Volver al inicio     
Suscripción
 Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions



 Protección de Datos

planur-e informa de que los datos personales que nos proporcione serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, presta consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre. Agradeceremos nos comunique cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, le informamos de que puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a planur-e, o bien, mediante correo electrónico a: planur-e@planur-e.es

 Data Protection

planur-e informs that the personal data you provide us with will be incorporated into the file "Customer Service" that we are responsible for, in order to handle requests for information, claims, and queries to our customer service department. By sending this form you are agreeing to the automated and documentary handling of your data, in the terms stipulated by Spanish Organic Law 15/1999, of December 13 (LOPD) and Royal Decree 1720/2007 of December 21. We would appreciate your notifying us of any changes or modifications to the information that you have provided us with so that it is true and accurate. Also, please note that you may exercise your rights to access, correct, cancel and contest your data by writing to planur-e, or by sending an email to: planur-e@planur-e.es


Cerrar Ventana [x]
Palma, una ciudad en peligro por la masificación turística

Un poco de historia nunca viene mal

La historia de Palma ha estado marcada por su ubicación estratégica en el Mediterráneo occidental. Esta posición estratégica ha sido un polo de atracción de mucha gente que, venida de fuera, ha ido forjando  la sociedad actual.

Después de la romanización de la isla de la que quedan pocos restos, Palma siguió teniendo invasiones de otros pueblos, entre las cuales  la conquista por parte del califato de Córdoba en el año 902 y la conquista catalana de 1229, son las que más impacto dejarían sobre la forma y la sociedad que configura la Palma actual.

Fruto de estas invasiones y reconversiones poblacionales, surgen los diferentes recintos amurallados y los grandes edificios emblemáticos de Palma, como la Catedral, el Palacio Episcopal, el Palacio de la Almudaina, la Lonja o el Castillo de Bellver. (Ver figura 1)

Figura 1. Fachada marítima de la ciudad antigua de Palma.
Figura 1. Fachada marítima de la ciudad antigua de Palma.

A lo largo de su historia también ha habido otros hechos de gran calado que han dejado una fuerte huella en la ciudad. Nos referimos a hechos históricos como la Guerra de Sucesión que dejó a la ciudad  fuera de la Corona de Aragón con el Decreto de Nueva Planta en 1714; la Guerra de la Independencia en 1808 y las diferentes desamortizaciones desde 1836.Ya en el siglo XX, Palma, ha vivido diferentes guerras contemporáneas: las Guerras Coloniales del 98, la Primera Guerra Mundial de 1914, la Guerra Civil en 1936 y la Segunda Guerra Mundial de 1940. Todas ellas tendrán también un gran impacto sobre la ciudadanía, especialmente la Guerra Civil.

Todos estos grandes fenómenos históricos desencadenaron una multitud de cambios urbanos y sociales que han dejado unas marcas en la ciudad que aún perduran. Ya sea como vestigios en los edificios, en la trama urbana, en la memoria de los ciudadanos que se ha ido transmitiendo de generación en generación, como en la memoria depositada en  los archivos de las instituciones y en archivos privados.

Las sucesivas transformaciones de la ciudad árabe hasta la ciudad amurallada y su relativa conservación, hacen de Palma la ciudad histórica más grande de España y una de las más importantes del Mediterráneo.

Ya sea por su trazado viario de plazas y calles de origen árabe, por su contenido monumental extraordinario realizado por la Corona de Aragón, como por la riqueza de las más de 200 casas con patios y el importante número de edificios religiosos, Palma tiene todavía un enorme patrimonio que se debe proteger.

La incipiente industria turística de los “forasteros” propuesta por Miguel S. Oliver en 1891, se hizo realidad a lo largo del primer tercio del siglo XX. Todas las transformaciones modernas que la ciudad impulsó en aquel tiempo -especialmente el derribo de las murallas y la construcción del Ensanche- se verán frenadas por la Guerra Civil y por la Segunda Guerra Mundial. (Ver Figura 2) 

Figura 2. Plano de B. Calvet de 1901 para desarrollar el Ensanche de Palma.
Figura 2. Plano de B. Calvet de 1901 para desarrollar el Ensanche de Palma.

