Volver al inicio     
Suscripción
Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions




 Protección de Datos

planur-e informa de que los datos personales que nos proporcione serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, presta consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre.Agradeceremos nos comunique cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, le informamos de que puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a planur-e, o bien, mediante correo electrónico a: planur-e@planur-e.es

Data Protection

planur-e informs that the personal data you provide us with will be incorporated into the file "Customer Service" that we are responsible for, in order to handle requests for information, claims, and queries to our customer service department. By sending this form you are agreeing to the automated and documentary handling of your data, in the terms stipulated by Spanish Organic Law 15/1999, of December 13 (LOPD) and Royal Decree 1720/2007 of December 21. We would appreciate your notifying us of any changes or modifications to the information that you have provided us with so that it is true and accurate. Also, please note that you may exercise your rights to access, correct, cancel and contest your data by writing to planur-e, or by sending an email to: planur-e@planur-e.es


Cerrar Ventana [x]
Proyecto de Restauración Paisajística de Cantera Rosales

SSS - Spanish Studio of Space

1. Prólogo: el laberinto

Existen espacios en la historia de la arquitectura que nos remiten a mundos imaginarios, lugares que remiten a los mitos, construcciones tan increíbles e inverosímiles que no tanto por su belleza sino por su magia descansan en nuestra memoria colectiva desde tiempos antiguos, existan ya o no. El laberinto es uno de esos espacios mágicos, infinitos y ficticios que pertenecen al imaginario. 

Los laberintos Borgianos de sucesiones infinitas, los agobiantes laberintos Kafkianos, las cárceles de espacios inconclusos de Piranesi o los lugares imposibles de Escher, son representaciones mentales y visuales de espacios laberínticos. Pero la experiencia física del laberinto va más allá de la imaginación; en la arquitectura es donde el laberinto se expresa en su mayor dimensión sensorial, pues no está construido por palabras o imágenes, está construido con espacio. 

Desde que el arquitecto griego Dédalo construyera el laberinto de Creta, la arquitectura ha construido estos espacios confusos y enredados de forma recurrente. Nuestro proyecto es un laberinto más, pero es un nuevo modelo de los infinitos modelos espaciales que puede construir el concepto de laberinto. Nuestro proyecto es un laberinto de planos horizontales en el paisaje, un laberinto topográfico más influenciado por las estructuras escalonadas de las ciudades incas o los campos de arroz aterrazados de Indonesia, que por laberintos hijos de Dédalo formados por planos verticales de pasadizos y encrucijadas.

Figura 1. Restauración paisajística. Imagen virtual de la restauración de cantera “Rosales”.
Figura 1. Restauración paisajística. Imagen virtual de la restauración de cantera “Rosales”.

2. Naturaleza artificial

2.1. Espectáculo natural

Cuando observamos el inmenso espacio excavado de la cantera, estamos asistiendo a un auténtico espectáculo espacial. El resultado de las labores de extracción, a lo largo de los años, ha construido un enorme vacío escalonado de color miel sobre un fondo verde ondulado de territorio.

Figura 2. Fotografía aérea del estado actual de la cantera “Rosales”, Hellín (Albacete) España.
Figura 2. Fotografía aérea del estado actual de la cantera “Rosales”, Hellín (Albacete) España.
Figura 3. Frente Noroeste. Foto- grafía tomada desde el lado Suroeste del vaso de cantera.
Figura 3. Frente Noroeste. Foto- grafía tomada desde el lado Suroeste del vaso de cantera.
Figuras 4 y 5. Fotografía en el vaso noroeste de extracción. Actividad extractiva.    
Figuras 4 y 5. Fotografía en el vaso noroeste de extracción. Actividad extractiva.

Es en este escenario, una vez finalizada la actividad extractiva, en esta inmensa huella rectangular, donde el arte del proyecto paisajístico comienza. Nuestra visión del proyecto empatiza inevitablemente con aquellas obras de arte del movimiento Land Art que podríamos resumir con el dictum de Walter de María:

“El terreno no es escenario de la obra, es parte de la obra”

El proyecto de restauración, por lo tanto, será en esencia una reconstrucción geométrica del terreno, entendiendo el paisaje como un material plástico, con el fin de transformar el inicial espectáculo espacial de la actividad extractiva en un espectáculo natural. 

