Volver al inicio     
Suscripción
Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions


Cerrar Ventana [x]
Ver para creer: la imagen como herramienta del acceso al derecho a la ciudad en los asentamientos informales de Maputo

 

 

Sara Márquez Martín(1) + Gorka Solana Arteche(2) +  Natacha Morais(3) + María Grande Bagazgoitia(4) + Cesar Cunguara(5)+ Rafael Rodríguez Moreno(6) + Orlando Óscar Pedro Mucuho(7) + Mariana Rossato Buttes(8) + Celia Márquez Coello(9) + Hamilton Fernando Júlio Mandlaze(10)  + Anouk Conde Gil(11) + Fáuzia Lídia Magaia Mucavele(12) + Nivaldo Miguel Marrengula(13) + Mariona Planiol Molist(14)

 

1. Introducción

La experiencia piloto del proyecto Hábitat (1) demostró que era posible mejorar la estructura urbana de la ciudad de Maputo, evitando así los reasentamientos informales. Logró transformar 300 metros lineales de callejones en calles así como de establecer las bases para la tenencia de la tierra en cinco “quarteiroes”(2) de un asentamiento informal no planificado y altamente densificado (3). Esta experiencia resulta inicialmente de la cooperación entre municipios -Maputo y Barcelona- y organizaciones de la Sociedad Civil – Arquitectura Sin Fronteras y la Orden de los Abogados de Mozambique.

Este artículo da continuidad al publicado por Ana Cubillo en 2017 (4) y toma el mismo caso de estudio dos años después: el proyecto Hábitat, llevado a cabo en el asentamiento informal de Chamanculo C - Maputo, Mozambique-.

El contexto describe brevemente la forma de acceso a la tenencia en Mozambique, la realidad urbana de Maputo y la situación de sus asentamientos informales, así como las estrategias de mejoramiento que está implementando el municipio CMM y su viabilidad.

La presentación del caso analiza los diferentes proyectos de recalificación llevados a cabo en el barrio de Chamanculo C, así como el proyecto Hábitat.

Los resultados identifican y analizan los factores de éxito de Hábitat - la construcción de confianza y la creación de la primera imagen, el antes y después del barrio tras el mejoramiento de las calles.

La discusión de los resultados recoge el método de seis pasos, implementado con el objetivo de sistematizar el proceso de atribución de DUAT, y da cuenta de las imágenes generadas a lo largo del proceso: la atribución del DUAT, la ciudad futura y el derecho al barrio.

Finalmente, la conclusión recoge una síntesis de los logros más importantes obtenidos en el proyecto Hábitat desde que este empezó, y realiza una prospectiva de futuro en la que se exponen los retos y los pasos a seguir en la consecución de la ciudad futura.

 

2.   Contexto: Intervenciones en Asentamientos urbanos en Maputo (5)

2.1. Ciudad Formal vs Ciudad Informal

Desde la Independencia de Mozambique en 1975, Maputo con 346,8 Km2, se ha desarrollado un centro urbano reconocido con el nombre de “cidade” y un área periférica reconocida académicamente como “peri-urbana” y como “bairros” por la población. Esta separación es fruto, entre otras circunstancias, de la herencia colonial que dividía los asentamientos humanos en un área planificada y urbanizada para la población colona y en una no planificada para la población local, de construcción espontánea con vivienda de material natural o precario que la rodeaba con un carácter temporal. Con ello las futuras ampliaciones de la ciudad no implicarían elevados costos aunque sí el desplazamiento de las áreas periféricas (Morais, 2017). 


Figura 1. Diferencia entre la ciudad formal e informal. Página anterior, avda. do Trabalho y vista aérea de la ciudad formal. Arriba, mujeres vendedoras en Chamanculo C y vista aérea de barrios autoconstruidos. Montaje elaborado por Arquitectura Sin Fronteras.
Figura 1. Diferencia entre la ciudad formal e informal. Página anterior, avda. do Trabalho y vista aérea de la ciudad formal. Arriba, mujeres vendedoras en Chamanculo C y vista aérea de barrios autoconstruidos. Montaje elaborado por Arquitectura Sin Fronteras.

El área históricamente urbanizada supone un 8% del territorio municipal y refleja la imagen de una ciudad occidental y moderna (6), mientras que los barrios ofrecen una imagen opuesta, una densificación no planificada de un espacio originalmente rural (Jorge & Melo, 2014). Esa dualidad, mostrada en la “figura 1”, ha ido desapareciendo desde la Independencia en lo que Jenkins define como una hibridación: por un lado, el tejido urbano se ha deteriorado, y por el otro, el informal ha mejorado (Jenkins, 2001). Esas mejoras han sido consecuencia de intervenciones cada vez más heterogéneas y complejas por parte del Municipio, organizaciones no gubernamentales e inversiones privadas. Hoy, el área “peri-urbana” se caracteriza por su diversidad: desde bloques de vivienda a lo largo del litoral para familias adineradas hasta ocupaciones espontáneas con diferentes niveles de urbanización (Jorge & Melo, 2014).

2.2. Acceso a la tenencia: el Derecho a Uso y Aprovechamiento de la Tierra - DUAT

En Mozambique la tierra es propiedad del Estado (7). El acceso a la tenencia de la tierra, uno de los cinco saltos (8) hacia la dignidad habitacional enunciados por UN-Habitat (UN-Habitat, 2003), se alcanza a través del DUAT, título que da Derecho al Uso y Aprovechamiento de la Tierra. Este título permite a una familia utilizar la tierra y ser propietaria de lo que construya o produzca sobre ella (Estado de Moçambique, 1997).

El primer paso hacia el derecho a la ciudad radica en dicha tenencia, ya que con el título no se puede expulsar a las familias de sus parcelas sin que haya una compensación. La seguridad que ello conlleva impulsa a las familias a pensar sus parcelas y viviendas a largo plazo, a invertir y mejorarlas y a mirar hacia el barrio como un lugar donde permanecer. En el caso de los asentamientos informales, la posibilidad de permanencia choca con su marco legal original, que no permitía ni siquiera construir con materiales duraderos porque eran considerados asentamientos temporales (Cubillo, 2017).

2.3. Proceso de regularización y formalización de la ciudad

El Municipio de Maputo está realizando un esfuerzo de regularización y mejora de las áreas “peri-urbanas”. Para ello aprobó en 2010 una estrategia de intervención en el marco del Plan General (9). La diversidad de estas áreas hizo que fuera necesario categorizarlas para pensar soluciones adecuadas a cada tipo de asentamiento. La clasificación se hizo en función de su densidad y nivel de planificación (10):

Jorge y Melo plantean diferentes tipos de intervenciones de regularización en el contexto neoliberal post-socialista de Maputo (Jorge & Melo, 2014):

 

Figura 2. Tabla elaboración propia con base a los datos de Jorge & Melo, ASF y CMM.
Figura 2. Tabla elaboración propia con base a los datos de Jorge & Melo, ASF y CMM.

La estrategia de intervención del Municipio se concretó en dos métodos, uno de intervención integral y otro de regularización masiva de DUAT. El primero aborda la intervención incluyendo factores no sólo de planeamiento del territorio sino también sociales, tomando como base el proyecto piloto de recualificación de Chamanculo C. El segundo está enfocado a sistematizar la atribución masiva de DUAT en aquellos asentamientos informales de baja y media densidad que tienen cierta estructura. Entre 2011 y 2017 el Municipio atribuyó 40.000 DUATs.

2.4. Viabilidad e impacto de los procesos de recalificación

Según datos del Municipio entre el 60 y el 70 % de la población vive en asentamientos informales. La pregunta no es sólo cómo intervenir en cada categoría de asentamiento, sino a cuántas familias afecta positivamente.