El boom turístico empieza a cambiar profundamente a ciudad

Veinte años más tarde, cuando las heridas de la Segunda Guerra Mundial se van cerrando en Europa, una nueva clase política y económica surge en Palma que, aliada con los intereses del régimen franquista para romper el aislamiento internacional, impulsará un  crecimiento descontrolado.

El boom turístico de los años 50 crea una nueva fuerza económica de la mano de los operadores turísticos extranjeros y provocará unos cambios radicales en la fisonomía de la ciudad. Será el desarrollo turístico que con las ampliaciones del aeropuerto y del puerto, pondrá en peligro la  sostenibilidad, la calidad de vida de los ciudadanos y la personalidad histórica de Palma.

El crecimiento que provocó el estallido turístico de los años 50, implicó una corriente migratoria -tanto del resto de Mallorca como de la Península – que hizo que la población de Palma pasara de 136.814 habitantes en el año 1950 a les 430.000 actuales. 

En el Ensanche, que hasta entonces se había desarrollado tan sólo en el entorno de la primera corona de las avenidas, se dejó de lado las reglas de los planes urbanísticos de Calvet  de 1901 y el  de Alomar de 1943  y creció de manera anárquica, con baja calidad constructiva. (Ver figura 3)

Figura 3. Palma en 1927 y en 2007. Fotos de J.Escalas y Jaume Gual, respectivamente.
Figura 3. Palma en 1927 y en 2007. Fotos de J.Escalas y Jaume Gual, respectivamente.

El tráfico del aeropuerto de Palma paso de 638.000 pasajeros a 4.723.000 entre los años 40 y 60. Ese crecimiento espectacular exigió una gran cantidad de servicios, desde hoteles, infraestructuras y viviendas para alojar las personas inmigrantes  que recibió la ciudad de Palma,  que pasó de 114.405 habitantes a 159.084.

El crecimiento más importante se hizo  con  la edificación de hoteles en la Playa de Palma donde existía una legislación mínima. No fue hasta el 1956 que en base a la ley del suelo de ese año,  se empezaron a realizar planes parciales de ordenación urbana en la Playa de Palma, tanto en la parte de Palma como en la del municipio de Lluchmajor. Estos planes fueron desarrollistas tanto en territorio urbanizado como   en la  altura permitida que fue de 30 metros y 13 alturas. Eso significó  un crecimiento anual de plazas hoteleras de un 47%.

De este  nuevo crecimiento de la Ciudad surgirá una segunda “muralla” que rodea actualmente la ciudad antigua y el ensanche, consistente en un anillo de autopistas que comenzó en los años 50 en el Paseo Marítimo, para continuar con la Autovía de Levante en 1968  pasando por delante de la Catedral, conectando con el crecimiento de la playa de Palma. Todo acabaría tejiendo  una red  viaria de que poco a poco irá constituyendo la metrópoli de la bahía de Palma que ahora conocemos. 

Este anillo de coches fue paralelo al crecimiento del puerto  que construiría  una marina de yates de lujo para unos 1200 amarres ,  destruyendo  el paisaje de la mejor bahía del Mediterráneo y el más simbólico de nuestra ciudad, aquel que tanto fascinó al Archiduque Luis Salvador de Austria cuando llegó a Palma en 1867. (Ver figura 4)

Figura 4. Anillo de coches que rodea la ciudad como una segunda muralla.
Figura 4. Anillo de coches que rodea la ciudad como una segunda muralla.

El crecimiento fue continuando y aumentando la telaraña urbana hasta llegar a antiguos núcleos rurales  dispersos e integrarlos en una nueva ciudad multicultural, como la Palma que es hoy. En 100 años, Palma habrá pasado de una ciudad amurallada a una ciudad expandida. De una población “bicultural” catalana y castellana, a una multicultural de más de 40 nacionalidades.

