Volver al inicio     
Suscripción
 Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions



 Protección de Datos

planur-e informa de que los datos personales que nos proporcione serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, presta consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre. Agradeceremos nos comunique cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, le informamos de que puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a planur-e, o bien, mediante correo electrónico a: planur-e@planur-e.es

 Data Protection

planur-e informs that the personal data you provide us with will be incorporated into the file "Customer Service" that we are responsible for, in order to handle requests for information, claims, and queries to our customer service department. By sending this form you are agreeing to the automated and documentary handling of your data, in the terms stipulated by Spanish Organic Law 15/1999, of December 13 (LOPD) and Royal Decree 1720/2007 of December 21. We would appreciate your notifying us of any changes or modifications to the information that you have provided us with so that it is true and accurate. Also, please note that you may exercise your rights to access, correct, cancel and contest your data by writing to planur-e, or by sending an email to: planur-e@planur-e.es


Cerrar Ventana [x]
El Plan Especial de Protección y Catálogo de la Villa de Mijas (Málaga)

1. Objeto y antecedentes

En las próximas líneas vamos a describir las líneas generales que han definido la redacción del Plan Especial de Protección y Catálogo de la Villa o enclave histórico de Mijas. Se trata de uno de los escasos ejemplos conservados de urbanismo vernáculo en un territorio muy maltratado por el desarrollismo asociado al turismo de sol y playa. Este Plan Especial tiene por objeto de sus actuaciones el conjunto de construcciones y espacios urbanos, públicos y privados, que configuran el centro histórico de la población de Mijas, que cuenta con 8000 habitantes aproximadamente. Este enclave malagueño de la Costa del Sol Occidental se sitúa como un núcleo homogéneo y muy definido, a media ladera en la vertiente meridional de la homónima Sierra de Mijas; alberga una superficie aproximada de 27,926 Ha y un perímetro total de 2.791 ml. El centro histórico de Mijas se encuentra inscrito como Bien de Interés Cultural (BIC) con la tipología de Conjunto Histórico, con fecha de publicación en el BOE del 24 de junio de 1969. Igualmente, está incluido en el Catálogo General del Patrimonio Histórico de Andalucía con la misma tipología de Conjunto Histórico y el código 01290700005.

Figura 1. Situación del pueblo de Mijas a nivel provincial.
Figura 1. Situación del pueblo de Mijas a nivel provincial.
Figura 2. Ámbitos de protección en la declaración como Conjunto Histórico-artístico. 1967.
Figura 2. Ámbitos de protección en la declaración como Conjunto Histórico-artístico. 1967.

Se disponen las construcciones, en general, organizadas alrededor de viales y plazas que se adaptan a las líneas de pendiente del terreno. Los elementos que componen este conjunto poseen una singular arquitectura tradicional, de viviendas unifamiliares de dos plantas, cuya esencia se ha visto perturbada en los últimos tiempos por reformas y la introducción de nuevas tipologías que afectan la imagen general del centro mijeño. De este modo, este Plan Especial debía definir un programa de conservación-catalogación, así como una serie de intervenciones de puesta en valor e integración urbana coherentes con el marco ambiental y arquitectónico donde se inserta el casco histórico de Mijas. Así, se podrían resolver los principales factores de distorsión observados, erradicando sus causas y previendo un desarrollo sostenible del urbanismo tradicional.

En la actualidad este documento se encuentra en fase de aprobación inicial.

Figura 3. Vista general de Mijas-pueblo desde el sur (Calle Muro), 2014.
Figura 3. Vista general de Mijas-pueblo desde el sur (Calle Muro), 2014.

2. Normativa urbanística de referencia

El vigente Plan General de Ordenación Urbana de Mijas fue aprobado definitivamente por la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio y Urbanismo con fecha de 16 de diciembre de 1999. Existe una Adaptación Parcial del citado PGOU de Mijas a la Ley 7/2002, del 17 de diciembre, de Ordenación Urbanística de Andalucía, según el decreto 11/2008, de 22 de enero.El objeto de este Plan Especial consiste en desarrollar pormenorizadamente las determinaciones de protección y ordenación establecidas por dicho Plan General para todo el ámbito del Conjunto Histórico, en cumplimiento del artículo Nº 20 de la Ley 16/85 del Patrimonio Histórico Español. La Ley 14/2007, de 26 de noviembre, del Patrimonio Histórico de Andalucía, contempla la oportunidad de redactar planes urbanísticos de protección en los Art. 30 y 31. Por lo que respecta al PGOU vigente, en el Art. 103 se incide en la necesidad de redactar este Plan Especial.