Figura 6. Paisaje reconstruido. Vista cenital conceptual del vaso principal restaurado.
Figura 6. Paisaje reconstruido. Vista cenital conceptual del vaso principal restaurado.

2.2. Paisaje cóncavo

Desde esta posición nuestra situada entre arte y proyecto, el espacio resultante de la restauración será un paisaje cóncavo, es decir, curvado hacia el interior de la tierra, como el interior de un cuenco.

Así pues, el proyecto es una nueva y profunda orografía cóncava, que en origen fue una ligera pendiente ondulada hacia el suroeste y después un suave y liso escalonado de misma pendiente. Y en cierto sentido, el nuevo paisaje creado es resultado de los dos anteriores, pues es al mismo tiempo ondulado y liso.  

Es ondulado si nos elevamos como un pájaro en el cielo de Hellín. Desde las alturas se divisa una perturbación en el terreno, una leve hondura fabricada por el hombre, pero que siempre estuvo allí. Será difícil saber cuando dejó de ser una herida en el paisaje y cuando una ondulación más fundida con el paraje natural.  

Y es liso y escalonado si caminamos por él. El infinito espacio horizontal de la cantera habrá desaparecido, pero permanecerá un recuerdo del infinito en cada uno de sus nuevos espacios horizontales. 

Figura 7. Paisaje Industrial y Paisaje Postindustrial. Vaso de cantera actual y vaso de cantera restaurado. Maqueta.
Figura 7. Paisaje Industrial y Paisaje Postindustrial. Vaso de cantera actual y vaso de cantera restaurado. Maqueta.

2.3. Paisaje productivo y espacios de entretenimiento

En estos nuevos espacios horizontales se fundamenta la rentabilidad financiera en el tiempo de la operación paisajística. Los nuevos y numerosos espacios horizontales creados serán el recipiente de dos grandes usos complementarios y de múltiples posibilidades:

Uno de ellos sería la creación de un enorme jardín colgante mediterráneo dedicado al cultivo de lo autóctono. Además de cumplir con la sostenibilidad del lugar, se propone convertir, en parte, la reforestación del espacio cóncavo en áreas de explotación trufícola. Se trata de crear un paisaje productivo, bello y en equilibrio con su entorno donde crezcan Encinas, Carrascas, Coscojas, Espino, Enebro, Sabinas, Romero, Tomillo, Albaida... 

Este jardín (productivo o no) será el fondo de verdor de los distintos espacios horizontales de alquiler destinados al entretenimiento, al encuentro y al espectáculo al aire libre. Se sentirá estar inmerso en un claro de un bosque mediterráneo, con el sonido y el aroma de su naturaleza.

Ambos, paisaje productivo y espacios de entretenimiento, son dos estrategias de rehabilitación paisajística complementarias, cuyo éxito dependerá tanto de su gestión como de la calidad espacial del proyecto.

Figura 8. Paisaje productivo y espacios de entretenimiento. Imagen virtual del vaso restaurado.
Figura 8. Paisaje productivo y espacios de entretenimiento. Imagen virtual del vaso restaurado.

2.4. Tiempo, construcción, reciclaje y experimentación

Figura 9. Modelo 3D DRON.
Figura 9. Modelo 3D DRON.

La transformación del vaso de cantera en un espacio cóncavo naturalizado se producirá en fases, a lo largo del tiempo. Este tiempo dependerá del agotamiento de la actividad extractiva y los fondos de financiación. 

En este sentido, el proyecto propuesto lleva implícita la idea de construcción evolutiva y adaptable. La construcción de los distintos espacios horizontales comenzará en la parte más antigua y elevada de la cantera, avanzando en sentido descendente hasta llegar con la restauración a la parte más profunda del espacio cóncavo donde se sitúa “la laguna”. 

