Volver al inicio     
Suscripción
Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions


Cerrar Ventana [x]
Modelo Paisajístico y Arquitectónico de la Isla de Boa Vista

 

Makin Molowny Portela | Arquitectura + Ingeniería

1. Boa Vista

1.1. Características Generales

La isla de Boa Vista es la más oriental del archipiélago y la tercera de mayor superficie. Su proximidad al continente africano, situada a sólo 570 kilómetros de Dakar, y la acción de los fuertes vientos, ha provocado procesos de erosión y desertización que han ido conformando un paisaje de aspecto árido, escasas formaciones montañosas y grandes extensiones de playas.

La isla no posee grandes accidentes geográficos. Presenta, en general, una pendiente suave a lo largo de todo el territorio y en la franja costera, permitiendo un mejor aprovechamiento agrícola y el asentamiento de los principales núcleos de población, a excepción de las escasas formaciones montañosas que dan carácter al relieve. Atravesando esta superficie relativamente plana entre las cotas más elevadas y el mar, discurren numerosos barranquillos, de suave orografía, que evacuan hacia el mar el agua depositada por las escasas precipitaciones.

Su exposición a barlovento, sometida al soplo del alisio del Noreste, le proporciona un clima suave, sin grandes oscilaciones de temperatura y un régimen de precipitaciones escaso, que llegan a ser torrenciales en ciertos periodos del año. 

La extensión de Boa Vista es de 620 km2 de superficie, de morfología aproximadamente redonda. En el extremo noroeste se encuentra la Ponta do Sol, un saliente del litoral casi limítrofe con la capital, Sal Rei, y en el extremo sur el saliente de Curral Velho, una pequeña punta al final de la playa del mismo nombre frente a la que se localiza uno de los dos islotes que posee la isla. En el extremo este, punto de mayor proximidad con el continente africano, se sitúa el Porto Ferreira, antiguo puerto hoy en desuso donde se encuentra el único faro que posee la isla. En el saliente suroeste se localizan las playas de Curralinho y de Santa Mónica, altamente apreciadas por sus extensiones de dunas y suave oleaje.

Figura 1. Playa en la Isla de Sal (izquierda) Figura 2. Paisaje litoral en la Isla de Boa Vista (derecha)   

Figura 1. Playa en la Isla de Sal (izquierda)

Figura 2. Paisaje litoral en la Isla de Boa Vista (derecha)

A lo largo del perímetro de la isla destacan la Ponta do Sol, en el noroeste de la isla, la Ponta Antonia en el norte y la Ponta de Ervatão en el sureste como principales salientes costeros. Las bahías más reseñables son las formadas en la Costa de Boa Esperanza, al norte, de alta peligrosidad por la formación de corrientes, y al este la conocida como Baia Chave, conformada por una extensa playa de suave oleaje. 

La isla tiene una superficie elevada en el conjunto del archipiélago. Su población, en cambio es muy inferior a la del resto de las islas, siendo la más despoblada con sólo 4.2 habitantes en términos absolutos y una densidad de población de 7 habitantes por km2, frente una densidad poblacional media en el archipiélago de 120 habitantes por km2. Vemos pues que Boa Vista se encuentra muy por debajo de la media poblacional del país. 

Económicamente las actividades más importantes de la isla se centran en el sector terciario, donde destacan los servicios, el comercio y el transporte. En el sector secundario la construcción es la actividad que mayor número de activos laborales ocupa, en especial a partir del incipiente desarrollo turístico de la zona costera, mientras la actividad industrial es prácticamente inexistente. El sector primario concentra la actividad en la ganadería y la agricultura de secano, a pesar de que la producción de ambas es de subsistencia, mientras que la producción de regadío es casi inexistente. La pesca presenta un potencial económico importante, pero actualmente es escaso y se desarrolla sobre todo en Sal Rei, el único enclave costero de la isla. 

La población se presenta altamente concentrada en las 8 entidades de población habitadas de la isla, lo que evita la dispersión de la edificación a lo largo del territorio y representa un alto potencial para su futuro desarrollo urbanístico.

1.2. Poblaciones de Boa Vista

La isla de Boa Vista presenta una serie de conjuntos edificados que se integran en el paisaje aportando un toque de color al resto del territorio, mezclándose con algunas de las formaciones arbóreas que aparecen en los valles, con lo que destacan sobre el fondo árido que presenta el territorio insular. Estos núcleos aparecen como un conjunto uniforme, a pesar de las singularidades que presentan las viviendas y las diferencias entre unas y otras, debido a que mantienen características comunes en cuanto a dimensiones, alturas, morfología y variedades ornamentales. Las diferencias y contrastes de color entre las edificaciones crean un elemento unitario y pintoresco en medio de la monotonía paisajística de la isla.

La estructura de núcleos de población sobre el territorio tiene un carácter eminentemente disperso, apoyados fundamentalmente sobre las únicas vías estructurantes existentes en la isla, que unen las distintas poblaciones entre sí.

Figura 3.Casa en ruinas en Curral Velho (izquierda) Figura 4. Camino a través de una población (derecha)   

Figura 3.Casa en ruinas en Curral Velho (izquierda)

Figura 4. Camino a través de una población (derecha)

Los ocho asentamientos de población habitados en la actualidad son Sal Rei, capital de la isla, Bofareira como la población más pequeña de la isla contando con apenas cuarenta edificaciones, Joao Galego, Fundo das Figueiras y Cabeça dos Tarafes al noroeste y PovoaçãoVelha, Rabil y Estância de Baixo.

Las poblaciones deshabitadas de Curral Velho y Espingueira no son descritas en este capítulo, dado su alto grado de abandono, donde únicamente se aprecian restos de algunas edificaciones tradicionales de las que existen mejores ejemplos en otros núcleos de la isla.

1.2.1. Sal Rei

En el noroeste de Boa Vista se encuentra Sal Rei, centro económico y administrativo de la isla, situado en la bahía del mismo nombre, donde se concentra la mayor parte de la población y de la actividad comercial.

Sal Rei se organiza en torno a la plaza, conocida como Explanada Municipal, en dónde se localiza la Iglesia de Santa Isabel, la Cámara Municipal, el hospital, el banco y el mercado. Su desarrollo urbano, paralelo a la costa, sirve de protección frente a los fuertes vientos. Las viviendas son de una o dos alturas generalmente, aunque, debido al reciente desarrollo turístico, están apareciendo edificaciones con mayor número de plantas. Existe un número adecuado de espacios públicos, pero carecen del aprovechamiento y uso deseable para su correcta integración en la estructura urbana. Son numerosas las edificaciones degradadas o en ruinas en el interior del casco urbano, incluso ocupando las zonas más importantes del núcleo, como es la zona alrededor de la plaza y su conexión con el frente marítimo. Existe también un área de edificaciones altamente degradadas y gran desorden urbanístico situada al noroeste.

Figura 5. Antiguo mercado de pescado de Sai Rei (izquierda) Figura 6. Edificio en ruinas en el largo (centro) Figura 7. Trama urbana de Sal Rei (derecha)      

Figura 5. Antiguo mercado de pescado de Sai Rei (izquierda)

Figura 6. Edificio en ruinas en el largo (centro)

Figura 7. Trama urbana de Sal Rei (derecha)

En líneas generales se puede apreciar en el conjunto un cierto equilibrio de imagen urbana.

