Volver al inicio     
Suscripción
Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions




 Protección de Datos

planur-e informa de que los datos personales que nos proporcione serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, presta consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre.Agradeceremos nos comunique cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, le informamos de que puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a planur-e, o bien, mediante correo electrónico a: planur-e@planur-e.es

Data Protection

planur-e informs that the personal data you provide us with will be incorporated into the file "Customer Service" that we are responsible for, in order to handle requests for information, claims, and queries to our customer service department. By sending this form you are agreeing to the automated and documentary handling of your data, in the terms stipulated by Spanish Organic Law 15/1999, of December 13 (LOPD) and Royal Decree 1720/2007 of December 21. We would appreciate your notifying us of any changes or modifications to the information that you have provided us with so that it is true and accurate. Also, please note that you may exercise your rights to access, correct, cancel and contest your data by writing to planur-e, or by sending an email to: planur-e@planur-e.es


Cerrar Ventana [x]
Plan Especial de Protección del Valle de Haría (Lanzarote).

1. Introducción

En Haría, la imbricación entre la arquitectura tradicional, la estructura de asentamiento, la obra de adecuación de los terrenos para su explotación agraria, y las pervivencias del medio natural configuran un entorno de gran originalidad y belleza, que constituye uno de los principales atractivos turísticos de la isla de Lanzarote. Parte del núcleo está incoado como Bien de Interés Cultural, en la categoría de Conjunto Histórico; dicha incoación implica la necesidad de redactar un Plan Especial de Protección para establecer su ordenación, de acuerdo a lo dispuesto en la legislación de Patrimonio Histórico. 

Figura 1. Vista general del núcleo de Haría y su palmeral.
Figura 1. Vista general del núcleo de Haría y su palmeral.

Por otra parte, el valle se encuentra dominado por un extenso palmeral, de origen antrópico con toda probabilidad, sin cuya presencia el conjunto perdería buena parte de su valor paisajístico y cultural; el palmeral de Haría es uno de los elementos naturales más valiosos de la isla de Lanzarote y, sin duda, su más importante formación arbórea. Por ello, el Plan Insular de Ordenación de la isla estableció la obligación de redactar un Plan Especial de Protección que estableciera las medidas necesarias para su protección y conservación. El palmeral incluye el Conjunto Histórico, pero es mucho más amplio que éste.

Dada la superposición entre las dos delimitaciones, Conjunto Histórico y palmeral, y la coincidencia en las necesidades de ordenación y en los objetivos de los planes previstos, el Plan General de Ordenación del municipio delimitó un ámbito para la formulación de un Plan Especial de Protección que actúe de forma integrada sobre el Conjunto Histórico y el palmeral. Es sobre esta delimitación que actúa el Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico y del Palmeral de Haría.

Figura 2. La obra de acondicionamiento del terreno para su aprovechamiento agrícola ha producido un paisaje de original belleza.    
Figura 2. La obra de acondicionamiento del terreno para su aprovechamiento agrícola ha producido un paisaje de original belleza.

2. La situación actual

El núcleo está situado en la medianía del norte de la isla de Lanzarote, a unos 300 metros de altitud. Ocupa el fondo aplacerado de un valle rellenado por sedimentos y cubierto por escorias volcánicas, en un entorno favorable para la agricultura de subsistencia tradicional. Este tipo de agricultura permitió el asentamiento de la población y fue la base sobre la que se cimentó su desarrollo a los largo de los siglos XVIII y XIX. 

Figura 3. Plano del Valle de Haría y su palmeral. Vegetación y usos del suelo.
Figura 3. Plano del Valle de Haría y su palmeral. Vegetación y usos del suelo.

Haría nace y se desarrolla como un núcleo esencialmente agrícola, muy ligado a la explotación de los recursos de su entorno inmediato, y como lugar de residencia de una burguesía que controlaba social y económicamente el municipio. La imagen actual del valle es el resultado de un dilatado, complejo y equilibrado proceso de actuación del hombre sobre el medio. En un ambiente relativamente pobre en recursos naturales y con unos medios tan limitados como los disponibles para el agricultor hasta mediados del siglo XX, este proceso de transformación responde, necesariamente, a unas reglas rigurosas, marcadas por las potencialidades y limitaciones del medio y basadas en un conocimiento muy profundo de las variables ecológicas que condicionan su productividad. Resultado de estos conocimientos ambientales es la elaboración de técnicas de cultivo enormemente complejas y de asombrosa efectividad. La aplicación de dichas técnicas mediante una multitud de intervenciones de pequeña entidad ha creado un conjunto de gran valor paisajístico y ambiental y, sobre todo, de una enorme originalidad, producto de la especificidad de las adaptaciones realizadas. 

