístico.

• Planes y proyectos sectoriales

La dificultad de importar las delimitaciones de los planes sectoriales radica en su propia génesis como paso previo de los proyectos sectoriales. En los proyectos se tiene en cuenta la realidad topográfica en la que se implantan, con un rigor que, en el caso de los Planes, por sus propias características generales, no poseen.

Así, los planes de carreteras de las diversas áreas urbanas señalan posibles vías de conexión, zonas de actuación, que, en la mayor parte de los casos, marcan una directriz de actuación. En estos casos, la topografía, el catastro o la reestructuración de la planificación urbanística, entre otros, no son objeto de análisis, debido a su propia escala propositiva y de conjunto. Estos puntos, como no podría ser de otra manera, son tratados en los proyectos sectoriales, como paso previo a las obras de urbanización que les sean de aplicación.

De este modo, aquellos planes que tuvieron un desarrollo ulterior en proyectos sectoriales no fueron traspuestos en los planos 1:10.000 en aras de ofrecer una información lo más exacta posible. Es decir, las delimitaciones de actuaciones de los planes de carreteras, con anchos de doscientos metros y una poligonal elaborada a una escala 1:25.000 no fueron traspuestas, al existir un proyecto sectorial que los desarrolló y marcó con exactitud el trazado de la vía que, en último caso, fue construida.

Figura 6. Extracto correspondiente a la zona de Santiago de Compostela del plano de la serie a escala 1/250 000 del PBA de Instrumentos de Ordenación del Territorio
Figura 6. Extracto correspondiente a la zona de Santiago de Compostela del plano de la serie a escala 1/250 000 del PBA de Instrumentos de Ordenación del Territorio

En el Anexo II se incluye la relación de planes y proyectos sectoriales aprobados.

5.2 Normativa sectorial con incidencia en el plan

El Plan Básico Autonómico refleja los ámbitos de afección que, sobre el territorio, establece la normativa sectorial de aplicación con incidencia en el planeamiento urbanístico. Sin embargo, no clasifica ni categoriza el suelo a los efectos urbanísticos.

Así, una de sus principales finalidades es incorporar las áreas del territorio en las cuales resulta necesario  informe o autorización de los diferentes organismos con competencias sectoriales para realizar cualquier actividad que implique la acción urbanística. Uno de los efectos prácticos del trabajo recae en el grado de significación de los informes sectoriales preceptivos sobre las parcelas catastrales incorporadas en los planos a escala 1:10.000, de tal manera que sirve para dotar de transparencia y agilidad en el mecanismo de solicitud de tales informes.

Esta realidad supone que, por primera vez en el ámbito urbanístico, los propietarios de los terrenos en particular, y cualquier interesado en general, disponga de la información a su alcance en lo que respecta a las afecciones que puedan afectar a una parcela concreta.

Las afecciones sectoriales que se identifican en los planos son, de conformidad con el artículo 98 del RLSG, las siguientes:

a) Los terrenos destinados a la localización de infraestructuras y a sus zonas de afección. A tal efecto, el plan tiene en cuenta los estudios informativos aprobados en materia de infraestructuras.

b) Los terrenos considerados como áreas de especial interés paisajístico, de conformidad con la legislación de protección del paisaje de Galicia.

c) Los terrenos protegidos por la legislación del patrimonio cultural, identificando todos los bienes inmuebles del patrimonio cultural, tanto los inscritos en el Registro de Bienes de Interés Cultural de Galicia como en el Catálogo del Patrimonio Cultural de Galicia, y sus contornos de protección y zonas de amortiguamiento, de ser el caso.

d) Los terrenos que fueran objeto de concentración parcelaria por resolución firme.

e) Los terrenos de alta productividad agropecuaria delimitados en el catálogo oficial correspondiente por el órgano que ostente la competencia sectorial en materia agrícola o ganadera.

f) Los terrenos constituidos por montes vecinales mancomunados.

g) Los terrenos de alta productividad forestal delimitados en el catálogo oficial correspondiente por el órgano que ostente la competencia sectorial en materia forestal.

h) Los terrenos definidos como dominio público hidráulico en la legislación sectorial de aguas, sus zonas de policía y las zonas de flujo preferente.

i) Los terrenos que se encuentren dentro de la servidumbre de protección del dominio público marítimo terrestre establecida por la legislación sectorial estatal en materia de costas.

j) Los terrenos sometidos a algún régimen de protección por aplicación de la legislación de conservación de la naturaleza, o de la legislación reguladora de los espacios naturales, flora y fauna.

k) Los terrenos afectados por cualquier otra afección derivada de la aplicación de una norma sectorial con incidencia en el ámbito del Plan básico autonómico.