Sal Rei disfruta de temperaturas agradables durante todo el año (22º C en Febrero y 27º C en Septiembre), con una humedad relativa elevada (80%) que propicia el crecimiento de la vegetación en condiciones favorables y viento de moderado a fuerte. Las lluvias torrenciales provocan en su entorno un elevado proceso erosivo y la presencia de estancamientos de agua debido al elevado nivel freático de algunas zonas.

Posee un patrimonio natural y paisajístico de alto interés científico y turístico, en el que cabe destacar las dunas, extensas playas de arena blanca y zonas de salinas.

La ausencia de relieve en la isla favorece la conectividad de Sal Reicon otras poblaciones, aunque esta conexión se realiza en malas condiciones debido al estado de las carreteras, dificultando el acceso a zonas de considerable interés turístico.

Sal-Rei es el núcleo que ofrece mayor diversidad de edificaciones tanto en usos como en características tipológicas. Aquí se encuentran las mayores edificaciones de Boa Vista que, no siendo de uso residencial, responden a usos propios de su condición como capital de la isla.

Entre ellos se encuentran edificios de más de dos alturas, de nueva construcción, que cubren las necesidades administrativas, comerciales, de ocio, alojamiento y vivienda que se demandan actualmente.

Cabe destacar las edificaciones existentes alrededor del Largo de Santa Isabel, donde, a parte de la Iglesia de Santa Isabel y la Cámara Municipal, se encuentran algunos edificios de mayor tamaño con arquitectura de tipo colonial, en avanzado estado de deterioro, pero que mantienen valores de referencia con el pasado y se integran perfectamente en el trazado urbano de la zona. Estos edificios ocupan una parcela de notable interés dentro de la capital ya que se encuentran entre la mencionada plaza y el borde marítimo. En esta misma zona existen otros edificios de interés como la lonja, ahora en desuso, y otros relacionados con la actividad pesquera, situados junto al pequeño puerto donde se abre un nuevo espacio público junto a la playa.

A pesar de poseer una instalación portuaria y ser un enclave costero, Sal Rei le da la espalda al mar, ya que su trazado urbano se configura alrededor de un espacio cívico y de ocio como es el Largo de Santa Isabel, careciendo de organización en torno a un paseo marítimo con el que asomarse al litoral y aprovechar sus ventajas. La malla urbana se estructura mediante alineación de los planos de fachada, favoreciendo así una red viaria ordenada y estructurada que posibilita un futuro desarrollo.

La estructura urbana ordenada y regular de Sal-Rei es debida a un desarrollo posterior al de otros núcleos de la isla, donde las previsiones de crecimiento han sido levemente planificadas.

A pesar de ser un núcleo bastante compacto, regular y ordenado, la existencia de elementos nuevos y dispersos en sus alrededores, dificulta el reconocimiento de una fachada urbana desde el único acceso posible por carretera. La falta de elementos singulares destacables desde la lejanía no permite la visualización de un perfil característico.

Es desde el mar y desde el propio núcleo donde se puede observar su fachada más clara. El hecho de que se localice en una bahía ofrece la posibilidad de observar su fachada al mar desde diversos puntos, siendo esta colorista y atractiva. Destacan las vistas desde el puerto de pescadores y desde las playas al sur de Sal-Rei.

1.2.2. Bofareira

En el norte de Boa Vista se encuentra la población de Bofareira, de difícil acceso, situada a unos seis kilómetros al norte de Estançia de Baixo.

Se trata de la población más pequeña de la isla, contando con apenas cuarenta edificaciones. En ella conviven viviendas de cubierta inclinada con otras de cubierta plana, todas de una altura, agrupándose por conjuntos, algunos de ellos con gran colorido. Cabe destacar la plaza elevada, característica también de otras poblaciones de la isla, que intenta ordenar la zona central del asentamiento. Es de forma rectangular, con las esquinas achaflanadas y en su interior presenta algunos bancos y parterres para vegetación, actualmente desprovistos de ella. No posee zonas de sombra para el disfrute de los habitantes. A ella dan frente las viviendas de construcción más reciente, que presentan los colores característicos de las viviendas de la isla, quedando las más antiguas en planos exteriores.

Figura8. Calle de Bofareira (izquierda) Figura 9. Falta de color en los edificios y acabados sin enlucido (centro) Figura 10. Trama urbana de Bofareira      

Figura8. Calle de Bofareira (izquierda)

Figura 9. Falta de color en los edificios y acabados sin enlucido (centro)

Figura 10. Trama urbana de Bofareira

Estas últimas no presentan color en sus fachadas y ningún tipo de elemento decorativo, encontrándose desligadas de la vía principal que atraviesa el asentamiento. La parte trasera de las mismas, compuesta por diferentes muros de cerramiento de patios o agrupaciones desordenadas de pequeños cuartos de aperos, presenta una imagen bastante deteriorada de estos conjuntos.

Las calles son de adoquinado de piedra del lugar y carecen de acera continua, apareciendo pequeños trozos de acera de cemento delante de algunas viviendas. Excepcionalmente se decoran con pequeñas incrustaciones de cerámica.

Se trata de una población poco desarrollada, con un crecimiento reducido. La implantación de la edificación a lo largo del tiempo se ha realizado de manera dispersa, alcanzando un cierto orden al consolidarse la trama mediante las viviendas más recientes.

Su morfología se organiza a partir de vías perpendiculares a la calle principal que atraviesa el núcleo, sin que exista conexión entre unas y otras. La plaza ocupa una posición central en la trama urbana, con planos de edificación paralelos a sus márgenes.

Bofareira es una población de interior, situada en un punto elevado. Desde su único acceso rodado, el núcleo se presenta “dándonos la espalda”, mediante las traseras de las edificaciones más recientes en mal estado de conservación, inacabadas y muchas de ellas semi derruidas.

En su parte más elevada encontramos las ruinas de edificaciones tradicionales dispersas que rompen un poco la imagen compacta del conjunto.

La altura es constante entre todas las edificaciones y salvo los edificios dotacionales, pintados del característico color verde turquesa, no hay elementos que destaquen mayoritariamente sobre los demás. 

La falta de colorido en muchas edificaciones y la casi ausencia de vegetación en los alrededores nos ofrece una imagen conjunta de muy poco contraste entre el asentamiento y su entorno más inmediato, así como entre las propias edificaciones.

1.2.3. João Galego

En el noreste de Boa Vista se encuentra João Galego, que junto con Fundo das Figueiras y Cabeço dos Tafares forman lo que se conoce como los “pueblos del norte” de la isla. 

La población está situada en una llanura rodeada de vegetación y desde su único acceso rodado ya destaca la amplitud de la calle principal, continuación de la carretera, y la iglesia, como elemento aislado que destaca por sus dimensiones. En su interior se mezclan viviendas con cubierta a dos aguas y viviendas con cubierta plana, presentando una decoración y colorido altamente llamativos. En la vía principal se localiza la plaza, elevada, con jardinería y zonas de estancia, característica de las poblaciones de la isla.