Figura 3: Infografía elaborada por María Nidia Balbuena y Xavier Palacín Domínguez (ASF) con datos de la Estrategia y Metodología de Intervención en Asentamientos Informales del CMM.
Figura 3: Infografía elaborada por María Nidia Balbuena y Xavier Palacín Domínguez (ASF) con datos de la Estrategia y Metodología de Intervención en Asentamientos Informales del CMM.

En la infografía, “figura 3” puede apreciarse la trampa que supone pensar las necesidades de intervención atendiendo al área de la ciudad que ocupan los barrios y asentamientos, en lugar de al número de familias que los habitan. Encontrando soluciones viables - económica, social y ambientalmente - para intervenir en las áreas no planificadas de densidad media y alta se incidiría en la dignidad habitacional de 100.315 familias aunque sólo ocupen el 13% del territorio de Maputo.

Además, estos datos no son estáticos: el crecimiento demográfico continuado va agravando los desafíos de mejoramiento de los asentamientos humanos (12). Sobre todo cuando son las familias más vulnerables las que son expulsadas hacia periferias que no cuentan con la mínima urbanización (Cubillo, 2017).

3. Presentación del caso

3.1. Primeras intervenciones urbanísticas: PROMAPUTO y proyecto de recalificación de Chamanculo C

Con la aprobación de la Estrategia Municipal y sus métodos de intervención en asentamientos informales se definió un grupo prioritario durante el periodo de 2010 a 2014 en función de tres variables: necesidades, potencialidades y oportunidades. Los barrios pilotos donde intervenir fueron Chamanculo C y George Dimitrov.

El barrio de Chamanculo C está dentro de la categoría D (13) – área residencial no planificada de alta densidad - de acuerdo con el Plan General - “Plano de Estructura Urbana”. Fue identificado en 2010 para la implementación del “Proyecto Trilateral de Mejoramiento” llevado a cabo de la Cooperación Italiana, Brasileña y el Municipio de Maputo en el marco de la gran intervención que supuso PROMAPUTO (14). Este proyecto supuso la recalificación del barrio: se aprobó su Plan Parcial de Urbanización con base a la información resultante de las consultas públicas y se identificaron las intervenciones prioritarias, algunas de ellas ejecutadas con los fondos disponibles.

Una gran parte de los resultados del “Proyecto de Recalificación” (NOTA) fue invisible para la comunidad. A ojos de las familias sólo se materializaron 1,7 km de vías estructurantes - Av. Amaral Matos y Av. Marcelino dos Santos - y 1 km infraestructuras de drenaje secundarios. Estas obras redujeron drásticamente los problemas de inundaciones. Los otros resultados suponían grandes pasos para la planificación y recalificación del barrio y de la ciudad, pero no eran visibles. Se trataba de los estudios de impacto ambiental, los estudios sociales y la formación profesional de jóvenes que quedaron recogidos en el Plan Parcial de Urbanización - PPU- y el método de intervención integral en asentamientos informales plasmado en una publicación, (Morais, 2018). Es comprensible que la posición de la comunidad atendiendo a las expectativas era elevada. Los estudios fueron extensos en el tiempo y de facto los productos visibles apenas resolvieron una parte de sus preocupaciones.

Durante los años de proyecto, los habitantes de Chamanculo C realizaron un inmenso esfuerzo para participar. En las consultas se recogieron las necesidades de la comunidad que luego fueron recogidas en el PPU. Como manifestó el Presidente Municipal en su discurso: “por primera vez se puede llegar desde la ciudad al centro de Chamanculo C por calles pavimentadas” (15). Las casas de las familias que no daban a esas vías, sin embargo, seguían teniendo difícil acceso y ninguna posibilidad de solicitar el DUAT.

3.2. Acceso al derecho a la ciudad: proyecto Hábitat

El cierre del “Proyecto de Recalificación” coincidió con el inicio del piloto de Hábitat. El Municipio de Maputo, Arquitectura Sin Fronteras y La Orden de los Abogados de Mozambique formularon un proyecto para promover el acceso al DUAT. La histórica cooperación técnica y financiera entre los municipios de Maputo y Barcelona permitió dar comienzo al piloto (16).

Con el reconocimiento de los líderes comunitarios y de la Secretaría del barrio los moradores de una parcela pueden iniciar a título individual la solicitud del DUAT (17). El Municipio cuenta con una herramienta legal, el “arranjo urbanístico”, para este tipo de situaciones. Se trata de un plano de la zona cercana a la parcela que asegura los accesos a dicha parcela por la estructura viaria. Sin embargo, tanto el Municipio como los posibles propietarios de cada parcela se verían perjudicados por la solicitud individual. Por un lado, porque el coste sería más elevado - elaboración de planos, levantamiento topográfico, visitas a la parcela, gestión administrativa, etc- que si la presentación de solicitudes fuera conjunta. En la “figura 4” se observa la complexidad del proceso burocrático”. Por otro lado, porque si la escala del “Arranjo Urbanístico” es muy pequeña y sólo abarca el área colindante a la parcela, el Municipio puede perder la visión global, quedando comprometido el desarrollo urbano.

Figura 4: Diagrama sobre el proceso de atribución de DUAT en los diferentes departamentos del Municipio. Elaborado por el Municipio y ASF para facilitar la comprensión a la comunidad.
Figura 4: Diagrama sobre el proceso de atribución de DUAT en los diferentes departamentos del Municipio. Elaborado por el Municipio y ASF para facilitar la comprensión a la comunidad.

De este modo, se ha llegado a un consenso sobre los beneficios de solicitar este documento de manera conjunta. Y para viabilizar la solicitud conjunta, el Municipio acordó facilitar el proceso adaptando a la complejidad del asentamiento los requisitos de acceso al DUAT (18). Los propietarios se comprometían a ceder parte de sus parcelas sin compensación económica, a cambio de las siguientes facilidades:

      i.        todas las parcelas debían tener acceso directo las calles y no servidumbres de paso (i),

     ii.        para ser considerado calle “rua” - a diferencia de callejón “beco” - debía tener un ancho de alrededor de 3m (ii),

    iii.        la entrega  del DUAT sería individual pero condicionada a que estuvieran construidos los nuevos límites de una manzana completa (iii),

    iv.        los costes del título se reducirían para ser más asequibles (iv),

El proyecto ejecutó, por un lado, los nuevos límites de las parcelas y, por otro, reconstruyó las edificaciones que las familias perdían por estar situadas en el área cedida -muros, cuartos, letrinas, fosas, etc- La ONGD británica “Water for the Urban Poor” -WSUP- ejecutó la reconstrucción de las edificaciones ligadas a saneamiento.

Como refleja Cubillo, Hábitat 1 logró revertir una dinámica de deterioro progresivo del espacio público mejorando 300 m de calles y sentando las bases de la tenencia de la tierra (Cubillo, 2017).

En la siguiente fase, Hábitat 2 (2017-18), se concentraron en la sistematización de este proceso en un método de acceso al DUAT en seis pasos, así como su materialización en cinco manzanas. Entre abril y noviembre de 2018 se concedieron los primeros 32 títulos DUAT.

Hábitat 3 (2019-20) ha supuesto la réplica del método en otras 6 manzanas y un estudio sobre la viabilidad del mismo en las 76 manzanas del barrio.

