Volver al inicio     
Suscripción
Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions


Cerrar Ventana [x]
La ordenación urbana del ámbito “Mahou Calderón” (Madrid)

Enrique Bardají Álvarez

1. Antecedentes y contexto

Mediante Acuerdo del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid de fecha 29 de diciembre de 2009 (BOCM nº 11 de 14/01/2010), se aprobó definitivamente la primera Modificación Puntual del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1997, en el ámbito “Mahou-Vicente Calderón”.

La citada Modificación Puntual proponía la delimitación y el establecimiento de las condiciones de desarrollo de un nuevo ámbito de suelo urbano no consolidado de planeamiento remitido, el APR.02.21 “Mahou-Vicente Calderón”, con objeto de transformar el espacio urbano en que se integraban la parcela sobre la que actualmente está construido el estadio de fútbol “Vicente Calderón” y la parcela de uso industrial ocupada por las antiguas instalaciones de la fábrica de cervezas “Mahou”.

Figura 1. Imagen aérea de 2016 del ámbito de planeamiento
Figura 1. Imagen aérea de 2016 del ámbito de planeamiento

Para ello, se reconvertían los usos deportivo e industrial, se soterraba la M-30 y se incluían nuevas dotaciones públicas como zonas verdes y equipamientos educativos, para mejorar la calidad urbana, la movilidad y la accesibilidad a la zona.

La propuesta establecía como uso cualificado característico del ámbito el residencial, y como cualificado no característico el uso de servicios terciarios y se fijaba una edificabilidad lucrativa total de 175.365 m2.

La ordenación urbanística pormenorizada se remitía a la redacción y tramitación del planeamiento de desarrollo correspondiente, Plan Parcial de Reforma Interior, en el que se definirían y justificarían las superficies objeto de cesión, cumpliendo las determinaciones establecidas en las fichas de condiciones específicas del APR.02.21 que se incluían en la modificación y las establecidas en el artículo 36.6 de la Ley 9/2001, del Suelo de la Comunidad de Madrid. También se establecían las determinaciones para el cumplimiento de los deberes del artículo 18.1 c) de la citada Ley 9/2001, relativas a la participación de la comunidad en las plusvalías generadas por la acción urbanística.

El soterramiento de la M-30 en el ámbito se establecía como carga de urbanización, comprometiéndose el Ayuntamiento de Madrid a sufragar dicha obra hasta la cantidad de 60.000.000 euros.

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid, en sesión celebrada el día 26 de noviembre de 2014, adoptó el acuerdo de aprobación definitiva del Plan Parcial de Reforma Interior (PPRI) de desarrollo del Área de Planeamiento Remitido (APR) 02.21“Mahou-Vicente Calderón”, promovido por la Comisión Gestora del ámbito.

Figura 2. Plano de imagen del PPRI 02.21
Figura 2. Plano de imagen del PPRI 02.21

El PPRI tenía por objeto el desarrollo y establecimiento de la ordenación pormenorizada del APR.02.21 Mahou-Vicente Calderón, cumpliendo los objetivos y las condiciones establecidas en la MPG.02.313, planteando el soterramiento del tramo de Calle 30 que permanece en superficie frente al Estadio Vicente Calderón e incorporando nuevos usos (residenciales, terciarios y dotacionales), con una edificabilidad lucrativa total de 175.365 m2c, de los cuales, conforme a la ficha urbanística del APR, 157.828,50 m2c se destinarían al uso residencial, y el resto, 17.536,50 m2c al uso terciario. Se proponía la construcción de ocho torres de entre ocho y veinte plantas y dos rascacielos de treinta y seis plantas, además de varios bloques, alcanzándose las 2.000 viviendas.

Las condiciones urbanísticas del PPRI generaron una amplia contestación entre asociaciones vecinales, asociaciones de madres y padres (AMPAS) de los dos centros educativos existentes en el ámbito, Ecologistas en Acción y la Asociación “Señales de Humo” de socios del Atlético de Madrid, así como de ciudadanos del entorno. Ecologistas en Acción y Señales de Humo recurrieron las aprobaciones de las Administraciones y los Tribunales de Justicia, tras diversas sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y del Tribunal Supremo, anularon tanto el PPRI como la MPG en que se sustentaba.

El planeamiento anulado suponía el fracaso de la llamada “Operación Mahou Calderón” y ponía en entredicho el traslado del Club Atlético de Madrid a su nuevo estadio en la zona de Las Rosas del este de Madrid así como la continuidad del “Parque del Rio”.

En este contexto los propietarios de los terrenos, el Club Atlético de Madrid y la empresa Mahou-San Miguel, decidieron celebrar un concurso restringido de profesionales del urbanismo para abordar una nueva ordenación del ámbito. El concurso lo ganó E. Bardají y Asociados S.L. arquitectos (EByA).

Por E. Bardají y Asociados S.L., arquitectos y a partir de marzo de 2016 se planteó una nueva ordenación concretada administrativamente en una nueva Modificación Puntual del PGOU de Madrid de 1997 con ordenación pormenorizada que, tras los procesos de elaboración y participación que se describirán, fue aprobada definitivamentepor el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid en sesión de fecha 19 de diciembre de 2017 (BOCM nº 306 de fecha 26 de diciembre de 2017).

El conjunto de documentos fueron redactados por EByA con la colaboración de prestigiosos especialistas como Carlos Sambricio (estudio histórico), Julio Vinuesa (estudio socioeconómico, de los equipamientos y de la vivienda en el entorno), Evaluación Ambiental (estudios sectoriales- arqueología, patrimonio histórico, acústica, fauna y flora, edafología, geomorfología, etc..- y documentos ambientales), Juan Fisac-IGB (estudios de infraestructuras urbanas, movilidad y transporte así como Proyecto de urbanización), Aguirre Newman (estudio de valores de mercado) y Carlos Peña y Antonio Ñudi - Andersen Tax & Legal (asesoramiento jurídico, sostenibilidad económica para las administraciones, constitución de Junta de Compensación y proyecto de reparcelación).

2. El contenido del proyecto urbano

Además de los fundamentos de derecho para la anulación del planeamiento (exceso de alturas sobre las en aquel momento autorizadas por la Ley del Suelo de Madrid e inexistencia de reserva de viviendas con algún grado de protección pública), la contestación ciudadana se basaba, en mi opinión, en cuatro aspectos de la concepción del planeamiento anulado:

a)    El exceso de edificabilidad y de número de viviendas que los vecinos y afectados entendían ajenos a los barrios circundantes.

b)    La privatización de un espacio libre en el interior de la gran manzana en cuyo perímetro se situaban las torres de hasta 20 plantas y que permitía a las nuevas viviendas disponer de zonas ajardinadas y recreativas a su servicio exclusivo y, en consecuencia, no incluido en la red de espacios libres colectivos de la ciudad.

c)     La insuficiencia de los equipamientos reservados no ya para la nueva ordenación proyectada sino para aliviar algunos déficits en el entorno.

d)    La imagen de “ciudad especulativa” que el conjunto de edificios en altura daba al nuevo barrio. Sobre este aspecto volveré más adelante.

