Volver al inicio     
Suscripción
Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions


Cerrar Ventana [x]
Construir los trazos del paisaje

 Recuperación de la antigua senda al Castillo de Móra d'Ebre

Adelina Casanova + Sergi Ventosa

1. El paisaje como patrimonio

El proyecto de recuperación de la antigua senda que unía el río Ebro con el Castillo de Móra d’Ebre atiende a la voluntad del gobierno municipal de potenciar una fachada fluvial que durante años había quedado olvidada.

El antiguo sendero era un acceso desde la fortificación al río y al paso de barca. También conectaba la población con el Camí de Sirga, el camino utilizado para subir los laúdes río arriba, cargados de mercaderías.

Actualmente, el punto de inicio de la senda en su ascenso hacia el Castillo coincide con la llegada del GR-99 a la población, dónde encontramos el embarcadero, el club náutico y la antigua plaza de toros, excavada en el talud de roca con forma de anfiteatro. Volver a conectar el rio con el casco antiguo significa apostar por un turismo fluvial por el que se trabaja desde hace años en la Ribera d’Ebre. Y a la vez, conducir al visitante hasta la parte histórica que empieza a poner en valor su patrimonio cultural.

Figura 1. Croquis en planta del sendero, en el que se puede apreciar el trazado del sendero desde el río, junto al paso de barca, hasta el castillo.
Figura 1. Croquis en planta del sendero, en el que se puede apreciar el trazado del sendero desde el río, junto al paso de barca, hasta el castillo.
Figura 2. Vista del Castillo de Móra d’Ebre. Figura 3. Antigua plaza de toros excavada en la roca con forma de anfiteatro.    

Figura 2. Vista del Castillo de Móra d’Ebre.

Figura 3. Antigua plaza de toros excavada en la roca con forma de anfiteatro.

1.1 El camino de sirga

”Cuando no soplaba la garbinada y los laúdes no podían, por tanto, subir a vela, los tripulantes eran los encargados de la durísima tarea de sirgar por la orilla y remolcarlos aguas arriba.”

Una de las obras más reconocidas de la literatura ebrense es la novela Camí de Sirga, de Jesús Montcada, que lleva  por título el nombre que tomaba el camino de aquellos que, navegando río arriba, arrastraban sus embarcaciones desde la orilla para vencer la corriente.

Dadas las características orográficas del territorio el camino debía ir alternando la orilla por la que discurría. En algunas ocasiones, esta maniobra llamada tasia, que coincidía en desplazar la embarcación transversalmente hacia la orilla opuesta, coincidía con un paso de barca. En ese caso, sólo era necesario atar el laúd a la barca i ésta lo conducía hasta el otro lado.

Como consecuencia de la construcción de la presa de Riba-Roja d’Ebre, a mediados de los años 60 del siglo XX, los últimos laúdes surcaron el río Ebro, aunque la navegación fluvial ya había acusado su declive a causa de la competencia que significaron la llegada del ferrocarril y el transporte por carretera. Al desaparecer la navegación tradicional el camino de sirga perdió su utilidad y con ella el mantenimiento. Buena parte del trazado desapareció o fue abandonado, excepto en aquellos tramos que podía albergar otros usos.

Figura 4. Imagen de sirgadores arrastrando un laúd desde la orilla.
Figura 4. Imagen de sirgadores arrastrando un laúd desde la orilla.

1.2 El GR-99

“La barca de sirga de Flix, una de las dos operativas en el tramo catalán del Ebro, permite saltar a la orilla izquierda del río. Se deja la central nuclear de Ascó y el mas de Serraneta para entrar en Vinebre y pronto volver al margen derecho del río por el punte de Ascó. A la salida del pueblo, el camino de Barbers permite flanquear el desfiladero del Pas de l’Ase, vertiginoso pasaje en una muralla rocallosa, y entrar en la depresión de Móra d’Ebre después de un descenso en zigzag. Bordeando la isla y el galacho de Subarrec, empieza el espacio natural protegido de islas del Ebro, llegando a la villa de Móra d’Ebre.”

Aunque también tiene el Camí de Sirga como antecedente, como camino que discurre junto al río, ésta podría ser la descripción de la llegada al pueblo desde otra vía, la del visitante que escoge una ruta a hacer, por el placer de realizar la ruta en sí, pero que a la vez le llevará a conocer nuevos lugares.