Figura 11.Plaza de João Galego (izquierda) Figura 12.Tramaurbana de João Galego (derecha)   

Figura 11. Plaza de João Galego (izquierda)

Figura 12. Trama urbana de João Galego (derecha)

João Galego cuenta con varios equipamientos colectivos, como son el colegio, el jardín de infancia y la ya mencionada iglesia. En su perfil destaca la presencia de un depósito de agua elevado de grandes dimensiones.

La morfología de João Galego es claramente axial. La edificación se desarrolla de forma lineal a ambos lados de la carretera que conduce hacia Fundo das Figueiras, convirtiéndose en travesía a su paso por el pueblo. Presenta una estructura urbana más o menos compacta, con pocos vacíos interiores, que se ha desarrollado en el tiempo a partir del eje que forma la vía principal hacia el exterior. En líneas generales carece de elementos aislados, por lo que el conjunto posee un perímetro bastante definido.

A diferencia de otras poblaciones, la plaza no representa un elemento centrado en torno al cual se desarrollan distintos planos de edificación. En este caso, la plaza aparece anexa a la vía principal, como un ensanchamiento de la misma, de manera que el elemento de reunión y estancia de la población local es la propia vía.

El resto de las edificaciones se desarrollan mediante planos paralelos a la vía principal, no sin un cierto desorden, en el que se mezclan distintas alineaciones de grupos compactos de viviendas con otras aisladas de carácter rural, muchas altamente deterioradas.

La axialidad de João Galego provoca la aparición de su alzado corto en la aproximación al pueblo por la carretera. La presencia de vegetación en su entorno produce una imagen algo difusa de su fachada urbana, en la que resalta más el colorido de las edificaciones que su morfología. Es destacable y característico en el perfil urbano de João Galego el depósito de agua, que aparece como hito visual desde la lejanía.

Sin lugar a dudas, la característica que convierte a João Galego en una de las poblaciones más bonitas y pintorescas de Boa Vista, es el encanto de las edificaciones que se alinean a lo largo de la vía principal, formando un conjunto uniforme y de gran colorido que se encuentra en un estado de conservación bastante aceptable. A lo largo de esta vía se localizan algunos de los mejores ejemplos de arquitectura tradicional de la isla, mostrando su evolución morfológica y constructiva a lo largo del tiempo.

1.2.4. Fundo das Figueiras

Entre João Galegoy Cabeço dos Tafares nos encontramos con el asentamiento de Fundo das Figueiras, cuya primera impresión para el visitante es la de un “pueblo de paso” en el recorrido de la carretera norte de la isla.

Fundo das Figueiras es un núcleo de población de considerable tamaño en el que predominan las viviendas de cubierta plana sobre las viviendas de cubierta inclinada, existiendo algunos ejemplos de viviendas rurales en estado de ruina.

Las edificaciones se organizan con fachadas alineadas a la calle, manteniendo una composición bastante regular. Las calles son anchas y la gran mayoría posee vegetación y arbolado que les confiere una imagen más amable que la de otros núcleos poblacionales.

Posee una plaza elevada, característica de todas las poblaciones de Boa Vista, carente de zonas de sombra, por lo que habitualmente se encuentra desierta. Su iglesia tiene especial relevancia en el conjunto ya que es de un tamaño superior al resto de las edificaciones del entorno.

Sus calles empedradas y carentes de aceras denotan el escaso tráfico rodado que existe en la isla. Sólo aparecen tramos de acera delante de algunas viviendas, sin continuidad entre unos y otros. Las traseras de las edificaciones se componen de muros de cerramiento y pequeños añadidos que han ido creciendo sin orden aparente, lo que confiere al conjunto un aspecto desapacible y de abandono.

Figura 13. Una de las calles principales (izquierda) Figura 14. Trama urbana de Fundo das Figueiras (derecha)   
Figura 13. Una de las calles principales (izquierda) Figura 14. Trama urbana de Fundo das Figueiras (derecha)

Su morfología viene marcada por una vía principal, como eje de penetración y una perpendicular que da salida hacia Cabeço dos Tarafes. El resto del trazado urbano se organiza a partir de estos ejes. La gran cantidad de vacíos intersticiales pone de manifiesto la falta de orden en el crecimiento de esta población, donde la iglesia y la plaza aparecen como elementos descentralizados.

Se aprecia una gran cantidad de espacios urbanos vacíos, sin uso definido, que impiden la solución compacta y lineal que requieren las calles más relevantes.

A pesar de los vacíos intersticiales entre edificaciones, Fundo das Figueiras presenta una imagen de núcleo bastante compacto. No obstante, desde su único acceso rodado llegando desde João Galego, aparece un alzado urbano bastante difuso y permeable.

Este hecho se contraste por el lado este del pueblo, donde se encuentran las edificaciones de mayor tamaño, que a su vez son las de localización más dispersa. Estas edificaciones constituyen un conjunto de elementos singulares que hacen reconocible el núcleo desde la lejanía, como por ejemplo la iglesia, pero que no son suficientes para constituir un alzado compacto y unitario.

El núcleo presenta una imagen en la que se mezclan edificaciones de tipo rural con otras más recientes de tipo urbano, con morfologías y composiciones completamente diferentes. Se trata probablemente del pueblo en el que se encuentra mayor disparidad de elementos arquitectónicos, combinando edificaciones austeras con otras de gran colorido.

1.2.5. Cabeço dos Tarafes

Cabeço dos Tarafes es el pueblo en el que culmina el recorrido de la carretera norte de la isla tras su paso por João Galego y Fundo das Figueiras. Se trata de un pequeño asentamiento poblacional situado al noreste de la isla, que se convierte en paso obligado hacia la zona de costa donde se encuentran algunas de las mejores playas de Boa Vista.

Está constituido por viviendas de una planta, generalmente con cubierta a dos aguas, aunque aparecen algunos ejemplos de viviendas de reciente construcción con cubierta plana. A pesar de la dispersión de las edificaciones dentro del núcleo, se forman pequeñas agrupaciones de viviendas que presentan una misma alineación al viario, lo que confiere al conjunto de una imagen unitaria.

Figura15. Casas en mal estado de conservación (izquierda) Figura 16. Viviendas alineadas en una de las calles (centro) Figura17. Trama urbana de Cabeço dos Tarafes(derecha)      

Figura 15. Casas en mal estado de conservación (izquierda)

Figura 16. Viviendas alineadas en una de las calles (centro)

Figura 17. Trama urbana de Cabeço dos Tarafes(derecha)

El núcleo posee una pequeña plaza anexa a la vía principal frente a la que existe un centro social como único equipamiento que dota ala población.

La mayor parte de las viviendas de esta población nacen con un marcado carácter rural. Las traseras se encuentran bastante descuidadas, al igual que en la mayoría de las poblaciones de BoaVista, conformando un perímetro de aspecto poco llamativo.

La principal actividad de sus habitantes es la agricultura y ganadería de subsistencia, constituyendo su única fuente de recursos y propiciando que aparezcan los mejores ejemplos de arquitectura de tipo rural de la isla.

Cabeço dos Tarafes presenta una configuración dispersa a lo largo de la vía que lo atraviesa. Las viviendas más antiguas aparecen diseminadas, mientras que las viviendas de construcción posterior poseen una intención clara de reforzar la vía existente, mediante la alineación de las fachadas a la misma.

