Volver al inicio

Si ya tiene cuenta

Si no tiene cuenta

Crear cuenta
Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions


Acceda a su cuenta
Entrevista a Enric Batlle i Durany

Enric Batlle i Durany combina la práctica de la arquitectura y la arquitectura del paisaje como socio fundador de Batlleiroig, oficina con sede en Barcelona en la que más de 140 profesionales de diferentes disciplinas combinan la práctica del planeamiento, el paisajismo y la arquitectura. Sus reconocidos trabajos, tanto nacionales como internacionales, abarcan una amplia gama de proyectos desarrollados siempre desde el paisaje y el medio ambiente. Vinculado al departamento de Urbanismo y Ordenación del Territorio de la Universidad Politécnica de Catalunya UPC desde 1982, es director del Máster Universitario en Paisajismo —MBLandArch— y de la Cátedra de empresa Batlleiroig – UPC.

 

Entrevista

Desde la publicación en el número de planur-e de invierno de 2014 de la Restauración paisajística de la Vall d’en Joan en el Parque Natural del Garraf, han transcurrido ocho años, ¿en qué se diferencia vuestra forma de trabajar desde aquella fecha?

Hemos seguido evolucionando en la línea de fusionar ciudad y naturaleza en todas las escalas del estudio —Urbanismo, Paisajismo y Edificación—, convencidos de la importancia de seguir innovando, comprometidos con el medioambiente e implicados en la búsqueda de soluciones para resolver la emergencia climática de nuestro planeta. En Batlleiroig siempre hemos entendido el diseño como un proceso continuo vinculado al correcto desarrollo de nuestra actividad profesional. Entendemos la arquitectura como una profesión que debe superponer creatividad y técnica con el objetivo de obtener la máxima eficiencia en el resultado.

 

¿Cómo te enfrentas u os enfrentáis a la puesta en marcha de un encargo? ¿Cómo valoras la relación con el cliente o con la administración?

Cada encargo se realiza en un lugar diferente y debe dar respuesta a un programa y a unas necesidades de un cliente concreto. Esto ha inspirado dos de nuestros lemas: one site, one project / one client, one design. La importancia del lugar es determinante en la concreción del proyecto y cada cliente requiere una solución específica.

Conseguir un encargo es un momento importante en un estudio de arquitectura, pero a nosotros nos gusta mucho más cuando repetimos con un cliente – tanto si es público como privado – ya que esto quiere decir que hemos conseguido acabar la obra y los índices de satisfacción son elevados.

 

¿La manera de acceder al trabajo ha variado? ¿Cómo ha evolucionado la composición del despacho? ¿Cómo valoras la pluridisciplinariedad?

Nuestros clientes valoran que seamos expertos en las disciplinas que nos demandan, pero también valoran que seamos una oficina pluridisciplinar, profesional y con capacidad para solucionar los problemas de una manera efectiva. Esto nos ha llevado a un crecimiento exponencial de hasta 140 profesionales del campo de la arquitectura, la arquitectura técnica, la ingeniería, la arquitectura del paisaje y el diseño de interiores, contando con el apoyo de colaboradores técnicos externos de acuerdo con la complejidad de cada proyecto. Procuramos ser especialistas en cada una de las disciplinas que practicamos –Ciudad y Territorio, Paisaje y Espacio público, Arquitectura y Construcción– pero sin olvidar la imprescindible transversalidad que hoy se requiere para desarrollar cualquier intervención.

 

¿Cómo profesor en la Escuela de Arquitectura aprecias una adaptación de la enseñanza a las nuevas demandas de la sociedad como el cambio climático? ¿Tus alumnos aprecian la aportación de nuevas miradas al territorio y al proyecto?

Como profesor llevo ya muchos años cambiando el programa de las asignaturas para adaptarlas a la situación de cambio climático en la que nos encontramos. Efectivamente, los alumnos aprecian mucho cuando reciben respuestas concretas y nuevas líneas de trabajo que responden a las nuevas demandas de la sociedad desde nuestra disciplina.