2. Recuperar el sendero 

Una primera intervención, finalizada en junio de 2015, respondía a la primera fase del proyecto de estabilización de los taludes que delimitaban el firme del antiguo sendero. El margen derecho del Ebro se ha visto erosionado a lo largo del tiempo por las avenidas que ha sufrido el río formando unos acantilados de carácter vertical, compuestos por estratos de cantos rodados más o menos cimentados y también limos, más o menos compactados. En la base de los acantilados se han formado cuevas que pueden ocasionar desprendimientos. Agravado por la acción de las aguas pluviales, este era el caso de la plataforma del antiguo sendero, que había perdido superficie y era totalmente intransitable.

El resultado de esta primera fase de consolidación fue el esperado. La malla de triple torsión dio la estabilidad a los taludes y la geomalla permitió el desarrollo de la capa vegetal, evitando el desprendimiento de piedras y pequeños cantos rodados.

Para continuar con el proceso de consolidación, era necesario definir y evaluar la estabilización y protección de los taludes existentes sobre la plataforma del sendero. La recuperación y el acondicionamiento del trazado evitarían la erosión permanente provocada por las aguas pluviales.

La rehabilitación del sendero suponía también recuperar la conexión histórica entre el río y el Castillo, pero a la vez generaba nuevas expectativas, acercando el patrimonio natural del bosque de Ribera, al patrimonio cultural e histórico del municipio.

Figura 5. Vista de la fachada fluvial desde el puente que une Móra d’Ebre con Móra la Nova. Fotografía de Julio Ungidos.
Figura 5. Vista de la fachada fluvial desde el puente que une Móra d’Ebre con Móra la Nova. Fotografía de Julio Ungidos.

2.1 Dibujar la topografía

Desde el momento inicial el proyecto de recuperación del sendero tuvo la voluntad de integrarse con el entorno,  tanto formalmente, con el nuevo trazado, como con su materialización.

Recuperar el perfil del camino original, desapareciendo sobre la pared vertical que atraviesa dibujando una diagonal ascendente de derecha a izquierda, era una premisa desde los primeros bocetos. Pero el diseño debía garantizar a la vez comodidad y seguridad a lo largo del recorrido, en la medida de lo posible. Compensar y suavizar las marcadas pendientes del trazado histórico significaba modificar la topografía con movimientos de tierras inevitables.

La necesidad de un nuevo topográfico que recogiera el resultado ya consolidado de la primera intervención puso sobre la mesa un punto de partida que combinaba los antiguos trazos de la vía con las nuevas líneas generadas.

Figura 6. Desarrollo en planta del proyecto del nuevo sendero.
Figura 6. Desarrollo en planta del proyecto del nuevo sendero.

Mediante el trabajo en planta se fijaron los criterios que perfilarían el diseño del sendero. El primero sería respetar en toda la longitud de la vía la línea definida por la cabeza del talud consolidado. Esta traza pasaría a ser trazado regulador de la nueva geometría. Una línea topográfica que se materializa dibujando los nuevos límites.

A esta decisión técnica y formal a la vez se le sumaría la necesidad de establecer unas dimensiones constantes, que se fijarían en un ancho para la plataforma de 2,5 metros, que descontando los elementos que delimitan el paso dejarían un ancho libre de unos 2 metros.

Trabajando en sección, se generaban tres situaciones para las que era necesario establecer criterios de proyecto:

• Cuando, a partir de la cabeza del talud inferior, la plataforma tenía el ancho suficiente, se establecía la necesidad de consolidar el pie del talud superior. 

• Cuando el ancho era inferior a los 2,5 metros requeridos, era necesario realizar un desmonte y contener las tierras.

• En el caso de tener un ancho superior al establecido el diseño debía incorporar elementos que compensaran y equilibraran las proporciones de la vía.

De este modo, el sendero se abre paso entre dos muros que lo delimitan: uno de exterior, que recoge y protege al viandante, y otro interior que contiene el terreno o bien consolida el pie del talud superior.

Los trazos que definen el muro exterior, imponen una geometría que trata de regularizar mínimamente las líneas topográficas. A este gesto se le contrapone el hecho de reconocer los encuentros entre líneas de proyecto y como elementos singulares en el recorrido. Estos pliegues que se abren sobre las vistas del paisaje de bosques de ribera identifican también elementos preexistentes, como por ejemplo la base de un horno de finales del siglo XIX, probablemente perteneciente a una fábrica de alcohol.

Figura 7 y 8. Desarrollo en planta del proyecto del nuevo sendero. Fotografía de Julio Ungidos.    
Figura 7 y 8. Desarrollo en planta del proyecto del nuevo sendero. Fotografía de Julio Ungidos.

Figuras 9-13. Soluciones en sección en los diferentes tramos del trazado del nuevo sendero.