Aparece un ensanchamiento de la vía principal en su remate al final del pueblo, con alineación regular de viviendas en ambos márgenes, formando un elemento urbano que podría adquirir cierto potencial por sus dimensiones y morfología.

Existen algunos tramos de vía donde la acera se presenta como un elemento continuo, empedrado al igual que la vía rodada, y de ancho bastante escaso.

En base a la dispersión del trazado urbano y la pequeña dimensión de Cabeço dos Tarafes, este núcleo presenta una imagen global permeable y poco compacta. No existen elementos que destaquen por colorido, morfología o altura, por lo que el conjunto carece de elementos característicos que lo hagan fácilmente reconocible en su entorno paisajístico inmediato.

1.2.6. Povoaçao Velha

En el suroeste de Boa Vista y al pie del Monte Estança, que con sus 355 metros de altitud es el segundo más alto de la isla, se encuentra el asentamiento de Povoaçao Velha.

Povoaçao Velha fue la primera población de la isla, y a primera vista lo más significativo es su pequeña capilla de color blanco, separada del núcleo por un pequeño camino que conduce hacia un emplazamiento elevado desde el que se divisa todo el pueblo, y en el horizonte, las islas de Sal, Maio y Santiago.

En el núcleo predominan las viviendas de carácter rural y cubierta a dos aguas, algunas muy deterioradas. Aun se puede apreciar la existencia de corrales en la parte trasera de algunas viviendas, lo que confirma el origen rural y ganadero de este asentamiento. Muchos de ellos siguen desempeñando la misma función, por lo que es bastante característico de esta población la presencia de animales domésticos.

Cabe destacar la existencia de una pequeña plaza elevada con jardinería y zonas de asiento en su interior, característica de las poblaciones de Boa Vista, donde las edificaciones presentan alineación de sus fachadas frente a la misma.

Povoaçao Velha presenta desde su origen una morfología dispersa, típica de los asentamientos más antiguos de la isla que han sufrido un crecimiento lento. Con el tiempo se ha ido completando la trama urbana para formar un núcleo más compacto pero a su vez desordenado. Se observa como la parte oeste del pueblo posee una intencionalidad de adquirir mayor ordenación, coincidiendo con las últimas viviendas construidas en el núcleo.

Figura 18. Vista del casco antiguo desde el pico Estância (izquierda) Figura 19. Trama urbana de Povoaçao Velha (derecha)    

Figura 18. Vista del casco antiguo desde el pico Estância (izquierda)

Figura 19. Trama urbana de Povoaçao Velha (derecha)

Esta zona de crecimiento obedece a la topografía, situándose en la zona más llana del entorno, ya que hacia el este se levanta el Monte Estança que dificulta enormemente la expansión del núcleo.

El conjunto de Povoaçao Velha se encuentra rodeado de montes, a lo que hay que sumarle que se sitúa en una cota elevada de la que no se tiene percepción lejana, por lo que no ofrece una visión clara de su conjunto salvo desde puntos más elevados que el propio pueblo. Carece de fachada urbana desde su acceso norte, ya que van apareciendo elementos dispersos a medida que la vía se adentra en el núcleo, no apareciendo una percepción clara del conjunto hasta su interior.

1.2.7. Rabil

En la parte noroeste de Boa Vista se encuentra Rabil, el asentamiento más importante de la isla hasta que la abundancia y calidad de la sal obtenida en Sal Rei provocó su pérdida de importancia a favor de la actual capital de la isla.

Su configuración es longitudinal y al estar situado en una zona elevada posee vistas envidiables. Sus viviendas son predominantemente de una única planta y se alternan las cubiertas a dos aguas y las cubiertas planas. Sus fachadas presentan gran diversidad de colores y relieves que dan un aspecto llamativo al conjunto, característica de la arquitectura local que podemos encontrar en diversas partes de la isla.

Figura 20. Plaza de Rabil con área infantil (izquierda) Figura 21. Iglesia de Rabil (centro) Figura 22. Trama urbana de Rabil (derecha)      

Figura 20. Plaza de Rabil con área infantil (izquierda)

Figura 21. Iglesia de Rabil (centro)

Figura 22. Trama urbana de Rabil (derecha)

El núcleo posee dos plazas de pequeñas dimensiones, ambas bastante deterioradas y que no representan elementos de centralidad dentro del conjunto, y otra de gran tamaño, actualmente en construcción, a la que dan frente un grupo de viviendas relativamente recientes, en lo que representa el único espacio de dimensiones apropiadas para convertirse en lugar de uso y disfrute de la población local.

Rabil se divide en dos zonas: Boaventura, situada al norte según se accede desde la carretera de Sal-Rei, donde se encuentra la iglesia, de estilo colonial, que data de 1.806. Al sur, se encuentra la zona denominada Cabeçada.

Rabil tiene una morfología lineal que sigue el trazado de la vía principal que, en este caso, no coincide en su totalidad con la carretera que atraviesa el pueblo hacia el sur de la isla. Se observa como las edificaciones más antiguas son aquellas construidas a lo largo de este eje. La estructura axial de Rabil está predeterminada por la topografía. El pueblo se encuentra sobre una franja elevada de terreno con fuerte pendiente hacia ambos lados, lo que obliga a desarrollar su trama de forma lineal, provocando que su expansión se realice en cotas inferiores al asentamiento original, hacia el oeste, así como en la extensión de terreno que se encuentra libre al norte, cerca de la iglesia, donde la pendiente es suave.

La proximidad de Rabil a Sal Rei y al aeropuerto, así como su situación estratégica en la carretera que conduce al resto de poblaciones de la isla, ha provocado su reciente crecimiento y expansión.

Rabil, por su particular situación en una zona elevada no sólo goza de excelentes vistas, sino que además se tiene visión del núcleo desde la lejanía. Es destacable la fachada que ofrece desde la carretera hacia el sur y desde Estancia de Baixo, donde el conjunto forma un elemento multicolor que destaca sobre la elevación donde se encuentra.

Su perfil se presenta como un elemento uniforme, donde la regularidad en la altura de las edificaciones hace que no destaque ningún elemento sobre el resto, salvo por el colorido de algunas viviendas.

La imagen exterior del núcleo se presenta un tanto bucólica gracias al valle que rodea la meseta sobre la que se encuentra la población. La escasez de vegetación en el paisaje de Boa Vista provoca un agradable efecto ante la presencia de un frondoso valle como el que rodea a Rabil. Este entorno paisajístico favorece el contraste entre el colorido de las edificaciones y el resto de los elementos, conformando una imagen lejana del núcleo altamente apreciada por los visitantes de la isla.

1.2.8. Estância de Baixo

En la zona noroeste de Boa Vista y separado de Rabil por un frondoso valle con abundancia de cocoteros y tamareiras, se encuentra la población de Estância de Baixo.

Se trata de un asentamiento de tamaño considerable en relación a los otros que se encuentran en la isla. En él predominan las edificaciones de cubierta plana, aunque se encuentran muchos ejemplos de vivienda tradicional con cubierta inclinada.