Las afecciones sectoriales tienen carácter declarativo, sin eficacia normativa. En cualquier caso, las disposiciones y afecciones derivadas de la respectiva legislación sectorial prevalecerán sobre la información reflejada en la cartografía del Plan Básico Autonómico.

Sin embargo, desde la perspectiva de la normativa sectorial, el Plan Básico Autonómico constituye un documento de referencia en cuanto refleja las afecciones y zonas de protección reguladas por la respectiva normativa sectorial vigente, en un único conjunto de planos sobre la totalidad del territorio de la Comunidad Autónoma.

El PBA deberá actualizarse a medida que la normativa sectorial vaya cambiando. Así, este instrumento básico constituye una pieza viva, radiográfica del acontecer normativo que afecta al territorio de la Comunidad, que deberá dotar de transparencia y agilidad a las acciones planificadoras futuras.

Figura 7. Ejemplo de gráfico contenido en el anexo V, en el que se detallan afecciones de la Red de Carreteras Autonómicas de Galicia (RAEGA).
Figura 7. Ejemplo de gráfico contenido en el anexo V, en el que se detallan afecciones de la Red de Carreteras Autonómicas de Galicia (RAEGA).

En lo que se refiere a los elementos de interés cultural, los criterios básicos de elección fueron las bases de datos consultadas directamente de la Dirección General de Patrimonio Cultural. Por una parte, el Registro de Bienes de Interés Cultural, que reúne los elementos más salientables y de mayor protección en la Comunidad Autónoma. Por otra parte, el Catálogo de Patrimonio Cultural de Galicia, compuesto por el catálogo de los diversos instrumentos de planeamiento existentes, tanto municipales como territoriales, y por el catálogo de las Normas Complementarias y Subsidiarias de Planeamiento de las Provincias de A Coruña, Lugo, Ourense y Pontevedra. El listado aparece recogido en las Fichas de Catálogo del PBA, con un total de más de 36.000 elementos protegidos.

Al mismo tiempo, a la vista de la información facilitada por la Dirección General de Patrimonio Cultural, se incorporaron aquellos elementos, que no estando incluidos en los supuestos anteriores, deben ser protegidos, en virtud de su relevante valor patrimonial.

En lo referente a los entornos de protección, las afecciones incorporadas y los entornos de protección delimitados tienen un carácter subsidiario, prevaleciendo, en todo caso, los ámbitos definidos por la norma legal vigente, en particular, los definidos en los catálogos del planeamiento general.

En lo que se refiere al patrimonio natural, el PBA recoge todos aquellos espacios protegidos reconocidos por la normativa sectorial, con recomendaciones explícitas que aseguran la defensa de los recursos naturales e incentivan la mejora y calidad ambiental del territorio. No entra en las determinaciones del PBA establecer nuevas áreas de conservación de la naturaleza, o dirigir la política forestal de la Comunidad Autónoma. Sin embargo, debe facilitar que los distintos instrumentos de ordenación territorial, y en especial los planes generales, puedan establecer áreas de conectividad verde en el seno de una estrategia común de puesta en valor de nuestro rico y variado patrimonio natural.

5.3 Criterios para la identificación de los asentamientos de población existentes

Las Directrices de Ordenación del Territorio definen cinco niveles en el modelo de asentamientos propuesto. Son los siguientes:

1. Sistema de Grandes Ciudades (áreas y regiones urbanas).

2. Sistema Urbano Intermedio.

            a. Cabeceras.

            b. Subcabeceras.

3. Nodos para el equilibrio del territorio.

4. Núcleos principales de los restantes ayuntamientos y parroquias rurales.

5. Resto de Núcleos.

Figura 8. Mapa de diferenciación de asentamientos incluido en las Directrices de Ordenación del Territorio.
Figura 8. Mapa de diferenciación de asentamientos incluido en las Directrices de Ordenación del Territorio.

El Plan Básico Autonómico identifica los asentamientos de población existentes de conformidad con esta diferenciación. Esta identificación servirá de base para la delimitación y categorización de los núcleos rurales y de los terrenos que sean clasificados como suelo urbano consolidado en un futuro, por los Planes Básicos Municipales, que constituyen el planeamiento de desarrollo del Plan Básico Autonómico.