 

¿Vuestro trabajo en una gran medida tiene que ver con el espacio público? ¿En qué medida ves imprescindible la participación pública? ¿La ciudadanía se siente implicada en los proyectos?

Trabajamos en muchos encargos públicos para la mejora del espacio público, pero cuando hacemos un edificio también pensamos en la mejora de su entorno inmediato y en la calidad de los espacios públicos que lo rodean, vinculando los edificios a los espacios verdes cercanos y generando con su propia arquitectura la mayor superficie posible de espacios exteriores útiles y naturalizados –porches en planta baja, terrazas, cubiertas, patios y jardines–.

Es imprescindible hacer participe a los ciudadanos de las soluciones que mejoraran sus condiciones de vida y las de las ciudades en las que viven. Cuando los ciudadanos se sienten implicados en los proyectos, su respuesta es mucho más favorable.

Por ejemplo, la vía ciclista que empieza en Barcelona junto a la avenida Diagonal fue el primer carril bici en enlazar la capital catalana con el Baix Llobregat –una pieza clave en el conjunto de la metrópolis de Barcelona–. Hasta entonces, esta barrera de infraestructuras se consideraba una frontera inaccesible para muchos ciclistas y peatones. La intervención fue un éxito desde el primer momento, gracias a que los ciudadanos comenzaron a utilizarlo tan pronto se inauguró. El carril bici alcanzó en su primer año de vida los 300.000 ciclistas, un dato aportado por el contador de bicicletas que instaló en el inicio del trazado el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) –la administración pública del territorio metropolitano de Barcelona–. Con una media semanal de 4.375 bicicletas, esta nueva conexión metropolitana era una intervención necesaria y reclamada por los ciudadanos, que ahora consigue salvar los obstáculos de la circulación rodada de la ciudad. Esta reacción inmediata de la ciudadanía deja claro que esta actuación era el eslabón que le faltaba a la cadena, completando un pasaje entre dos partes fragmentadas de la metrópolis.

 

La incorporación de técnicos de otras disciplinas define alguno de vuestros proyectos, a partir de temas como la biodiversidad ¿En qué medida y desde la profesión de arquitecto paisajista son necesarias estas colaboraciones?

El arquitecto paisajista aglutina diversas disciplinas como son la arquitectura y la agronomía, pero también necesita la aportación de técnicos especialistas en situaciones concretas, como por ejemplo los geólogos en el proyecto de la Restauración paisajística de la Vall d’en Joan en el Parque Natural del Garraf.

Pensando en el Parque sobre la cobertura del ferrocarril en Villafranca del Penedés ¿crees que sus costes compensan la contribución a la creación de una infraestructura verde urbana y en qué manera colaboran a la mejora de la calidad de vida?

Los costes del Parque sobre la cobertura del ferrocarril en Villafranca del Penedés son inapreciables en relación con el presupuesto que supuso el paso de la línea de Alta Velocidad AVE por el medio de la población. Debería ser habitual que cualquier gran obra de infraestructura viaria comportara la creación de una nueva infraestructura verde. En el caso de Vilafranca se ha conseguido un corredor verde que actúa como isla de frescor, disminuyendo la temperatura, y mejorando la calidad de vida de los vecinos. Las infraestructuras verdes desempeñan un papel muy importante en la resiliencia de las ciudades frente al efecto de isla de calor urbana. Los espacios libres, como grandes elementos estructuradores de la ciudad, tienen la capacidad de convertirse en espacios bioclimáticos capaces de regular la temperatura y la humedad. El mantenimiento del suelo natural, con especies autóctonas que eviten la erosión y generen un espacio para la biodiversidad, la elección de materiales permeables y que absorban calor en las zonas que se deban transformar, y el mantenimiento y replantación de arbolado que aumente el verde y genere sombra son las directrices que deben guiar la ordenación del sistema de espacios libres. De esta manera se crean las condiciones ambientales necesarias que invitan a los ciudadanos a usar el espacio público.