3. Estado actual del Conjunto Histórico de Mijas. Diagnóstico

3.1. El patrimonio arquitectónico tradicional del Conjunto Histórico de Mijas

La declaración como BIC del Conjunto Histórico de Mijas en fecha tan temprana como 1969, ha permitido encontrarnos con una estructura urbana homogénea y bien conservada, que ha soportado sin excesivos problemas los años del desarrollismo que arrasó tantos y tantos núcleos tradicionales de nuestra región. De este modo, existe una estructura edificada muy clara, organizada mediante grandes manzanas, trapezoidales y concéntricas en el entorno de la Plaza de la Libertad y rectangulares y alargadas en la zona oriental, en el Barrio de Santa Ana y sus desarrollos septentrionales. Sus límites están bien definidos y no se aprecia una fractura o transformación de esos modelos. El origen de este urbanismo hay que buscarlo al comienzo de la Edad Moderna, cuando se abandona el cerro de la Villa medieval y se asienta la población en las zonas más llanas justo al norte de la misma.Estas manzanas se suelen colmatar con un modelo de construcción característico, que forma la base del Conjunto Histórico:

• En la zona occidental, predomina una vivienda popular unifamiliar tradicional dispuesta en parcelas estrechas y alargadas, con un alzado de dos plantas que puede incluir algún castillete o cuerpo retranqueado. Huecos, cubiertas de tejas y alzados encalados definen el tipo.

Figura 4. Estructura morfológica.
Figura 4. Estructura morfológica.
Figuras 5 y 6. A la izquierda, detalle de la calle Charcones a mediados del siglo XX. A la derecha, levantamiento de fachadas de la calle Charcones.  
Figuras 5 y 6. A la izquierda, detalle de la calle Charcones a mediados del siglo XX. A la derecha, levantamiento de fachadas de la calle Charcones.

• Cerca de la Plaza de la Constitución, encontramos otro modelo de vivienda tradicional, pero de carácter más noble, asociada a las clases más pudientes del pueblo. De mayor superficie, con dos plantas en los que se abren grandes huecos, portadas y balcones, es posible identificar varios ejemplos en las calles más céntricas. Al igual que sucedía con la otra tipología referida, en muchos casos se introducen elementos y reformas que alteran el modelo.

La implantación de nuevas tipologías conformes al planeamiento crea situaciones diversas, que no siempre consiguen una adecuada relación y/o transición con la trama tradicional consolidada. Por ejemplo, el borde meridional del Barrio de Santa Ana presenta modelos residenciales de baja densidad, del tipo ciudad jardín, que permiten conseguir una adecuada transición entre la trama densa tradicional y el escarpe natural sin edificar.Por el contrario, los nuevos desarrollos del entorno del camino de la Fuente del Algarrobo introducen modelos plurifamiliares con mayor altura que contrastan en exceso con las viviendas populares cercanas. Finalmente, las nuevas construcciones residenciales que sirven de contacto entre el sector de la Plaza de la Virgen de la Peña y el tradicional organizado alrededor de la Calle Málaga si permiten conseguir una correcta relación entre ambas zonas. La presencia de otras tipologías edificatorias ajenas a lo residencial es anecdótica, y en general se agrupan de forma coherente en la zona de la Villa y sus proximidades. No obstante, hay que destacar las dos potentes construcciones del aparcamiento y el ayuntamiento en el borde oriental del Conjunto Histórico, cuyo gran volumen otorga a ambas un gran protagonismo.

Figura 7. Tipología de la edificación existente.
Figura 7. Tipología de la edificación existente.
Figura 8. Vista general de Mijas pueblo desde el norte (Carretera de circunvalación), 2014.
Figura 8. Vista general de Mijas pueblo desde el norte (Carretera de circunvalación), 2014.