Al mismo tiempo, el PBA incorpora directamente la identificación de los asentamientos ya delimitados por los instrumentos de planeamiento vigentes.

A escala 1:10.000 están representados todos los asentamientos de población, dibujados de manera que se identifica claramente a qué sistema de los establecidos por las Directrices de ordenación del territorio pertenece cada uno, así como los ámbitos municipales y provinciales de los que forman parte.

Para esto, es necesario dirigirse al Plano-Guía a escala 1:250.000 con las 4.112 hojas de la cuadrícula, donde está el texto del Ayuntamiento y de la Provincia a la que pertenece.

En la delimitación de los núcleos rurales, o aquellos aptos para ser clasificados como urbanos, es necesario ceñirse a la práctica urbanística de los años precedentes. No es objeto del PBA la recogida de toponimia de las parroquias y barrios que abarcan un espacio territorial netamente superior al estrictamente definido en una potencial delimitación urbanística del suelo de núcleo rural, fin último de esta recogida de información.

En la cartografía se recogen las entidades de población aprobadas en el Nomenclátor de Galicia de 2003, teniendo en cuenta las consideradas núcleo rural o núcleo urbano en los instrumentos de planeamiento vigentes.

Figura  9. Plan básico autonómico. Plano guía. Escala 1:250.000.
Figura 9. Plan básico autonómico. Plano guía. Escala 1:250.000.

No se recogen los topónimos que hacen referencia a las partes de las que se compone un núcleo principal, salvo que así aparezca en la información de base citada, ni las relaciones de pertenencia del núcleo a la parroquia correspondiente.

Para la localización de los núcleos poblacionales se empleó el Nomenclátor de Galicia, que constituye el último grado de desglose de las entidades singulares utilizadas en los censos oficiales.

En este caso, las entidades singulares constituyen una extraordinaria fuente de ayuda para conocer, reflejada en los planos de información 1:250.000, la evolución de grado fino de los asentamientos agrupados. El listado de los asentamientos así recogidos aparecen numerados en el Anexo VII de la Memoria del PBA.

Es necesario destacar el análisis al por menor de la red de asentamientos en el territorio según los datos proporcionados por el IGE-INE para el período 2000-2016. Este análisis corrobora el proceso de cambio que se está dando en el momento actual. Un resumen de estos análisis aparece recogido en el Anexo VI de la Memoria Justificativa del PBA.

Esta información puede servir al redactor de los Planes Básicos Municipales como punto de partida en las delimitaciones de tales núcleos. Sin embargo, la identificación de un asentamiento por su toponimia no generará por sí solo la exigencia del reconocimiento de la delimitación de un “suelo de núcleo rural”, entendida como tal la clase de suelo definida en los artículos 15 y 23 de la Ley 2/2016, del suelo de Galicia.

El Anexo VII de la Memoria Justificativa del PBA incorpora un listado de las más de 36.000 entidades registradas en el Nomenclátor Oficial de Galicia. Este listado está ordenado por Provincias y Ayuntamientos. Los planos a escala 1:250.000 recogen la gradación efectuada por las Directrices de Ordenación del territorio, excepto los llamados resto de asentamientos, que sí son recogidos en los planos a escala 1:10.000 que agrupan toda Galicia.

5.4  Regulación de los usos del suelo y de la edificación

La parte propositiva del Plan Básico Autonómico está centrada en la redacción de unas Ordenanzas Tipo en función de la realidad del suelo que deben atender, junto con unas Disposiciones Generales que recojan tanto unas Normas de Usos como la totalidad de la casuística sobre regulación de parámetros urbanísticos que después, serán usados en las Ordenanzas Tipo.

Al comprender la totalidad del territorio de Galicia, estas Ordenanzas no pueden entrar en detalles. Sin embargo, partiendo de un análisis de las Normas Complementarias y Subsidiarias Provinciales, supuso una oportunidad para adaptar los parámetros urbanísticos a la nueva realidad territorial de Galicia, teniendo en cuenta la sostenibilidad, la protección del medio ambiente y el avance de la técnica adquiridos en el hecho constructivo.

En la normativa se regulan los usos principales, complementarios, compatibles y prohibidos. El criterio seguido es favorecer el mantenimiento del uso residencial, definiendo los condicionantes que procuren el equilibrio respecto a las dotaciones o a los otros usos y actividades económicas asociadas a la funcionalidad residencial.