El nuevo Ayuntamiento surgido del acuerdo de gobernabilidad entre Ahora Madrid y el PSOE, participaba sustancialmente de estos criterios y quería, además, que la nueva ordenación fuera consensuada con los ”actores urbanos” que se opusieron a la anterior.

La redacción de la nueva ordenación debía contemplar, pues, estos aspectos e introducir las “correcciones” a las “inconveniencias” detectadas.

Este proceso se llevó a cabo, inicialmente, en conversaciones con los servicios técnicos del Área de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid en sucesivas fases de aproximación al diseño con los momentos que se describen en los apartados siguientes. Es necesario resaltar en este punto tanto la profesionalidad como la disponibilidad de Carlos Lasheras, Director General de Planeamiento, de Antonio Díaz Sotelo, Subdirector de Planeamiento, de Eva Torres, Directora de Departamento así como del propio Concejal Delegado del Área José Manuel Calvo. De igual manera es de reseñar la flexibilidad y la actitud de los propietarios del suelo, Atlético de Madrid y Mahou –San Miguel, para llegar a acuerdos.

2.1. La nueva densidad y edificabilidad para el ámbito

El primer elemento de concertación versaba sobre la edificabilidad y el número de viviendas. Como se ha señalado la edificabilidad del planeamiento anulado era de 175.365 m2c y de aproximadamente 2.000 viviendas.

Para plantear una edificabilidad que extendiera de una manera natural el entorno edificado, se analizó la densidad de los barrios limítrofes tanto en edificabilidad como en número de viviendas. Dadas las características no completamente homogéneas de las secciones censales analizadas (en el distrito de Arganzuela en el que se integra la actuación, la densidad bruta de viviendas por hectárea es de 111,1 Viv/Ha, con oscilaciones relevantes en el barrio de Palacio de 88,4 Viv/Ha, o en los Cármenes de 57,0 Viv/Ha, e intensidades muy elevadas en Comillas o Las Acacias de 163 Viv/Ha.), se adoptó una media de 75 viviendas /Hectárea. Este parámetro no es solo una magnitud intermedia entre las mayores y menores del entorno sino también un parámetro consolidado por la normativa urbanística histórica para fijar las intensidades máximas en el suelo urbanizable y que aun no siendo de aplicación al suelo urbano no consolidado, sí es una referencia sobre intensidades en ámbitos de nueva edificación.Valorando una media de 100 m2/vivienda y extendiendo la densidad sobre la superficie del ámbito, las nuevas cifras de la ordenación alcanzan los 145.070 m2c. y aproximadamente 1.300 viviendas. Esta disminución del 17% en la edificabilidad fue asumida por los propietarios de una manera “pacífica” en función de los menores costes de urbanización, básicamente por la nueva concepción de la obra de continuidad del Parque del Rio.

2.2. La nueva solución para el cubrimiento de la calle 30

Efectivamente, la solución desarrollada para el soterramiento del tramo de Calle 30 en el planeamiento anterior consistía en conectar y cubrir el tramo cubierto anterior a la actuación (Tramo Puente de Segovia – Puente de Praga) con el tramo cubierto situado a continuación (Tramo Puente de San Isidro – Puente de Segovia) contemplándose asimismo un ramal de acceso para dar entrada al tráfico desde el paseo de los Melancólicos. El tramo a soterrar, sin contar el ramal de acceso, tiene una longitud aproximada de 620 m. y representa una fuerte inversión estructural con planteamientos cuidadosos de cimentaciones con pilotes y pantallas de hormigón conformando la sección de paso con al menos 5 carriles de circulación. Consecuencia de ello, surgía  la necesidad de afectar a grandes infraestructuras urbanas que era preciso retranquear como el colector de margen, de gran dimensión y de muy ajustada pendiente. Esta solución contemplada en el planeamiento anulado, además de deprimir la rasante existente para permitir el soterramiento, colocaba la cota de circulación de vehículos por debajo del nivel hidráulico de río, por lo que se necesitarían operaciones costosas de impermeabilización, recogida de aguas de lluvia, construcción de depósitos reguladores sobredimensionados, al igual que grupos de bombeos que garantizasen de forma contundente la eliminación de las aguas de escorrentía, impidiendo que se pudieran producir inundaciones en períodos de elevadas precipitaciones. Otro servicio a salvar sería la línea de cercanías C-5 (ya contemplada en las fases constructivas del proyecto de la Calle 30). Había igualmente líneas eléctricas afectadas y se requeriría la implantación en el futuro túnel de servicios de ventilación que precisarían de espacios grandes para alojar los equipos necesarios que garantizasen la adecuada ventilación. Las medidas de evacuación peatonal en caso de emergencia, resultarían igualmente costosas al tener que salir al exterior de cotas profundas de 6,00 m o más.

Todas estas medidas representaban, como resultado, una inversión entre 130 y 140 MM € y plazos de ejecución dilatados, superiores a 30 meses.

Con el fin de buscar una alternativa más sostenible económicamente se planteó no deprimir la traza actual, y sustituir el túnel por un cubrimiento de la traza mediante una estructura a modo de “visera” que eliminase el impacto actual y permitiera la continuidad urbana del Parque Madrid Río en esa margen.

En esta alternativa no se precisaba  retranquear ninguno de los servicios urbanos que discurren en paralelo con la actual Calle 30. Tampoco eran necesarias importantes instalaciones para dar solución a la ventilación de la Calle 30, puesto que al no estar soterrada, sus flujos de aire y circulación puede ser más naturales. Los drenajes necesarios para el firme de la vía dispondrían de evacuaciones  a la red de colectores actuales más profundos, por lo que no se precisan bombeos y se garantizade mejor manera, la funcionalidad hidráulica.

Sobre la “visera” estructural se plantea el diseño y continuidad del Parque Madrid Río, generando una línea de mirador de la ciudad de más de 600 m, aportando un nuevo elemento de observación del parque del Río.

Con esta solución se mantiene la rasante actual de Calle 30 y se da continuidad al parque de Madrid Río dado que las condiciones topográficas del ámbito propician, con pendientes adaptadas a la accesibilidad peatonal adecuada, una solución de losa de cubrición como la que finalmente se contempla en el planeamiento aprobado. El presupuesto de ejecución por contrata para esta actuación se estimó en 59 MM €.