Potentes fuerzas externas a la ciudad,  que han controlado el crecimiento del aeropuerto y el puerto, influirán de manera decisiva en los grandes procesos de crecimiento de la ciudad. Si en 1960 llegaban a Mallorca 360.000 turistas, en 1985 llegarían 5 millones y en 2015, 10 millones. El año pasado llegamos  a 11 millones de turistas y 26.000.000 de pasajeros en el aeropuerto de Palma. (Ver figura 5)

Figura 5. Evolución  del tráfico de  pasajeros en el aeropuerto de Palma.
Figura 5. Evolución del tráfico de pasajeros en el aeropuerto de Palma.

Según la Organización Mundial del Turismo el mediterráneo pasará de los actuales 168 millones de turistas a 264 millones en 2030. Un crecimiento del 63%. Si aplicamos este crecimiento en las Baleares, el número de turistas que podrían  venir a las Islas  dentro de  12 años puede estar en torno a los 25.000 millones. La demanda potencial de  pasajeros  del aeropuerto sería de 43 millones, pero teniendo en cuenta que  el límite de capacidad máxima según dicen las autoridades de Aena es de 34.000.000, o se limita  o  se amplia. Creo que podría ser más bien lo segundo.

Este incremento del turismo que tiene ahora la ciudad de Palma, se da en las tres formas más relevantes: Alojamiento hotelero con nuevos hoteles urbanos; turismo de cruceros con un incremento impresionante en los últimos 10 años, y por último, el estallido del turismo de alquiler en viviendas en viviendas  residenciales.

Esta perspectiva de futuro  genera una gran inquietud en mucha gente, que ve como una ciudad hecha a escala humana se va haciendo cada vez más grande y más ingobernable, con dinámicas que hacen pensar en un posible colapso de la ciudad que hemos conocido y que aún conserva parte de su patrimonio bien conservado a la par que tiene una ciudad histórica llena de vida residencial.

La crisis económica impulsa la especulación urbanística en los barrios históricos

La crisis económica de 2008 dejó claro que mucha gente invertía en comprar casas sin necesitarlas para vivir en ellas, lo hacía como inversión especulativa. El fenómeno implicó a tanta gente que se aceptó como una especie de lotería en la que si querías podías jugar.

El fenómeno de la especulación urbanística ha tenido impactos negativos sobre la ciudad y muchos de sus ciudadanos. Entre ellos, la gentrificación, ha sido uno de los más importantes. Como bien dice S. Vives: “En Palma, pues, se han generado espacios para adinerados y para la inversión, y espacios para los endeudados, así como espacios para aquellos que no tienen ni capacidad de endeudamiento”.

En este periodo reciente de nuestra ciudad se ha producido la etapa de corrupción política más importante de la democracia, con docenas de casos que han ocasionado un gran desencanto de buena parte de la población y una transformación de la dinámica política de la ciudad que aún continúa.

La dinámica inversora especulativa tiene mucha fuerza ya que se combina con la complicidad de los ciudadanos que no quieren dejar pasar una oportunidad para vender o alquilar su casa e irse a otro sitio.

Según datos estadísticos del Colegio de Registradores de la propiedad, Baleares se mantiene a la cabeza como la comunidad autónoma con un mayor peso de compra de vivienda por extranjeros, en este caso con el 35,61%, aumentando el peso relativo con respecto a 2014 en el que alcanzó el 32,63%. O sea, que de cada 100 compradores de viviendas en Baleares, 35 son extranjeros.

La mayor actividad inmobiliaria en España se da en zonas con mayor atractivo desde el punto de vista de la demanda, teniendo especial importancia la que  compraban con fines turísticos y las compras por parte de extranjeros. La compra de viviendas en las manos de extranjeros ha mantenido su favorable evolución durante el año 2015, dando lugar a un nuevo máximo histórico interanual en conseguir un resultado del 13,18%, por encima del 13,01% del año 2014, a nivel nacional.

Fruto de este proceso de compras masivo por parte de los europeos del norte, los barrios más  cercanos al mar y con carácter histórico, están siendo ocupados por extranjeras y los nacionales se van a vivir a otro sitio. En la figura 6 vemos  la evolución del porcentaje de extranjeros empadronados en estos barrios, según el Observatorio Municipal del Ayuntamiento de Palma. En la columna de la derecha hacemos una estimación de cómo puede ser este proceso en el año 2030, dentro de 13 años.

