Volver al inicio     
Suscripción
Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions


Cerrar Ventana [x]
Anillo verde de la Bahía de Santander

Un proyecto LIFE que busca conectar la naturaleza y la ciudad. Beneficios de las Infraestructuras verdes.

Carlos Sánchez Martínez + Antonio Urchaga Fernández + Cristina García Martín

1. Proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander

El Proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, basado en la creación de infraestructuras verdes, se lleva desarrollando por la Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH) desde 2015, gracias a la financiación de la Comisión Europea a través de su programa LIFE, y a otras entidades como la Consejería de Medio Ambiente y la Fundación Biodiversidad, a través del Ministerio de Transición Ecológica. 

La Comisión Europea desde el 2013 incentiva el uso de las infraestructuras verdes como una de las principales herramientas para abordar las amenazas a la biodiversidad, e integrarlas en otras políticas incluidas en las Directivas europeas que hagan posible la Estrategia de la UE sobre biodiversidad hasta 2020.

¿Por qué se ha elegido la Bahía de Santander?

La Bahía de Santander es la parte de Cantabria donde más población se asienta, y durante décadas ha recibido una gran presión antrópica, debido principalmente a la industrialización y la expansión demográfica. Se han talado gran cantidad de bosques para ganar terreno para el ganado o para construir casas, carreteras y fábricas. En esta devastadora deforestación tuvo gran incidencia la construcción de artillería y la industria naval para la fabricación de barcos. Se estima que la mitad del área total que comprendía la bahía ha sido ocupada por el hombre para sus diferentes actividades.

A pesar de esto, en la bahía se conservan espacios con gran valor ecológico, que se han incluido en el Anillo Verde de la Bahía de Santander, un proyecto que tiene como principal objetivo detener la pérdida de la biodiversidad y la degradación de los servicios ecosistémicos de la bahía. Estos espacios naturales, que albergan diferentes tipos de ecosistemas, pertenecen a propietarios públicos o privados. Por eso, la mejor opción para llevar a cabo acciones de conservación en ellos es a través de la figura de custodia del territorio, mediante la cual se firma un convenio en el que los propietarios ceden sus terrenos, permitiendo a FNYH realizar acciones de restauración, educación ambiental y difusión entre la población.

1. Ecosistemas y Reservas

Dentro de las casi 20.000 ha que ocupan el estuario de la Bahía de Santander y los municipios contiguos, se han seleccionado un conjunto de espacios o reservas que conformarán el Anillo Verde, y según el tipo de ecosistema que presentan, se pueden dividir en varios grupos: Humedales litorales, humedales de interior, encinares relictos cántabros e islas. En la Figura 1 se muestra un mapa de la distribución de las diferentes reservas incluidas en el Anillo Verde de la Bahía de Santander:

Figuras 1 y 2. Distribución de las reservas en el Anillo Verde de la Bahía de Santander y la localización de dos centros de interpretación de FNYH (Fuente: FNYH).


Figuras 1 y 2. Distribución de las reservas en el Anillo Verde de la Bahía de Santander y la localización de dos centros de interpretación de FNYH (Fuente: FNYH).

Para el primer grupo, que engloba humedales litorales y de interior, comenzaremos definiendo qué son los humedales. Éstos son ecosistemas de transición entre ambientes acuáticos y terrestres, lo cual los hace altamente productivos y favorece que en ellos se concentre una gran diversidad de especies.

 Humedales litorales

Los humedales litorales son aquellos en los que el agua continental entra en contacto con el agua marina. Presentan un gran dinamismo y variedad según la estación del año, y son muy sensibles a las alteraciones de su régimen hídrico. Son ambientes ricos en nutrientes y sirven como áreas de invernada y descanso migratorio de numerosas aves. Como se observa en el mapa de la Figura 1, las reservas de humedales litorales del Anillo Verde son 3: Marismas de Alday (Camargo/Santander), Marisma de Engoa y Ensenada de San Bartolomé (Marina de Cudeyo) y Charca de Raos (Camargo). En la reserva de Ría de Tijero y Pozón de la Yesera, la ría también se considera humedal litoral.

Figura 3. Reserva Marismas de Alday (Camargo-Cantabria). Humedal litoral (Autor: Mary Bassani).
Figura 3. Reserva Marismas de Alday (Camargo-Cantabria). Humedal litoral (Autor: Mary Bassani).
 