    

   
Figuras 9-13. Soluciones en sección en los diferentes tramos del trazado del nuevo sendero.

2.2 Materializar la línea

La selección de materiales y los criterios que debían regir la puesta en obra del proyecto se establecieron antes de perfilar formalmente el nuevo trazado. Desde las primera conversaciones con el INCASÒL se consensuó con el cliente la necesidad de integrar el recorrido en la fachada fluvial, de minimizar la herida en el paisaje que provocan los movimiento de tierra, y de consolidar el nuevo sendero con vegetación propia de la zona que garantizase un fácil arraigo y un crecimiento a corto plazo.

Con el fin de ajustar la ejecución a los plazos de entrega establecidos, y para evitar interferencias con los cables tensados que afianzan el talud inferior, instalados en la primera intervención de consolidación del terreno, la cimentación de la losa y de los muros del sendero (de contención uno y actuando como límite de seguridad el segundo) se adapta a las condiciones particulares de la topografia existente y de la modificada, según el caso.

Los dos muros que enmarcan el paseo sobre el río se plantearon como un desdoblamiento del terreno, por lo que debían ser masivos y con un acabado que evocara el terreno sobre el que se anclan. La construcción en bloque de hormigón armado de 20 cm. se reviste con un revoco de mortero de cal fratasado y se corona con piezas de piedra natural. Se utiliza, para este remate y para los detalles en piedra del revestimiento de la plataforma, la piedra Sénia o piedra de Ulldecona, procedente de unas canteras cercanas, ubicadas al sur de las Terres de l’Ebre.

Constructivamente, la plataforma del nuevo sendero se define a partir de una losa armada de hormigón de 15 cm. que se reviste con hormigón barrido enmarcado entre cintas de adoquines de piedra natural. La misma piedra se utiliza también como pieza de perímetro, cerrando la caja de pavimentación en contacto con los muros laterales. El dibujo que superponen las líneas de piedra sobre el firme responde a juegos geométricos aleatorios que refuerzan los puntos singulares del recorrido, generando la percepción de pequeñas plazas que conducen al caminante hacia los pequeños miradores que salpican el trayecto.

Figuras 14-15. Balcones sobre el paisaje fluvial. Fotografías de Julio Ungidos.   
Figuras 14-15. Balcones sobre el paisaje fluvial. Fotografías de Julio Ungidos.

Los balcones que se abren sobre el paisaje fluvial suponen un quiebro en el muro construido que cierra longitudinalmente el recorrido. La pared de obra se interrumpe dejando paso a cada mirador, donde es sustituida por barandillas ligeras de hierro, construidas con pletinas y perfiles en L que recuerdan las propias de las construcciones tradicionales de la zona, y que dan continuidad estética a la barandilla que acompaña el río en todo el paseo fluvial.

En los tramos del sendero que la plataforma, de modo natural, es más ancha que el mínimo establecido por el proyecto, la distancia entre muros se mantiene, y se compensa la sección con la formación de jardineras que se llenan de especies autóctonas con la finalidad de consolidar y cubrir de verde el talud superior. Romero (Rosmarinus officinalis Prostratus), lavanda (Lavandula latifolia), lentisco (Pistacea lentiscus),  laurel (Laurus nobilis), rosales silvestres (Rosa sempervirens) y granados (Punica granatum), llenan el vació entre el muro y el talud, mientras la  hiedra (Ephedra fragilis) trepa sobre el muro de tierra que acompaña el paseo.

En uno de los puntos que el ancho del trazado gana dimensión, aprovechando la altura y la perspectiva que ofrecen las vistas, se dispone una grada como zona de descanso vinculada a uno de los miradores. En este caso, la plantación de tres cipreses (Cupressus sempervirens) refuerzan el hito en el recorrido.

Leyendo su recorrido en sentido ascendente, el sendero finaliza en la plaza que genera junto al castillo datado en el siglo VIII, una fortificación musulmana hasta que fue conquistado por el conde Ramon Berenguer IV el año 1153, de lque se conservan las murallas exteriores y un par de torres. Una de ellas acoge el Centro de Interpretación de la Guerras Carlina.

3. Una nueva mirada sobre el Ebro

El nuevo recorrido aprovecha cada rincón, cada giro, para descubrir nuevas visuales, nuevas formas de mirar sobre el río. La baranda de hierro que perfila la línea que delimita la senda, se abre en los puntos en los que el camino se asoma para descubrir un paisaje fluvial todavía desconocido. El trazado cruza los taludes buscando la plena integración en el paisaje, consciente de que toda la Cubeta de Móra (una plana rodeada de montañas, atravesada de norte a sur por el Ebro) tiene la mirada puesta sobre él.