Un diseño de una obra de infraestructura más adaptado tanto a criterios topográficos como a planteamientos técnicos de “sentido común”, permitió adecuar la edificabilidad inicialmente planteada a otra más ajustada a las características del entorno.

2.3. Criterios conceptuales para la ordenación urbanística

Al objeto de disponer muy rápidamente de las aproximaciones gráficas de la aplicación de la nueva edificabilidad, elaboramos dos ordenaciones para la intervención en el ámbito. La primera estaba concebida como una interpretación de los conceptos de la “ciudad clásica” y la segunda de la “ciudad compleja”. Estos dos conceptos devienen de las escenas recogidas por Sebastiano Serlio en su tratado del siglo XVI como las escenas “trágica” y “cómica” del paisaje urbano y que el que firma este artículo sostiene, siguiendo a Colin Rowe y Fred Coetter en su “Ciudad Collage”, que conforman una dicotomía histórica recurrente en la ordenación de la ciudad planificada.

La “ciudad clásica” que se recoge en la siguiente imagen proyecta sobre el ámbito una retícula regular organizada  por una serie de manzanas cerradas, con menor altura en la orientación al Sur para permitir un mejor soleamiento, que conforman una serie de calles definidas por las fachadas paralelas a ambos lados, manteniendo fijo el punto de fuga a lo largo de su recorrido.

Figura 3. La propuesta de “ciudad clásica”
Figura 3. La propuesta de “ciudad clásica”

El segundo modelo, la “ciudad compleja”, se basa en la fragmentación de la edificación, sucesión de espacios públicos de distinta naturaleza tales como pequeñas plazas, jardines con prevalencia de la vegetación, zonas estanciales, de paseo, quiebros de la alineación y otros componentes similares.

La propuesta plantea un desarrollo, en los suelos de la antigua fábrica de Mahou, de manzanas cerradas. Las manzanas configuran calles quebradas con diversidad de distintos espacios públicos pero en continuidad con las calles existentes.

El área liberada por el antiguo Estadio se abre hacia el río, ampliándose Madrid Río en este punto, tomando el espacio del antiguo campo de juego. Una edificación volumétricamente quebrada, tanto en planta como en alzado, completa el trazado urbano, contextualizando las edificaciones existentes y enmarcando varias entradas al parque.

Figura 4. La propuesta “ciudad compleja”
Figura 4. La propuesta “ciudad compleja”

De estas dos alternativas, entendidas como aproximación cultural al tipo de espacio urbano que queríamos diseñar, se eligió la segunda.

Para ejemplificar las posibilidades tanto de intensidad edificatoria como de morfología urbana “compleja” se realizó el ejercicio de ubicar en el solar de Mahou una parte del barrio de Lavapiés alrededor de su plaza central. Esta superposición gráfica demuestra, por un lado, que la morfología del casco histórico proporciona altos “rendimientos” tanto de espacios públicos como de intensidad residencial y de equipamientos, pero que, por otro lado, las benefactoras exigencias de dimensión de las aceras y viarios así como las necesidades de asoleamiento de las viviendas no permiten trasladar acríticamente estas tramas a los nuevos barrios. Aun así, sí son reproducibles componentes urbanos tales como la imprevisibilidad de las continuidades del espacio público, la importancia de las geometrías no ortogonales para la conformación de la escena urbana o el tamaño menudo de las manzanas.

Figura 5. Superposición del barrio de Lavapiés sobre la parcela de Mahou
Figura 5. Superposición del barrio de Lavapiés sobre la parcela de Mahou

2.4. Criterios de diseño para el desarrollo del concepto de “ciudad compleja”

Trabajando sobre el concepto de la “ciudad compleja” (la ciudad de la escena de la comedia de Serlio), fuimos introduciendo criterios u objetivos de planeamiento en el lugar concreto en el que trabajábamos procurando una evolución paulatina del proyecto urbano.

La primera fase fue la de la valoración de los elementos físicos relevantes en el ámbito

 

La segunda fase nos acercaba a los objetivos básicos, demolición del estadio, cubrimiento de la calle 30 y continuidad del parque Madrid Rio.

 

La tercera fase era la de introducir el parque de Madrid Río hacia el interior de la ciudad. Con este criterio estábamos apostando por los espacios libres públicos en contraste con los espacios libres privativos de los habitantes de las nuevas construcciones que se contenían en el planeamiento anterior.

 

En la siguiente fase introducíamos la continuidad de las calles existentes y delimitábamos los edificios hoy construidos sobre el rio con dos edificaciones nuevas.

 

A continuación valorábamos la consecuencia física de recoger las demandas vecinales de ampliación de los espacios dotacionales existentes y de introducir nuevos equipamientos en la ordenación.

 

En la última fase introducíamos, en las manzanas resultantes, criterios de altimetrías de las edificaciones que nos daban una primera imagen de la ciudad resultante.

 

Con estos criterios, y tras numerosas aproximaciones,  se pudo consensuar con los técnicos municipales una primera ordenación que contenía la edificabilidad establecida de 145.070 m2, de los cuales un 90% sería del uso residencial y un 10% del uso comercial de proximidad.

La ordenación inicial es la que se puede observar en la siguiente figura:

 Figura 6. Primera ordenación ajustada a los criterios generales de edificabilidad y objetivos urbanos

En términos de plano de calificación del suelo se presenta una comparación entre el PPRI anulado y la nueva ordenación. En la comparación pueden observarse a primera vista las diferencias de concepción de ambos planeamientos. Por un lado la reducción de los espacios libres públicos que se limitan a la continuidad del Parque Madrid Rio y la confianza en la actuación arquitectónica como configuradora de la escena urbana, por otro, la fragmentación de las unidades residenciales y la continuidad de los espacios libres públicos y de la red del viario circundante.

Figuras 7 y 8. A la izquierda, Calificación del PPRI anulado. A la derecha, calificación de la primera ordenación.    
Figuras 7 y 8. A la izquierda, Calificación del PPRI anulado. A la derecha, calificación de la primera ordenación.
Figura 9. Vista aérea de la primera ordenación
Figura 9. Vista aérea de la primera ordenación

El diseño inicial participaba de los conceptos señalados que podrían resumirse en tres: MÁS CIUDAD, INTEGRACIÓN URBANA Y SOBRIEDAD PROYECTUAL. En un artículo publicado en el periódico El Mundo, yo mismo señalaba:

“Abordar la nueva ordenación de este ámbito en un contexto de opiniones enfrentadas que acabó en los Tribunales exigía, en mi opinión, tener algunas cosas claras.