De esta manera, el paisaje de Haría resulta de la fusión entre el relieve volcánico, la abundante vegetación coronada por el palmeral, la arquitectura tradicional -con una rica diversidad tipológica-, y los terrenos de cultivo.

El núcleo original se estructura en base a vías de varios tipos que configuran una trama de manzanas irregulares y de gran fondo, con grandes espacios interiores destinados a huertos, tomas de agua, aljibes y, ocasionalmente, jardines. Entre esas vías podemos distinguir, de un lado, las carreteras y caminos que unen el núcleo con las distintas poblaciones del resto de la isla, las calles que delimitan el fondo de la vega y lo separan de las laderas colindantes, y una serie de vías secundarias que completan la trama.Como puede apreciarse fácilmente a partir de la observación de la cartografía se trata de vías irregulares en cuanto a trazado y sección; una irregularidad derivada de su origen rural y de la ausencia de planificación previa. En esta trama se ubican, como referencias más señaladas, la plaza de León y Castillo y la plaza de La Constitución, espacios que configuran la centralidad del núcleo.

Figura 4. La ortofoto del valle deja entrever la estructura tradicional del asentamiento.
Figura 4. La ortofoto del valle deja entrever la estructura tradicional del asentamiento.

El patrimonio construido está constituido por edificios de variada tipología, entre las que destacan cuatro: viviendas unifamiliares tradicionales a borde de camino, viviendas unifamiliares tradicionales y grandes casonas aisladas y edificaciones destinadas a equipamientos y servicios; más recientemente se ha incorporado a este listado de tipologías las edificaciones unifamiliares en parcelaciones de carácter urbano, sean aisladas o adosadas, que aparecen dispersas por las afueras del núcleo, sobre todo en el sector sur.

A partir de los primeros años 70 del siglo veinte, con el cambio de modelo productivo, Haría entra en una época de fuerte recesión económica y pérdida de población, y pasa de los más de 4.700 habitantes que tenía el municipio en 1950 a algo más de 2.600 en 1981. 

Hoy el núcleo sigue siendo la cabecera municipal y punto de paso de excursiones turísticas que visitan el norte de la isla, pero no ha conseguido consolidar una actividad económica que le permita remontar el estancamiento económico y poblacional; apenas cuenta con algo más de 1.000 y se ha visto superado en población por los núcleos costeros del municipio. En cambio, el conjunto del término municipal ha superado los 6.000 habitantes.

Por otra parte, el abandono de la actividad agraria ha tenido una importante repercusión en las laderas del valle han empezado a sufrir importantes procesos erosivos que, aparte de los impactos ecológicos que supone la pérdida de suelo, conllevan un notable impacto paisajístico.

En lo que respecta a la situación del patrimonio, el estancamiento económico ha permitido que se conserven hasta nuestros días las edificaciones, terrenos e instalaciones propios de la configuración original del núcleo. Sin embargo, en sentido contrario, dicho patrimonio se va deteriorando, víctima del abandono y de la falta de recursos económicos necesarios para su preservación.

2.1. Valores

Desde el punto de vista de los valores, destaca el núcleo poblacional, caracterizado por una línea arquitectónica austera y sencilla, que presenta un elevado grado de integración con el entorno paisajístico en el que se inserta y cuyo valor se centra en los aspectos etnográficos. No obstante, en el Conjunto Histórico encontramos edificios singulares y complejos, propios de un contexto urbano en el que las influencias arquitectónicas foráneas interactúan con los modelos tradicionales. Un total de 102 edificaciones de diversas tipologías ha sido catalogado.

Figura 5. Valores y potencialidades detectados en el Valle.

Figura 5. Valores y potencialidades detectados en el Valle: Edificios de interés cultural, Palmeral, Cultivos, Obra de adecuación para el uso agrario

El patrimonio construido se completa con numerosos ejemplos de edificaciones y espacios de interés etnográfico, como aljibes y eras, muros, y parcelas de cultivo “enarenadas” que se imbrican en un conjunto muy complejo. Parte de este patrimonio, especialmente los aljibes y eras, que constituyen una referencia ineludible de cara a la ordenación, ha sido catalogado por el PGO.