En general, el estado de conservación de las construcciones que integran el casco histórico de Mijas es bastante aceptable, no obstante, en algunas zonas existen construcciones mal conservadas que precisan de restauraciones urgentes, además de algunas ruinas. Hay que abogar por el mantenimiento de estas obras populares, intentando preservar a través de este Plan Especial los elementos característicos y definitorios, y eliminando o corrigiendo, en consecuencia, los elementos distorsionantes y soluciones ajenas al lugar. Uno de los grandes problemas que afectan a la conservación de las construcciones del Conjunto Histórico tiene relación con la introducción de elementos ajenos a los modelos tradicionales existentes, alterándolos en su esencia. Así sucede con los castilletes de chapa, terrazas, instalaciones adosadas a fachadas, fábricas de ladrillo o piedra vista y muchos otros elementos identificados en el pueblo. Corregir y erradicar estas prácticas serán unas de las principales labores a desarrollar desde este Plan Especial. 

El listado de construcciones protegidas contenido en la normativa urbanística vigente es correcto, aunque escaso, y por tanto se ampliará sustancialmente en el Plan Especial con la introducción de los elementos más significativos de arquitectura residencial popular. 

Por último, la relación del pueblo de Mijas con el agua no se debe soslayar, de modo que hay que reconocerla y protegerla a través de la catalogación y protección del destacado patrimonio etnológico que representa el conjunto de minas, fuentes, acequias y molinos hidráulicos que se conservan en el Conjunto Histórico.

3.2. El espacio urbano en el Conjunto Histórico de Mijas

La relación entre la trama edificada y espacio público es indivisible en el modelo urbano que define el centro de Mijas. De este modo, la conservación de unos modelos arquitectónicos tradicionales debe ir acompañada en consecuencia del mantenimiento de unos espacios indisolublemente relacionados con aquellos. La esencia de este urbanismo de influencia medieval, de estrechas y orgánicas callejuelas, viene derivado de su contraste y relación con la densa trama de grandes manzanas y viviendas bajas; su escala no se comprende si no es con ellas. Por su propia estructura, las plazas y parques son escasos en la trama tradicional, de modo que se aprovechan los resquicios que ocasionan el encuentro entre las calles, o las aperturas frente a las iglesias, para generar pequeñas plazoletas que se usan generalmente como terrazas. Las necesidades de espacios libres de calidad y extensión son perfectamente asumidas por la Plaza Virgen de la Peña y los parques y jardines situados en el frente meridional en el entorno de la Villa.

Figuras 9 y 10. A la izquierda, estructura parcelaria – llenos. A la derecha, estructura de espacios libres – vacíos.   
Figuras 9 y 10. A la izquierda, estructura parcelaria – llenos. A la derecha, estructura de espacios libres – vacíos.
Figuras 11 y 12. A la izquierda, vista general de la calle Charcones, 2015. A la derecha, vista general de la plaza de la Constitución, 2014.  
Figuras 11 y 12. A la izquierda, vista general de la calle Charcones, 2015. A la derecha, vista general de la plaza de la Constitución, 2014.

En general, es posible hablar de una buena conservación del espacio público, con una imagen cuidada y con aceptables pavimentaciones, dotación de mobiliario urbano e iluminación. Los acerados en algunas partes son inexistentes, pero ello es debido a la escasa sección de las calles. 

Existe una evidente permeabilidad de la trama urbana en sentido este-oeste, coincidente con los caminos históricos que seguían las curvas de nivel. Las circulaciones transversales son difíciles debido a la propia organización de manzanas y a la topografía existente. En estos casos, la existencia de pasajes o escaleras es destacada. Las tres calles directoras en sentido norte-sur, a partir de la de San Sebastián, apenas tienen continuidad hasta la carretera de Coín (A-387), impidiendo una comunicación que habría que intentar potenciar mediante actuaciones de permeabilización. El entorno de la Plaza Virgen de la Peña se configura como un gran distribuidor urbano, al acoger los principales establecimientos administrativos y de aparcamiento del centro de Mijas. En este caso, el espacio se configura mediante amplias avenidas de doble sentido circulatorio, que tienen a la plaza citada como espacio público nuclear. El contacto con la trama urbana tradicional es difícil y mal resuelta, no sólo por la diferencia de nivel, sino también por los viales que se encargan de ello: pasajes estrechos con empinadas escaleras, y la concurrida Avda. del Compás, a través de un aparcamiento con abundante tráfico.