La primera, que es preciso conseguir MÁS CIUDAD con la nueva ordenación. Lo que conocemos como la Ciudad Europea tiene unos valores que la caracterizan como el ámbito amable para el desarrollo de la vida urbana. Hacer “más ciudad”, más ciudad europea en Mahou Calderón, significa valorar especialmente el espacio público, el espacio que es transitado y vivido por los ciudadanos. De cómo sea el espacio público dependerá que el nuevo barrio sea lugar de encuentro, de actividad comercial, que su atmósfera sea la de la ciudad que lo circunda. En la nueva ordenación, además de completar el Parque de Madrid Río mediante la cubrición de la calle 30, los jardines penetran en el solar de Mahou y ascienden por la pendiente hasta configurarse como el corazón de la ordenación.  Esto es, entre otras cosas,  MAS CIUDAD.”

La INTEGRACIÓN URBANA venía descrita en el artículo mencionado de la manera siguiente:

“La integración urbana en el proyecto urbano se caracteriza por inscribir pacíficamente el nuevo barrio en su entorno, comprendiendo su evolución histórica y sus componentes socio-económicos, esto es en lo concreto, tener intensidades edificatorias, usos y alturas similares.”

Y, finalmente, la SOBRIEDAD se resumía así:

“La sobriedad es no dejarse vencer por el (falso) atractivo  de lo plásticamente exuberante, por la necesidad de hacer un icono de cada actuación arquitectónica. Participo de la opinión de Juhani  Pallasmaa, arquitecto y crítico finlandés que señala en su libro “Una arquitectura de la humildad” tres tendencias que están socavando el valor intelectual de las obras de arquitectura: “la mercantilización visual de los edificios, la contraproducente búsqueda de lo novedoso y la hegemonía de aquellas imágenes que pueden comercializarse.”

Las tres tendencias de las que habla Pallasmaa pueden adjudicarse a lo que, fundamentalmente desde los medios de comunicación generalista, se conoce como arquitectura (y diseño urbano) de la modernidad. Lo moderno, lo que refleja el progreso, lo que tiene el valor, en arquitectura, de reconocerse y acoplarse a un mundo actual de extremada rapidez en la transmisión global de acontecimientos e  imágenes, es la arquitectura “fotogénica”, esto es, aquella que permite ser transmitida (con imágenes fotográficas o infográficas) por sus fuertes contrastes de volúmenes, por su dimensión desmesurada, por sus escorzos y voladizos estáticamente incomprensibles, por su contundencia plástica, por su “novedad” formal. Sin embargo, parece que este tipo de ciudad mayoritariamente entendida a día de hoy en los medios y redes como la ciudad de la buena arquitectura por nuestra sociedad global de pensamientos inmediatos y efímeros, tiene también su crítica desde opiniones que valoran más el barrio, su condición de espacio de convivencia y de sociabilidad y que identifican lo arquitectónicamente exuberante con el reflejo de la sociedad del capitalismo financiero. En general, de forma consciente o inconsciente, cada vez más ciudadanos intuyen que no quieren vivir en Abu Dabi o en Sanghai o en sus remedos patrios y si en los cascos compactos de nuestras ciudades europeas. En mi opinión la oposición de los vecinos de Mahou Calderón a los rascacielos del anterior planeamiento no lo era, en gran parte,  por su exceso de edificabilidad sino porque configuraba un barrio en el que ellos no quisieran vivir.

El proyecto urbano que diseñamos para el nuevo Mahou Calderón pretendía recoger estos conceptos actuando proyectualmente con humildad pero no sin rigor intelectual.

3. La elaboración participativa del planeamiento

Una vez redactada y consensuada con los servicios municipales de planeamiento esta primera ordenación (que contenía, para su elaboración, un amplio conocimiento de los aspectos históricos, socioeconómico, morfológicos, etc... del ámbito), pero que no era un “expediente para la tramitación reglada de la figura de planeamiento”, el Ayuntamiento de Madrid organizó su presentación y contrastación con los colectivos que habían expresado su disconformidad con el anterior planeamiento, sumando al proceso de participación a los Colegios Profesionales de Arquitectos e Ingenieros y a todos los partidos políticos con representación municipal.

La primera de las reuniones se celebró en julio de 2016 y en ella se explicaron de manera exhaustiva los estudios previos realizados, los criterios de integración en la ciudad, la edificabilidad alcanzada y los objetivos urbanos de la  ordenación.

Figura 10. Imagen de la primera presentación en julio de 2016
Figura 10. Imagen de la primera presentación en julio de 2016

Durante la reunión y mediante escritos presentados a continuación de la misma, los colectivos presentes expresaron un conjunto de inconvenientes y de objetivos no alcanzados que se resumen en la siguiente imagen.

Figura 11. Insatisfacciones concretadas en la primera de las reuniones de participación
Figura 11. Insatisfacciones concretadas en la primera de las reuniones de participación

Las objeciones fundamentales se centraron en tres aspectos; por un lado las insuficiencias en las superficies de las nuevas dotaciones para ampliar los centros educativos presentes en la ordenación; en segundo lugar el incorrecto trazado de la calle paralela al colegio Tomás Bretón y el aislamiento de la ampliación de dicho colegio con el parque que prolongaba hacia la ciudad el parque de Madrid Rio; y en tercer lugar la altura y disposición no adecuadamente orientada de algunas edificaciones.

Con estas observaciones seguimos trabajando en la ordenación de tal forma que en septiembre de 2016, se mantuvo una segunda reunión en la que se presentó la segunda ordenación del Nuevo Mahou-Calderón que es la que se refleja en la imagen siguiente.

Figura 12. Segunda ordenación de septiembre de 2016
Figura 12. Segunda ordenación de septiembre de 2016

En la segunda ordenación sometida a las sugerencias de los colectivos ciudadanos (previo consenso con los servicios municipales), se introdujeron numerosos cambios en la ordenación que se reflejan en la figura anterior. Resumidamente, los cambios sustantivos fueron la modificación de la calle norte sur permitiendo que el nuevo parque fuera colindante con la ampliación del Colegio Tomás Bretón, la calificación de una nueva zona deportiva cercana al Instituto Gran Capitán de utilización mixta por el Instituto y los vecinos del entorno y la calificación como complejo inmobiliario de una nueva calificación de equipamiento bajo las viviendas protegidas sobre el paseo Imperial.