Por otra parte, es necesario resaltar el valor singular del Palmeral. En el pasado adquirió mayores dimensiones que en la actualidad, pero el Palmeral de Haría sigue siendo uno de los más importantes de todo el archipiélago canario. Con unos 2.500 ejemplares de palmera de hasta 28 metros de talla, y con una altura media de 8 metros, su valor ecológico, patrimonial y paisajístico es incuestionable. 

Estos elementos se ubican en un área agrícola construida por medio de la aportación de suelos fertilizados con estiércol, y fijados con muros de piedra y cubiertos por una capa superficial de “rofe”, ceniza volcánica que les protege de la elevada insolación y les permite captar y conservar la humedad atmosférica, una técnica denominada enarenado. La práctica totalidad de la superficie del ámbito (un 98% aproximadamente), fue dedicada al cultivo pero en la actualidad sólo quedan restos de la actividad. Más de la mitad de esa superficie registra un largo período de abandono; en conjunto más del 68% de la superficie de cultivo primitiva del Valle de Haría se encuentra en un proceso de degradación más o menos importante. Aún así se mantiene una superficie importante de enarenados que le dan al valle una impronta característica. 

2.2. Problemas y conflictos

El valle está sometido desde el abandono de la agricultura a un proceso de erosión y deterioro de los terrenos de cultivo más desfavorecidos, los situados en las partes altas de las laderas. Este proceso se traduce en grandes pérdidas de suelo en algunas zonas, donde se registran procesos de acarcavamiento muy importantes, en la desaparición de la vegetación en esas zonas, incluidas las palmeras, y en un deterioro paisajístico del conjunto del valle.

Otro problema que sufre el núcleo está muy relacionado con el anterior, la pérdida de funcionalidad de las edificaciones e infraestructuras agrícolas se traduce en un deterioro progresivo del patrimonio cultural, que se desmorona progresivamente.

Figura 6. Los impactos a corregir.
Figura 6. Los impactos a corregir: Abandono de cultivos, Abandono de edificaciones, Erosión, Nuevas tipologías, Red viaria insuficiente.

Casi una cuarta parte de las edificaciones de Haría (176) se encuentran en un deficiente estado de conservación y casi un 35%, deshabitadas; buena parte de ellas son edificaciones de interés patrimonial, cuya recuperación se antoja complicada sin una reactivación de la economía del núcleo. La instalación de agua de abasto redunda en el abandono de los aljibes. En definitiva, el patrimonio del valle se está viendo sometido a un deterioro de baja intensidad pero continuo en el tiempo. 

Paralelamente, la introducción de nuevas tipologías y formas de intervención en el núcleo, sin una voluntad de inserción en el valioso entorno sobre el que actúan, ha venido desvirtuando progresivamente el encanto inicial del núcleo.

Finalmente, el núcleo se encuentra con problemas derivados de la inadaptación de su red viaria al tráfico de paso y a las necesidades de aparcamiento y a las necesidades de los peatones. La red viaria original del núcleo, estrecha e irregular, se ve solicitada por exigencias para las que no fue concebida. La sección de sus calles no permite en muchos tramos la coexistencia entre el aparcamiento y la circulación, por lo que, una vez aparcados los coches, el tráfico peatonal deviene dificultoso. Por otra parte, ninguna de las vías del núcleo tiene sección para admitir circulación en doble dirección, y varias la soportan en la actualidad, en especial el tramo urbano de la carretera a Arrecife-Haría-Máguez.

        Figura 7. La sustitución de antiguas casonas (imagen de la izquierda) por recreaciones “neocanarias” (a la derecha la edificación realizada en su lugar), desvirtúa. el carácter del núcleo.     
Figura 7. La sustitución de antiguas casonas (imagen de la izquierda) por recreaciones “neocanarias” (a la derecha la edificación realizada en su lugar), desvirtúa el carácter del núcleo.