Figura 13. Vista general de la calle San Sebastián, 2015.
Figura 13. Vista general de la calle San Sebastián, 2015.

Uno de los problemas endémicos de un centro urbano de tales características es la ausencia de plazas de aparcamiento. En el caso de Mijas, este problema afecta sobre todo al vecindario, ya que la propia estructura del espacio público impide la presencia de plazas suficientes y cercanas a las viviendas. Por el contrario, el turista o visitante ocasional tiene a su disposición una bolsa de aparcamientos concentrada en el sector oriental del centro mijeño. Asociada al problema del estacionamiento de vehículos, la circulación en el Conjunto Histórico es otro problema destacado, no sólo por la escasa sección de las calles, sino sobre todo por el daño que ocasiona un tráfico abundante en un marco urbano como el del pueblo de Mijas. 

Este enclave posee una indudable calidad ambiental, y la topografía acusada permite obtener una visión general del mismo desde distintos puntos. Por ejemplo, la peña meridional enriscada adquiere un destacado valor paisajista, con unas posibilidades panorámicas fantásticas. El borde septentrional, siguiendo el trazado de la carretera A-387, es otro sector de vistas inmejorables, sin embargo, su difícil conexión con el resto del casco urbano y la ausencia de una urbanización precisa a modo de paseo o mirador, impide su aprovechamiento actual. No se entiende el Conjunto Histórico sin el marco natural que lo rodea, generalmente caracterizado por los escarpes naturales de la sierra. Creemos preciso el mantenimiento de estos límites en los márgenes norte y sur del ámbito considerado, no sólo como colchones sin edificar sino también como bordes necesarios que relacionan el casco histórico con su entorno, tanto con la franja litoral como con la sierra aledaña.

Figura 14. Sistema Viario.
Figura 14. Sistema Viario.
Figura 15. Frente meridional de Mijas Pueblo, 2014.
Figura 15. Frente meridional de Mijas Pueblo, 2014.

3.3. Usos y dinámica urbana de un pueblo vivo

Un núcleo urbano de gran importancia histórico-patrimonial como es Mijas no es un ente artístico inerte o estático, sino que se inserta dentro de una dinámica social viva y, como es el caso, muy pujante. De este modo, es preciso insistir en que los valores culturales deben ser compatibles con el mantenimiento de una calidad de vida adecuada para sus vecinos, así como con el desarrollo de las actividades económicas que se establecen en el lugar o las que se crean con el territorio adyacente. El pueblo de Mijas es un centro vivo, en el que convive un vecindario local de indudable arraigo con otro nuevo, de origen exógeno, que ha venido buscando precisamente la calidad urbana y ambiental del pueblo. El equilibrio poblacional entre ambos grupos de vecinos es estable, no obstante, el mayor nivel socio-económico de los extranjeros o nuevos vecinos ocasiona que éstos ocupen las zonas o viviendas más valoradas, pudiendo ocasionar segregaciones. De este modo, hay que evitar que se abra una brecha social entre las clases más humildes, afectadas por la crisis actual, y las más acomodadas.

Por lo que respecta a los usos, es evidente que el predominante es el residencial y así debe seguir para no alterar el modelo tradicional del pueblo. Este uso es compatible en el entorno del eje comprendido entre las plazas de la Paz y de la Constitución con otro terciario (principalmente comercial y hostelero) en planta baja, enfocado tanto al vecindario local como, principalmente, al turista.Los pequeños equipamientos son puntuales y generalmente dispuestos en las proximidades o dentro del sector oriental y de la Villa. Los grandes equipamientos y sistemas aparecen fuera del casco histórico, de forma bastante lógica, por otra parte. No se observan especiales necesidades a este respecto, teniendo en cuenta, además, la dificultad que existiría para implantarlos en el centro sin desvirtuar la imagen urbana o su entorno.