Figura 6. Evolución del  empadronamiento de extranjeros en algunos barrios de Palma.
Figura 6. Evolución del empadronamiento de extranjeros en algunos barrios de Palma.

El turismo del alquiler de pisos, una nueva amenaza y una oportunidad

Por otra parte,  según la web Inside Airbnb, el 69,2% de de alquileres vacacionales son pisos o casas enteras, el resto son habitaciones. La media de precios es de 88 euros al día. La ocupación anual es de un 17% de media y los ingresos mensuales es de 332 euros. Están disponibles todo el año un 97,6%.Como se ve en el mapa de los alquileres de esta página web, la mayoría se concentran en los barrios antiguos de ciudad: Cala Major, El Terreno, Paseo Marítimo, Sta. Catalina, Centro Histórico, El Molinar y Can Pastilla…etc., o sea los mismos en el que se da una mayor compra por parte de personas extranjeras, normalmente de los países del norte. (Ver figura 7)

Figura 7. Mapa del alquiler turístico en Palma  según los datos de Inside Airbnb.
Figura 7. Mapa del alquiler turístico en Palma según los datos de Inside Airbnb.

Actualmente este tema es el que centra  la mayor parte del debate turístico y político en la ciudad.  Por parte del gobierno balear se ha aprobado un proyecto de ley que va a entrar a trámite parlamentario achira, que establece condiciones y requisitos  para el alquiler turístico pero delega en el Ayuntamiento  de Palma la decisión  de  los barrios de la ciudad en donde se podrá o no alquiler un piso a los turistas.

Los hoteleros, la federación de asociación  de vecinos de Palma y los colectivos  ecologistas están en contra - por motivos diferentes - de que se dejen alquilar viviendas en edificios plurifamiliares, mientras la patronal de vivienda vacacional está a favor. Parece que la  opinión de la ciudadanía está muy fragmentada, ya que si bien se ven las ventajas, también se ven los inconvenientes.

Es evidente que ésta es una nueva amenaza para la ciudad que, debido a la gran demanda actual que hay sobre la ciudad, se puedan ampliar el nombre de plazas de alojamiento de una manera excesiva y se “turistifique” aún más la ciudad.También es una oportunidad de introducir nuevas medidas fiscales y nuevas ordenanzas de uso del suelo que favorezcan la rehabilitación, la diversificación turística y el crecimiento del empleo de calidad.

El turismo de cruceros remata la ciudad. 

El Harmony of the Seas visita Palma normalmente  cada lunes durante todo el verano. Es el crucero más grande del mundo. Tiene una capacidad para 6.780 pasajeros y 2.100 tripulantes, 16 niveles de altura y una cantidad ingente de atracciones y servicios cuyo objetivo es que el cliente consuma todo lo que quiera, preferentemente alcohol, sin necesidad de obtener nada fuera del barco. (Ver figura 8) 

Figura 8. Imagen del “Harmony of the Seas” atracando en Palma.
Figura 8. Imagen del “Harmony of the Seas” atracando en Palma.

Para que los  lectores se hagan una idea de las dimensiones del “Monster of the Seas”, es como si todo el pueblo entero de Artá o el de Binissalem, se fueran de crucero.

La industria de cruceros es el sector que crece más en el mundo del turismo: 1, 8 millones de clientes en 1980, 15 millones en 2006 y se esperan 24 millones de clientes este año 2016. O sea, que en los últimos 8 años ha crecido un 60% y sus perspectivas de futuro es seguir creciendo.

La fórmula de su crecimiento se basa en concentrar en pocas manos la diversidad de empresas de cruceros locales, crear barcos cada vez más grandes, ofrecer precios bajos y conseguir beneficios haciendo que el cliente consuma todo su dinero en el barco. Es un “TODO INCLUIDO” marítimo. Véase el nuevo y amplio estudio realizado por un grupo de investigación norteamericano titulado  Vacaciones en aguas de nadie, en el blog de  Paco Nadal.