Un aspecto fundamental en el éxito de la operación será el reciclaje de los distintos materiales sobrantes de las actividades de extracción para su utilización en la restauración. Los bloques defectuosos servirán para la construcción de los muros de contención  de las distintas plataformas, y el polvo y material de escombro para el relleno de éstas. El presente proyecto, más que una labor de ocultación de la memoria, quiere ser un arte de mediación entre la ecología y la industria, rescatando las ideas del gran Robert Smithson:

El mundo necesita carbón y autopistas, pero no necesitamos los residuos de una explotación a cielo abierto ni los de la construcción de la vía (...) El arte puede convertirse en un recurso que medie entre la ecología y la industria.”

También pensamos en la conveniencia de laexperimentación e innovación como proceso complementario a la restauración paisajística. Se abren líneas de trabajo como el entendimiento de que la piedra es un material vivo, cambiante y en simbiosis con su entorno. O líneas de investigación que van desde el ensayo de nuevas texturas superficiales, pasando por el estudio de su enorme capacidad aislante debido a la porosidad de su morfología, hasta la creación de nuevos sistemas estructurales y espaciales.

Figura 10. Tiempo. Fases de restauración del vaso de cantera (5 a 10 años). Visión cenital.  

2.5. Espacio excavado. Periscopio

Es innegable la belleza del insólito espacio de cantera creado por años de cuidadoso y geométrico trabajo de extracción. Desde una posición prominente, desde la antigua restauración que construyó hace años el fundador (de la que este proyecto se hace eco) se divisa el gran espectáculo espacial y su futura transformación. 

En este lugar privilegiado construiremos un nuevo espacio excavado, oculto en la montaña, desde donde se tendrá una visión panorámica del paisaje cóncavo creado y del valle en la lejanía.    

Será un espacio para múltiples propósitos. Un espacio de trabajo diario para la gestión de los trabajos a pie de cantera; un espacio de recepción, reunión y encuentro con los visitantes; un espacio expositivo, muestrario de los beneficios de la piedra arenisca; un espacio protegido del agudo calor del verano y del crudo frío invernal de esas latitudes (nótese que en un espacio “excavado” persiste una temperatura constante entre 10 y 20 grados, con su respectivo ahorro de energía).

Si hacia el suroeste, desde el espacio excavado  divisamos la cantera y el horizonte, hacia la montaña el edificio funcionará como un periscopio que nos mostrará el color del cielo, y captará la luz solar hacia su interior. Será un espacio iluminado dentro de la montaña.  

Figura 11. Maqueta del espacio polivalente excavado en el terreno.
Figura 11. Maqueta del espacio polivalente excavado en el terreno.
Figura 12. Sección longitudinal. Infografía que muestra una sección longitudinal del vaso principal restaurado.
Figura 12. Sección longitudinal. Infografía que muestra una sección longitudinal del vaso principal restaurado.

"Un objeto visto aisladamente de la totalidad no es una cosa real" Masanobu Fukuoka

La repoblación forestal en España no es, de ningún modo, un fenómeno nuevo. Podemos encontrar muestras de unos primeros esfuerzos a principios del siglo XX, si bien las labores de reforestación alcanzan sus cotas más altas a partir de los años 80, coincidiendo con la introducción de nuevas técnicas, métodos de actuación y ligero incremento de la conciencia ambiental de la población. A día de hoy, España es uno de los países de la Unión Europea con mayor ritmo de recuperación de bosques, habiéndose incrementado la superficie forestal en 4,6 millones de hectáreas respecto a los datos tomados en 1990.

Si bien estas cifras pueden resultar alentadoras, no es oro todo lo que reluce: antes de la presente década, muy pocos han sido los proyectos de repoblación y restauración forestal que han tenido en cuenta intereses más allá de la posible utilidad vegetal, belleza paisajística o rentabilidad de lo plantado. De este modo, encontramos repoblaciones que favorecen el monocultivo de especies vegetales arbóreas como el eucalipto (Eucalyptussp.), las cuales, si bien son de rápido crecimiento y de gran utilidad maderera, no pertenecen al ecosistema mediterráneo y, por lo tanto, ponen en riesgo de desequilibrio ecológico los lugares donde son plantadas. Asimismo, buscando de nuevo resultados rápidos y vistosos, las técnicas de plantación no suelen hacerse en aras de mejorar la calidad del terreno para la sucesión ecológica de especies que desarrolle un ecosistema pleno en el futuro, lo cual aumenta, entre otras cosas, la posibilidad de que se produzcan desastres naturales, como escorrentías e incendios, con el coste humano, natural y material que estos conllevan.