3. Haría y su papel en la oferta turística 

3.1. La oferta turística de Lanzarote y el patrimonio construido.

Cuando hablamos de Lanzarote nos viene a la mente su imagen de paisaje mineral, el paisaje de los malpaíses recientes, poco colonizados por la vegetación y sus formas caóticas y agresivas... Sin embargo, éste es sólo uno de los innumerables aspectos de Lanzarote. Acantilados, mantos de arenas móviles, barrancos y terrenos sedimentarios se alternan en un territorio muy limitado creando un entramado de gran complejidad y belleza plástica. Lanzarote es una joya para el paseante atento y, por supuesto, para el naturalista. Pero añade a sus bellezas naturales el valor añadido de su humanización. En un territorio tan limitado y pobre la población se vio obligada a la elaboración de complejas técnicas de explotación del territorio que han conformado la peculiar imagen paisajística de la isla.Unas técnicas y un modo de explotar el territorio que tuvieron plena vigencia hasta los primeros años 70, y que han conformado la que posiblemente sea la manifestación más seria de la producción de los conejeros como entidad cultural diferenciada. Una obra que ha inspirado gran número de actuaciones posteriores en la isla y en particular la obra de César Manrique.

            
Figura 8. Aljibes, como el de la foto, paisajes transformados para el cultivo, y salinas, como las del Río, constituyen elementos del paisaje construido que diferencia la Marca Lanzarote en el mercado turístico.

Ese patrimonio construido alcanza cotas de singularidad extrema en enclaves como La Geria, las Salinas de Janubio, las del Río o el Valle de Haría, que constituyen estandarte de la oferta turística de la isla y elementos de diferenciación de la “Marca” Lanzarote en el mercado turístico, en un segmento, el de sol y playa, sometido a una feroz competencia.

Como consecuencia de su publicitación como parte de la imagen de marca, el núcleo de Haría es objeto de visita diaria por parte de cientos de turistas, lo que genera necesidades logísticas de aparcamiento y una actividad económica centrada en el comercio de souvenirs, artesanía, etc., y la restauración destinada a los visitantes. Se trata de una actividad con un horario muy concreto y que se centra en torno a la plaza principal del núcleo. Una actividad que tiene una repercusión muy pequeña en la conservación del núcleo, lo que nos aboca a la consideración de una importante contradicción: no existe una remuneración a los valores del patrimonio cultural que sustentan la imagen de marca de la oferta turística. Un patrimonio que requiere de inversiones ingentes.

Esta remuneración podría venir por varias vías: subvenciones a la rehabilitación, precios mínimos para productos agrícolas tradicionales,…, etc. Vías que deberían encuadrarse en una política global de conservación de la identidad paisajística del destino turístico. Una política que tendría además que incidir en cada uno de estos paisajes de un modo diferenciado. Las estructuras a mantener son muy diferentes y tienen requerimientos muy diversos. Se trata, a fin de cuentas, de mantener y potenciar una imagen singular que diferencie el destino en el mercado internacional. 

Pese a las ventajas que podría tener la existencia de una política global de mejora de la oferta basada en el reforzamiento de los factores identitarios de su imagen de marca, la realidad es que esa política no existe, al menos en Canarias.

Se impone, por tanto buscar soluciones alternativas para mantener el patrimonio de estos lugares singulares que, como Haría, se ven abocados al deterioro. Y estas soluciones sólo pueden provenir de buscar un papel a este espacio en la oferta turística que genera los ingresos y dinámicas necesarios para restaurar su patrimonio y mantenerlo.

3.2. Haría en el mercado turístico

La propuesta debe actuar sobre un entorno altamente antropizado con un fuerte valor patrimonial y situado en el que quizás sea el mayor espacio de ocio turístico europeo: las Islas Canarias. Las Islas Canarias dan soporte a unas 450.000 camas turísticas (unas 70.000 en Lanzarote) y reciben entre 12 y 15 millones de turistas anuales (unos 2,5 en Lanzarote). Se trata por tanto de un área de turismo masivo, con una estructura de comunicaciones y acogida importantísima. 

    Figura 9. Lanzarote es un destino turístico consolidado visitado por más de 2’5 millones de turistas anuales y con características propias. A la izquierda vista de Playa Blanca, a la derecha Hotel Salinas, de Fernando Higueras, con jardines y piscinas de César Manrique.    
Figura 9. Lanzarote es un destino turístico consolidado visitado por más de 2’5 millones de turistas anuales y con características propias. A la izquierda vista de Playa Blanca, a la derecha Hotel Salinas, de Fernando Higueras, con jardines y piscinas de César Manrique.