Además de esto, la política social que sigue la industria de cruceros nos es también conocida. Tienen un personal mal pagado, con derechos laborales débiles y su fiscalidad es opaca, ya que la mayoría tiene su base legal en paraísos fiscales. ¡Ah! eso sí, también tienen su ONG, que en el caso de la industria de cruceros, agrupada en la organización internacional CLIA, se llama “Naves de Esperanza”. Como veis, la industria de cruceros practica también el camuflaje a la hora de poner nombre a sus proyectos

¿Cuál es el impacto de éste negocio en los destinos turísticos? Pues también lo conocemos perfectamente. Después de un periodo de “deslumbramiento” de la población local, se destruye lo mejor de la naturaleza y el paisaje del destino. En nuestro caso se destroza el paisaje de la bahía de Palma, se satura de turistas el centro histórico y se reduce la diversidad económica del tejido empresarial.

No menos grave es su impacto ambiental. El consumo de combustible de un crucero como el Monster of the Seas que nos visitará todos los lunes de este verano sobre saturado de turistas, es de unos 488.400 litros al día del gasoil más contaminante del mundo.

En un  artículo aparecido recientemente en The Guardian [*], leemos: “los analistas sobre contaminación marina en Alemania y Bruselas dicen que una nave tan grande emite más gas de dióxido de nitrógeno (NO2) que todo el tráfico que pasa a través de una ciudad de tamaño mediano. De acuerdo con uno de los mejores analistas en contaminación, el alemán Axel Friedrich, un único gran crucero emitirá más de cinco toneladas de emisiones de NOX y 450 kg de partículas ultra finas en un día”. Gases y partículas, conviene no olvidarlo, responsables de enfermedades pulmonares graves.

El “Monster of the Seas” es un negocio de navieras ajenas al tejido empresarial de Mallorca; no contrata a personas de aquí; genera unos beneficios para la población local muy reducidos y concentrados en pocos negocios y -en cambio- genera a medio plazo un impacto ambiental y social muy nocivo.

El turismo de cruceros en Palma ha habido un gran desarrollo como también lo ha tenido en otros puertos como el de Barcelona. En este  cuadro vemos que en 1 años se ha triplicado el número de pasajeros, que según todos los datos que tenemos  seguirá creciendo. 

 

Resumiendo: El modelo económico y social actual, ya completamente orientado al turismo de masas de “tercera generación” – turismo que combina los paquetes de tour operadores, los cruceros y los viajeros que van por su cuenta, está generando en Palma el fenómeno conocido como el ” Síndrome de Venecia“, síndrome que describe cómo las ciudades neoliberales acaban siendo plataformas urbanas al servicio exclusivamente de multinacionales del turismo y dejando la vida residencial por los extranjeros y unos pocos ciudadanos que no pueden – o no quieren- escapar.

El impacto del nuevo modelo turístico  y su aliada,  la especulación urbanística, está transformando la ciudad, pasando de un lugar para vivir a un lugar para negociar con ella. De una ciudad con turismo a una ciudad turística.  Es evidente que se hace con la complicidad entre los grupos multinacionales con los grupos locales que ven aumentar los beneficios de sus negocios,  en contra de la mayoría de la población que ve como el paisaje de su ciudad cambia de forma extraña, ve como sus hijos son desplazados a barrios de categoría inferior, que el futuro  en su ciudad se ve monocolor. 

Propuestas para avanzar hacia un turismo sostenible en la ciudad de Palma.

¿Podemos hacer algo desde un pequeño lugar llamado Palma ante estas nuevas invasiones de ámbito multinacional  que tienen dimensiones globales que se repiten en todos los continentes?

A propuesta de la ONU  este año  2017 es el  Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo. Según sus propias palabras “El Año Internacional aspira a sensibilizar a los responsables de tomar decisiones y al público en general de la contribución del turismo sostenible al desarrollo, movilizando a la vez a todos los grupos de interés para que trabajen juntos para hacer del turismo un catalizador de cambio  positivo.”