De forma más intangible, el proyecto Hábitat realiza dinámicas de sensibilización a diferentes escalas: de barrio y distrito - para sus habitantes y líderes comunitarios - y a nivel municipal - para equipos técnicos y políticos-. Esa sensibilización se centra en la resolución de conflictos de tierra a través de debates radiofónicos que cuentan con especialistas del Instituto de Acceso a la Justicia de la Orden de Abogados de Mozambique. Además, demuestra la esencia de la cooperación: trabajar juntos. Sectores públicos municipales y sociales han visto como sus capacidades se veían reforzadas al focalizarse en un objetivo común: el derecho a la ciudad.

4. Resultados: análisis de los factores de éxito del proyecto piloto: construcción de confianza y creación de imágenes como lenguaje común

En noviembre de 2018 el Ajuntament de Barcelona celebró junto con UN-Hábitat la Semana de la Resiliencia. Este foro supuso un espacio de debate sobre las intervenciones que buscaban la resiliencia en los entornos urbanos. En este contexto el Municipio de Maputo y Arquitectura sin Fronteras presentaron el proyecto Hábitat, que había concluído ya su segunda fase, identificando los factores de éxito que condujeron a sus resultados: la construcción de confianza entre los diferentes actores, la creación de imágenes como lenguaje común y el desarrollo participativo del método de acceso al DUAT. El éxito ha animado a otras entidades públicas, privadas y de la sociedad civil a unirse al proyecto enriqueciéndolo (ver reconocimientos).

4.1. Construcción de confianza

Una de las dificultades de este tipo de proyectos de recalificación urbana radica en que la participación se basa en encuentros que organizan personas asalariadas (equipos técnicos de municipio y ONGDs) con las personas que se van a  beneficiar, supuestamente, del proyecto, y que van a dedicar su tiempo sin ninguna retribución.

Figura 5. Reunión comunitaria en Chamanculo C, 2017. Fuente: Arquitectura Sin Fronteras. Fotografía de Silvia Scholl, ASF.
Figura 5. Reunión comunitaria en Chamanculo C, 2017. Fuente: Arquitectura Sin Fronteras. Fotografía de Silvia Scholl, ASF.

Sin embargo, los ingresos medios de las familias de Chamanculo C son entre 42  y 71 euros mensuales (CMM, 2013) (19), muchas veces fruto de trabajos informales. Participar en dichas reuniones puede mejorar la situación de las familias a largo plazo pero, teniendo en cuenta que no perciben ingresos los días que no trabajan, en algunos casos pueden también comprometer  necesidades del día a día como la alimentación. Existe el riesgo de crear desconfianza cuando las personas que realizan ese esfuerzo no ven cumplidas todas sus expectativas, lo que puede llevarlas a reducir su participación en el proceso, “figura 5”. ¿Cómo recuperar a las personas que desconfían? ¿Cómo se construye la confianza en un proyecto comunitario?

En primer lugar, a través de un profundo conocimiento y reconocimiento de la jerarquía, las estructuras locales y los procesos comunitarios(ver nota 2). Cada una de estas estructuras tiene un representante con su mandato - Concejal/a del Distrito, Secretario/a del Barrio y Jefe del “Quarteirao”. En todo momento el proyecto buscó la cooperación con estas figuras, alineándose con sus mandatos como muestra la “figura 6”.

Figura 6. Representación gráfica de la organización administrativa urbana en los barrios de Maputo. La unidad más pequeña de toma de decisiones son los “talhões”, conjuntos de unas 50 familias, en los que aún prevalece la tradicional estructura comunitaria subsahariana. Elaborado por Mariona Planiol ASF.
Figura 6. Representación gráfica de la organización administrativa urbana en los barrios de Maputo. La unidad más pequeña de toma de decisiones son los “talhões”, conjuntos de unas 50 familias, en los que aún prevalece la tradicional estructura comunitaria subsahariana. Elaborado por Mariona Planiol ASF.

El proyecto Hábitat retomó el contacto con los líderes comunitarios, tanto aquellos oficiales como aquellas personas reconocidas por la comunidad (20). Sólo después se reiniciaron reuniones con las familias, las cuales se redujeron al mínimo imprescindible. La confianza se fue construyendo basándose en el concepto de “human building”, la actitud de construir con y para las personas dentro de los límites del planeta (Márquez, 2017). El equipo de Arquitectura Sin Fronteras, el Municipio y los habitantes de Chamanculo C buscaron encontrar lugares comunes, a través negociaciones, donde todas las personas salieran ganando, para después cumplir y ser coherentes con los compromisos a través de la acción. Se estableció la norma de no plantear propuestas que no podían cumplirse en 3 semanas y se promovieron la escucha activa y la empatía del equipo técnico con la comunidad.

4.2. Ver para creer: el lenguaje común

Las connotaciones que adquieren ciertas palabras suponen obstáculos para la participación ciudadana. En Maputo la palabra “cidade” hace referencia a la zona que ocupaba la antigua ciudad colonial, el resto son “bairros”. En 2018, las personas de “Chamanculo C” siguen afirmando que van a la “cidade” cuando se desplazan al centro, a pesar de que el acelerado crecimiento urbano ya ha absorbido dicho asentamiento como bolsa de pobreza y es considerado un barrio céntrico. El inconsciente colectivo sigue perpetuando una división racista y clasista entre “cidade” y “bairro”.

La conclusión del proyecto piloto, 300 metros de calles mejoradas y listas para poder atribuir DUAT, trajo un resultado no previsto: la construcción colectiva de la imagen del barrio mejorado. Si bien el equipo técnico tenía herramientas para imaginar el cambio, fue en el momento en que lo vieron cuando las familias se percataron del impacto del proyecto.

La imaginación forma parte de la habilidades a entrenar en la visión disfrutista definida por Archilla. La acumulación de imágenes es lo que permite construir nuevas (Archilla, 2008). Las familias contaban con las imágenes de la “cidade” - edificios de hormigón o bloque de cemento de varias plantas y anchas avenidas. También contaban con la imagen de los barrios antes de ser ultra densificados, parcelas medianas sin límites definidos con casas de materiales naturales. La calle en esos barrios sólo se diferenciaba por su uso ya que era de la misma tierra, una imagen que no distaba mucho de los asentamientos rurales. Por último, contaban con la imagen del barrio ultra densificado: espacios públicos ocupables, límites de parcelas de materiales precarios, calles angostas, insalubridad, falta de seguridad, y una dificultad de acceso motivada por la continua ocupación del espacio público, el aumento demográfico y la indefinición física de los límites. Antes se transitaba tanto parcelas como vías.

Esas imágenes corresponden con la normativa urbana (21): asentamientos con trazado en retícula, parcelas rectangulares sin un mínimo legal definido, vías de 6 metros pensadas para vehículos motorizados y vías estructurantes más anchas (CMM, 2015)

 

4.3. Primera imagen: antes y después

Figura 7. Una calle del barrio Chamanculo C, antes (izqda.) y después (dcha.) de la intervención. Gracias a la cesión de parte de las parcelas por parte de los/as vecinos/as, las vías comunes del barrio se vuelven más transitables y seguras. Fotografía: Sara Márquez y Orlando Mucuho ASF.
Figura 7. Una calle del barrio Chamanculo C, antes (izqda.) y después (dcha.) de la intervención. Gracias a la cesión de parte de las parcelas por parte de los/as vecinos/as, las vías comunes del barrio se vuelven más transitables y seguras. Fotografía: Sara Márquez y Orlando Mucuho ASF.

Tras las obras de mejoramiento de los primeros trescientos metros (22) se consolidó en la mente de los moradores de los “quarteiroes” 18 al 22 la primera imagen: “Es posible que mi calle mejore. Mis vecinos, que vivían en un callejón como el mío, han cedido parte de sus parcelas y ahora se ha transformado en una calle ancha sin recovecos. Yo también puedo”, “figura 7 y 8”. 