Figura 23.Colegio de Estância de Baixo (izquierda) Figura 24. Trama urbana de Estância de Baixo (derecha)   

Figura 23.Colegio de Estância de Baixo (izquierda)

Figura 24. Trama urbana de Estância de Baixo (derecha)

Posee algunos equipamientos colectivos como son la pequeña iglesia y el colegio. La mezcla de colores de las fachadas de las viviendas, al igual que en el resto de poblaciones de la isla, es una característica predominante de este núcleo.

Existe una pequeña plaza que intenta ordenar una parte del conjunto edificado. Sus características son similares a las del resto de plazas que existen en otros asentamientos de la isla; es decir, elevada, con jardinería en su interior y zonas de asiento. La ausencia de espacios en sombra, es un factor a tener en cuenta para entender su escasa utilización.

La mayor parte de sus viviendas se encuentran agrupadas con alineación al viario, formando frentes de calles mediante conjuntos compactos de edificación cerrada. Sólo aparecen viviendas desvinculadas de las vías en el borde del asentamiento, que asoman al valle, en lo que se supone la parte más antigua del núcleo.

Debido a su emplazamiento, limitado en casi todo su perímetro por el valle antes mencionado, Estância de Baixo ha crecido en una única dirección.

Mientras que sus viviendas fundacionales poseían una ubicación privilegiada con envidiables vistas sobre el valle, su crecimiento posterior ha seguido el recorrido de la vía de acceso al núcleo, conformando una zona de expansión donde se ubican las viviendas más recientes.

La morfología de la zona de viviendas que originaron el pueblo es de configuración desordenada, mientras que el posterior desarrollo edificatorio ha seguido un trazado regular, componiendo pequeñas agrupaciones de viviendas a modo de manzanas concierto orden. A lo largo de la vía de acceso se organiza el trazado delas nuevas calles de forma perpendicular a ésta, pero careciendo de continuidad en su otro extremo.

La vía de acceso es de adoquinado de piedra, y sólo presenta aceras en el frente de determinadas viviendas, características comunes de todos los asentamientos poblacionales de la isla. Algunas viviendas poseen delante de su fachada un tramo de acera de cemento decorada con trozos de cerámica, creando formas aleatorias. Esta costumbre se repite en algunos pueblos de la isla.

Al igual que Rabil, Estância de Baixo se encuentra en una llanura elevada, por lo que es visible desde distintos puntos de la isla. Territorialmente está enfrentada a Rabil, separadas ambas por el valle antes mencionado, sobre el que posee unas estupendas vistas.

Los alzados más significativos de Estância de Baixo son aquellos que se pueden observar desde la parte alta de Rabil, y en el acceso por carretera al propio núcleo, ofreciendo visuales muy distintas de la población.

Desde la zona de Boaventura en Rabil, junto a la iglesia, se contempla una amplia panorámica del valle y la fachada oeste de Estância de Baixo. Este representa el alzado más atractivo y compacto del núcleo, mostrando un conjunto multicolor que, por las condiciones del terreno, forma una línea continua que contrasta con el cielo y el valle.

La otra visión que se obtiene del pueblo, en su acceso por carretera, ofrece un aspecto radicalmente distinto. Por tratarse de la zona de expansión del núcleo, aparecen numerosas edificaciones de reciente construcción, mayoritariamente sin enfoscar ni pintar, por lo que la imagen que se obtiene es monótona en colorido y denota un cierto aspecto de abandono. Se trata de una imagen compacta y ordenada pero carente de colorido, y sin elementos destacables.

1.3. Arquitectura de Boa Vista

Las poblaciones interiores de la isla de Boa Vista deben su origen al desarrollo de las actividades agrícolas y ganaderas como base de su economía de subsistencia en los primeros asentamientos producidos en el proceso de colonización de la isla, entre los siglos XVII y XVIII.

La estructura de estos primeros asentamientos, al igual que la morfología de las edificaciones en ellos desarrolladas, nace con un marcado carácter rural y destino residencial.

El desarrollo de estas actividades, unido a la climatología, la topografía y demás condicionantes, propiciaron la aparición de una tipología arquitectónica determinada, propia de los asentamientos de población de interior, que, a lo largo del tiempo, ha ido sufriendo modificaciones respecto a sus elementos constructivos y utilización de materiales, siendo fácilmente reconocible. A dicha tipología la denominaremos tipología de carácter rural.

La población de Sal Rei, nacida de la actividad comercial relacionada con el puerto, es la única donde no se hace presente esta tipología, característica del resto de enclaves.

Posteriormente, relacionada de forma directa con una evolución en las técnicas constructivas y el desarrollo de los núcleos de población, se origina una tipología de carácter urbano, ligada a la estructura viaria que conforma las distintas poblaciones, de tipo asociativo y uso exclusivamente residencial.

Esta tipología presenta distintas variantes morfológicas y estéticas que la convierten en un elemento característico dentro del espacio urbano, conformando el aspecto “típico” de las poblaciones de la isla de Boa Vista, la cual denominaremos como tipología de carácter urbano.

De forma excepcional, en la población de Sal Rei, existen otras edificaciones que presentan una estructura diferente asociada al uso residencial, no llegando a considerarse tipologías características de la isla, sino ejemplos aislados de arquitectura de tipo colonial importada con posterioridad.

Salvo algunos ejemplos aislados de edificios ligados al uso religioso o comercial, la arquitectura de la isla de Boa Vista se ha desarrollado a lo largo del tiempo asociada exclusivamente al uso residencial.

1.3.1. Tipologías de la edificación

1.3.1.1. Vivienda Rural

La tipología de carácter rural debe su origen al modo de residencia propio de los primeros pobladores de la isla de Boa Vista dedicados al cultivo de la tierra y el cuidado del ganado como principal medio económico.

Este modo de vida, asociado a las duras condiciones climatológicas de la isla, escasez de agua, altas temperaturas todo el año, excesivo soleamiento y la conformación de un paisaje árido sin apenas vegetación, así como la limitada disponibilidad de materiales, originó la aparición de una vivienda de características determinadas, íntimamente relacionada con las actividades propias del medio rural en que se desarrolla.

Esta tipología es propia de las poblaciones interiores de la isla, donde su mimetismo con el paisaje es absoluto en detrimento de su relación con el espacio urbano.

Su desarrollo en un medio rural, asociada directamente con la parcelación producida por la actividad agrícola y la ausencia de una estructura urbana predeterminada, origina que su localización se produzca de manera dispersa, manteniendo una estrecha relación con el territorio.

Esta forma de asentamiento ha provocado, en el posterior desarrollo de las poblaciones, una localización exterior de dichas edificaciones en relación a la estructura del núcleo, conformándose como elementos aislados, periféricos y de escasa relación con el espacio urbano en que ahora se integran. No obstante, en la mayor parte de las poblaciones, su existencia como elementos previos al desarrollo del viario estructurante ha condicionado en gran medida el desarrollo de los mismos y su actual estructura.

Figuras 25 y 26.Tipología de vivienda rural    
Figuras 25 y 26.Tipología de vivienda rural

Se trata de una tipología de vivienda unifamiliar aislada, de una altura, formada por dos cuerpos paralelos de forma rectangular separados por un patio, que forman una única unidad.