Una vez analizadas las alternativas propuestas, que contenían una actitud de sobre regulación, con parámetros que podían ser definidos de varias formas, como por ejemplo volumen contra edificabilidad y ocupación, se decide con criterio práctico y pensando en la aplicación real de las ordenanzas, acotar los parámetros urbanísticos a los mínimos indispensables para asegurar un ajuste razonable de la edificación, sin que eso suponga entrar en contradicciones por el uso de varios parámetros urbanísticos. Se estudiaron estas contradicciones y se resolvieron de la forma más operativa,  descartando los parámetros claramente redundantes y confusos, que ofrecían interpretaciones divergentes o netamente contrarias.

Figura 11. Plan básico autonómico. Disposiciones generales. Esquema explicativo de la regulación de los retranqueos.
Figura 11. Plan básico autonómico. Disposiciones generales. Esquema explicativo de la regulación de los retranqueos.

De esta manera el Plan Básico Autonómico incorpora una regulación de las disposiciones generales sobre los diferentes usos del suelo y de la edificación que resultan de aplicación común a sus ordenanzas tipo particulares:

• Ordenanza reguladora del suelo urbano consolidado. Uso residencial. Edificación intensiva.

• Ordenanza reguladora del suelo urbano consolidado. Uso residencial. Edificación extensiva.

• Ordenanza reguladora del suelo urbano consolidado. Uso industrial y terciario.

• Ordenanza reguladora del suelo destinado a equipamientos.

• Ordenanza reguladora del suelo destinado a infraestructuras de redes de servicios.

• Ordenanza reguladora del suelo destinado a infraestructuras de comunicaciones.

• Ordenanza reguladora del suelo destinado a espacios libres y zonas verdes.

• Ordenanza reguladora del suelo de núcleo rural tradicional.

• Ordenanza reguladora del suelo de núcleo rural común.

• Ordenanza de protección del suelo rústico.

Las ordenanzas tipo serán incorporadas a los Planes Básicos Municipales en función de las características de cada ayuntamiento y de las clases y categorías de suelo que en él se delimiten. Al mismo tiempo, podrán ser utilizadas de manera orientativa, como base o referencia en la elaboración de los planes generales de ordenación municipal.

Por tanto, las ordenanzas de aplicación suponen un importante esfuerzo de adaptar a la realidad compleja del territorio de Galicia una regulación básica que permita a los ayuntamientos con menos recursos o con menos presión urbanística poder realizar obras construidas con las mínimas garantías de respeto por el medio donde se insertan, teniendo en cuenta la protección del paisaje y la adecuación al ambiente, evitando agresiones de difícil corrección posterior.

6. Documentación

El Plan Básico Autonómico incorpora, en planos adecuados en escala, la información correspondiente a sus determinaciones. En este ámbito, le corresponde a la actualizada cartografía 1:10.000 del Instituto de Estudios del Territorio, denominada Base Cartográfica de Galicia del año 2016 (BTG-2016), soportar las distintas capas de información sectorial. Se añade a la referida cartografía la información catastral actualizada, de tal manera que los planos consigan un alto grado de definición en la incorporación de las correspondientes determinaciones. La incorporación de la cartografía catastral supone dotar de legibilidad al documento, ya que al elemento cartográfico se suma la realidad social y económica del territorio. Cualquier planificación urbanística que no tenga en cuenta esto reducirá el alcance de sus objetivos, al tener que enfrentarse con la realidad catastral.

Figura 12. Base topográfica de Galicia 2016. Ejemplo.
Figura 12. Base topográfica de Galicia 2016. Ejemplo.

Cada una de las capas de información se implementa en un único juego de planos que abarcan todo el territorio de la Comunidad Autónoma, en un total de 4.112 hojas. Así, los asentamientos, las afecciones de la legislación sectorial y la incidencia de los instrumentos de ordenación territorial se pueden consultar en un único juego de planos a escala 1:10.000.

En caso de no ser posible superponer toda la información, es  necesario dividir la información en capas temáticas, tales como: afecciones sectoriales (medio físico, infraestructuras, medio humano), asentamientos e instrumentos de ordenación del territorio.

Figura 13. Plan básico autonómico. Afecciones territoriales. Escala 1/10 000. Ejemplo.
Figura 13. Plan básico autonómico. Afecciones territoriales. Escala 1/10 000. Ejemplo.