 
Figura 13. Vista aérea de la segunda ordenación
Figura 13. Vista aérea de la segunda ordenación

La nueva ordenación surge, realmente, de las opiniones de numerosos “actores” urbanos pero con un procedimiento que contiene los siguientes momentos y criterios:

a)   Planteamiento inicial de la nueva ordenación, en su condición de “Master Plan” o Avance, por un equipo técnico que valora los conceptos de integración de la ordenación en su entorno y las soluciones técnicas a abordar para satisfacer las expectativas de la propiedad del suelo en el marco de las condiciones jurídico-urbanísticas establecidas por la legislación de aplicación.

b)   Contrastación de la ordenación con los servicios técnicos municipales que controlan tanto su efectiva adscripción inicial a la legislación urbanística como a los criterios de oportunidad de diseño o modelo de ciudad determinado por el gobierno municipal.

c)   Redacción de un documento de consenso propiedad-municipio que contiene no solo los parámetros sustantivos de edificabilidad, reparto de usos, costes preliminares  de urbanización y dimensión de las cesiones preceptivas al Ayuntamiento tanto en redes o equipamientos como en la parte que corresponda (en este caso el 10%) del aprovechamiento (para lo cual debe haber, ya en esta fase, una aproximación a los coeficientes de homogeneización de usos), sino también los criterios generales de la ordenación tales como la concepción urbana del nuevo barrio, la relación entre el espacio libre público y el espacio edificado en la configuración de la escena urbana, las alturas de la edificación o las características tipológicas de las nuevas edificaciones en términos del mejor aprovechamiento energético de la orientación en las implantaciones o la conveniencia de las ventilaciones cruzadas en las viviendas.

d)   Presentación del documento inicialmente consensuado a los ciudadanos y organizaciones ciudadanas interesados. Esta presentación se hizo con total transparencia e intensidad en la información presentada, explicando los argumentos de la ordenación pero con documentos que como el Master Plan no precisan del enorme “aparataje técnico-jurídico” de un expediente en tramitación, del que se hablará más adelante, y con la convicción de que las opiniones de los interesados pueden suponer cambios sustantivos en la ordenación. En las manifestaciones de los interesados en la reunión así como en escritos que se presentaron con posterioridad, no se vertieron prioritariamente opiniones generales sobre conceptos abstractos muy susceptibles de ser alimentados por posiciones ideológicas, sino sobre aspectos concretos tales como los ya señalados de mayores superficies para los equipamientos y zonas verdes, menores alturas de la edificación en tanto que productoras de sombras sobre su entorno o la prevalencia de las circulaciones peatonales y ciclistas sobre las de los vehículos rodados.

e)   Tras la sistematización de las opiniones vecinales, se modificó la ordenación en todos aquellos aspectos que, sin conculcar los grandes parámetros del documento de consenso propietarios-municipio, si recogía lealmente gran parte de las opiniones ciudadanas.

f)    Nueva presentación de la ordenación modificada y final aceptación de la misma, sin perjuicio de que pudiesen interponerse por los que se considerasen afectados, y en los momentos procedimentales legales las alegaciones o recursos contenciosos que se estimase oportuno.

Con el proceso de participación descrito el proyecto quedó configurado para su tramitación administrativa con los componentes de diseño que en algunas figuras se describe a continuación:

La nueva ordenación surge, realmente, de las opiniones de numerosos “actores” urbanos pero con un procedimiento que contiene los siguientes momentos y criterios: a)	Planteamiento inicial de la nueva ordenación, en su condición de “Master Plan” o Avance, por un equipo técnico que valora los conceptos de integración de la ordenación en su entorno y las soluciones técnicas a abordar para satisfacer las expectativas de la propiedad del suelo en el marco de las condiciones jurídico-urbanísticas establecidas por la legislación de aplicación. b)	Contrastación de la ordenación con los servicios técnicos municipales que controlan tanto su efectiva adscripción inicial a la legislación urbanística como a los criterios de oportunidad de diseño o modelo de ciudad determinado por el gobierno municipal. c)	Redacción de un documento de consenso propiedad-municipio que contiene no solo los parámetros sustantivos de edificabilidad, reparto de usos, costes preliminares  de urbanización y dimensión de las cesiones preceptivas al Ayuntamiento tanto en redes o equipamientos como en la parte que corresponda (en este caso el 10%) del aprovechamiento (para lo cual debe haber, ya en esta fase, una aproximación a los coeficientes de homogeneización de usos), sino también los criterios generales de la ordenación tales como la concepción urbana del nuevo barrio, la relación entre el espacio libre público y el espacio edificado en la configuración de la escena urbana, las alturas de la edificación o las características tipológicas de las nuevas edificaciones en términos del mejor aprovechamiento energético de la orientación en las implantaciones o la conveniencia de las ventilaciones cruzadas en las viviendas. d)	Presentación del documento inicialmente consensuado a los ciudadanos y organizaciones ciudadanas interesados. Esta presentación se hizo con total transparencia e intensidad en la información presentada, explicando los argumentos de la ordenación pero con documentos que como el Master Plan no precisan del enorme “aparataje técnico-jurídico” de un expediente en tramitación, del que se hablará más adelante, y con la convicción de que las opiniones de los interesados pueden suponer cambios sustantivos en la ordenación. En las manifestaciones de los interesados en la reunión así como en escritos que se presentaron con posterioridad, no se vertieron prioritariamente opiniones generales sobre conceptos abstractos muy susceptibles de ser alimentados por posiciones ideológicas, sino sobre aspectos concretos tales como los ya señalados de mayores superficies para los equipamientos y zonas verdes, menores alturas de la edificación en tanto que productoras de sombras sobre su entorno o la prevalencia de las circulaciones peatonales y ciclistas sobre las de los vehículos rodados. e)	Tras la sistematización de las opiniones vecinales, se modificó la ordenación en todos aquellos aspectos que, sin conculcar los grandes parámetros del documento de consenso propietarios-municipio, si recogía lealmente gran parte de las opiniones ciudadanas. f)	Nueva presentación de la ordenación modificada y final aceptación de la misma, sin perjuicio de que pudiesen interponerse por los que se considerasen afectados, y en los momentos procedimentales legales las alegaciones o recursos contenciosos que se estimase oportuno. Con el proceso de participación descrito el proyecto quedó configurado para su tramitación administrativa con los componentes de diseño que en algunas figuras se describe a continuación:
Figura 14. Imagen en planta de la ordenación definitiva
Figura 15. Imagen aérea de la ordenación definitiva
Figura 15. Imagen aérea de la ordenación definitiva
Figura 16. Imagen aérea de la ordenación definitiva
Figura 16. Imagen aérea de la ordenación definitiva

4. Los procedimientos administrativos para la construcción de la ciudad

Una vez finalizado el procedimiento para definir los grandes parámetros de la ordenación convenida, se procedió a redactar el documento que se tramitó de acuerdo con lo establecido en la Ley 9/2001 del Suelo de la Comunidad Autónoma de Madrid. El documento de planeamiento consistió en una Modificación Puntual del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1997 con Ordenación Pormenorizada.