Las Marismas de Alday constituyen hoy en día el vestigio de lo que un día fue una gran marisma, ya que debido a la colmatación que sufrió el terreno, se ha ido reduciendo poco a poco su superficie. A pesar de todo, tienen un gran interés ornitológico y ambiental.

En este humedal, FNYH ha incluido un grupo de caballos losinos, una raza equina en peligro de extinción. La conservación del ganado local es un objetivo prioritario para FNYH por su relevancia ambiental y cultural, y ha encontrado en sus manadas de caballos a los mejores aliados para mantener las áreas naturales. Si hay un caballo que cumple a la perfección el papel de “guardián” de la Naturaleza es nuestro amigo el caballo losino, originario de las Merindades, en el norte de la provincia de Burgos. La experiencia de estos caballos en las Marismas de Alday es un avance en la conservación del ganado doméstico en peligro de extinción y demuestra que los caballos pueden encontrar nuevas y valiosas funciones, como controlar la vegetación invasora y promover la variedad de especies del hábitat.

Figuras 5 y 6. Caballos losinos en las Marismas de Alday (Fuente: FNYH).   
Figuras 4 y 5. Caballos losinos en las Marismas de Alday (Fuente: FNYH).
Figura 6. Reserva Marisma de Engoa y Ensenada de San Bartolomé (Marina de Cudeyo-Cantabria). Humedal litoral (Autor: Mary Bassani).
Figura 6. Reserva Marisma de Engoa y Ensenada de San Bartolomé (Marina de Cudeyo-Cantabria). Humedal litoral (Autor: Mary Bassani).

Humedales interiores

Los humedales interiores son enclaves óptimos para la reproducción de diferentes aves. Además, proporcionan numerosos beneficios: fijan CO2, por lo que colaboran en la lucha contra el cambio climático, almacenan agua para consumo humano, ayudan a mitigar inundaciones y procesos erosivos, gracias a la vegetación de ribera, etc. Las reservas de humedales interiores que forman el Anillo Verde son 4: Pozón de la Dolores (Escobedo de Camargo), Pozos de Valcaba (Pámanes, Liérganes), Canal de la Mina y Ría de Solía (Villaescusa/Piélagos) y Ría de Tijero y Pozón de la Yesera (Gajano-Marina de Cudeyo, Medio Cudeyo).

Figura 7. Reserva Pozón de la Yesera (Gajano- Marina de Cudeyo, Medio Cudeyo-Cantabria) (izquierda) (Fuente: FNYH). Figura 8. Reserva Pozón de la Dolores (Escobedo de Camargo-Cantabria) (derecha)(Fuente: FNYH).   

Figura 7. Reserva Pozón de la Yesera (Gajano- Marina de Cudeyo, Medio Cudeyo-Cantabria) (izquierda) (Fuente: FNYH).

Figura 8. Reserva Pozón de la Dolores (Escobedo de Camargo-Cantabria) (derecha)(Fuente: FNYH).

En Cantabria se ha desarrollado la minería desde hace algo más de 2.000 años por los romanos, pero fue realmente importante desde finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX. La huella dejada por la actividad en la Bahía de Santander no sólo se ha reflejado en la colmatación de la zona intermareal, sino también en la creación de nuevos hábitats, como los humedales conocidos como pozones. Principalmente se extrajeron minerales de hierro, como la limonita. En ocasiones, en la propia mina se excavaba tan profundo que el nivel freático ascendía hasta la superficie, formándose lo que hoy día conocemos como pozones. Una vez abandonadas, estas minas iniciaban un proceso en el que poco a poco la naturaleza volvía a adueñarse del enclave.

Figura 9. Reserva Pozos de Valcaba (Pámanes, Liérganes-Cantabria) (izquierda) (Fuente: FNYH). Figura 10. Mineral de hierro: limonita (derecha) (Autor: Luis Miguel Bugallo Sánchez).   

Figura 9. Reserva Pozos de Valcaba (Pámanes, Liérganes-Cantabria) (izquierda) (Fuente: FNYH).

Figura 10. Mineral de hierro: limonita (derecha) (Autor: Luis Miguel Bugallo Sánchez).