Nadie niega, como a veces se imputa a grupos como el nuestro, que  la actividad turística  no haya  aportado cosas positivas, pero se debe reconocer que también aporta  otras negativas. Las positivas son la creación de cierta riqueza y más puestos de trabajo. También aporta otros aspectos beneficiosos, más intangibles, como los que provienen del contacto repetitivo con mucha gente de otros lugares y culturas, generando nuevas oportunidades a los ciudadanos.

Las negativas son también conocidas: la merma de la diversidad económica; la desigualdad en la distribución de la riqueza; la precariedad laboral, la masificación en determinadas zonas y espacios de la ciudad; la banalización y estandarización del comercio; el incremento de comportamientos incívicos y de conflictos de convivencia; el aumento de casos de corrupción policial y política; la percepción negativa de la ciudadanía sobre el turismo; la subida del valor de la vivienda de compra y de alquiler, provocando la expulsión de la población habitual de los barrios de la ciudad más afectados.

Con el fin de corregir los efectos negativos y mejorar los positivos, la ciudad de Palma, como hacen otras ciudades que viven el mismo fenómeno, debe emprender acciones, siguiendo - a nuestro entender- los siguientes principios:


1. El turismo debe contribuir a la mejora de la calidad de vida de todos los ciudadanos y de todos los barrios, de manera equitativa.

ACCIONES:

• Ordenación, regulación y control de la actividad turística en función de los cuatro grupos de intereses más importantes: ciudadanos, trabajadores, turistas y empresarios del turismo.

• Creación de un órgano de arbitraje para la resolución de conflictos entre los cuatro actores, en los barrios ya  masificados.

• Garantizar el cumplimiento de la normativa vigente, con un buen ejercicio de la autoridad y eficacia administrativa.

• Impulsar la calidad del servicio y la calidad laboral en todo el sector y reducción de los productos y servicios de baja calidad.

• Promover la mejora del paisaje urbano de todos los barrios, así como su conocimiento por los ciudadanos de Palma para tomar conciencia de los elementos que identifican nuestra ciudad y la hacen diferente y única en el mundo.

2. Las administraciones públicas competentes establecerán las capacidades de carga de los barrios de ciudad de gran afluencia turística y gestionaran su saturación.

ACCIONES:

• Definición de la capacidad de carga turística por barriadas o zonas de la ciudad

• Limitación de plazas de alojamiento de Hoteles por barrios según la capacidad de carga, que para nosotros no debería suponer que las plazas superen el 5% del número de residentes.

• Limitación por barrios del 2% del número de viviendas dedicadas a viviendas turísticas. En el caso de que haya barrios que sobrepasen estos límites, aplicar un proceso de reducción a largo plazo.

• Limitación de la capacidad de carga de los turistas de cruceros, por barrios y por franja horaria. 

• Creación y promoción de nuevas centralidades y atractivos turísticos en barrios no saturados.

• Promoción de la innovación en la gestión de los flujos turísticos aplicando para ello las nuevas herramientas informáticas…

• Aplicación de las nuevas tecnologías para ofrecer al turista una información más global y completa de Palma

• Definición de un plan de usos especial por la ciudad antigua, que contemple los aspectos patrimoniales y la capacidad de carga específica por su trama especial de calles.

3. La ciudad debe eliminar o compensar los perjuicios que implica la actividad turística en las personas y barrios con saturación turística.

ACCIONES:

• Facilitar la accesibilidad física  a sus viviendas a las personas residentes en barrios saturados y en peligro de gentrificación.

• Estudiar instrumentos de compensación fiscal, a personas y comercios tradicionales, como por ejemplo, descuentos en el IBI y otras tasas, así como asegurar unos servicios públicos correctos.

• Adoptar medidas para minimizar el impacto del exceso de coches provocado por el turismo, tanto en la contaminación del aire, como en los ruidos o en el uso de espacios públicos.

4. El turismo no debe ser la actividad económica única en la ciudad y sus beneficios deben servir para diversificar su economía.