El sostén socio-económico del pueblo de Mijas es el turismo, además de todos los servicios complementarios que necesita. Este turismo sigue una pauta muy concreta de relación con el lugar: se trata la mayor parte de los casos de un visitante que, mediante un recorrido organizado, conoce el centro en una breve estancia, disfrutando de sus encantos urbanos, la gastronomía o haciendo algunas compras. Encaja en un perfil de un turista de nivel socio-económico medio-alto, con indudables inquietudes culturales, en contraste con otro tipo más interesado en el tópico de sol y playa. Se trata de un turismo que, valorado adecuadamente, es compatible con la conservación de ese patrimonio, que además actúa como reclamo.

Figura 16. Postal turística de Mijas Pueblo a finales del siglo XX.
Figura 16. Postal turística de Mijas Pueblo a finales del siglo XX.

El turismo predominante no pernocta en el pueblo, principalmente, porque la oferta hotelera es escasa. Una vía importante para crear alojamientos, como ya ocurre, es la de rehabilitar viviendas tradicionales para tal fin, al menos en un número suficiente para crear una oferta atractiva.Estas viviendas rehabilitadas no sólo permitirían conservar en un estado adecuado la imagen del Conjunto Histórico y asegurar unas adecuadas condiciones de vida a los vecinos, sino que permitiría incentivar la iniciativa privada mediante usos compatibles como alojamientos de turismo rural o pequeños talleres de artesanía u otros oficios tradicionales.

4. El ámbito de protección del Plan Especial 

Este Plan Especial debía recoger de forma necesaria un ámbito de protección o actuación sobre el que centrar sus propuestas de estudio, conservación y desarrollo. En definitiva, con la definición de este ámbito del Plan Especial se buscaba conseguir un área de protección espacial alrededor de las diversas partes del Conjunto Histórico, siguiendo las siguientes pautas generales:

1. Preservar la integridad patrimonial del Conjunto Histórico y sus bienes más representativos dentro de un espacio protegido en el que no se vean afectados o agredidos sus principales valores históricos, arquitectónicos, arqueológicos, urbanos y ambientales.

2. Preservar o recuperar espacios urbanos o ambientales de gran interés, vinculados indisolublemente al devenir del propio Conjunto Histórico.

3. Establecer las pautas y normas que afectarán a la futura evolución urbana del Conjunto Histórico, estudiando las posibilidades de desarrollo sostenible con lo patrimonial.

4. Juzgar los posibles usos que puedan incidir en el área del Conjunto Histórico.

La delimitación del ámbito de protección de este Plan Especial es coincidente en gran parte con el ya existente del Conjunto Histórico de Mijas, definido en 1967. Se ha ampliado en algunas zonas, evitando situaciones ambiguas que la delimitación del BIC permitía, como sucedía, por ejemplo, partiendo parcelas catastrales en su perímetro, las cuales en el presente Plan Especial se han incluido en su totalidad. De este modo, y a partir de estas premisas, se propuso una ampliación destacada del área inicial del Conjunto Histórico hacia el sur y el este. En definitiva, la extensión total del ámbito de protecciónes de 429.137,25 m², con un perímetro de 4.070,29 ml. 

Figura 17. Delimitación del Plan Especial
Figura 17. Delimitación del Plan Especial

5. Criterios y objetivos de la intervención. 

5.1. Criterios generales de este Plan Especial

El Conjunto Histórico de Mijas posee unas cualidades históricas, urbanísticas-arquitectónicas y ambientales que son ciertamente excepcionales. El carácter homogéneo de su urbanismo, el buen grado de conservación general y la dinámica vida local, nos permiten sugerir que nos encontramos ante un modelo urbano que, en su esencia general, ha funcionado con solvencia en las últimas décadas gracias a la existencia de una adecuada normativa de protección, una política urbanística poco expansionista y una gestión que ha tratado de desarrollar el enclave de forma sostenible con sus valores singulares.La redacción de este Plan Especial ha servido, además, para garantizar la conservación del patrimonio local, en sus vertientes arquitectónica, arqueológica, etnológica y urbana, mediante su catalogación y protección específica. En definitiva, y a partir de lo expuesto, los criterios que han marcado las líneas generales de este Plan Especial son:

1. Existe un completo y actual planeamiento de índole municipal y territorial, cuyos criterios generales a propósito del Conjunto Histórico son coincidentes a grandes rasgos con lo estimado en este Plan Especial. Así, este documento poseerá una estrategia ciertamente continuista por lo que respecta al modelo urbano de referencia. No se ha clasificado suelo, y sí establecido normas especiales para la catalogación, conservación, restauración y mejora de los edificios, elementos patrimoniales y espacios urbanos, con expresión de las limitaciones de uso o instalaciones incompatibles con su carácter.