Estos humedales de interior también son hábitat de gran cantidad y diversidad de aves acuáticas. Además, los Pozos de Valcaba, presentan alrededor de los pozones un bosque mixto de gran valor, formado por especies autóctonas que sirve de refugio para otras especies animales, como el sapo común, el lagarto verde, el corzo, el zorro, el jabalí y muchas especies de insectos.

Figura 11.Numerosas especies de aves que descansan y nidifican en los humedales (Fuente: FNYH). Figura 12.Garza real (Arriba) (Fuente: FNYH). Figura 13. Ánade friso (Abajo) (Fuente: FNYH).   

Figura 11.Numerosas especies de aves que descansan y nidifican en los humedales (Fuente: FNYH).

Figura 12.Garza real (Arriba) (Fuente: FNYH).

Figura 13. Ánade friso (Abajo) (Fuente: FNYH).

Encinares relictos

Los encinares que podemos encontrar en Cantabria merecen una protección especial, ya que se consideran relictos. Hace varios miles de años el clima del norte de España era más parecido al del sur. Por aquel entonces, la encina ocupaba mucho más territorio que actualmente. Cuando el clima volvió a cambiar y se volvió más lluvioso y frío, la encina ya no tenía unas condiciones adecuadas para su correcto desarrollo. No obstante, esta especie encontró donde refugiarse, asentándose en terrenos de roca caliza, caracterizados porque pierden agua muy rápidamente, y en zonas cerca de la costa, donde las temperaturas son más elevadas que en el interior de Cantabria. Otra razón por la que FNYH trabaja para su conservación es debido a que desde muy antiguo los encinares cantábricos han sido usados en exceso por el ser humano para la obtención de madera y alimento, además de sufrir la tala para la obtención de nuevos pastos para el ganado o la minería.

Las reservas de encinares relictos incluidos en el Anillo Verde son 4: Paraje de la Cueva del Juyo, El Monterín (ambos en Igollo de Camargo), Peñas Negras (Maoño-Santa Cruz de Bezana), y Encinar de Escobedo (Escobedo de Camargo).

Figura 14. Plantación de especies autóctonas en la reserva El Monterín (Igollo de Camargo-Cantabria)(Fuente: FNYH).
Figura 14. Plantación de especies autóctonas en la reserva El Monterín (Igollo de Camargo-Cantabria)(Fuente: FNYH).
Figura 15. Mirador reserva Peñas Negras (Maoño, Santa Cruz de Bezana, Cantabria) (Fuente: FNYH). Figura 16. Reserva Paraje de la Cueva del Juyo (Igollo de Camargo, Cantabria) (Fuente: FNYH).       

Figura 15. Mirador reserva Peñas Negras (Maoño, Santa Cruz de Bezana, Cantabria) (Fuente: FNYH).

Figura 16. Reserva Paraje de la Cueva del Juyo (Igollo de Camargo, Cantabria) (Fuente: FNYH).

Islas

Además de los ecosistemas anteriores, en el Anillo Verde se incluyen trabajos en islas de la bahía, como son La Campanuca, La Hierba, Marnay, Peña Rabiosa y San Juan, en las que la labor principal recae en la eliminación de especies exóticas invasoras. 

2. Especies exóticas invasoras

Según la ONU, las especies exóticas invasoras se han convertido en la segunda causa de pérdida de biodiversidad en el mundo y, en Europa, una de cada tres especies está en peligro crítico de extinción por esta creciente amenaza. Pero, ¿qué es una especie exótica invasora o EEI?; son especies foráneas introducidas de forma artificial, accidental o intencionada y que, después de cierto tiempo, consiguen adaptarse al medio y colonizarlo, causando graves daños a las especies nativas, ya que al no haber evolucionado en contacto con estas nuevas especies, no pueden competir con ellas, por lo que son desplazadas o, en el peor de los casos, mueren y se extinguen. Gracias al proyecto LIFE Anillo Verde se están haciendo importantes trabajos de control y eliminación de las especies exóticas invasoras que aparecen tanto en el territorio de las diferentes reservas explicadas anteriormente, como fuera de éstas. La especie sobre la que se está poniendo mayor esfuerzo es el conocido plumero (Cortaderia selloana), originaria de Argentina, que presenta una gran expansión en la comunidad de Cantabria. Además, no hay que olvidar otras especies menos conocidas, pero que causan grandes impactos negativos, como son la chilca (Baccharis halimifolia), el bambú japonés (Reynoutria japonica), la falsa acacia (Robinia pseudoacacia), y una especie a destacar es la onagraria (Ludwigia peploides). La erradicación de esta última es muy importante debido a que la única cita encontrada en Cantabria y regiones colindantes, y de las pocas en toda España, es en una de las reservas del Anillo Verde, en las Marismas de Alday. Es una planta acuática muy agresiva ya que tapiza casi por completo la lámina de agua evitando la entrada de luz al fondo y enriqueciendo las aguas con gran cantidad de nutrientes, lo que provoca el consumo de todo el oxígeno, y por tanto la muerte por asfixia de la mayoría de plantas y animales. Otra especie acuática invasora es el helecho acuático flotante (Azolla filiculoides). También existen EEI de fauna, como por ejemplo la avispa asiática o Vespa velutina, el galápago de Florida (Trachemys scripta) o el cangrejo rojo americano (Procambarus clarkii).