4.1. El documento de Modificación Puntual del PGOUM 97

El documento, como es preceptivo, se desarrolló según el siguiente índice:

MEMORIA DE LA MPG

FICHAS DE CONDICIONES DEL APE (Área de planeamiento Específico)

Situación en el municipio

Delimitación del ámbito de ordenación

Condiciones particulares. Establece las condiciones particulares de ordenación y gestión del ámbito, así como las condiciones numéricas de la actuación y los objetivos del desarrollo urbanístico.

Ordenación propuesta. Esta ficha sustituirá por una CARPETA INDEPENDIENTE que forma parte del Plan General y contiene todos los detalles de la ordenación propuesta, señalándose esta circunstancia en la ficha c.

DOCUMENTO DE ORDENACIÓN PORMENORIZADA (DOP)

La documentación del DOP está compuesta por los siguientes TOMOS y apartados generales:

TOMO 1. MEMORIA DE ORDENACIÓN PORMENORIZADA

TOMO 2. NORMAS URBANÍSTICAS 

TOMO 3. PLANOS DE LA ORDENACIÓN

PLANOS DE INFORMACIÓN URBANÍSTICA

PLANOS DE ORDENACIÓN PORMENORIZADA

TOMO 4. URBANIZACIÓN

TOMO 5. ORGANIZACIÓN Y GESTIÓN DE LA EJECUCIÓN. Incluye el ANÁLISIS DE VIABILIDAD ECONÓMICA

TOMO 6. DOCUMENTO AMBIENTAL ESTRATÉGICO

ANEXO I. ESTUDIO DE CONTAMINACIÓN ACÚSTICA

ANEXO II. ESTUDIO DE VEGETACIÓN EXISTENTE Y PAISAJISMO URBANO.

ANEXO III. ESTUDIO ARQUEOPALEONTOLÓGICO.

ANEXO IV. ESTUDIO DE SUELOS.

ANEXO V. ESTUDIO ACÚSTICO.

ANEXO VI. PRINCIPALES REFERENCIAS NORMATIVAS AMBIENTALES DE APLICACIÓN.

TOMO 7. ANEXOS

ANEXO I. ANÁLISIS DEL ENTORNO SOCIO URBANO Y ECONÓMICO, Y ANÁLISIS DE LAS DOTACIONES

ANEXO II. ESTUDIO HISTÓRICO

ANEXO III. ESTUDIO DE TRÁFICO Y MOVILIDAD

ANEXO IV. ESTUDIO DE LAS INFRAESTRUCTURAS DE SANEAMIENTO DE LAS AGUAS RESIDUALES Y PLUVIALES DEL ÁMBITO (CUMPLIMIENTO DEL DECRETO 170/1998, DE 1 DE OCTUBRE, SOBRE GESTIÓN DE LAS INFRAESTRUCTURAS DE SANEAMIENTO DE AGUAS RESIDUALES DE LA COMUNIDAD DE MADRID).

ANEXO V. PLAN DE ALARMA, EVACUACIÓN Y SEGURIDAD CIVIL EN SUPUESTOS CATASTRÓFICOS

ANEXO VI. INFORME DE SOSTENIBILIDAD ECONÓMICA

ANEXO VII. ESTUDIO DE MERCADO

ANEXO VIII. PLANOS DE PROPUESTA NO VINCULANTE, que sugieren con carácter no vinculante una posible implantación de los usos y las imágenes resultantes de la misma.

ANEXO IX. INCIDENCIA DE LA MPG SOBRE LAS POLITICAS DE GÉNERO ESTABLECIDAS EN LA LEY ORGÁNICA 3/2007, DE 22 DE MARZO PARA LA IGUALDAD EFECTIVA DE MUJERES Y HOMBRES, ASÍ COMO EN LAS LEYES DE LA CAM 2/2016, DE 20 DE MARZO, DE IDENTIDAD Y EXPRESIÓN DE GENERO E IGUALDAD SOCIAL Y NO DISCRIMINACIÓN Y 37/2016, DE 22 DE JULIO SOBRE PROTECCIÓN INTEGRAL CONTRA LA LGTBIFOBIA Y LA DISCRIMINACIÓN POR RAZÓN DE ORIENTACION E IDENTIDAD SEXUAL.

Esta larga relación de estudios elaborados (que conllevaron los correspondientes informes por las unidades administrativas especializadas en cada uno de ellos), se recoge en este artículo no solo por el rigor informativo en la descripción de un proceso urbanístico, sino para que se visualice en dos párrafos  la vocación de la legislación urbanística española hacía el exhaustivo control de todos los aspectos sectoriales para la construcción de la ciudad que genera una asfixiante carga burocrática que, sin embargo y dados los numerosísimos ejemplos que podrían destacarse de los últimos años, no produce en todos los casos, modelos admirables.

Sin embargo, de ninguno de los estudios realizados podría afirmar que no son importantes o son prescindibles, pero sí afirmo que su fragmentación y su no inclusión natural en un documento urbanístico de condición holística, genera unas supervisiones de las unidades administrativas, a su vez fragmentadas y sometidas a su propia valoración sectorial, que hace muy difícil incorporar al planeamiento el conjunto de prescripciones que cada departamento introduce en los documentos en tramitación. Y todos ellos, claro está, cumpliendo escrupulosamente las infinitas disposiciones legales de todo orden (muchas contradictorias entre sí) que deben ser contempladas en cada documento urbanístico.

Este tema ha convertido, en mi opinión, la noble actividad del planeamiento en un fangoso mundo en el que los objetivos no son hacer un fragmento de ciudad útil, amable y bello sino la superación de un universo de obstáculos burocráticos. La obvia judicialización del planeamiento español es una de las consecuencias de este exceso fragmentado de aproximaciones sectoriales (cada una de ellas amparada en su disposición legal correspondiente) convirtiendo a los jueces en los nuevos urbanistas de nuestro tiempo.