Una parte de la corriente de turistas que escoge Lanzarote como destino, tiene como objetivo un destino de naturaleza y aventura y encontraría más satisfacción en un alojamiento “rural” que en las zonas hoteleras tradicionales de la costa. Por otra parte, la dimensión de la oferta es relativamente pequeña, apenas la capacidad de un pequeño hotel.

Por otro lado, esta situación en un espacio turístico masivo reduce los inconvenientes derivados de la tercerización del núcleo. Haría se encuentra inmersa en una isla en la que las dinámicas desatadas por la actividad turística han tenido un amplio impacto.

3.2.1. Las potencialidades del lugar.

Al analizar las potencialidades del valle para ocupar un lugar en la oferta turística que le permita adquirir los nuevos contenidos funcionales requeridos, lo primero que hay que considerar es el notable atractivo paisajístico y ambiental de la zona. Se trata, por otra parte, de un enclave ampliamente publicitado a través de los canales de difusión utilizado para dar a conocer la oferta turística de la isla, por lo que, “a priori”, tendría ya un lugar en la oferta turística.

El atractivo de la zona se ve complementado por su ubicación en una zona excepcionalmente dotada para la práctica del senderismo, carreras campo a través (Haría Extreme) y ciclismo, parapente y ala delta, y muy próximo a zonas de surf, windsurf, pesca de altura y observación de fondos marinos, peces y cetáceos.

Figura 10. El valle es un espacio enteramente antropizado y muy apto para el senderismo y los deportes de aventura.    
Figura 10. El valle es un espacio enteramente antropizado y muy apto para el senderismo y los deportes de aventura.

Por otro lado, el núcleo cuenta con un patrimonio inmobiliario vacante relativamente importante, de notable interés y apto para ser rehabilitado y puesto en el mercado como alojamiento turístico.

Otro elemento a considerar es la amplia dotación de Equipamientos compatibles (campo de fútbol, polideportivo, instalaciones culturales), que podrían ser usadas conjuntamente por visitantes y residentes, y cuya mejora podría ser implementada con cargo a los nuevos usos a introducir.

Un último aspecto a considerar es la posibilidad de captar líneas de financiación procedentes de la UE, del Estado y de la Comunidad Autónoma de Canarias para diversas finalidades que pueden confluir en la transformación de la zona: rehabilitación del patrimonio arquitectónico y etnográfico, conservación del suelo y de la vegetación autóctona, mejora de destinos turísticos, etc.

3.2.2. Decorado o estructura funcional.

El paisaje urbano o rural, es el resultado visible de un sistema extremadamente complejo en el que actúan procesos de utilización y aprovechamiento del territorio sobre un entorno más o menos transformado. El concepto de paisaje va por tanto directamente ligado al de uso y tiene un carácter dinámico.

En realidad, cuando hablamos de preservar un entorno patrimonial hablamos de darle un nuevo contenido funcional a los espacios, contenedores y elementos que lo conforman. Un contenido funcional necesariamente diferente, al menos en gran medida, a aquel que protagonizó su evolución y conformación. Lógicamente, este nuevo contenido funcional implicará transformaciones importantes en muchos de esos espacios y elementos, pero permitirá mantenerlos “vivos” y evitar que el proceso de deterioro acabe por destruirlos definitivamente.

La incorporación de estos nuevos contenidos funcionales no está exenta de riesgos. Por un lado es preciso tener en cuenta la pérdida de identidad que supone. Muchos elementos, como aquellos más íntimamente relacionados con la agricultura tradicional: eras, establos, difícilmente van a mantener su función. Sin embargo, como testimonios integrantes de una identidad paisajística, pueden y deben mantenerse como parte de espacios libres y jardines.

Otros elementos como viviendas y construcciones pueden ser habilitados y adecuados a nuevos usos alojativos. Otros como las palmeras, requieren de un mantenimiento de los campos en que se ubican para subsistir.

No hablamos, en suma, de la creación de un decorado a partir de la preservación de los elementos existentes, una pretensión inviable económicamente. Se trata más bien de crear una alternativa funcional que adjudique nuevas funciones a los elementos y permita su recuperación.

Una recuperación que cambiará la identidad del núcleo y del valle pero que es la alternativa viable a su degradación definitiva. Se trata, en definitiva, de crear una nueva identidad sobre los valores naturales y patrimoniales del lugar.