Los cuerpos edificados se disponen enfrentados en su fachada de mayor longitud, manteniendo esta dimensión y variando la anchura entre ellos, siendo mayor en el cuerpo principal de la vivienda.

El cuerpo principal de la vivienda se desarrolla mediante cubierta inclinada a dos aguas con la línea del caballete paralela a la fachada. Cuenta con acceso directo desde el exterior y acceso al patio, y en él se desarrollan las estancias nobles de la vivienda. El otro cuerpo edificado, de carácter secundario, es de menores dimensiones y en él se disponen los elementos de servicio de la vivienda, como la cocina y el almacén de aperos de labranza.

Se desarrolla mediante cubierta inclinada a un agua que evacua hacia el exterior de la vivienda, donde generalmente se aprecia la figura de la chimenea del pequeño horno utilizado para cocinar los alimentos, elemento que persiste hasta nuestros días.

El patio se conforma como elemento de relación entre ambas partes de la vivienda. Su posición central entre los cuerpos edificados y la posibilidad de acceso directo desde el exterior, lo convierten en elemento estructurante de la vivienda y su esquema de funcionamiento. En él se llevan a cabo todo tipo de actividades domésticas y otras relacionadas con el medio rural en el que se desarrollan las edificaciones, encontrando casos de utilización a modo de pequeño huerto o corral.

Figuras 27 y 28. Tipología de vivienda rural    
Figuras 27 y 28. Tipología de vivienda rural

Los ejemplos de edificaciones pertenecientes a la concepción original de esta tipología que persisten hasta nuestros días, conservan su morfología y esquema de funcionamiento primitivo.

La cubierta original de este tipo de edificaciones se compone por una estructura de madera compuesta por vigas que apoyan en los muros y rastreles, con torta de barro y cubrición de paja, en ambos cuerpos. Posteriormente, y debido a su fácil deterioro y alto grado de combustión se ha ido sustituyendo por teja plana o chapa ondulada de fibrocemento en función del poder adquisitivo del propietario.

La utilización de teja, importada de Portugal, comenzó a utilizarse como elemento de distinción social, ya que el clima condiciona escasamente la aplicación de este tipo de cubiertas en la isla, sin olvidar la mediatización que ejercen el factor cultural y la fuerza de la tradición en su empleo y pervivencia.

En las posteriores evoluciones de esta tipología se observa que ambas vertientes no se acusan a la fachada, influenciado por la moda importada de finales del siglo XVIII, en la que la cubierta se remataba con un antepecho cerrado o balaustrada que sobrepasaba el tejado, apareciendo pequeños mechinales para la evacuación del agua.

La estructura de la vivienda se resuelve mediante muros portantes de mampostería de piedra. El mampuesto se presenta a piedra seca, calzado con piedras menudas, en hiladas de piedras sin mortero que las una.

Generalmente la piedra aparece vista en todos los paramentos, a excepción de algunos ejemplos donde los muros son enjalbegados con cal. Los muros alcanzan un espesor aproximado de cuarenta o cincuenta centímetros, para soporte del peso de la cubierta. El muro que sirve de cerramiento al patio mantiene el mismo espesor y características constructivas que el resto.

Por lo general los cimientos son poco profundos, de menos de un metro, considerando que el terreno sobre el que se asientan las edificaciones no presenta graves problemas de asientos.

En líneas generales la disposición de huecos es muy elemental y responde a necesidades estrictamente funcionales. Todos los huecos de esta tipología se resuelven mediante el empleo de madera, sin excepciones, presentando formas simples y sin ningún tipo de ornamentación.

El cuerpo donde se encuentran las partes nobles de la vivienda presenta una disposición de huecos, en la fachada longitudinal exterior, formada por una puerta centrada, que proporciona el acceso principal a la edificación, y ventanas a ambos lados. Los paramentos laterales de este volumen, en líneas generales, son ciegos, aunque existen ejemplos donde se encuentra una ventana de dimensiones similares a las de la fachada principal.

El cuerpo destinado a albergar las zonas de servicio presenta huecos de reducidas dimensiones, generalmente más elevados, destinados principalmente a la ventilación de la estancia.

Existen ejemplos en los que, excepcionalmente, aparece una puerta de acceso a estas dependencias, generalmente situada en uno de los extremos de la fachada. Los paramentos laterales suelen presentar un único hueco centrado de características similares al resto. Las puertas y ventanas se resuelven mediante un dintel, y alféizar en el caso de las ventanas, que sobresale de ancho del marco, elementos que posteriormente quedarán ocultos con el enfoscado de los muros.

El cerramiento de las ventanas se resuelve únicamente mediante dos hojas batientes de madera con eje vertical sin ningún tipo de ornamentación.

1.3.1.2. Vivienda Urbana

El desarrollo de los primeros asentamientos poblacionales, que paulatinamente fueron abandonando la actividad agrícola y ganadera para convertirse en núcleos de carácter urbano, propició la aparición de una tipología de menores dimensiones, de tipo asociativo, alineada en torno al viario como elemento estructurador de la trama urbana, y donde el patio desaparece o pierde protagonismo.

Esta tipología es posterior a la de carácter rural y su origen es posible gracias a la evolución de los materiales y técnicas constructivas que permitieron dar el salto de una vivienda con cubierta a dos aguas y muros de carga a una vivienda con cubierta plana y estructura porticada.

No obstante, el proceso de transición que llevó a la tipología de carácter rural a su asociación, previamente a constituirse como esta tipología de carácter urbano propiamente dicha, deja muchos ejemplos de edificaciones asociadas, de cubierta inclinada, que siguen manteniendo el mismo esquema funcional de dos cuerpos con patio interior o su evolución a un solo cuerpo alineado a vial con patio trasero.

Esta tipología, bastante más numerosa que la de carácter rural, conforma la imagen característica de todos los núcleos de población de Boa Vista, manteniendo una estrecha relación con el espacio urbano en detrimento de la relación con el entorno paisajístico en el que se desarrollan las poblaciones, en cuanto a utilización de materiales y elementos decorativos.

Figura 29.Tipología de vivienda urbana (izquierda) Figura 30. Conjunto de viviendas de casco urbano (derecha)   

Figura 29. Tipología de vivienda urbana (izquierda)

Figura 30. Conjunto de viviendas de casco urbano (derecha)

Su tipología, de edificación asociada a otras a lo largo de un viario hace que dichas agrupaciones conformen en sí mismas pequeñas manzanas, de proporciones bastante irregulares, cuyo asentamiento sobre el terreno va conformando la morfología de la trama urbana de los diferentes núcleos.

Tipología de vivienda unifamiliar entre medianeras, de una altura, formada por un único volumen donde se desarrollan todas las estancias, con patio central o trasero en alguno de los ejemplos.

En líneas generales, la vivienda se compone de un único volumen de forma rectangular en el que se desarrollan todas las estancias. El patio pierde protagonismo como elemento estructurante de la vivienda, pero no deja de estar presente en algunos ejemplos como elemento adaptado a la forma de vida de los habitantes de la isla.

En esta tipología aparece el porche como elemento de relación social y lugar de estancia. Su origen responde al carácter urbano de este tipo de viviendas donde la relación con la calle se convierte en un factor fundamental del modo de vida, así como a las duras condiciones climáticas, donde este elemento techado proporciona cobijo de la luz solar.