 

¿Los corredores verdes son viables en la ciudad consolidada? ¿A tu juicio la conexión de espacios intersticiales tendría esa condición?

Los corredores verdes son viables en cualquier localización. Tanto en la ciudad consolidada a través de la peatonalización como a través de la reforma de los tejidos urbanos obsoletos. En los límites de nuestras ciudades, las conexiones entre los tejidos urbanos y los espacios naturales próximos, salvando las infraestructuras, es donde se encuentran oportunidades para nuevos corredores urbanos.

 

Actualmente tenéis en marcha el proyecto del Agroparc Penedés (en Gelida y Sant Lorenç d’Hortons) ¿Cómo puede contribuir la actividad agrícola a la revalorización del paisaje y del patrimonio y a una mejora de las periferias de nuestras ciudades?

No podemos pensar en que todos los espacios periféricos se mantengan solos. Es imprescindible promover la productividad en los espacios libres de las periferias de nuestras ciudades. La actividad agrícola revaloriza el paisaje y nos ofrece productos de km 0. El Agroparc Penedés es un proyecto que promueve el desarrollo, en un mismo lugar, de todos los procesos vinculados a la producción agroalimentaria: obtención, transformación y distribución. Integra agricultura, ganadería, agroindustria y generación de energía renovable. Y precisamente, la superposición de estas diferentes actividades simultáneamente es lo que le permite convertirse un lugar autosuficiente, 100% sostenible y circular (tratamiento y regeneración de las aguas residuales, combinación de diferentes sistemas de generación energética renovable como la fotovoltaica, el biogás y la biomasa, transformación de los residuos orgánicos en hidrogeno verde para los camiones de distribución y una gestión de residuos y circularidad de los envases).

 

Hacéis proyectos a escalas muy diversas ¿Existe una diferencia metodológica entre enfrentarse al diseño de una pequeña plaza urbana frente al de un espacio rural abandonado o degradado? Si es así ¿os exige variar la capacitación de vuestros colaboradores?

El hecho de trabajar a escalas muy diversas se ha convertido en la especificidad de nuestra oficina y la solución está en formar a los equipos para que puedan trabajar todas las escalas. Vivimos tiempos cambiantes que requieren de actualizaciones constantes. En lugar de pensar que todo puede seguir igual y de limitarnos a utilizar exclusivamente los conocimientos que aprendimos hace tiempo –que probablemente nos conducirían a un final de ciclo inevitable–, debemos tratar de reaprender las diversas tecnologías que utilizamos y debemos continuar incrementando nuestro compromiso con la emergencia climática.

 

La biodiversidad es una variable que aparece constantemente como clave en vuestros proyectos ¿Condiciona de manera importante el diseño? ¿En qué modo?

La pérdida de biodiversidad y la desconexión de los hábitats naturales amplifica los riesgos derivados de la crisis climática. La solución está en la naturaleza, en su cuidado, regeneración y recuperación. Un lugar lleno de vida será siempre un lugar saludable y resiliente frente a las adversidades ambientales.

La biofilia es la conexión innata entre las personas y la naturaleza. Estrategias que articulan relaciones entre las personas, la arquitectura y la naturaleza impulsan el diseño de edificios biofílicos, edificios que fomentan la biodiversidad de su entorno, recuperan la naturaleza destruida en nuestras ciudades y promueven el bienestar de sus usuarios.

Todos los espacios públicos deben devenir espacios bioclimáticos con capacidad de trascender sus propios límites, infiltrándose entre los edificios y las infraestructuras contiguas. Los edificios deben tener el máximo confort interior, pero, también, deben tener la voluntad de producir las mínimas afectaciones en su entorno inmediato. El efecto de la isla de calor se puede mitigar a partir del efecto sombra y de la incorporación de elementos refrescantes que, a su vez, repercuten en la reducción de los consumos energéticos necesarios para alcanzar el confort interior.

 

¿Sería mejor que existiere una formación específica vinculada al paisaje? O ¿Una formación relacionada con el paisaje dentro de cada especialidad?