El mejoramiento de calles trajo una nueva imagen de barrio: parcelas más regulares (23), calles seguras peatonales -o para pequeños vehículos-, acceso al DUAT y revalorización de espacios públicos. Una imagen que contrasta no sólo con la legislación urbana existente sino también con el imaginario colectivo social, técnico y político. La comunidad comenzó a tomar conciencia de los beneficios del “acceso al barrio”. Las familias propietarias de parcelas cercanas querían que el proyecto continuara en sus calles.

Las familias vieron cómo callejones similares a los que daban acceso a sus parcelas se habían transformado en calles. Se activaba su imaginación permitiendo visualizar cómo serían sus calles si participaran del proceso cediendo parte de sus parcelas. La participación tenía beneficios directos y a corto plazo. La confianza se había construido e invitaba a más ciudadanos a participar.

Esa imagen se vio reforzada con las conclusión de las obras en diciembre de 2018. Todas las calles de los “quarteiroes” 18 al 22 se habían mejorado. Las familias habían cedido 145 metros cuadrados de sus parcelas y, en su lugar, se habían mejorado 998 metros de calles (24).

Figura 8: Varias secuencias ilustran la transformación del espacio público en Chamanculo C. El cambio experimentado en el vecindario afianza los lazos con la comunidad y aumenta la confianza depositada en el proyecto. Fotografías: ASF.
Figura 8: Varias secuencias ilustran la transformación del espacio público en Chamanculo C. El cambio experimentado en el vecindario afianza los lazos con la comunidad y aumenta la confianza depositada en el proyecto. Fotografías: ASF.
5. Discusión de los resultados: Sistematización del proceso de atribución de DUAT en el Método de 6 pasos

Con la construcción de confianza (i) y el entendimiento por parte del equipo técnico de que el lenguaje común eran las imágenes (ii)  se fueron sistematizando todos los aprendizajes en el “Método de 6 pasos”. Este método suponía la adaptación del método de atribución masiva a los asentamientos de la categoría D (25).

En la “figura 9” se muestra el método de 6 pasos  resultado del estudio, observación, experiencia y adaptación de los mecanismos existentes. Se describe en estos seis pasos:

Paso 1: Levantamiento social. Primer contacto con las familias y desarrollo de jornadas de sensibilización.

Paso 2: Levantamiento georeferencial de todas las parcelas. Las propias familias establecen los límites de sus parcelas llegando a acuerdos con sus vecinos, con el apoyo de un equipo de ASF que acompaña el proceso, y siempre con la lideranza de las estructuras y líderes locales.

Paso 3: Obras. Proyecto para conseguir las licencias de ampliación o propuesta de calles que posteriormente se desarrolla.

Paso 4: Parcelamiento urbano participativo. Una vez se han hecho las obras y ya se han consolidado las parcelas se vuelven a georeferenciar los límites y, en base a este levantamiento, se diseña el plano de ocupación.

Paso 5: Solicitud del DUAT. Asesoramiento a las familias en los trámites administrativos y documentos a presentar para la solicitud.

Paso 6: Atribución del DUAT. El Municipio otorga el documento acreditativo y formaliza la tenencia.

Figura 9: Representación gráfica del método 6 pasos para la tramitación y adjudicación del DUAT, título de derecho al uso y aprovechamiento de la tierra. Por Mariona Planiol
Figura 9: Representación gráfica del método 6 pasos para la tramitación y adjudicación del DUAT, título de derecho al uso y aprovechamiento de la tierra. Por Mariona Planiol
Figura 10. Tabla sobre el Método hacia el DUAT con las herramientas y dinámicas utilizadas de cada paso. Elaborada por Arquitectura sin Fronteras
Figura 10. Tabla sobre el Método hacia el DUAT con las herramientas y dinámicas utilizadas de cada paso. Elaborada por Arquitectura sin Fronteras
 

5.1. Proceso participativo de elaboración del método

El “Método de 6 pasos” supuso el trabajo conjunto de actores políticos, técnicos y comunitarios en un ejercicio de prueba y error que abarcó desde diciembre de 2016 hasta abril de 2018, cuando fueron atribuidos los primeros 17 títulos (26). Este ejercicio implicó muchas negociaciones y decisiones a diferentes niveles. “figura 11”

Figura 11 Inauguración de las obras de mejoramiento de las primeras calles el 8 de Marzo de 2017. Políticos, técnicos y la comunidad celebrando los resultados del proyecto piloto de Hábitat. Fuente: Orlando Muculo ASF.
Figura 11 Inauguración de las obras de mejoramiento de las primeras calles el 8 de Marzo de 2017. Políticos, técnicos y la comunidad celebrando los resultados del proyecto piloto de Hábitat. Fuente: Orlando Muculo ASF.
 

Para ilustrar el proceso de elaboración del método se puede tomar como ejemplo la decisión de que el paso 3 fuese la construcción y el 4 la planificación, al contrario de la lógica del diseño urbano. Si bien en un primero momento se intentó un proceso de diseño participativo del mejoramiento de las calles, dos factores lo dificultaron: el hecho de que las ocupaciones del espacio público continuaban - luego no había planos reales- y la certeza de que involucrar a la comunidad en ese momento era contraproducente. Por un lado el proceso era lento, se trabajaba sobre plano y, al no tener la imagen del posible resultado, las familias no sabían para qué participaban. Como la mayoría de las personas de la comunidad no saben leer los planos, las reuniones para discutir dichos documentos no tenían incidencia real. Por este motivo se decidió que primero había que consolidar los nuevos límites de las parcelas. En paralelo, se trabajó junto a los técnicos municipales para aprobar un “arranjo urbanístico” que definiera la nueva alineación de las calles, se obtuvo la licencia para la intervención y se construyó con la comunidad. Durante la construcción sí hubo una incidencia real: cada familia negoció con sus vecinos y con el Municipio el área que cedía, para así configurar el nuevo límite de su parcela. No se hizo sobre plano sino “in situ”. Había ligeras diferencias sobre el “arranjo urbanístico” pero estas no modificaban sustancialmente los alineamientos aprobados. El lenguaje de imágenes funcionaba “mi parcela termina aquí”, “figura 12”, mientras se señalaba físicamente ese lugar. Una vez materializados los límites (paso 3), la comunidad y equipo técnico pudieron iniciar el planeamiento participativo a través del diseño de los “planos de ocupaçao”, que recogieron las reglas de juego de la ciudad futura.


Figura 12. Una vecina señala a los técnicos de ASF y de INFATEC los límites físicos de su parcela, de cara a la posterior elaboración de un plano urbanístico. Fotografía de Sara Márquez Martín ASF

Otra decisión reseñable fue la que se tomó respecto a los casos más complejos: las parcelas menores de 100m2 y las parcelas ocupadas por varias familia. Ambas fueron resueltas a través de la posibilidad de la “co-titularidad” (27) del DUAT que recoge la Ley de Tierras y que permite que varias parcelas tengan un único título. Si bien socialmente es mucho más complejo, resulta imposible pensar una ciudad futura y un crecimiento urbano en altura con parcelas de menos de 100m2. Por ello, se optó por unir parcelas y que sus propietarias compartieran la titularidad.