Figura 11. Diversas tipologías edificatorias se entremezclan en el casco y sus inmediaciones    

      
Figura 11. Diversas tipologías edificatorias se entremezclan en el casco y sus inmediaciones

4. Las claves de la propuesta

El plan basa su propuesta en proporcionar al valle de Haría un papel en el mercado turístico. Va más allá de elaborar un catálogo de elementos a proteger, cuya eficacia práctica es más bien escasa. Se trata de incorporar a este espacio un nuevo contenido funcional como hotel. Un “Hotel difuso”, que incorporaría los edificios rehabilitados como espacios alojativos y de servicios, en el que se compartirían equipamientos deportivos, culturales y sociales entre residentes y visitantes, y en el que el palmeral sería cuidado como parte de las instalaciones.

Un equipamiento central haría las veces de Centro de Convenciones y Central de Reservas en torno al que se podrían organizar eventos que atrajeran clientes para los alojamientos. No se propone, en este sentido, una instalación con servicios comunes, sino más bien un conjunto de casas que se ofrecen de forma conjunta o bajo una marca común y que organizan eventos conjuntamente para aumentar su clientela.

La propuesta se configura como una recuperación desde nuevos presupuestos funcionales de los elementos de mayor interés del núcleo, partiendo de una actitud integradora en la preexistencia, que huye en lo posible de introducir elementos que perturben esa magnífica relación hombre naturaleza que ha construido el paisaje actual. Todo ello en el marco de la creación de una oferta exclusiva y diferente, integrada en el entorno del valle, que contextualice y dé unidad a la totalidad de las intervenciones propuestas.

Figura 12. La propuesta de ordenación. Resumen.
Figura 12. La propuesta de ordenación. Resumen.

Desde otro punto de vista, la propuesta constituye un reforzamiento del modelo de ordenación planteado por el Plan General de Ordenación, estudiando todos aquellos elementos conflictivos o que requieren de una resolución detallada. El plan especial aborda tres líneas de acción fundamentales: por un lado, se centra en diseñar y programar las actuaciones positivas que puedan reactivar y recuperar el núcleo y el palmeral; en segundo término, se ocupa en paliar los problemas que les afectan; y finalmente, establece una normativa y unos criterios de actuación que permitan compatibilizar las nuevas actuaciones con los valores ambientales y culturales del entorno. 

La propuesta integra un buen número de actuaciones de muy diverso signo de forma coordinada con un objetivo y unos criterios comunes. Se presenta como un marco de actuación flexible en el que las actuaciones se integran siguiendo criterios de prioridad y adecuándose a criterios de compatibilidad, pero que requieren de un esquema de gestión y seguimiento potente, que sólo puede provenir de la administración, al menos en una primera fase. Las actuaciones se desarrollan en su mayor parte sobre propiedades privadas, pero buena parte de la financiación tendrá origen público. Por ello, coordinar a todos los actores públicos y privados en torno a un proyecto común es una premisa de cumplimiento ineludible para el éxito de la propuesta.

4.1. Medidas y actuaciones planteadas

El plan propone una serie de actuaciones coordinadas y que abarcan distintos campos para configurar el modelo propuesto. Los campos serían los siguientes:

• Rehabilitación del patrimonio construido.

• Reordenación de la circulación.

• Mejora ambiental de paisajes rurales, bordes y visuales.

• Mejora ambiental de paisajes urbanos.

• Operaciones de renovación o rehabilitación urbana.

• Acciones para mantener y conservar el palmeral.

A continuación se describen las principales actuaciones previstas y sus características.

4.1.1. Rehabilitación del patrimonio construido

La premisa fundamental que ha de seguir la rehabilitación es el mantenimiento de los contenedores originales, que sólo deben ser objeto de las intervenciones y ampliaciones necesarias para adecuarlos a su nueva función, y de sus principales valores arquitectónicos y etnográficos. Un catálogo de tipologías y elementos constructivos tradicionales ayuda en la tarea de seleccionar las respuestas a los problemas que plantea la incorporación de elementos o las ampliaciones.

Figura 13. El patrimonio construido a preservar y rehabilitar.
Figura 13. El patrimonio construido a preservar y rehabilitar.