En definitiva, la experiencia nos muestra que, sin una visión de conjunto, la repoblación forestal no sólo es incapaz de cumplir su principal función ecológica sino que, yendo aún más allá, puede resultar perjudicial para el ecosistema donde se lleve a cabo. Es por esto por lo que buscamos dotar al proyecto de una mayor dimensión biológica que, lejos de resultar un elemento extraño, se una en estrecha simbiosis con el resto de elementos arquitectónicos, funcionales y paisajísticos que lo conforman. 

Figura 13. Planimetría del estado actual.
Figura 13. Planimetría del estado actual.

Para comenzar a repoblar, hemos de tener en cuenta las condiciones ambientales, meteorológicas y edafológicas del terreno a tratar para encontrar las especies vegetales adecuadas. Y, en nuestro caso, se considera imperativa la utilización de especies autóctonas de la región, correspondientes al ecosistema mediterráneo de interior. De este modo no sólo evitamos el desequilibrio ecológico de los terrenos circundantes al proyecto; también aumentamos las probabilidades de éxito de la repoblación al usar plantas especialmente adaptadas a las condiciones con las que vamos a trabajar. Respecto al tamaño de las especies utilizadas, vamos a centrar la repoblación en aquellas que posean un porte arbustivo. Este hecho puede parecer extraño, dado que la mayor parte de repoblaciones tienden a prestar más atención a aquellas que tengan una envergadura arbórea, pero atiende a razones de sucesión ecológica. En el ecosistema mediterráneo, encontramos tres estratos vegetales que nos indican el estado y momento de evolución en el que se encuentra el bosque: las plantas herbáceas anuales, los matorrales arbustivos y los árboles de mayor porte que coexisten con ellos. Los estratos más bajos preparan el terreno para la colonización y desarrollo de los niveles superiores. Y dado que partimos del estrato  de hierbas primarias que ya se encuentran en el suelo de la explotación, lo utilizaremos como base para el desarrollo de los arbustos anteriormente mencionados antes de comenzar a trabajar con especies arbóreas, imitando así una sucesión ecológica tal y como ocurriría en la naturaleza. Asimismo, el tallo de los arbustos ayudarán a fijar el suelo donde sean plantados, evitando así las posibles escorrentías del terreno por lluvias torrenciales. No obstante, aunque no nos centremos en especies arbóreas, caben destacar ciertas especies arbustivas utilizadas, como la coscoja (Quercuscoccifera), que pueden llegar a alcanzar un porte arbóreo que ayuda aún más a evitar las escorrentías. 

Figura 14. Planimetría de la restauración completa de la cantera. Fin de actividad extractiva.
Figura 14. Planimetría de la restauración completa de la cantera. Fin de actividad extractiva.

Volviendo al aspecto de la sucesión ecológica, la preparación del suelo es otro de los temas cruciales a la hora de abordar una repoblación. Como se busca evitar en la medida de lo posible la utilización de fertilizantes artificiales que empobrezcan el suelo en un futuro, se ha elaborado un plan de enriquecimiento de suelo inspirado en las enseñanzas del gran agricultor, biólogo y filósofo japonés Masanobu Fukuoka, autor del célebre libro “La revolución de una brizna de paja’’ y en los ciclos encontrados en la propia naturaleza que es, a fin de cuentas, el mejor elemento regulador que existe. 