Figura 17. Ejemplar de la planta exótica invasora Onagraria (Ludwigia peploides) (izquierda) (Autor: Mary Bassani). Figura 18. La planta invasora Ludwigia peploides tapizando una de las lagunas de la reserva Marismas de Alday (derecha) (Autor: Mary Bassani).   

Figura 17. Ejemplar de la planta exótica invasora Onagraria (Ludwigia peploides) (izquierda) (Autor: Mary Bassani).

Figura 18. La planta invasora Ludwigia peploides tapizando una de las lagunas de la reserva Marismas de Alday (derecha) (Autor: Mary Bassani).

Figura 19. Planta exótica invasora Chilca (Baccharis halimifolia) (izquierda) (Fuente: FNYH). Figura 20. Planta exótica invasora helecho acuático (Azolla filiculoides) (derecha) (Fuente: FNYH).   

Figura 19. Planta exótica invasora Chilca (Baccharis halimifolia) (izquierda) (Fuente: FNYH).

Figura 20. Planta exótica invasora helecho acuático (Azolla filiculoides) (derecha) (Fuente: FNYH).

Otra de las especies exóticas que abundan en Cantabria, especialmente en el litoral, y de las que existe controversia en considerarla invasora o no, es el eucalipto. El carácter invasor del  género Eucalyptus está profusamente probado, ya que existe una ingente cantidad de trabajos científicos demostrando el comportamiento invasor de esta especie y lo perjudicial que es para el desarrollo de otras especies, tanto de plantas como de animales. Su cultivo muchas veces ha provocado la eliminación de vegetación autóctona propia del lugar, como en el caso de la zona que nos ocupa, por ejemplo, reduciendo la superficie de un ecosistema relicto de gran interés ecológico como son los encinares cantábricos.

Sin ir más lejos, existen, al menos 2 dictámenes del Comité Científico de Flora y Fauna Silvestres del Ministerio de Medio Ambiente, en los que se califica al eucalipto como especie invasora. No se debe olvidar que esta especie exótica se encuentra incluida en el “Atlas de las plantas alóctonas invasoras de España” publicado por el Ministerio de Medio Ambiente en el 2004.

A pesar de todo esto, se tiene constancia de la importancia económica que las plantaciones de la especie suponen en el territorio cántabro, por tanto, entendiendo su interés para la sociedad y para el medio rural, es importante reconocer los perjuicios que el cultivo de esta especie puede generar en los suelos y en la biodiversidad del lugar donde se aprovecha, así como en terrenos cercanos.

3. Servicios de los ecosistemas

Fruto de la propia existencia de los ecosistemas y de la compleja red de relaciones existentes entre los diferentes elementos, se producen una serie de productos y recursos que son beneficiosos para las sociedades humanas, denominados como servicios de los ecosistemas. La lista de los servicios que ofrecen los ecosistemas es inmensa, tanto que se llevan a cabo importantes estudios. Algunos de estos beneficios son el ciclo y reciclaje de los diferentes nutrientes, la producción de semillas, la regulación del clima, la polinización, el control de plagas o la regulación hídrica. Además, nos aportan alimentos, agua, minerales, productos farmacéuticos, el disfrute de la observación de fauna y flora, y muchos espacios de ocio y tiempo, entre otros.