2. Se puede decir que este Plan Especial adopta una política proteccionista en sus premisas directoras, ya que su prioridad es la conservación y protección de ese modelo urbano, de carácter tradicional, del cual Mijas es uno de los últimos ejemplos en su marco geográfico. Definidos los aspectos fundamentales de dicho modelo, se ha tratado de identificar sus características básicas, tanto a nivel arquitectónico y etnológico, como del espacio urbano, con objeto de proceder a su mantenimiento riguroso, corrigiendo aquellos elementos distorsionadores, bien a través de las fichas de catálogo, bien a través de las normativas u ordenanzas correspondientes.

3. La protección que consideramos es arqueológica, arquitectónica, etnológica, del espacio libre y por añadidura del propio paisaje, entendido el conjunto de estos elementos y sus relaciones como los que definen con rigor el carácter y valor de este Conjunto Histórico.

4. El estudio, catalogación y definición específica de esos valores no sólo nos ha permitido conservarlos sino también recuperarlos, si es necesario, mediante operaciones puntuales de regeneración o renovación urbana. Será preciso, no obstante, no caer en el pintoresquismo, de modo que podamos permitir otros criterios o estrategias interventoras compatibles con estos valores tradicionales.

5. El turismo es el principal factor de desarrollo socio-económico del lugar, no obstante, se ha de apostar por un modelo de gestión turística sostenible, que permita preservar el patrimonio y acoger con calidad a un visitante que quiere disfrutar de un cuidado marco urbano tradicional.

6. El sector servicios articula el tejido económico del pueblo, organizado a partir de un núcleo comercial centralizado y muy dinámico, enfocado tanto al turista como a los propios vecinos. Desde este Plan Especial se ha incidido en el mantenimiento del comercio y la hostelería como necesarios y compatibles con la conservación del casco histórico, no obstante, habrán de seguir unas premisas muy estrictas de integración. 

7. Mijas es un pueblo vivo, y como tal, hay que incentivar las políticas de regeneración urbana, pero manteniendo el tejido edificatorio tradicional. Por ello, se abogará por la rehabilitación de las viviendas populares, bien como alojamiento de una población nueva o ya arraigada, bien para la creación de alojamientos turísticos.

8. Las intervenciones sobre el espacio público serán de mantenimiento de sus características espaciales, cuidando la calidad de la urbanización y los pavimentos utilizados. No obstante, desde este Plan Especial se abogará por una mejora de las circulaciones de turistas y vecinos, tanto peatonales como rodadas, potenciando la relación entre zonas y la permeabilidad. Igualmente, se recuperarán recorridos de borde de gran calidad ambiental.

9. Este Plan Especial exige una reflexión profunda sobre las posibilidades de aparcamiento en el ámbito considerado, sin que afecte a la calidad del espacio urbano tradicional. 

10. La delimitación actual del BIC Conjunto Histórico es, en algunas zonas, poco clara y no refleja la realidad de lo existente. Por ello, el ámbito de este Plan Especial sobrepasará el perímetro del BIC para añadir nuevas áreas que forman una evidente continuidad espacial con el mismo, bien para lograr una continuidad urbana, bien para incluir completas aquellas parcelas catastrales afectadas parcialmente por el BIC.

5.2. Objetivos de la actuación general en el Conjunto Histórico

Por lo que respecta a los objetivos generales que se buscan con este Plan General, tenemos los siguientes:

Catalogar de forma exhaustiva las partes integrantes del Conjunto Histórico de Mijas a través de sus distintos elementos, lo cual implica conocer su historia y evolución en relación con la realidad urbana del lugar, su arquitectura y modos constructivos, así como su estado de conservación.