5.2. Segunda imagen: la atribución del DUAT

La entrega de las “Comunicaciones del DUAT” (28) fue realizada en una ceremonia oficial en el Centro Comunitario del Barrio de Chamanculo C, liderada por el propio Presidente del Municipio. Los líderes comunitarios de casi todos los “quarteiroes”, así como las familias de las cinco manzanas intervenidas asistieron y fueron testigos de la entrega de títulos. Con ello la segunda imagen fue creada y cualquier morador de los “quarteiroes 18 al 22” pudo decirse: “Es posible tener el título de DUAT. Mis vecinos, que tienen una parcela como la mía y viven en condiciones similares, lo han solicitado y recibido. Yo también puedo”, “figura 13”.

IMAGEN 13. Diferentes vecinas/os muestran la notificación del DUAT. Su solicitud ha sido aceptada y está a la espera de ser tramitada. Fotografía de Celia Márquez.
Imagen 13. Diferentes vecinas/os muestran la notificación del DUAT. Su solicitud ha sido aceptada y está a la espera de ser tramitada. Fotografía de Celia Márquez.

5.3. Tercera imagen: la ciudad futura

El título de DUAT garantiza a las familias la ciudad presente y las protege del lento proceso de expulsión del centro (29). Las protege independientemente de que decidan permanecer o no en el barrio, pues la venta de un título de DUAT para la transferencia de un terreno es más favorable que un traspaso sin el título. En un traspaso sin título, los inversores-especuladores (30) pueden aprovecharse de las familias, ofreciendo valores aparentemente altos pero que no permiten establecerse dignamente en otros barrios, generalmente alejados de la ciudad y sin infraestructuras.

La tercera imagen que se consolidó fue la de la ciudad futura. Durante las consultas que tuvieron lugar en noviembre de 2018, las familias de los “quarteiroes” 18 al 22 y sus líderes comunitarios soñaron, junto con el equipo técnico, la ciudad futura respondiendo a las siguientes preguntas: ¿cómo te imaginas tu casa en 5 años? y ¿cómo te imaginas tu barrio en 5 años?

El consenso fue rápido, pues las familias ya tenían una imagen de sus casas que coincidía con lo que dictaba el Plan Parcial de Urbanización y con las necesidades técnicas identificadas por el equipo de urbanistas: dos plantas y parte de la parcela libre a modo de casas-patio, “figura 14”. Una parte importante de las familias que actualmente residen en Chamanculo C proceden de áreas rurales (Cubillo, 2017) y el propio origen del barrio lo encontramos en parcelas de tipo rural: grandes terrenos sin límites definidos, con construcciones independientes alrededor de un espacio común para la familia. En ellos, la defecación a cielo abierto fue lentamente sustituida por letrinas. Ahora, la densificación del barrio ha generado la subdivisión arbitraria en parcelas irregulares y la definición de los límites, pero ha mantenido la imagen de la parcela rural en la conciencia colectiva. El conocimiento social e inmaterial es imprescindible para respetar dicha imagen, la cual se basa en mantener un espacio libre, de tierra, descubierto, normalmente en el centro de la parcela. Ese espacio permite seguir desempeñando tareas domésticas como moler, criar animales, cocinar, lavar, tender al aire libre, etc. Couto describe literariamente con gran belleza el choque que viven las familias que pasan de vivir en una parcela a un apartamento parodiando el uso del mortero (31) en un noveno piso (Couto, 1998).

Figura 14: reunión participativa en Chamanculo, octubre de 2017. Los miembros de la comunidad expresan su opinión y sus ideas acerca del futuro de su barrio. Fotografía: Sara Márquez Martín ASF
Figura 14: reunión participativa en Chamanculo, octubre de 2017. Los miembros de la comunidad expresan su opinión y sus ideas acerca del futuro de su barrio. Fotografía: Sara Márquez Martín ASF

La imagen la ciudad/barrio futuro es el resultado de la suma de imágenes que los moradores tenían de las parcelas. Al tratarse de la parcela rural adaptada a un entorno urbano más denso, la nueva imagen del barrio consensuada se caracteriza por la definición de límites de parcela mediante tapias con celosía (32), los linderos de tres metros (33) a la calle para situar las fosas sépticas, el adosado de construcciones y el crecimiento en altura (dos alturas en calles interiores y tres en vías estructurantes).

Figura 15. La vida pública se desarrolla en las calles de Chamanculo C, ya modificadas tras las obras. Fotografía: ASF.
Figura 15. La vida pública se desarrolla en las calles de Chamanculo C, ya modificadas tras las obras. Fotografía: ASF.

La imagen de la calle y del espacio público, “figura 15”, reúne una serie de características muy singulares que equilibran la seguridad (34), la accesibilidad y el uso colectivo del espacio, y que promueven la construcción de un fuerte tejido comunitario. No se trata de calles privadas, porque no están restringidas al paso de cualquier persona; sin embargo, al ser utilizadas casi exclusivamente por vecinos/as que se conocen, la sensación de seguridad aumenta. Este tejido social, fruto de compartir el espacio público, es lo primero que pierden las familias al ser reasentadas, volviéndose mucho más vulnerables en el proceso.

Las nuevas calles han permitido recuperar usos que se habían perdido al ir reduciéndose el espacio público por las ocupaciones: venta ambulante, juegos infantiles y de adultos, secado de raíces y plantas, celebración de reuniones y fiestas... Se va transformando, de este modo, en una ciudad/barrio apta para la infancia, concepto que está volviendo a tomar fuerza tras años de urbanismo pensado para los vehículos. El ancho de las calles secundarias las reduce a un uso peatonal o de pequeños vehículos - carros, motocicletas, “tchopelas” (35) o camioncitos para la limpieza de fosas - y esta peatonalización no es siempre bienvenida por políticos, técnicos o habitantes del barrio, que ven el uso del coche como un indicador de desarrollo. Sin embargo, esta estructura urbana de calles secundarias peatonales no implica renunciar al coche, sino no permitir su circulación en el 100% del tejido urbano (36).

Mottelson y Chilaule (2018) plantearon en la exposición-publicación “Futuros de Mafalala” el debate de los tres posibles escenarios de crecimiento de un asentamiento informal también de categoría D: el crecimiento no regulado, la intervención radical o la intervención consciente del contexto. Consensuar estas reglas de juego permite formalizar el barrio manteniendo las singularidades que fortalecen el tejido social. Además, posibilita a las familias el ir mejorando sus parcelas a medida que alcanzan ciertas posibilidades económicas. Se plantea el concepto del barrio semilla: al igual que la vivienda semilla, no se trata de un barrio concluido, sino de un barrio que va consolidándose con el tiempo, en función no de grandes inversiones económicas que endeudan a las familias, sino de las posibilidades de sus habitantes. Una ciudad-barrio futura que garantiza un crecimiento sostenible, ambiental y social.

El salto hacia la dignidad urbana radica, por tanto, en la suma de la independencia de las familias para construir su barrio - conceptualizado en la idea de barrio semilla- y de la sostenibilidad de su crecimiento fruto de las reglas consensuadas.

Figura 16. Plano de ocupación de los “quarterões” del 18 al 22, en el barrio de Chamanculo C. Elaboración: Conselho Municipal de Maputo y ASF
Figura 16. Plano de ocupación de los “quarterões” del 18 al 22, en el barrio de Chamanculo C. Elaboración: Conselho Municipal de Maputo y ASF

5.4. Cuarta imagen: el derecho al barrio

La participación ciudadana sin la tenencia es difícil de imaginar. El derecho a la ciudad que plantea Harvey, el que no sólo radica en el conjunto de beneficios como infraestructuras y servicios si no el que permite a los ciudadanos cambiar su ciudad, sólo puede darse en Chamanculo C después de que sus moradores obtengan en DUAT (Harvey, 2003). De hecho, este debate que comenzó en Chamanculo en 2015 sólo empezó a tomar forma tras la construcción de las tres primeras imágenes: la calle mejorada, el acceso al DUAT y la ciudad futura. Durante los dos primeros años del proyecto Hábitat, 2015 a 2017, se abrió el debate sobre el derecho a la ciudad sin que el equipo técnico tomase conciencia de que los habitantes no conectaban con la palabra “cidade” ya que no vivían en la ciudad sino en el barrio. Además, la falta de tenencia hacía perdurar la sensación de temporalidad de los “bairros”.