Repárese en que el documento en tramitación administrativa venía precedido de todas las aproximaciones de diseño, comprobaciones iniciales de legalidad por los servicios técnicos municipales y acuerdos con los afectados que se han descrito en apartados anteriores y, sin embargo, la tramitación legal genera opiniones y resoluciones de carácter sectorial que normalmente alteran lo diseñado desde el rigor y el consenso. ¿Quiere ello decir que los instrumentos de planeamiento no deben someterse a la tramitación que legalmente establecen las mil normas de aplicación? Claro que no. Lo que digo es que es urgente modificar la legislación urbanística para adecuarla a procedimientos y metodologías de intervención en la ciudad más sencillas, transparentes, participativas y, en última instancia más seguras jurídicamente. Parece como si, en la actualidad, nuestra legislación urbanística estuviera dedicada a perpetuar la oscuridad jurídica, la imposición del “super-especialista” basada (¡cómo no!) en la existencia de alguna disposición legal sectorial y la burocrática necesidad de completar protocolos más diseñados para aliviar de responsabilidades que para controlar la bondad de lo planeado.

Con todos los estudios, informes sectoriales, opiniones y sugerencias más o menos impositivas, mediante Acuerdo del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid de fecha 19 de diciembre de 2017 (BOCM nº 306 de 26 de diciembre), se aprueba definitivamente la Modificación Puntual del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid relativa a la ejecución del Área de Planeamiento Específico (A.P.E.) 02.27 “NUEVO MAHOU – CALDERÓN”.

Figura 17. Ficha de determinaciones volumétricas
Figura 17. Ficha de determinaciones volumétricas

Un contenido hasta cierto punto novedoso de la Modificación Puntual del Plan General con Ordenación Pormenorizada es el de la remisión de las normas urbanísticas que regulan la edificación en el ámbito a disposiciones esencialmente gráficas que se contienen en fichas por cada una de las parcelas y en las que el concepto de área de movimiento se señala en tres dimensiones. Pretende esta configuración establecer una flexibilidad en el proyecto arquitectónico concreto que, sin embargo, mantenga aquellos criterios de diseño urbano importantes para la configuración de la escena urbana del ámbito.

Figura 18. Ficha de determinaciones volumétricas
Figura 18. Ficha de determinaciones volumétricas

La organización de estas volumetrías que no condicionan las arquitecturas finales surge de convicciones de diseño de la escala del proyecto urbano y en especial de algunas “atmósferas” que se reflejan en las imágenes siguientes:

Figura 19. Imagen de la continuidad de la calle Duque de Tovar hacia el centro de la ciudad
Figura 19. Imagen de la continuidad de la calle Duque de Tovar hacia el centro de la ciudad
Figura 20. El parque de la zona Mahou como extensión hacia el centro del Parque del Rio
Figura 20. El parque de la zona Mahou como extensión hacia el centro del Parque del Rio
Figura 21. Visión de la cubrición de la calle 30 y continuidad del Parque del Rio.
Figura 21. Visión de la cubrición de la calle 30 y continuidad del Parque del Rio.

4.2. La iniciativa de planeamiento

Como consecuencia de la aprobación del planeamiento, en marzo de 2018 se presentó la Iniciativa de Planeamiento que contenía, como es preceptivo, las Bases y Estatutos de la futura Junta de Compensación, y el Proyecto de Urbanización (el planeamiento estaba incorporado en la ordenación pormenorizada de la MPG). La Iniciativa fue estimada en junio de 2018, las Bases y Estatutos fueron aprobados el 6 de agosto de 2018, el Proyecto de Urbanización se aprobó definitivamente en noviembre de 2018 y la Junta de Compensación se constituyó en el mismo mes. Finalmente, el Proyecto de Reparcelación ha sido presentado para su tramitación en el mes de diciembre de 2018.

4.3. El proyecto de urbanización del ámbito 02.27 Nuevo Mahou Calderón

El proyecto de urbanización del ámbito que incorpora el proyecto de demolición del estadio Vicente Calderón contiene, además del conjunto de determinaciones técnica y jurídicamente obligadas, algunos aspectos que son sustantivos para entender la continuidad de los criterios de planeamiento en sus instrumentos de ejecución.

Dos aspectos destacan en este sentido: la topografía y su tratamiento y la drenabilidad de los nuevos pavimentos.

La topografía es, en el ámbito, especialmente pronunciada como corresponde a las laderas del rio manzanares desde la cornisa madrileña. Desde la plaza Francisco Morano hasta la rivera del rio hay un desnivel de 27 metros.

Esta circunstancia ha condicionado el diseño urbano y ha sido tratada con especial esmero en el proyecto de urbanización, en especial en los encuentros de viarios y la continuidad en la accesibilidad universal de las aceras y espacios peatonales. Se ha utilizado un taquimétrico completo de todo el ámbito de actuación en coordenadas UTM ETRS89.

Figura 22. Topografía existente
Figura 22. Topografía existente
Figura 23. Topografía proyectada
Figura 23. Topografía proyectada

Como se comenta, en los acuerdos entre el viario proyectado y el existente (Paseo de los Melancólicos, Paseo Imperial, Paseo de los Pontones, etc…), la horizontalidad deseable de los cruces con pendientes importantes tanto en los nuevos viarios como en los existentes exige hacer un análisis pormenorizado de las curvas de nivel resultantes, en este caso analizando el acuerdo entre curvas de nivel  cada diez centímetros de altura.

Figura 24. Estudio de los cruces entre viarios
Figura 24. Estudio de los cruces entre viarios
Figura 25. Detalle de un cruce con curvas de nivel cada diez centímetros
Figura 25. Detalle de un cruce con curvas de nivel cada diez centímetros

El segundo aspecto es el de la condición drenante de los pavimentos utilizados. En este aspecto no solo se han utilizado materiales de pavimentación drenantes sino soluciones de conducción de aguas no filtradas hacia los alcorques del arbolado de aparcamientos.

Figura 26. Secciones constructivas de los encuentros entre calzadas y acera
Figura 26. Secciones constructivas de los encuentros entre calzadas y acera
Figura 27. Detalle de conducción de aguas a los alcorques entre aparcamientos
Figura 27. Detalle de conducción de aguas a los alcorques entre aparcamientos

4.4. El proyecto de reparcelación

Como se ha comentado, en diciembre de 2018, ha sido presentado oficialmente el Proyecto de Reparcelación del ámbito aprobado previamente por la Junta de Compensación. El Proyecto de Reparcelación del Área de Planeamiento Específico 02.27 “Nuevo Mahou Calderón” se redacta en ejecución de la ordenación pormenorizada de la Modificación Puntual del Plan General de Ordenación Urbana que establece el sistema de actuación por compensación.

La reparcelación es la penúltima acción de la ejecución del planeamiento aprobado. Las últimas corresponden a la ejecución de la urbanización que se iniciará en el  mes de abril de 2019 y a las obras de edificación en cada parcela.

En su conjunto en el ámbito que se describe se está desarrollando  una actuación de transformación urbanística en su modalidad de urbanización, a través de una actuación integrada mediante el sistema privado de compensación y delimitando una única unidad de ejecución.