Figuras 16. El trazado del sendero vistro desde la otra orilla del río. Fotografía de Julio Ungidos.
Figuras 16. El trazado del sendero vistro desde la otra orilla del río. Fotografía de Julio Ungidos.

La intervención recupera un trazado que la población había olvidado, y que ahora redescubre poniendo atención en las vistas que enmarca el recorrido.

El nuevo paseo fluvial muestra una síntesis de todo el patrimonio natural, histórico y cultural del municipio. El desarrollo del sendero permite realizar una lectura completa del lugar, desde la fauna y la flora de los bosques de ribera, hasta los diferentes estratos históricos que han superpuesto diferentes culturas sobre el territorio, pasando por la explicación de los diferentes papeles que el río ha jugado a través de la historia, y de los personajes que lo han acompañado. Árabes y cristianos, condes y payeses, sirgadores y barqueros, laúdes y piraguas, guerras y fiestas de verano a la orilla del río. Un patrimonio puesto en valor.

Figuras 17-20. Imágenes del nuevo sendero en un día de niebla. Fotografías de Julio Ungidos.

      
Figuras 17-20. Imágenes del nuevo sendero en un día de niebla. Fotografías de Julio Ungidos.
Nota Legal
Créditos
Suscripción
Directora: María A. Leboreiro Amaro, Dra. Arquitecto. Profesora Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Consejo de redacción: Miquel Adriá, director de la revista Arquine
Carmen Andrés Mateo, Arquitecta. Profesora Asociada de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Mª Ezquiaga Dominguez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Fariña Tojo. Dr. Arquitecto. Catedrático de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Fernando Fernández Alonso. Arquitecto. Profesor Asociado de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Josep Mª Llop Torne. Arquitecto. Profesor en la Facultad de Geografía de la Universidad de Lleida
Javier Ruiz Sánchez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Secretaría: Llanos Masiá
Edita: planur-e
Avda. Valdemarin, 68
28023 Madrid
Traducción: planur-e
ISSN: 2340-8235
Copyright: (2013): planur-e
Cerrar Ventana [x]
Planur-e: www.planur-e.es es una revista digital editada en España en materias de territorio, urbanismo, sostenibilidad, paisaje y diseño urbano. Nació con el objetivo de exponer buenas prácticas dando voz a los profesionales, planteando que sean los propios autores de los trabajos quienes los presenten. Se colabora así a su difusión, al tiempo que se ofrece, a aquellos que se aproximan al proyecto, la oportunidad de ver otras formas de trabajar y contrastar sus propias reflexiones y propuestas. Planur-e por sus características pretende llenar un hueco, dada la escasez de publicaciones en estas materias. Alcanza en este momento su número diez, con un planteamiento monográfico y da, al tiempo, en su Miscelánea cabida a múltiples temas. Cuenta ya con un número importante artículos alrededor de 150, hasta el momento, y con autores de muy distintos países, lo que enriquece su tarea de divulgación.

Información General
En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley 34/2002, de 11 de Julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), ponemos a su disposición la “información general”, que comprende los datos identificativos de la entidad titular de este sitio web:
Titular: planur-e
Dirección: Avda. Valdemarín, 68-28023 Madrid
Lugar de edición: Madrid

Nota Legal
Los trabajos firmados expresan únicamente la opinión de sus autores así como la documentación gráfica, y son de su exclusiva responsabilidad, a todos los efectos legales y no reflejan los criterios que pueda tener el equipo editorial. Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse o transmitirse en ninguna forma sin autorización escrita por parte de la editorial. Aquellas imágenes en las que no se ha podido identificar el propietario de los derechos, se entiende que son de libre uso. En caso de identificar alguna imagen como propia, por favor póngase en contacto con planur-e.
Legal Notice
The signed works only express the opinion of their authors and also the graphic documentation, and are their sole responsibility, for all legal purposes, and do not reflect the criteria that the editorial team may have. No part of this publication may be reproduced or transmitted in any form without the written consent of the publisher. It is understood that those images for which it was not possible to identify the holder of the rights are free to be used. In the event you identify an image as your own, please contact planur-e.
Cerrar Ventana [x]
 Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions



 Protección de Datos
planur-e te informa de que los datos personales que nos proporciones serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, prestas consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre.
Te agradeceremos nos comuniques cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, te informamos de que puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a planur-e, o bien, mediante correo electrónico a: planur-e@planur-e.es
Cerrar Ventana [x]