La capacidad de ser replicado en asentamientos similares en Maputo y la inclusión en la normativa urbana era uno de los objetivos del proyecto a largo plazo. A medio plazo estaba el facilitar el debate entre el equipo técnico y la comunidad sobre el “derecho al barrio”. Ese debate ya ha recogido algunas especificidades que reflejan las necesidades de los moradores de este barrio: “para mí el derecho al barrio es poder trasladar el féretro de mi tío por las calles”, “para mí es poder celebrar la boda de mi hija en la nueva calle” (37). Ser consciente de dichas necesidades supone el primer paso para reivindicar el derecho al barrio.

5.5. Viabilidad de la réplica

La réplica no sólo implica la aprobación por parte de los habitantes del barrio, sino también la de políticos y técnicos. Una vez aprobada, el siguiente paso sería incluirla en la normativa urbana. Existen visiones técnicas que defienden, sin embargo, el segundo escenario de Chilaule & Mottelson - la intervención radical mediante la tábula rasa y la construcción en altura de bloques de vivienda social. Intervenciones que, necesariamente, tendrían que contar con financiación externa y el endeudamiento del Municipio. En este caso las familias serían expulsadas (38) y reasentadas (39) en barrios más alejados del centro. Si los moradores tuvieran el título de DUAT el proceso se encarecería, pues el traspaso de una parcela con DUAT tiene más valor. Ésto podría desmotivar a los inversores y hacer que las agendas de algunos políticos fuesen contrarias a mejoramientos barriales del tipo del proyecto Hábitat y a su posible réplica.

El objetivo del mejoramiento de los asentamientos informales es el derecho equitativo a la ciudad y al hábitat. De hecho, estos derechos encuadrados en la justicia ecosocial promulgados por Herrero, Prats y Torrego deberían considerar no sólo la viabilidad económica sino la social y la ambiental (Herrero, Prats y Torrego, 2017). Estos derechos están a su vez encuadrados en el concepto de justicia global que promueve la cooperación técnica de municipios como el de Barcelona (40). Cualquier intervención puede suponer un espacio de lucro siempre y cuando el lucro no condicione ninguno de los mencionado aspectos. Harvey conecta las principales crisis económicas con la mercantilización de la construcción y los “boums” especulativos (Harvey, 2012). La pregunta es cómo construir ciudad, lo que requiere fondos en el marco de los sistemas capitalistas, sin que la especulación incremente la desigualdad.

Figura 17: fotografía aérea de antes a la izquierda y después a la derecha. Se observa como las calles han aparecido estructurando el barrio. En azul una de las construcciones a modo de referencia. Fuente: ASF
Figura 17: fotografía aérea de antes a la izquierda y después a la derecha. Se observa como las calles han aparecido estructurando el barrio. En azul una de las construcciones a modo de referencia. Fuente: ASF

6. Conclusión

El proyecto Hábitat ha demostrado que, a través de la acupuntura urbana - pequeñas intervenciones consensuadas con los moradores-, se puede catalizar el desarrollo sostenible de cinco “quarteiroes” con un enfoque de barrio-semilla. Este enfoque es el más viable social y económicamente, ya que no implica endeudarse y respeta el tejido comunitario existente.

El desarrollo sostenible será el resultado del consenso alcanzado por parte de la comunidad y del Municipio, aprobando unas normas de consolidación del barrio que se ajustan a sus necesidades sociales y a los requisitos técnicos de salubridad, seguridad y accesibilidad.

Estos logros han sido el resultado de un trabajo conjunto entre equipos técnicos, políticos y la comunidad, y han puesto de manifiesto la necesidad de establecer de un lenguaje común. Un lenguaje expresado en el proyecto de Hábitat a través de de las imágenes: la del mejoramiento de calles, la del acceso a la tenencia de la tierra y la de la ciudad futura.

Esta ciudad futura, resultado de la suma de barrios con sus especificidades, no es un espacio al que se llega sin más, sino que lo construyen sus habitantes con el tiempo, cumpliendo compromisos establecidos en negociaciones, consolidando la confianza entre actores y buscando la justicia ecosocial. Todas estas acciones están incluidas en la actitud human building que promueve el equipo técnico del proyecto Hábitat.

Ver para creer implica que cuando varias personas comparten una imagen de algo que creían imposible y que se ha hecho realidad, cambian su actitud y lo hacen posible en otros lugares. Queda pendiente definir la imagen del derecho a la ciudad para que sean los habitantes quienes promuevan la réplica, paso a paso.

Figura 18: Un vecino de Chamanculo toma la palabra durante el transcurso de un debate radiofónico con Radio Maxaquene, en agosto de 2018. En estos debates, los miembros de la comunidad reflexionan sobre cuestiones relacionadas con el barrio y la tenencia de la tierra. Fotografía de Celia Márquez de ASF.
Figura 18: Un vecino de Chamanculo toma la palabra durante el transcurso de un debate radiofónico con Radio Maxaquene, en agosto de 2018. En estos debates, los miembros de la comunidad reflexionan sobre cuestiones relacionadas con el barrio y la tenencia de la tierra. Fotografía de Celia Márquez de ASF.

7. Reconocimientos

El proyecto Hábitat se ejecuta por el Conselho Municipal de Maputo (CMM) -desde la Vereação de Ordenemento Territorial, Ambiente e Urbanização (VOTAU) y la Vereação Distrital de Nlhamankulu-, la Orden de los Abogados de Mozambique (OAM) y su Instituto de Acceso a la Justicia (IAJ), y Arquitectura Sin Fronteras (ASF). Se realiza con el financiamiento de Ajuntament de Barcelona (AjB), Ayuntamiento de Pamplona (AyP), Fundación SELAVIP y la Agencia Italiana de Cooperação para o Desenvolvimento (AICS). Otras entidades colaboradoras técnica o financieramente son Water & Sanitation for the Urban Poor (WSUP), Wasser fur Wasser (WFW), el Instituto de Formación en Administración de Tierras y Cartografía (INFATEC), la Radio comunitaria Maxaquene (RM), el Instituto de Cooperación y Habitabilidad Básica de la Universidad Politécnica de Madrid (ICHaB), Human Building, Universidade Eduardo Mondlane, La Universidad de A Coruña e Ingeniería Sin Fronteras (ESF).

8. Bibliografía

Archilla, D. (2008). Metodología del disfrute: cinco habilidades a desarrollar en el proceso. Madrid: Tesis Doctoral, Departamento de Proyectos Arquitectónicos, Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid.

Ajuntament Barcelona (2017). “Plan Director para la Justicia Global de Barcelona (2018-2021)”. En https://ajuntament.barcelona.cat/economiatreball/sites/default/files/documents/plan_director_cooperacion_2018-2021_cast_v.web__0.pdf 

Chilaule, R. Mottelson, J (2018). “Mafalala Futures / Futuros da Mafalala”

Conselho Municipal de Maputo, (2013). Diagnostico socio-económico da comunidade de Chamanculo C. Maputo.