Figura 21.Tipos de servicios que obtenemos de los ecosistemas (Fuente: Cátedra UNESCO sobre Desarrollo Sostenible y Educación ambiental).
Figura 21. Tipos de servicios que obtenemos de los ecosistemas (Fuente: Cátedra UNESCO sobre Desarrollo Sostenible y Educación ambiental).

4. Naturaleza y salud

Hábitos de vida poco saludable como sedentarismo, dietas altamente calóricas, o consumo de sustancias nocivas, han incrementado el número de enfermedades no transmisibles como las cardiovasculares, el cáncer, y la diabetes, por ejemplo. Éstas se ven favorecidas por factores tales como la urbanización rápida y no planificada, la mundialización de modos de vida poco saludables o el envejecimiento de la población. Las infraestructuras grises frente a las verdes facilitan ciertos problemas, como la incohesión social, la contaminación, con sus efectos negativos en la huella de carbono, y generan graves problemas de salud pública y de bienestar.

Multitud de estudios demuestran los beneficios para la salud que produce el contacto directo con el medio natural, en especial con los bosques maduros, generando efectos positivos tanto físicos como psicológicos, ayudando a nuestro sistema inmunológico, bajando la presión arterial y los latidos de nuestro corazón, disminuyendo las hormonas del estrés, reduciendo depresiones, y aumentando nuestra energía. Son numerosos los provechos que una óptima conservación de la biodiversidad genera a la sociedad, mejorando el bienestar de las personas.

De hecho, la práctica de sumergirse de manera relajada y silenciosa en la naturaleza, empleando todos nuestros sentidos, tiene origen japonés y ha sido denominada como shinrin yoku, que significa “baños forestales”. Pasar más tiempo contemplando los árboles y la naturaleza aporta grandes beneficios a la salud del ser humano.  

5. Educación ambiental para toda la sociedad

Algunas labores básicas llevadas a cabo en la restauración de las diferentes reservas que conforman el Anillo Verde son la eliminación de especies exóticas invasoras, y la sustitución de éstas por especies autóctonas, tales como sauces, fresnos, abedules, alisos, laureles, entre muchas otras. Pero no podemos olvidar la importancia que conlleva la transmisión de conocimientos a la población, a través de la educación ambiental. Pero la educación ambiental no sólo está dirigida a los más pequeños, sino que todos deberíamos estar bien informados de los problemas ambientales que existen a nuestro alrededor, e involucrarnos de alguna manera. Por eso, la forma en que se aplica la educación ambiental en este proyecto es, a través de conferencias, talleres, rutas guiadas por las diferentes reservas, voluntariados, y otras actividades dirigidas a todos los públicos. Una de las formas para participar en estas actividades es acudir a nuestros dos centros de interpretación.

Uno de ellos, la Casa de la Naturaleza Humedales del Anillo Verde, Marismas de Alday, se ubica en uno de los enclaves naturales más emblemáticos de esta área. La Casa cuenta con acuarios, jardín ecológico, áreas de exposición, juegos educativos para los más pequeños…, y sirve de punto de partida de una ruta por las Marismas de Alday. Por otro lado, el Centro Etnobotánico Bosques del Anillo Verde, es un centro de interpretación localizado en Escobedo de Camargo, junto a la Cueva del Pendo (Cantabria). Este Centro lo conforman un edificio rústico que sirve de instalación divulgativa sobre los bosques que se pueden encontrar en el Anillo Verde, un vivero forestal de planta autóctona que sirve a las acciones de reforestación de la Fundación Naturaleza y Hombre, y amplias zonas verdes integradas dentro del Área Natural de Especial Interés (ANEI) El Pendo – Peñajorao. No dudes en visitarnos, es una oportunidad única de pasar una jornada divulgativa en un entorno espectacular. 

Figura 22.Casa de la Naturaleza Humedales del Anillo Verde, Marismas de Alday (izquierda) (Fuente: FNYH). Figura 23. Centro Etnobotánico Bosques del Anillo Verde, El Pendo (derecha) (Fuente: FNYH).   

Figura 22.Casa de la Naturaleza Humedales del Anillo Verde, Marismas de Alday (izquierda) (Fuente: FNYH).

Figura 23. Centro Etnobotánico Bosques del Anillo Verde, El Pendo (derecha) (Fuente: FNYH).