ACCIONES:

• Definir los sectores de crecimientos estratégico distinto al turístico, prestando especial atención al sector de la salud y el cultural.

• Utilizar los fondos económicos del impuesto turístico del Gobierno, para la creación de espacios y actividades que sirvan para impulsar el turismo de invierno. 

• Establecer una taza específica para la actividad de vivienda turística, o una subida del IBI, destinada a la diversificación económica, el apoyo al comercio tradicional y de calidad, y la mejora del espacio público. 

5. La gestión del turismo en la ciudad debe ser participada por la ciudadanía y los actores principales, a pesar de las diferentes competencias y entidades públicas y privadas que intervienen.

ACCIONES: 

• Definición de un nuevo modelo de gobernanza pública del turismo, basado en la participación de los principales actores: administración, ciudadanos, turistas y empresarios. 

• Implicación activa en la gestión del Puerto y el Aeropuerto para reducir la afluencia de  turismo en los meses de verano y compensarla con más turismo en los  meses de invierno. 

• Implicación de todas las áreas municipales en la transformación del turismo de la ciudad. 

 

Bibliografía.

• Cabellos M. La Platja de Palma. Evolució histórica i planajament urbà. Ediciones documenta balear. Ajuntament de Palma. 2016.

• González Pérez, M. Geografía urbana de Palma: la actividad turística en la forma y el desarrollo de la ciudad.

• Palma XXI. Autobiografía de la ciudad de Palma. Primera parte, de la ciudad romana a la ciudad moderna.  (enlace aquí)

• Palma XXI. Informe trimestral del observatorio de la gentrificación de Palma. 

• Nadal, Paco. Vacaciones en aguas de nadie, en el blog de Paco Nadal (enlace aquí)

Nota Legal
Créditos
Suscripción
Directora: María A. Leboreiro Amaro, Dra. Arquitecto. Profesora Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Consejo de redacción: Miquel Adriá, director de la revista Arquine
Carmen Andrés Mateo, Arquitecta. Profesora Asociada de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Mª Ezquiaga Dominguez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Fariña Tojo. Dr. Arquitecto. Catedrático de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Fernando Fernández Alonso. Arquitecto. Profesor Asociado de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Josep Mª Llop Torne. Arquitecto. Profesor en la Facultad de Geografía de la Universidad de Lleida
Javier Ruiz Sánchez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Secretaría: Llanos Masiá
Edita: planur-e
Avda. Valdemarin, 68
28023 Madrid
Traducción: planur-e
ISSN: 2340-8235
Copyright: (2013): planur-e
Cerrar Ventana [x]
Información General
En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley 34/2002, de 11 de Julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), ponemos a su disposición la “información general”, que comprende los datos identificativos de la entidad titular de este sitio web:
Titular: planur-e
Dirección: Avda. Valdemarín, 68-28023 Madrid
Lugar de edición: Madrid

Nota Legal
Los trabajos firmados expresan únicamente la opinión de sus autores así como la documentación gráfica, y son de su exclusiva responsabilidad, a todos los efectos legales y no reflejan los criterios que pueda tener el equipo editorial. Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse o transmitirse en ninguna forma sin autorización escrita por parte de la editorial. Aquellas imágenes en las que no se ha podido identificar el propietario de los derechos, se entiende que son de libre uso. En caso de identificar alguna imagen como propia, por favor póngase en contacto con planur-e.
Legal Notice
The signed works only express the opinion of their authors and also the graphic documentation, and are their sole responsibility, for all legal purposes, and do not reflect the criteria that the editorial team may have. No part of this publication may be reproduced or transmitted in any form without the written consent of the publisher. It is understood that those images for which it was not possible to identify the holder of the rights are free to be used. In the event you identify an image as your own, please contact planur-e.
Cerrar Ventana [x]
 Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions



 Protección de Datos
planur-e te informa de que los datos personales que nos proporciones serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, prestas consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre.
Te agradeceremos nos comuniques cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, te informamos de que puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a planur-e, o bien, mediante correo electrónico a: planur-e@planur-e.es
Cerrar Ventana [x]