Ambas cosas. Por un lado, creemos que es necesario que haya formaciones especificas como por ejemplo el Grado en Paisajismo de Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona (ETSAB) y Escuela de Ingeniería Agroalimentaria y de Biosistemas de Barcelona (EEABB) o el Máster universitario en Paisajismo (MBLandArch) de la UPC, del que soy director. Pero también es importante que el resto disciplinas sean sensibles a los temas de sostenibilidad y medioambiente – lo cual creemos que debería ser extensible a todas las ramas de conocimiento (incluso las más alejadas de la arquitectura y el paisaje).

 

Como sello de vuestro trabajo aparece una impronta bioclimática y de diversidad como compromiso con la salud y el bienestar ¿En qué medida éste es el futuro?

Richard Sennett denuncia en Construir y habitar que el urbanismo contemporáneo se ha convertido en una disciplina fracturada, dividida entre el conocimiento sobre construir y el conocimiento sobre habitar. Para superar esta fractura quizás deberíamos volver a los orígenes de la disciplina, como en los tiempos del movimiento moderno, cuando ambos conocimientos eran inseparables. Debemos construir una ciudad abierta, inclusiva, saludable, porosa, habitable, llena de interacciones e infiltraciones en lugar del modelo de fronteras cerradas que domina la ciudad moderna, donde los hábitats urbanos quedan troceados en partes segregadas por los flujos de tráfico y por el aislamiento entre zonas de usos o rentas diferenciados. Debemos volver a poner a las personas en el centro del debate de cómo diseñamos la ciudad, los espacios públicos y los edificios, y de cómo nos adaptamos a la emergencia climática y a las problemáticas derivadas de la pandemia y, en definitiva, de cómo nos volvemos a fusionar con la naturaleza.

 

El tema del agua es una constante en vuestro trabajo ¿Crees posible su control para nuestro beneficio? ¿Desde qué óptica la incorporáis a vuestros proyectos?

El agua es uno de los temas que mejor explican el cambio de paradigma que se está produciendo en los últimos años. Hasta hace muy poco, las ciudades se diseñaban específicamente para ocultar los procesos que apoyaban la vida. Cuando llovía, el agua corría rápidamente a los imbornales y desaparecía de inmediato en el alcantarillado para entrar, junto con las aguas sucias de los edificios, en una red subterránea. Por esta red –suponemos que bien dimensionada– el agua recorría varios kilómetros hasta la imprescindible depuradora que permitía su reincorporación a los ciclos naturales. Pero ¿podría ser diferente? Las ciudades pueden y deben respetar la geografía primigenia, promover la conservación de los pequeños cursos del agua y fomentar la visibilidad de todos los sistemas de recogida y drenaje del agua de lluvia. El agua se puede recoger en los edificios, retener e infiltrar en los espacios públicos y conducir hacia los espacios naturales cercanos que podemos recuperar. De esta manera se crea un sistema de drenajes del territorio que redescubre la continuidad del agua, fomenta la creación de nuevos ecosistemas y facilita la implantación de nuevas continuidades cívicas.

 

¿Cuáles son a tu juicio las dificultades para integrar todos los aspectos transversales en la situación actual de emergencia climática? 

La dificultad es empezar con el cambio. Creemos que debemos evolucionar hacia un posicionamiento más firme en cada una de las soluciones que aplicamos, innovando en todo lo que hacemos para conseguir realizarlo de una forma diferente. Algunos piensan que la solución al problema se encuentra en la reducción de la actividad humana, pero por el camino no cambian ninguna de las cosas que hacen y, por tanto, difícilmente consiguen reducir las emisiones de CO2. Nosotros pensamos que no podemos reducir sin cambiar los sistemas que ahora están instaurados, debemos cambiar las maneras de hacer para poder reducir de manera drástica. No se reduce reduciendo, se reduce cambiando y solo se cambia innovando. Por eso nos gusta hablar del drop by drop: ir haciendo cada vez más proyectos que respondan a estos compromisos, y que estos se conviertan en el ejemplo a superar para los siguientes.