4.1.2. Reordenación de la circulación:

En este apartado se incluye la ejecución de ciertos tramos viarios que completan la estructura del casco y permiten reordenar la circulación con la eliminación de dobles sentidos en el viario y la disposición de aparcamientos. La primera de estas vías permite el desdoblamiento de los sentidos del tráfico en la carretera insular que atraviesa el casco, y posee una sección que le permite acoger un número relativamente elevado de plazas de aparcamiento. La segunda, permite acceder sin atravesar el casco a la zona donde se encuentran los grandes equipamientos del núcleo (campo de fútbol, polideportivo, instituto, colegio, residencia de la tercera edad) y a la Casa Museo de César Manrique. Por otra parte, se crea una amplia bolsa de aparcamientos que sirve a estos equipamientos, y contribuye a solucionar los problemas que, a este respecto presenta el núcleo.

Figura 14. Viario existente, a la izquierda y nuevas vías propuestas, en rojo, a la derecha.  
Figura 14. Viario existente, a la izquierda y nuevas vías propuestas, en rojo, a la derecha.

4.1.3. Mejora ambiental de paisajes rurales, bordes y visuales:

En este apartado las medidas van destinadas principalmente a la recuperación de las laderas más afectadas por la erosión, que suponen un fuerte impacto visual. En este sentido se proponen actuaciones de corrección de cárcavas y de áreas de incisión torrencial más o menos intensa en aquellos puntos en los que se detecta un mayor deterioro paisajístico. También se propone actuar en ciertos sectores muy alterados por movimientos de tierras o vertidos. 

4.1.4. Mejora ambiental de paisajes urbanos:

Haría ha sufrido en las últimas décadas la implantación de edificaciones que presentan una tipología, y/o un volumen, que no se adecúa a las características tipológicas y de escala de la edificación tradicional. Edificaciones como el instituto municipal, el colegio o el polideportivo cubierto destacan a este respecto, pero también hay que considerar la implantación de viviendas unifamiliares y dotaciones de pequeño tamaño, cuya adecuación tipológica es más que discutible al tratarse de tipologías típicas de las zonas de ciudad jardín del litoral de la isla.

En todos estos casos se propone la realización de proyectos de integración ambiental que, a través del estudio de las posibilidades de implantación de vegetación, cambios en las fachadas, tratamientos cromáticos, etc., puedan aumentar su integración o, al menos, disimular su presencia.

4.1.5. Operaciones de renovación o rehabilitación urbana:

Se delimita un ámbito, que abarca una casona urbana y su entorno.Este ámbito será sometido a un proyecto de tratamiento integral que procure la rehabilitación de los edificios de valor patrimonial y su integración en un entorno adecuado a su valor y características. Esta rehabilitación tiene como objetivo proporcionar un equipamiento turístico que sirva de centro al hotel difuso propuesto, dotado con Centro de Convenciones, Central de Reservas, Oficina de Información, etc.

Aparte de esta operación concreta se propone el desarrollo de dos programas de subvenciones con el objetivo de fomentar la rehabilitación urbana. Estos programas tendrían una dotación anual a la que se podrían presentar solicitudes de financiación. Uno de ellos, estaría destinado a la rehabilitación de las edificaciones de interés patrimonial y de su entorno; el otro, a la integración de edificaciones que, por su tipología o nivel de impacto resulten inadecuadas a las características del ámbito de ordenación.

Figura 15. Mejoras ambientales y operaciones de renovación o rehabilitación urbana.
Figura 15. Mejoras ambientales y operaciones de renovación o rehabilitación urbana.

4.1.6. Acciones para mantener y conservar el palmeral:

El Ayuntamiento lleva a cabo actuaciones de mantenimiento del palmeral, que consisten básicamente en su limpieza periódica. Sin embargo, el palmeral requiere acciones de mayor alcance que una mera limpieza de las hojas muertas. Las palmeras situadas en el fondo del Valle, en el área donde se asienta el casco urbano, no tienen problemas de supervivencia. Sí los tienen, en cambio, las situadas en las laderas, donde el deterioro de los enarenados las priva de humedad primero y luego de suelo una vez que avanza la erosión.

En estas áreas, además de la recuperación de los enarenados se debería implantar una estructura de regadío que posibilite el arraigo de una vegetación que retenga los terrenos a largo plazo. Para ello se propone el diseño de un Programa de Conservación y Ampliación del Palmeral, que basado en los principios antes señalados y en las actuaciones tipo propuestas, establezca las medidas concretas a corto, medio y largo plazo para mantenerlo y potenciarlo.