Al mismo tiempo, y debido a la complejidad de la información recogida en la planimetría del PBA, se remite a figuras de planeamiento posteriores (PXOM, PBM, PP, PE, etc.) la definición cartográfica de las servidumbres acústicas declaradas, conteniendo la normativa del PBA el deber de respetar las servidumbres acústicas derivadas de los mapas estratégicos de ruido aprobados por las administraciones competentes, que se pueden descargar en la página web del MAPAMA, a través del siguiente enlace: http://sicaweb.cedex.es/.

Figura 14. Plan básico autonómico. Plano a escala 1/250 000 de infraestructuras.
Figura 14. Plan básico autonómico. Plano a escala 1/250 000 de infraestructuras.

Para una comprensión total de la dimensión y del alcance del Plan Básico Autonómico, también se aporta una serie completa de la información en planos temáticos a escala 1:250.000 que abarcan en una sola hoja y de un solo vistazo cada uno de los puntos de las determinaciones de dicho plan. Así, las capas que se desarrollan son las siguientes:

• Asentamientos.

• Instrumentos de Ordenación del territorio aprobados definitivamente.

• Afecciones de la legislación sectorial por planos temáticos:

• Medio natural y físico.

• Medio humano.

• Infraestructuras y dotaciones:

• Movilidad.

• Servicios

La documentación referente al Plan Básico Autonómico finaliza con catálogo que comprende, por un lado, un listado (Anexo IX) que recoge: la situación del bien  (núcleo de población, parroquia, municipio y provincia); la fuente para su identificación (Registro de Bienes de Interés Cultural/Catálogo del Patrimonio Cultural de Galicia); el tipo de bien (arqueológico, arquitectura civil, arquitectura religiosa, elemento etnográfico u otros); y otros datos referidos a la protección del elemento contenidos en el planeamiento que originó su catalogación, de ser el caso. Al mismo tiempo se incluyen unas fichas básicas de los elementos catalogados que recogen información elemental de los bienes así como su localización.

Figura 16. Plan básico autonómico. Ejemplo de ficha del catálogo.
Figura 16. Plan básico autonómico. Ejemplo de ficha del catálogo.

7. Conclusiones

El Plan básico autonómico sustituye a las antiguas Normas complementarias y subsidiarias de planeamiento provinciales de 1991, en lo que se refiere a su carácter supletorio en los ayuntamientos que no dispongan de planeamiento general, y de su carácter complementario para suplir las posibles lagunas e indeterminaciones del planeamiento vigente, mediante la necesaria actualización de su regulación de usos y ordenanzas. Pero da un paso más allá, al configurarse como una poderosa herramienta en la que cualquier persona puede consultar los instrumentos de ordenación del territorio, así como las afecciones sectoriales, con incidencia sobre un terreno concreto. Así, en el enlace http://mapas.xunta.gal/visores/pba/, se visualiza toda la información del plan básico autonómico, siendo posible hacer las búsquedas por referencia catastral, por coordenadas o hacer una búsqueda guiada territorial (provincia, ayuntamiento, parroquia y población).

Figura 17. Plan básico autonómico. Pantalla de entrada del visor GIS, seleccionada la búsqueda por referencia catastral (http://mapas.xunta.gal/visores/pba/)
Figura 17. Plan básico autonómico. Pantalla de entrada del visor GIS, seleccionada la búsqueda por referencia catastral (http://mapas.xunta.gal/visores/pba/)

Del mismo modo, en el siguiente enlace se puede descargar toda la documentación del PBA: http://mapas.xunta.gal/visores/descargas-pba/. En el icono de descargas se accede a la documentación general del PBA (memoria justificativa, anexos, normativa, documentación ambiental y planos a escala 1:250 000); mientras que, seleccionando en el mapa un ayuntamiento, se descarga la información correspondiente a este: fichas de catálogo, metadatos, planos de afecciones a escala 1/10 000 y archivos vectoriales.