 

¿Piensas que a través del paisaje se pueden regenerar nuestras ciudades en los procesos de rehabilitación urbana y promover inversiones ESG (Environmental, Social and Governance) y con ello conseguir una mayor inclusión social en los barrios desfavorecidos?

Es imprescindible regenerar nuestras ciudades. Están llenas de tejidos urbanos obsoletos y de infraestructuras urbanas que podrían reinventarse. Rehabilitar estos espacios desde las consideraciones de la arquitectura del paisaje es un primer paso para conseguir soluciones tanto sociales como ambientales.

Nota Legal
Créditos
Directora: María A. Leboreiro Amaro, Dra. Arquitecto. Profesora Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Secretario de dirección: Alberto Leboreiro Amaro, Dr. Arquitecto
Secretario de redacción: David Hidalgo Pérez, Arquitecto
Consejo de redacción:

Miquel Adriá, director de la revista Arquine

Carmen Andrés Mateo, Arquitecta. Profesora Asociada de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid

José Mª Ezquiaga Dominguez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid

José Fariña Tojo. Dr. Arquitecto. Catedrático de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid

Fernando Fernández Alonso. Arquitecto. Profesor Asociado de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid

Josep Mª Llop Torne. Arquitecto. Profesor en la Facultad de Geografía de la Universidad de Lleida

Llanos Masiá González, Arquitecta. Profesora Asociada de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid

Javier Ruiz Sánchez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid

Edita: planur-e
Vergara, 12 4ºB Centro
20013 Madrid
Traducción: planur-e
ISSN: 2340-8235
Copyright: (2013): planur-e
Cerrar Ventana [x]

Planur-e: www.planur-e.es es una revista digital editada en España en materias de territorio, urbanismo, sostenibilidad, paisaje y diseño urbano. Nació con el objetivo de exponer buenas prácticas dando voz a los profesionales, planteando que sean los propios autores de los trabajos quienes los presenten. Se colabora así a su difusión, al tiempo que se ofrece, a aquellos que se aproximan al proyecto, la oportunidad de ver otras formas de trabajar y contrastar sus propias reflexiones y propuestas. Planur-e por sus características pretende llenar un hueco, dada la escasez de publicaciones en estas materias. Alcanza en este momento su número diez, con un planteamiento monográfico y da, al tiempo, en su Miscelánea cabida a múltiples temas. Cuenta ya con un número importante artículos alrededor de 150, hasta el momento, y con autores de muy distintos países, lo que enriquece su tarea de divulgación.

Información General

En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), ponemos a su disposición la “información general”, que comprende los datos identificativos de la entidad titular de este sitio web:

  • Titular: planur-e
  • Dirección: Avda. Valdemarín, 68-28023 Madrid
  • Lugar de edición: Madrid

Nota Legal

Los trabajos firmados expresan únicamente la opinión de sus autores así como la documentación gráfica, y son de su exclusiva responsabilidad, a todos los efectos legales y no reflejan los criterios que pueda tener el equipo editorial. Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse o transmitirse en ninguna forma sin autorización escrita por parte de la editorial.

Aquellas imágenes en las que no se ha podido identificar el propietario de los derechos, se entiende que son de libre uso. En caso de identificar alguna imagen como propia, por favor póngase en contacto con planur-e.

Legal Notice

The signed works only express the opinion of their authors and also the graphic documentation, and are their sole responsibility, for all legal purposes, and do not reflect the criteria that the editorial team may have. No part of this publication may be reproduced or transmitted in any form without the written consent of the publisher.

It is understood that those images for which it was not possible to identify the holder of the rights are free to be used. In the event you identify an image as your own, please contact planur-e.

Cerrar Ventana [x]
 Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions



 Protección de Datos
planur-e te informa de que los datos personales que nos proporciones serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, prestas consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre.
Te agradeceremos nos comuniques cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, te informamos de que puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a planur-e, o bien, mediante correo electrónico a: planur-e@planur-e.es
Cerrar Ventana [x]