Figura 16. La retención de suelos se consigue mediante intervenciones de bajo impacto, muy en consonancia con las formas de hacer tradicionales.    
Figura 16. La retención de suelos se consigue mediante intervenciones de bajo impacto, muy en consonancia con las formas de hacer tradicionales.

4.2. Gestión y financiación.

En su mayor parte, la financiación de las acciones es atribuible a diversos programas de inversión de las administraciones públicas:

• Ayuda financiera a los propietarios de edificios de interés patrimonial para la ejecución de obras de restauración, rehabilitación y mantenimiento.

• Ayuda financiera a los propietarios de edificios no tradicionales para la ejecución de obras de integración en el entorno.

• Ayuda financiera a los propietarios de fincas para la ejecución de obras de mejora en sus terrenos mediante el empleo de técnicas tradicionales.

• Conservación de la flora autóctona (redacción de un programa de conservación y extensión, plantación de palmeras, conservación de su entorno).

• Conservación y retención de suelos.

• Restauración de áreas degradadas por la erosión.

• Adquisición y rehabilitación de inmuebles de interés histórico.

• Integración ambiental de impactos.

• Mejora de destinos turísticos.

La coordinación de la realización de estas acciones, la búsqueda de financiación y, en suma, el proceso de gestión de la operación es uno de los grandes retos a los que se enfrenta la materialización del proyecto. La creación de una gerencia dedicada de modo total o parcial a estas tareas parece una medida imprescindible para conseguir resultados favorables en un contexto de actuación complejo. Esta gerencia debe buscar la financiación necesaria para la realización de las distintas acciones y coordinar su realización, articular fórmulas de acuerdo entre propietarios privados y administraciones, buscar fórmulas de gestión turística del conjunto, y realizar otras muchas tareas de diverso tipo. Un amplio abanico de tareas que pone de manifiesto, una vez más, que el plan es sólo un punto de inicio, y que la realización de sus fines requiere de un proceso que muchas veces es más laborioso que su simple redacción.

Nota Legal
Créditos
Suscripción
Directora: María A. Leboreiro Amaro, Dra. Arquitecto. Profesora Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Consejo de redacción: Miquel Adriá, director de la revista Arquine
Carmen Andrés Mateo, Arquitecta. Profesora Asociada de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Mª Ezquiaga Dominguez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Fariña Tojo. Dr. Arquitecto. Catedrático de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Fernando Fernández Alonso. Arquitecto. Profesor Asociado de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Josep Mª Llop Torne. Arquitecto. Profesor en la Facultad de Geografía de la Universidad de Lleida
Javier Ruiz Sánchez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Secretaría: Llanos Masiá
Edita: planur-e
Avda. Valdemarin, 68
28023 Madrid
Traducción: planur-e
ISSN: 2340-8235
Copyright: (2013): planur-e
Cerrar Ventana [x]
Información General
En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley 34/2002, de 11 de Julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), ponemos a su disposición la “información general”, que comprende los datos identificativos de la entidad titular de este sitio web:
Titular: planur-e
Dirección: Avda. Valdemarín, 68-28023 Madrid
Lugar de edición: Madrid

Nota Legal
Los trabajos firmados expresan únicamente la opinión de sus autores así como la documentación gráfica, y son de su exclusiva responsabilidad, a todos los efectos legales y no reflejan los criterios que pueda tener el equipo editorial. Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse o transmitirse en ninguna forma sin autorización escrita por parte de la editorial. Aquellas imágenes en las que no se ha podido identificar el propietario de los derechos, se entiende que son de libre uso. En caso de identificar alguna imagen como propia, por favor póngase en contacto con planur-e.
Legal Notice
The signed works only express the opinion of their authors and also the graphic documentation, and are their sole responsibility, for all legal purposes, and do not reflect the criteria that the editorial team may have. No part of this publication may be reproduced or transmitted in any form without the written consent of the publisher. It is understood that those images for which it was not possible to identify the holder of the rights are free to be used. In the event you identify an image as your own, please contact planur-e.
Cerrar Ventana [x]
 Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions



 Protección de Datos
planur-e te informa de que los datos personales que nos proporciones serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, prestas consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre.
Te agradeceremos nos comuniques cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, te informamos de que puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a planur-e, o bien, mediante correo electrónico a: planur-e@planur-e.es
Cerrar Ventana [x]