Del mismo modo, en el siguiente enlace se puede descargar toda la documentación del PBA: http://mapas.xunta.gal/visores/descargas-pba/. En el icono de descargas se accede a la documentación general del PBA (memoria justificativa, anexos, normativa, documentación ambiental y planos a escala 1:250 000); mientras que, seleccionando en el mapa un ayuntamiento, se descarga la información correspondiente a este: fichas de catálogo, metadatos, planos de afecciones a escala 1/10 000 y archivos vectoriales.
Figura 18. Plan básico autonómico. Pantalla de entrada del visor descargas (http://mapas.xunta.gal/visores/descargas-pba/), seleccionado el ayuntamiento de Carballeda de Valdeorras para la descarga de su información específica 

En atención a la naturaleza de documento dinámico de la que participa el Plan Básico Autonómico, la cartografía será objeto de oportuna actualización mediante la publicación del correspondiente anuncio en el Diario Oficial de Galicia con indicación de los cambios operados, con una periodicidad mínima anual.

A su vez, el Plan básico autonómico se trata del necesario eslabón intermedio para la elaboración de los planes básicos municipales, instrumentos de planeamiento general que dotarán de una ordenación básica a ayuntamientos sin planeamiento de menos de 5000 habitantes. Actualmente los planes básicos municipales están en proceso de redacción.

De esta manera se completa el ordenamiento urbanístico de Galicia, dentro del compromiso adquirido por la Administración pública gallega en aras de la seguridad jurídica: ningún ayuntamiento sin planeamiento.

Nota Legal
Créditos
Suscripción
Directora: María A. Leboreiro Amaro, Dra. Arquitecto. Profesora Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Consejo de redacción: Miquel Adriá, director de la revista Arquine
Carmen Andrés Mateo, Arquitecta. Profesora Asociada de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Mª Ezquiaga Dominguez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Fariña Tojo. Dr. Arquitecto. Catedrático de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Fernando Fernández Alonso. Arquitecto. Profesor Asociado de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Josep Mª Llop Torne. Arquitecto. Profesor en la Facultad de Geografía de la Universidad de Lleida
Javier Ruiz Sánchez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Secretaría: Llanos Masiá
Edita: planur-e
Avda. Valdemarin, 68
28023 Madrid
Traducción: planur-e
ISSN: 2340-8235
Copyright: (2013): planur-e
Cerrar Ventana [x]
Planur-e: www.planur-e.es es una revista digital editada en España en materias de territorio, urbanismo, sostenibilidad, paisaje y diseño urbano. Nació con el objetivo de exponer buenas prácticas dando voz a los profesionales, planteando que sean los propios autores de los trabajos quienes los presenten. Se colabora así a su difusión, al tiempo que se ofrece, a aquellos que se aproximan al proyecto, la oportunidad de ver otras formas de trabajar y contrastar sus propias reflexiones y propuestas. Planur-e por sus características pretende llenar un hueco, dada la escasez de publicaciones en estas materias. Alcanza en este momento su número diez, con un planteamiento monográfico y da, al tiempo, en su Miscelánea cabida a múltiples temas. Cuenta ya con un número importante artículos alrededor de 150, hasta el momento, y con autores de muy distintos países, lo que enriquece su tarea de divulgación.

Información General
En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley 34/2002, de 11 de Julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), ponemos a su disposición la “información general”, que comprende los datos identificativos de la entidad titular de este sitio web:
Titular: planur-e
Dirección: Avda. Valdemarín, 68-28023 Madrid
Lugar de edición: Madrid

Nota Legal
Los trabajos firmados expresan únicamente la opinión de sus autores así como la documentación gráfica, y son de su exclusiva responsabilidad, a todos los efectos legales y no reflejan los criterios que pueda tener el equipo editorial. Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse o transmitirse en ninguna forma sin autorización escrita por parte de la editorial. Aquellas imágenes en las que no se ha podido identificar el propietario de los derechos, se entiende que son de libre uso. En caso de identificar alguna imagen como propia, por favor póngase en contacto con planur-e.
Legal Notice
The signed works only express the opinion of their authors and also the graphic documentation, and are their sole responsibility, for all legal purposes, and do not reflect the criteria that the editorial team may have. No part of this publication may be reproduced or transmitted in any form without the written consent of the publisher. It is understood that those images for which it was not possible to identify the holder of the rights are free to be used. In the event you identify an image as your own, please contact planur-e.
Cerrar Ventana [x]
 Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions



 Protección de Datos
planur-e te informa de que los datos personales que nos proporciones serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, prestas consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre.
Te agradeceremos nos comuniques cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, te informamos de que puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a planur-e, o bien, mediante correo electrónico a: planur-e@planur-e.es
Cerrar Ventana [x]