Establecer un marco general de protección de las construcciones, restos arqueológicos y del marco urbano en el que se insertan, adaptándonos a los especiales factores urbanos, arqueológicos o de conservación existentes.

Asegurar su conservación mediante criterios de restauración sistematizados y organizados según sistemas de índole científica. A este respecto, cabe afirmar que la propia labor restauradora no sólo se nutrirá de la investigación previa, sino que la acrecentará en su propio desarrollo.

Proteger y poner a disposición del ciudadano y del visitante un excepcional conjunto urbano, mediante una serie de estrategias de conservación y dinamización urbana. 

Poner en relación arquitectura, espacio urbano y paisaje como partes indisolubles de un sistema urbano tradicional de alta calidad ambiental y patrimonial.

Armonización de lo patrimonial con el desarrollo urbano y turístico de un casco histórico vivo y dinámico, de un modo sostenible y respetuoso. Siempre predominando la salvaguarda de lo primero sobre lo segundo.

6. Propuestas de protección

Una de las principales misiones que tiene que acometer este Plan Especial es la de crear una serie de grados de protección del patrimonio urbano, arqueológico, arquitectónico y etnológico que alberga su ámbito de actuación. De este modo, podemos definir de forma general los siguientes niveles de protección:

6.1. La protección del patrimonio arqueológico 

Si tenemos en cuenta la consideración del centro histórico de Mijas y algunos de sus elementos patrimoniales como un yacimiento arqueológico de primer orden, es evidente la necesidad de establecer varios niveles de protección en su superficie que permitan cautelar los posibles hallazgos que se realizaran al remover el subsuelo. Esta es una de las grandes lagunas que solventará este Plan Especial con respecto al planeamiento vigente, y que dejaba sin protección el patrimonio arqueológico del pueblo de Mijas. Todas las intervenciones arqueológicas derivadas de la aplicación de la presente normativa serán ejecutadas por un técnico-arqueólogo y estarán sujetas, en todo caso, a la aprobación de un Proyecto de Actividad Arqueológica por la Consejería competente en materia de Patrimonio Histórico. 

Figura 18. Protecciones arqueológicas.
Figura 18. Protecciones arqueológicas.

6.1.1. Nivel 1. Protección arqueológica integral

Es el grado de mayor protección existente. Se aplica a aquellos espacios que por su importancia arqueológica, valor histórico o singularidad monumental deban ser conservados íntegramente para su estudio arqueológico y disfrute cultural. Por ello, en éstos no se permitirá actuación alguna a menos que esté relacionada con la investigación, protección, conservación y puesta en valor de los mismos.

Por defecto, en el Nivel de Protección Integral se encuentran aquellos elementos que cuentan con declaración de Bien de Interés Cultural, sea por sus valores exclusivamente arqueológicos o por concurrencia con otros arquitectónicos y/o etnológicos. También se incluyen aquellos otros espacios que, sin contar con dicha declaración, sean merecedores del máximo nivel de protección por observarse en ellos altos riesgos respecto a la conservación del Patrimonio en atención a sus valores específicos.

Se prohibirán expresamente las actividades de sustitución inmobiliaria, salvo en los casos en que quede demostrada la inexistencia de registro soterrado y/o restos emergentes de carácter arqueológico y siempre que los proyectos promovidos se ajusten a los valores históricos de su entorno y cumplan con las ordenanzas urbanísticas propias de la zona donde se ubiquen.Igualmente, y con idénticas salvedades, se prohíbe la ocupación del subsuelo bajo la rasante del terreno para cualquier uso, ya sea éste de sótano o garajes.

Cuando, por necesidades derivadas de la realización de obras para la instalación de infraestructuras, así en el parcelario como en el viario, fuera necesario ejecutar movimientos de tierra o apertura de canalizaciones, éstas tendrán que contar con supervisión arqueológica, deberán hacerse preferentemente con medios manuales y podrán plantearse como excavación o análisis de estructuras emergentes, en función del alcance de las obras. 

En las zonas con Protección Arqueológica Integral se permitirán, en términos generales, actuaciones arqueológicas de investigación, protección, conservación y puesta en valor autorizadas por la Consejería competente en materia de Patrimonio Histórico, de acuerdo con la Ley 14/2007 del Patrimonio Histórico de Andalucía. 