En esta tipología, a diferencia de la de tipo rural, se presta especial atención a los elementos decorativos de la fachada, como signo de ostentación y bienestar económico, conformándose como elelemento más significativo y pintoresco de las mismas y el que suscita mayor admiración popular.

La cubierta propia de esta tipología es plana y transitable, conociéndose como de azotea. Su empleo obedece en gran medida a motivaciones puramente climáticas, siendo una cubierta propia de los lugares con escasas precipitaciones, y también como condicionante menos influyente por la escasez de teja, que es necesario importar.

Todas las viviendas presentan un peculiar antepecho de protección en la cubierta desarrollado como prolongación de la fachada. Se presenta a modo de balaustrada, en pequeños tramos separados por pilastras, con perforaciones en los paños interiores, lo cual es aprovechado como elemento decorativo de las fachadas.

La cubierta se ejecuta mediante una losa armada que se apoya en los muros de cerramiento de la vivienda.

Originalmente el cerramiento de la vivienda se resuelve mediante muros de carga de cantería de piedra, posteriormente enfoscados y pintados. Generalmente la piedra aparece cubierta de mortero en todos los paramentos, a excepción de algunos ejemplos donde los muros laterales medianeros presentan la cantería vista.

Este tipo de construcción es propia de los ejemplos más antiguos de esta tipología, que presentan cubierta inclinada.

Posteriormente se sustituye la cantería de piedra por fábrica de bloque de cemento, de fabricación propia, en los ejemplos más recientes, donde los paramentos se desarrollan de forma continua, dada su reducida dimensión, con aparición de pilaretes armados en las esquinas. Es típico de la técnica utilizada el ver las partidas de bloque de cemento secando al sol junto al resto de acopio de materiales.

La disposición de huecos de esta tipología es muy elemental y responde a necesidades estrictamente funcionales. No obstante, la fachada a la calle adquiere todo su protagonismo y es en ella donde la composición de huecos, a pesar de su simplicidad, adquiere diferentes formas de composición y decoración que se convierten en el elemento de distinción de cada una de las viviendas respecto a las demás.

Figura 31.Tipologías de fachada
Figura 31.Tipologías de fachada

Aquellas viviendas que no presentan porche delantero desarrollan su composición de huecos en la fachada a la calle mediante puerta centrada y dos ventanas cuadradas a ambos lados, como primer desarrollo de la tipología de carácter rural. Posteriormente comienzan a aparecer composiciones en las que la puerta se sitúa en un lateral y las ventanas se alinean en el otro, apareciendo más o menos número en función de las dimensiones del paramento.

Como elemento posterior aparece la ubicación de porches delanteros, a modo de doble fachada, cuya estructura de huecos no presenta una composición definida. Generalmente el porche se presenta como un elemento bastante cerrado, de composición similar a la propia fachada, donde existe un hueco de acceso con las mismas dimensiones que la puerta huecos laterales con antepecho o balaustrada que simulan la estructura de las ventanas.

La fachada posterior presenta una relación de huecos muy simple, de menores dimensiones, y que responden exclusivamente a necesidades de habitabilidad.

El cerramiento de los huecos se resuelve mediante carpintería de madera en todos los casos. Las ventanas no suelen tener acristalamiento y su cerramiento se resuelve únicamente mediante dos hojas batientes de madera con eje vertical y lamas horizontales en algunos de los casos.

La utilización de colores llamativos en las carpinterías es uno de los elementos más característicos de las fachadas de este tipo de edificaciones.

1.3.1.3. Iglesias

Dentro de las edificaciones que se encuentran en los diferentes asentamientos de Boa Vista, cabe destacar la existencia de arquitectura religiosa. Este tipo de arquitectura aparece en todos los poblados de la isla excepto en Bofareira y Cabeço dos Tarafes.

Las iglesias presentan unas dimensiones considerablemente mayores que el resto de las edificaciones que aparecen en los pueblos de la isla. Se suelen localizar en el interior del pueblo, excepto en Povacao Velha que está situada a media ladera del Monte Estancia y en Rabil, que está situada a las afueras del pueblo.

Algunas iglesias presentan delante de su fachada principal un amplio espacio público destinado a la reunión de personas. Este espacio público carece de zonas en sombra al igual que las diferentes plazas de los asentamientos de la isla.

Figura 32.Iglesia de João Galego (izquierda) Figura 33. Iglesia de Fundo das Figueiras (derecha)   

Figura 32. Iglesia de João Galego (izquierda)

Figura 33. Iglesia de Fundo das Figueiras (derecha)

Su morfología es de una única nave principal con cubierta inclinada a dos aguas, a la que se adosa en ocasiones un cuerpo de cubierta inclinada a una sólo agua destinado a uso parroquial exclusivamente. La estructura de estas cubiertas es de vigas y montantes de madera con un acabado en teja plana.

El acceso a ella se realiza de forma frontal directamente por el cuerpo alargado y a través de su fachada principal. Su fachada principal está ordenada de forma simétrica y está rematada en lo alto por una cruz, que marca el carácter religioso de esta construcción. En Rabil y en Sal Rei, la fachada principal, está flanqueada por dos torres de planta cuadrada en dónde se localizan los campanarios de la iglesia.

Su estructura portante es de muros de cantería enfoscados y pintados finalmente. No existe ninguna iglesia en la que se vean los cantos que configuran su cerramiento perimetral. Como podemos apreciar en las diferentes iglesias de la isla de BoaVista se tiene un cuidado especial tanto en su organización formal como en su acabado exterior. Las iglesias más significativas son las de estilo colonial que encontramos en Rabil y en Sal Rei, debido a la importancia que estos pueblos han tenido en la evolución histórica de Boa Vista.

1.3.2. Singularidades de la edificación

La arquitectura que se ha descrito y que podemos encontrar a lo largo de los distintos puntos de la isla es, en general, bastante austera y monótona en sí misma, considerada desde el punto de vista tipológico y formal, como elementos construidos.

Dentro de los núcleos de población existen pocos elementos que destaquen sobre otros a nivel morfológico y, así, la arquitectura adquiere mayor valor como conjunto más o menos uniforme que como suma de piezas singulares.

A esta aparente monotonía se contrapone la viveza y abundancia de ornamento y colorido que adorna las viviendas. Cada edificio adquiere de esta manera su singularidad. Y esto no tiene sólo un valor individual, sino que, más importante, el conjunto de edificios ornamentados y pintados ofrecen alzados comunes muy atractivos que dan una imagen propia y característica a los paisajes de BoaVista.

Entre los relieves que podemos encontrar decorando las fachadas podemos distinguir dos tipos: relieves o llagueados para enfatizar huecos, cornisas y esquinas o simples articulaciones de fachada más o menos ornamentales.

Por otro lado, aparecen relieves formando dibujos o motivos geométricos con un fin exclusivamente decorativo. Estas figuras geométricas coinciden con las que aparecen también en las celosías de los antepechos en las viviendas. Esta coincidencia temática en los motivos ornamentales, contribuyen a dar una imagen unitaria al conjunto de poblaciones de Boa Vista.