Se utilizará para ello una combinación de ciclos de plantación de especies de la familia de las Fabáceas (plantas leguminosas) para aumentar los niveles de nitrógeno en el suelo, junto con residuos sometidos a la degradación por parte de hongos y bacterias especializados que faciliten la asimilación de nutrientes y otros elementos minerales, lo cual permitirá, a su vez, la creación de un mantillo natural o ‘’abono verde’’ que sirva de base para la repoblación. Para complementar esta tarea, se aboga por la utilización de plantas con raíces micorrizadas. Las micorrizas no son sino una simbiosis muy especial entre hongos y plantas, donde hongos especializados se unen a las raíces de las plantas y les ayudan a recibir nutrientes y agua a cambio de glúcidos y vitaminas vegetales que el hongo no puede sintetizar por sí solo. Como se puede deducir su acción es especialmente notable en ecosistemas áridos o con lluvia irregular, como es el caso que nos ocupa. La presencia de micorrizas junto con un suelo enriquecido aumenta enormemente las posibilidades de supervivencia de la planta durante el duro proceso de la repoblación.

Todo este proceso no busca sino la creación de una unidad vegetal capaz de mantenerse por sí misma, tal y como ocurriría en la naturaleza, si bien esto no implica que quedemos exentos de la responsabilidad de cuidar la zona repoblada una vez terminadas las labores de reforestación. A menudo es la falta de cuidado de la zona reforestada lo que provoca la mayor parte de problemas en la misma, como plagas e incendios. Si algo hemos de aprender cuanto antes de la naturaleza es que cambia a cada instante. Evolucionando. Mejorando. Y es que hay que tener claro que sólo será posible llevar a buen puerto en esta empresa mediante el cuidado, el esfuerzo, la dedicación y el aprendizaje constante.

Figura 15. Cantera restaurada y transformada en Jardín Botánico.
Figura 15. Cantera restaurada y transformada en Jardín Botánico.
Nota Legal
Créditos
Suscripción
Directora: María A. Leboreiro Amaro, Dra. Arquitecto. Profesora Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Consejo de redacción: Miquel Adriá, director de la revista Arquine
Carmen Andrés Mateo, Arquitecta. Profesora Asociada de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Mª Ezquiaga Dominguez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Fariña Tojo. Dr. Arquitecto. Catedrático de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Fernando Fernández Alonso. Arquitecto. Profesor Asociado de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Josep Mª Llop Torne. Arquitecto. Profesor en la Facultad de Geografía de la Universidad de Lleida
Javier Ruiz Sánchez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Secretaría: Llanos Masiá
Edita: planur-e
Avda. Valdemarin, 68
28023 Madrid
Traducción: planur-e
ISSN: 2340-8235
Copyright: (2013): planur-e
Cerrar Ventana [x]
Información General
En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley 34/2002, de 11 de Julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), ponemos a su disposición la “información general”, que comprende los datos identificativos de la entidad titular de este sitio web:
Titular: planur-e
Dirección: Avda. Valdemarín, 68-28023 Madrid
Lugar de edición: Madrid

Nota Legal
Los trabajos firmados expresan únicamente la opinión de sus autores así como la documentación gráfica, y son de su exclusiva responsabilidad, a todos los efectos legales y no reflejan los criterios que pueda tener el equipo editorial. Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse o transmitirse en ninguna forma sin autorización escrita por parte de la editorial. Aquellas imágenes en las que no se ha podido identificar el propietario de los derechos, se entiende que son de libre uso. En caso de identificar alguna imagen como propia, por favor póngase en contacto con planur-e.
Legal Notice
The signed works only express the opinion of their authors and also the graphic documentation, and are their sole responsibility, for all legal purposes, and do not reflect the criteria that the editorial team may have. No part of this publication may be reproduced or transmitted in any form without the written consent of the publisher. It is understood that those images for which it was not possible to identify the holder of the rights are free to be used. In the event you identify an image as your own, please contact planur-e.
Cerrar Ventana [x]
 Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions



 Protección de Datos
planur-e te informa de que los datos personales que nos proporciones serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, prestas consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre.
Te agradeceremos nos comuniques cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, te informamos de que puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a planur-e, o bien, mediante correo electrónico a: planur-e@planur-e.es
Cerrar Ventana [x]