El proyecto de reparcelación además de ajustarse en su contenido a las previsiones vigentes reguladoras del suelo y del urbanismo, se redacta cumplimentando las normas de coordinación establecidas entre Catastro y Registro de la Propiedad lo que lleva a una descripción técnicamente compleja de los vértices que conforman las fincas, tal como puede observarse en la imagen que se reproduce a continuación o bien en el ejemplo de la ficha de una parcela que también se reproduce.

Figura 28. Plano de cada uno de los vértices que componen el conjunto de parcelas resultantes del proceso de reparcelación
Figura 28. Plano de cada uno de los vértices que componen el conjunto de parcelas resultantes del proceso de reparcelación
Figura 29. Ficha de una parcela de cesión al Ayuntamiento de Madrid   
Figura 29. Ficha de una parcela de cesión al Ayuntamiento de Madrid

Conclusiones

He intentado describir de forma resumida el conjunto de procedimientos y técnicas que han llevado a la ordenación de un área de Madrid que ha estado sometida a la polémica ciudadana y al litigio en los tribunales. Nuestra intervención en el proceso ha perseguido tanto el diseñar un nuevo barrio basado en la reflexión y el conocimiento sobre la ciudad como el equilibrar intereses en algún momento contrapuestos.

La tarea no ha sido sencilla. Pero su complejidad no es consecuencia de las dificultades del diseño urbano. Este podrá considerarse adecuado o no y quienes tengan al urbanismo como profesión pensarán que podían haberlo hecho de forma mejor o diferente. La dificultad fundamental ha estado en la multiplicidad de disciplinas que deben abordarse y que, en nuestro ordenamiento jurídico – urbanístico, no están suficientemente coordinadas y aun aceptando que pueda pensarse (desde enfoques sectoriales) que sí lo están, desde luego nose someten a procedimientos coordinados que aligeren el extraordinario peso burocrático de cualquier tramitación de planeamiento.

Con todo la Modificación Puntual del Plan General de Madrid con la Ordenación Pormenorizada del ámbito así como la Iniciativa Urbanística que incluía el Proyecto de Urbanización, las Bases y Estatutos para la constitución de la Junta de Compensación y finalmente el Proyecto de Reparcelación, se han tramitado y aprobado en un tiempo record. Desde el 1 de marzo de 2016 en que E. Bardají y Asociados S.L. suscribió con Atlético de Madrid y Mahou- San Miguel el contrato de los trabajos de planeamiento y su ejecución han transcurrido algo menos de tres años. Lo sorprendente de la afirmación sobre la rapidez no es que efectivamente el proceso, en comparación con otros similares, haya sido veloz sino que tres años nos parezcan muy poco tiempo para concretar una ordenación de una parte relativamente pequeña de la ciudad.

Cuando la opinión pública sigue considerando al planeamiento urbano como un conjunto de complejísimos y oscuros procesos, algo estamos haciendo muy mal los profesionales del urbanismo. De algún modo deberíamos empujar para que acabe considerándose como normal que la transformación de la ciudad es una actividad NOBLE sometida al conocimiento y la reflexión, al criterio de las mayorías democráticamente elegidas, al respeto de las minorías,  a unas leyes comprensibles y a una transparencia completa en los procedimientos.

Mientras tanto, en el Nuevo Mahou Calderón algún camino hemos intentado iniciar en esa dirección.

Nota Legal
Créditos
Suscripción
Directora: María A. Leboreiro Amaro, Dra. Arquitecto. Profesora Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Consejo de redacción: Miquel Adriá, director de la revista Arquine
Carmen Andrés Mateo, Arquitecta. Profesora Asociada de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Mª Ezquiaga Dominguez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Fariña Tojo. Dr. Arquitecto. Catedrático de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Fernando Fernández Alonso. Arquitecto. Profesor Asociado de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Josep Mª Llop Torne. Arquitecto. Profesor en la Facultad de Geografía de la Universidad de Lleida
Javier Ruiz Sánchez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Secretaría: Llanos Masiá
Edita: planur-e
Avda. Valdemarin, 68
28023 Madrid
Traducción: planur-e
ISSN: 2340-8235
Copyright: (2013): planur-e
Cerrar Ventana [x]
Planur-e: www.planur-e.es es una revista digital editada en España en materias de territorio, urbanismo, sostenibilidad, paisaje y diseño urbano. Nació con el objetivo de exponer buenas prácticas dando voz a los profesionales, planteando que sean los propios autores de los trabajos quienes los presenten. Se colabora así a su difusión, al tiempo que se ofrece, a aquellos que se aproximan al proyecto, la oportunidad de ver otras formas de trabajar y contrastar sus propias reflexiones y propuestas. Planur-e por sus características pretende llenar un hueco, dada la escasez de publicaciones en estas materias. Alcanza en este momento su número diez, con un planteamiento monográfico y da, al tiempo, en su Miscelánea cabida a múltiples temas. Cuenta ya con un número importante artículos alrededor de 150, hasta el momento, y con autores de muy distintos países, lo que enriquece su tarea de divulgación.

Información General
En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley 34/2002, de 11 de Julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), ponemos a su disposición la “información general”, que comprende los datos identificativos de la entidad titular de este sitio web:
Titular: planur-e
Dirección: Avda. Valdemarín, 68-28023 Madrid
Lugar de edición: Madrid

Nota Legal
Los trabajos firmados expresan únicamente la opinión de sus autores así como la documentación gráfica, y son de su exclusiva responsabilidad, a todos los efectos legales y no reflejan los criterios que pueda tener el equipo editorial. Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse o transmitirse en ninguna forma sin autorización escrita por parte de la editorial. Aquellas imágenes en las que no se ha podido identificar el propietario de los derechos, se entiende que son de libre uso. En caso de identificar alguna imagen como propia, por favor póngase en contacto con planur-e.
Legal Notice
The signed works only express the opinion of their authors and also the graphic documentation, and are their sole responsibility, for all legal purposes, and do not reflect the criteria that the editorial team may have. No part of this publication may be reproduced or transmitted in any form without the written consent of the publisher. It is understood that those images for which it was not possible to identify the holder of the rights are free to be used. In the event you identify an image as your own, please contact planur-e.
Cerrar Ventana [x]
 Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions



 Protección de Datos
planur-e te informa de que los datos personales que nos proporciones serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, prestas consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre.
Te agradeceremos nos comuniques cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, te informamos de que puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a planur-e, o bien, mediante correo electrónico a: planur-e@planur-e.es
Cerrar Ventana [x]