Lo que más llama la atención en los conjuntos de edificaciones a lo largo de toda la isla es la variedad y riqueza cromática que podemos encontrar en casi todas las fachadas y, sobre todo, en los conjuntos formados por ellas. Estos conjuntos de fachadas se alzan como una rica paleta decolores que pone el contrapunto al paisaje terroso y monocromático de la isla.

Esta variedad aparece principalmente como colores lisos ocupando casi toda una fachada, pero también se enfatizan los relieves con colores vistosos, así como se remarcan huecos y esquinas.

La paleta de colores es muy amplia, pero entre ella podemos destacar el verde turquesa tomado como base para destacar los edificios públicos y dotaciones.

Dentro de los elementos arquitectónicos recurrentes entre las edificaciones de los distintos núcleos de la isla, encontramos los motivos ornamentales de los antepechos. Estos elementos están casi exclusivamente ligados a la edificación de cubierta plana, más moderna.

Podemos verlos en los antepechos de cierre de patios o en los porches, pero, sobre todo, como remate de la fachada y elemento de protección en cubierta.

Figuras 34 y 35.Ejemplos de colorido en las edificaciones   
Figuras 34 y 35. Ejemplos de colorido en las edificaciones

Ocurre lo mismo que con otros elementos comunes a las edificaciones de Boa Vista: aunque con unas características muy similares entre todos ellos, se trata de elementos únicos, lo que indica que son fabricados de manera artesanal. La existencia de estos motivos decorativos singulares ayuda a formar un conjunto que aporta la seña de identidad de la arquitectura tradicional de la isla.

Las piezas que se combinan para formar el antepecho conforman figuras geométricas o celosías que, muchas veces son decoradas con policromías o relieves.

Entre los motivos ornamentales más repetidos se encuentran las figuras de la baraja francesa (corazones, diamantes, tréboles y picas), así como estrellas de cinco puntas, cuadrados y círculos. A su vez, estas figuras aparecen combinadas entre sí, para formar celosías más complejas. Estos elementos, además, aparecen como motivos ornamentales en relieves y pinturas de fachadas.

Figura 36. Tipologías de celosías
Figura 36. Tipologías de celosías

Las piezas se fabrican en cemento a partir de moldes que contienen los motivos ornamentales, combinándolos para obtener el conjunto deseado.

Uno de los elementos singulares y característicos existente en la arquitectura tradicional de Boa Vista son los arcos sobre las puertas que dan acceso a los patios interiores de las viviendas.

Estos arcos o remates de puertas se encuentran estrechamente relacionados con los patios interiores de las viviendas y por tanto a la arquitectura de tipo rural.

Existen desde las edificaciones más antiguas y también se encuentran ejemplos en las edificaciones de tipo urbano con cubierta plana que tienen un patio anexo. Estudiando detalladamente los múltiples ejemplos que se encuentran a lo largo de toda la isla, se observa una clara evolución en sus formas.

En un principio estaban ligados directamente con el sistema constructivo y se incorporaban sobre las puertas de los muros de cerramiento de parcela por necesidad funcional.

En las edificaciones más modernas, y con el cambio de sistema constructivo adquieren cada vez un carácter más ornamental.

En las viviendas de tipo rural más antiguas, con muros de piedra, aparecen los dinteles a la altura superior del muro de cerramiento y requieren de este remate para cerrarlo y darle consistencia. Con la llegada de nuevos métodos constructivos y nuevos materiales ya no es necesaria esta práctica, como se demuestra en los ejemplos más actuales, adquiriendo en realidad una función mucho más estética y ornamental que constructiva.

Prueba de ello son las diversas formas que van adquiriendo, así como el tratamiento de color, relieves y dibujos con los que muchas veces aparecen, existiendo incluso pintados sobre una puerta. Se trata por tanto de un elemento que, una vez perdida su función estructural y constructiva, prevalece más como ornamento y elemento diferenciador de una vivienda.

Al hecho de que se encuentren tantos ejemplos en todos los pueblos se le une el que prácticamente no existen dos iguales, por lo que aparece como elemento singular de cada vivienda, ayudando a crear una imagen conjunta de la arquitectura tradicional de la isla de Boa Vista.

Nota Legal
Créditos
Suscripción
Directora: María A. Leboreiro Amaro, Dra. Arquitecto. Profesora Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Consejo de redacción: Miquel Adriá, director de la revista Arquine
Carmen Andrés Mateo, Arquitecta. Profesora Asociada de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Mª Ezquiaga Dominguez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Fariña Tojo. Dr. Arquitecto. Catedrático de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Fernando Fernández Alonso. Arquitecto. Profesor Asociado de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Josep Mª Llop Torne. Arquitecto. Profesor en la Facultad de Geografía de la Universidad de Lleida
Javier Ruiz Sánchez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Secretaría: Llanos Masiá
Edita: planur-e
Avda. Valdemarin, 68
28023 Madrid
Traducción: planur-e
ISSN: 2340-8235
Copyright: (2013): planur-e
Cerrar Ventana [x]
Planur-e: www.planur-e.es es una revista digital editada en España en materias de territorio, urbanismo, sostenibilidad, paisaje y diseño urbano. Nació con el objetivo de exponer buenas prácticas dando voz a los profesionales, planteando que sean los propios autores de los trabajos quienes los presenten. Se colabora así a su difusión, al tiempo que se ofrece, a aquellos que se aproximan al proyecto, la oportunidad de ver otras formas de trabajar y contrastar sus propias reflexiones y propuestas. Planur-e por sus características pretende llenar un hueco, dada la escasez de publicaciones en estas materias. Alcanza en este momento su número diez, con un planteamiento monográfico y da, al tiempo, en su Miscelánea cabida a múltiples temas. Cuenta ya con un número importante artículos alrededor de 150, hasta el momento, y con autores de muy distintos países, lo que enriquece su tarea de divulgación.

Información General
En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley 34/2002, de 11 de Julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), ponemos a su disposición la “información general”, que comprende los datos identificativos de la entidad titular de este sitio web:
Titular: planur-e
Dirección: Avda. Valdemarín, 68-28023 Madrid
Lugar de edición: Madrid

Nota Legal
Los trabajos firmados expresan únicamente la opinión de sus autores así como la documentación gráfica, y son de su exclusiva responsabilidad, a todos los efectos legales y no reflejan los criterios que pueda tener el equipo editorial. Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse o transmitirse en ninguna forma sin autorización escrita por parte de la editorial. Aquellas imágenes en las que no se ha podido identificar el propietario de los derechos, se entiende que son de libre uso. En caso de identificar alguna imagen como propia, por favor póngase en contacto con planur-e.
Legal Notice
The signed works only express the opinion of their authors and also the graphic documentation, and are their sole responsibility, for all legal purposes, and do not reflect the criteria that the editorial team may have. No part of this publication may be reproduced or transmitted in any form without the written consent of the publisher. It is understood that those images for which it was not possible to identify the holder of the rights are free to be used. In the event you identify an image as your own, please contact planur-e.
Cerrar Ventana [x]
 Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions



 Protección de Datos
planur-e te informa de que los datos personales que nos proporciones serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, prestas consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre.
Te agradeceremos nos comuniques cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, te informamos de que puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a planur-e, o bien, mediante correo electrónico a: planur-e@planur-e.es
Cerrar Ventana [x]