Conselho Municipal de Maputo, (2010). Estratégia Municipal e Metodologia de Intervenção em Assentamentos Informais, Maputo

Conselho Municipal de Maputo, (2011). Regulamento de Organização e Funcionamento das Estruturas Administrativas dos Bairros Municipais - resolución nº 71/AM/2011 de 22 de Junio

Couto, M. Um Pilão no 9º Andar, (1998). Cronicando, Editorial Caminho 1998 recuperado de http://cnoestp.yolasite.com/resources/Um%20pil%C3%A3o%20no%209%C2%BA%20andar.pdf

Cubillo, A. (2017). Construcción colectiva de la ciudad. Tenencia de la tierra y regeneración urbana en los asentamientos informales de Maputo, Mozambique. Kultur: revista interdisciplinària sobre la cultura de la ciutat, ISSN-e 2386-5458, Vol. 4, Nº. 8 (Ejemplar dedicado a: El derecho a la ciudad en un mundo global), págs. 265-286. https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6252832

Harvey, D. (2003). The Right to the City. International Journal of Urban and Regional Research, 27: 939–941. doi:10.1111/j.0309- 1317.2003.00492.

Harvey, D. (2012) Ciudades Rebeldes. Del derecho a la ciudad a la revolución urbana. Editorial Akal Pensamiento Crítico.

Herrero,Y. Prats, F. y Torrego, A. (2017) La gran Encrucijada, Sobre la crisis ecosocial y el cambio de ciclo histórico. Editorial Libros en Acción

Jenkins, P (2001). Mercados de terras urbanas no Moçambique pós-socialismo Seu impacto sobre a população vulnerável: alternativas para melhorar o acesso à terra e o processo de desenvolvimento urbano Projecto de pesquisa-acção nas áreas peri-urbanas de Maputo. Edinburgh College of Art / Heriot-Watt University Centre for Environment & Human Settlements, recuperado dehttp://www.homespace.dk/tl_files/uploads/misc/Previous%20Studies/2000%20Levantamento%20Relatorio_Maputo_mercado_terra_urbana.pdf

Jorge, S. y Melo, V. (2014). «Processos e Dinâmicas de Intervenção no Espaço Peri-urbano: O caso de Maputo». Cadernos de Estudos Africanos [Online], 27 | 2014, publicado online el día 17 de junio de 2014 en https://journals.openedition.org/cea/1488

Márquez, S (2017) “Human Building. Construir para y con las personas. Conclusiones a partir de cinco casos de estudio”  Kultur: revista interdisciplinària sobre la cultura de la ciutat, ISSN-e 2386-5458, Vol. 4, Nº. 8, 2017 (Ejemplar dedicado a: El derecho a la ciudad en un mundo global), págs. 235-264 recuperado en https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/6252820.pdf

Morais, N. 2018 “Os desafios das instituições públicas em garantir a implementação das salvaguardas socioambientais nas intervenções em assentamentos informais”. Maputo: Tese de Mestrado Universidade Eduardo Mondlane - Faculdade de Arquitectura e Planeamento Físico .

República de Mozambique (1998). Regulamento da Lei de Terras. Decreto nº19 & 66/1998 de 8 de Dezembro -  BR I Série – nº 48

República de Mozambique (1997). Lei nº2/97, de 28 de Maio de Bases das Autarquias recuperada de https://macua.blogs.com/files/lei-2-9/7-autarquias-locais.pdf & https://www.ilhademocambique.co.mz/sites/default/files/anexos/leibasesautarquias.pdf

República de Mozambique (2012). Regulamento sobre o Processo de Reassentamento resultante de Actividades Económicas. Decreto n.º 31/2012 recuperado de https://terradealguns.divergente.pt/dist/assets/docs/resistencia/decreto_reassentamento31_2012_de_8_agosto_1.pdf y https://www.vda.pt/xms/files/v1/Newsletters/Flash_VdAtlas_-_Mocambique_-_Novo_Regulamento_sobre_o_Processo_de_Reassentamento_resultante_de_At

United Nations Human Settlements Programme (UN-habitat) (2003). The Challenge of Slums. Global report on urban settlements. London: Earthscan Publications Ltd.

 

Notas

(1) El proyecto “Defender el derecho al acceso a la ciudad a través del reordenamiento urbano participativo y al acceso al título del DUAT (Derecho a Uso y Aprovechamiento de la Tierra) en los barrios informales de Maputo” fue formulado y ejecutado por el Municipio de Maputo - CMM-, el Instituto de Acceso a la Justicia - IAJ- y Arquitectura Sin Fronteras -ASF-. Su primera fase, Hábitat 1, se implementó entre 2015 y 2016, la segunda, Hábitat 2, entre 2016 y 2017 y su tercera, Hábitat 3, prevé su fin en diciembre de 2020. Los socios y financiadores quedan recogidos en los reconocimientos.

(2) La división administrativa de la ciudad se organiza en distritos, que se subdividen en barrios y a su vez en “quarteirões”. Estos podrían traducirse por manzanas y corresponden aproximadamente a la agrupación de cincuenta familias. Esta estructura queda recogida en la ordenanza municipal “Regulamento de Organização e Funcionamento das Estruturas Administrativas dos Bairros Municipais” - Resolución nº71 de 22 de Junio de 2011 de la Asamblea Municipal de Maputo

(3) Para unificar la terminología, el artículo utiliza la nomenclatura del Municipio de Maputo y las categorías en las que divide los asentamientos humanos, sin embargo los y las autoras no comparten la utilización de la palabra “informal” para cualificar un asentamiento por las connotaciones negativas que adquiere. Cuando se utilice será para diferenciarlo de la ciudad formal - aquella planificada siguiendo los códigos y normas urbanas de Mozambique - frente a la informal - aquella basada en un crecimiento espontáneo gracias al esfuerzo de sus moradores para dar respuesta a sus necesidades de hábitat.

(4) “Construcción colectiva de la ciudad. Tenencia de la tierra y regeneración urbana en los asentamientos informales de Maputo, Mozambique”

(5) El contexto de este artículo puede complementarse con el artículo de A. Cubillo “Construcción colectiva de la ciudad. Tenencia de la tierra y regeneración urbana en los asentamientos informales de Maputo, Mozambique”.

(6) “Moderna” hace referencia al estilo arquitectónico del s. XX propulsado por los Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna.  Es un estilo que promulga la simplificación de las formas y estandarización y uso de materiales como el hormigón y el acero.

(7) Lei de Terras, 1998

(8) Indicadores definidos por UN-Habitat para marcar la línea de la Habitabilidad Bäsica frente a la precariedad: acceso al agua, acceso al saneamiento, durabilidad de la vivienda, hacinamiento y tenencia del hábitat.

(9) “Estrategia Municipal y Metodología de Intervención en Asentamientos Informales” y “Plan de Estructura Urbana” o Plan General.

(10) Las categorías A, B y C son para los asentamientos planificados - de alta (A), media (B) y baja (C) densidad-; y las categorías D, E y F para los asentamientos no planificados - de alta (D), media (E) y baja (F) densidad.

(11) El término utilizado por Jorge & Melo es “calificaçao”. El sector público ha normalizado el término “recalificación” nombrando así a las intervenciones de ese tipo.

(12) El artículo de Cubillo contextualiza en sus apartados “Expulsión de la población más vulnerable hacia la periferia” y “El agravante del crecimiento urbano” estos temas.

(13) Chamanculo C, junto con George Dimitrov, Hulene y Mavalane, una parte de Polana Caniço B, Maxaquene A, B y Mafalala suponen 904 Ha donde habitan 49.417 familias. Encontrar un método de intervención viable es clave para dar respuesta a la precariedad habitacional de muchas familias de Maputo (CMM-Estrategia), 2010.