6. Conectar la naturaleza y la ciudad a través de las infraestructuras verdes

El proyecto LIFE Anillo Verde es una iniciativa que se puede replicar en muchas otras zonas, ya que aporta beneficios tanto al medio ambiente como a la sociedad, uniendo ambos a través de las infraestructuras verdes. Mediante la restauración de estos espacios naturales degradados y la creación de estas infraestructuras, se ha comprobado que se mejora el hábitat de numerosas especies animales y vegetales, y la conexión ecológica entre núcleos de gran interés ambiental, además de aumentarse y mejorarse los servicios de los ecosistemas que éstos aportan a la sociedad. Además, estos beneficios se contabilizan en términos económicos, dada su gran rentabilidad con el paso del tiempo, lo que pone en valor las inversiones que se realicen en su creación. Y muy importante, son los beneficios directos que aportan a la salud de la ciudadanía, además de fomentar nuevas áreas de empleo y bienestar social.

En resumen, los grandes beneficios obtenidos de las infraestructuras verdes son evidentes, ya que proporcionan un amplio abanico de servicios ecosistémicos y ayudan a proteger la biodiversidad, tanto de los asentamientos rurales como urbanos.

Nota Legal
Créditos
Suscripción
Directora: María A. Leboreiro Amaro, Dra. Arquitecto. Profesora Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Consejo de redacción: Miquel Adriá, director de la revista Arquine
Carmen Andrés Mateo, Arquitecta. Profesora Asociada de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Mª Ezquiaga Dominguez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Fariña Tojo. Dr. Arquitecto. Catedrático de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Fernando Fernández Alonso. Arquitecto. Profesor Asociado de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Josep Mª Llop Torne. Arquitecto. Profesor en la Facultad de Geografía de la Universidad de Lleida
Javier Ruiz Sánchez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Secretaría: Llanos Masiá
Edita: planur-e
Avda. Valdemarin, 68
28023 Madrid
Traducción: planur-e
ISSN: 2340-8235
Copyright: (2013): planur-e
Cerrar Ventana [x]
Planur-e: www.planur-e.es es una revista digital editada en España en materias de territorio, urbanismo, sostenibilidad, paisaje y diseño urbano. Nació con el objetivo de exponer buenas prácticas dando voz a los profesionales, planteando que sean los propios autores de los trabajos quienes los presenten. Se colabora así a su difusión, al tiempo que se ofrece, a aquellos que se aproximan al proyecto, la oportunidad de ver otras formas de trabajar y contrastar sus propias reflexiones y propuestas. Planur-e por sus características pretende llenar un hueco, dada la escasez de publicaciones en estas materias. Alcanza en este momento su número diez, con un planteamiento monográfico y da, al tiempo, en su Miscelánea cabida a múltiples temas. Cuenta ya con un número importante artículos alrededor de 150, hasta el momento, y con autores de muy distintos países, lo que enriquece su tarea de divulgación.

Información General
En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley 34/2002, de 11 de Julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), ponemos a su disposición la “información general”, que comprende los datos identificativos de la entidad titular de este sitio web:
Titular: planur-e
Dirección: Avda. Valdemarín, 68-28023 Madrid
Lugar de edición: Madrid

Nota Legal
Los trabajos firmados expresan únicamente la opinión de sus autores así como la documentación gráfica, y son de su exclusiva responsabilidad, a todos los efectos legales y no reflejan los criterios que pueda tener el equipo editorial. Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse o transmitirse en ninguna forma sin autorización escrita por parte de la editorial. Aquellas imágenes en las que no se ha podido identificar el propietario de los derechos, se entiende que son de libre uso. En caso de identificar alguna imagen como propia, por favor póngase en contacto con planur-e.
Legal Notice
The signed works only express the opinion of their authors and also the graphic documentation, and are their sole responsibility, for all legal purposes, and do not reflect the criteria that the editorial team may have. No part of this publication may be reproduced or transmitted in any form without the written consent of the publisher. It is understood that those images for which it was not possible to identify the holder of the rights are free to be used. In the event you identify an image as your own, please contact planur-e.
Cerrar Ventana [x]
 Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions



 Protección de Datos
planur-e te informa de que los datos personales que nos proporciones serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, prestas consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre.
Te agradeceremos nos comuniques cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, te informamos de que puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a planur-e, o bien, mediante correo electrónico a: planur-e@planur-e.es
Cerrar Ventana [x]