(14) Programa Municipal de Desarrollo aprobado en 2007 y finalizado en 2011. Fue financiado por el Banco Mundial.

(15) David Simango en el discurso de entrega de la apertura de las calles de los “quarteiroes” 18 al 22 el 8 de Marzo de 2017.

(16) Estudio de Detalle en castellano.

(17) Exige levantamientos topográficos, elaboración de planos, el acompañamiento del equipo técnico municipal, el pago de tasas y la presentación de varios documentos administrativos. Además las parcelas deben reunir características similares a aquellas que recoge la normativa.

(18) Deliberación del CMM en su Segunda Sesión Ordinaria de 17 de enero de 2017 para autorizar la atribución de DUAT a las personas residentes en el antiguo “quarteirao” 11 de Chamanculo C.

(19) “Diagnostico socio-economico da comunidade de Chamanculo C”

(20) La “Lei de Bases Autárquicas” Lei nº2/97 de 28 de Mayo en su artículo 28 recoge el respeto a las autoridades tradicionales.

(21) Plano Parcial de Urbanización de Chamanculo C de 2015.

(22) Calles A, B y C del proyecto. Las calles sólo reciben un nombre oficial tras un largo proceso burocrático. Para orientarse las familias utilizan referencias como “la casa de dona P”. Para facilitar la ejecución de las obras y el diseño se dieron nombres temporales de la A a la Y.

(23) Antes de la nueva definición de los límites había parcelas de hasta 12 marcos o vértices, con la regularización se ha buscado reducirlo para asimilarse más con la normativa que define parcelas rectangulares - de 4 marcos-, Sin embargo, la complejidad de esta parcelación espontánea no llega a esa estructura en cuadrícula. Las parcelas son más regulares, pero mantienen una imagen diferente a aquella de los asentamientos construidos con base a una planificación.

(24) Datos recogidos y elaborados por ASF durante la ejecución del proyecto Hábitat.

(25) Se trata de un asentamiento informal, no planificado de alta densidad. Si bien ya cuenta con un Plan Parcial de Urbanización - PPU- éste sólo se ha apenas ejecutado. El método de atribución masiva no permite atribuir DUAT cuando las parcelas no son regulares, son menores de 200m2, cuando no existe una estructura urbana recogida en la normativa o cuando existen servidumbres de paso. Este conjunto de excepciones requieren un estudio detallado y soluciones ad hoc para cada caso. El método de 6 pasos sí consigue dar respuesta a estas excepciones.

(26) El 2 de Abril de 2018, reunidos el Presidente Municipal, David Simango, y el equipo de concejales, fue aprobada la atribución del título de DUAT a las primeras 17 familias lo habían solicitado.

(27) Artículo 10 de la “Lei de Terras” en su inciso 3 y artículo 1403 del Código Civil.

(28) Una vez las familias reciben la comunicación pueden proceder al pago y obtener el título de DUAT

(29) Ver artículo de Cubillo “Construcción Colectiva de la Ciudad: Tenencia de la tierra y regeneración urbana en los asentamientos informales de Maputo, Mozambique”.

(30) Se utiliza este término inversor-especular para diferenciar a las personas e instituciones que construyen asentamientos humanos para garantizar el derecho al hábitat frente a quienes los utilizan como mero espacio de lucro.

(31) Una parte fundamental de la dieta mozambiqueña requiere del uso del mortero para moler cacahuete y verduras. El mortero es una estructura de madera maciza cilindrica muy pesada.

(32) La celosía es exigida por el Municipio para promover la seguridad y la ventilación.

(33) distancia entre la tapia y las construcciones.

(34) Uno de los criterios de diseño para el nuevo trazado era evitar los recovecos.

(35) Motocicletas de tres ruedas que permiten llevar pasajeros.

(36) El proyecto de “recalificación de Chamanculo C” incluyó varios aparcamientos.

(37) Frases de familias de los “quarteiroes” 18 al 22.

(38) Expulsar a dichas familias cuando no cuentan con el DUAT es relativamente sencillo y barato como en el caso de “Sommersfield II” mencionado en el artículo de Cubillo de 2017.

(39) Decreto n.º 31/2012, de 8 de agosto, Regulamento sobre o Processo de Reassentamento resultante de Atividades Económicas

(40) “Plan Director para la Justicia Global de Barcelona (2018-2021)” donde se destina el 0,7 de sus ingresos propios a la cooperación para la justicia global.

Nota Legal
Créditos
Suscripción
Directora: María A. Leboreiro Amaro, Dra. Arquitecto. Profesora Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Consejo de redacción: Miquel Adriá, director de la revista Arquine
Carmen Andrés Mateo, Arquitecta. Profesora Asociada de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Mª Ezquiaga Dominguez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Fariña Tojo. Dr. Arquitecto. Catedrático de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Fernando Fernández Alonso. Arquitecto. Profesor Asociado de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Josep Mª Llop Torne. Arquitecto. Profesor en la Facultad de Geografía de la Universidad de Lleida
Javier Ruiz Sánchez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Secretaría: Llanos Masiá
Edita: planur-e
Avda. Valdemarin, 68
28023 Madrid
Traducción: planur-e
ISSN: 2340-8235
Copyright: (2013): planur-e
Cerrar Ventana [x]
Planur-e: www.planur-e.es es una revista digital editada en España en materias de territorio, urbanismo, sostenibilidad, paisaje y diseño urbano. Nació con el objetivo de exponer buenas prácticas dando voz a los profesionales, planteando que sean los propios autores de los trabajos quienes los presenten. Se colabora así a su difusión, al tiempo que se ofrece, a aquellos que se aproximan al proyecto, la oportunidad de ver otras formas de trabajar y contrastar sus propias reflexiones y propuestas. Planur-e por sus características pretende llenar un hueco, dada la escasez de publicaciones en estas materias. Alcanza en este momento su número diez, con un planteamiento monográfico y da, al tiempo, en su Miscelánea cabida a múltiples temas. Cuenta ya con un número importante artículos alrededor de 150, hasta el momento, y con autores de muy distintos países, lo que enriquece su tarea de divulgación.

Información General
En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley 34/2002, de 11 de Julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), ponemos a su disposición la “información general”, que comprende los datos identificativos de la entidad titular de este sitio web:
Titular: planur-e
Dirección: Avda. Valdemarín, 68-28023 Madrid
Lugar de edición: Madrid

Nota Legal
Los trabajos firmados expresan únicamente la opinión de sus autores así como la documentación gráfica, y son de su exclusiva responsabilidad, a todos los efectos legales y no reflejan los criterios que pueda tener el equipo editorial. Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse o transmitirse en ninguna forma sin autorización escrita por parte de la editorial. Aquellas imágenes en las que no se ha podido identificar el propietario de los derechos, se entiende que son de libre uso. En caso de identificar alguna imagen como propia, por favor póngase en contacto con planur-e.
Legal Notice
The signed works only express the opinion of their authors and also the graphic documentation, and are their sole responsibility, for all legal purposes, and do not reflect the criteria that the editorial team may have. No part of this publication may be reproduced or transmitted in any form without the written consent of the publisher. It is understood that those images for which it was not possible to identify the holder of the rights are free to be used. In the event you identify an image as your own, please contact planur-e.
Cerrar Ventana [x]
 Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions



 Protección de Datos
planur-e te informa de que los datos personales que nos proporciones serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, prestas consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre.
Te agradeceremos nos comuniques cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, te informamos de que puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a planur-e, o bien, mediante correo electrónico a: planur-e@planur-e.es
Cerrar Ventana [x]