Por otra parte, son recomendables las actividades de conservación integral y puesta en valor de restos localizados en el subsuelo, como consecuencia de trabajos de excavación arqueológica, tras su valoración por la autoridad competente en materia de patrimonio histórico. E igual cuestión podemos apuntar para la integración de elementos pertenecientes al recinto amurallado. En el caso de construcciones de nueva planta deberán separarse al menos entre cuatro y seis metros de las caras interior y exterior de los restos de muralla, se conserven o no los alzados de los paramentos del sistema defensivo. Como en el resto de la zona de Nivel 1, también queda prohibida la ocupación del subsuelo para cualquier uso, ya sea éste sótano o garaje.

6.1.2. Nivel 2. Protección arqueológica preferente

Constituye el grado intermedio de protección arqueológica y se aplica a aquellas parcelas ubicadas en áreas de las que se poseen datos que suponen la existencia de elementos arqueológicos emergentes y/o soterrados de valor histórico destacable y cuya valoración tras la intervención arqueológica permitirá su posible integración en la trama urbana. El grado de integración podrá ser total, parcial o nulo, según su estado de conservación y a consideración de la Consejería competente en materia de Patrimonio Histórico.

Para compatibilizar en estas áreas los derechos de los titulares de los inmuebles con la conservación del patrimonio arqueológico se articula un procedimiento que condiciona cualquier acto de uso del suelo y subsuelo a intervención arqueológica previa. Por tanto, la concesión de licencia municipal de obras en lugares con Protección Arqueológica Preferente estará supeditada a la presentación de un informe con los resultados de una intervención arqueológica con el correspondiente visado de la Consejería competente en materia de Patrimonio Histórico.

En el caso de que las actividades arqueológicas tuvieran finalmente un resultado negativo (desde el punto de vista arqueológico) el Ayuntamiento podrá proceder a la concesión de la licencia de obras definitiva; si el resultado fuera positivo se estará a lo que disponga la citada Consejería. 

Dichas intervenciones se programarán en relación a proyectos de edificación concretos, adecuándose a la afección específica de cada uno de ellos, y deberán asegurar el estudio del 100% de la secuencia estratigráfica afectada, estableciendo las medidas adecuadas que hagan compatible cada proyecto de obras con la conservación del patrimonio arqueológico inmueble. Se salvaguardará siempre un margen de seguridad con respecto a las profundidades previstas en los proyectos de edificación. 

En general, estas intervenciones se corresponden con las Actividades Arqueológicas Preventivas estipuladas en el Decreto 168/2003, de 17 de junio, por el que se aprueba el Reglamento de Actividades Arqueológicas, y no podrán ser sustituidas por investigación documental o comparación con el resultado de otras actividades arqueológicas, dado el alto porcentaje de riesgo de localización de bienes sujetos a cautela.

En el caso de que las intervenciones se programen en áreas donde se localicen restos funerarios se exigirá un estudio antropológico de los restos esqueléticos exhumados. Del mismo modo, si se trata de zonas donde se prevea la obtención de informaciones de interés paleogeográfico, las intervenciones podrán complementarse con técnicas geoarqueológicas.

Cuando, por necesidades derivadas de la realización de obras para la instalación de infraestructuras en el viario contenido dentro de la zona de Protección Arqueológica Preferente, fuera necesario ejecutar movimientos de tierra o apertura de canalizaciones, éstas tendrán que contar con supervisión arqueológica y podrán hacerse mediante controles arqueológicos de movimientos de tierra, en función del alcance de las obras. 

6.1.3. Nivel 3. Protección arqueológica genérica

La aplicación de un nivel de protección inferior a los anteriores sobre ciertas áreas del Conjunto Histórico proviene de su imprecisa caracterización y/o de una menor concentración de bienes en su polígono de delimitación. En general, engloba a áreas susceptibles de albergar la presencia de restos arqueológicos según establece el artículo 47 de la Ley 14/2007 de Patrimonio Histórico de Andalucía. 

Para esta zona, junto a las licencias de obras, se establece como medida precautoria la realización de Actividades Arqueológicas Preventivas bajo la figura del Control Arqueológico de Movimientos de Tierra, de forma simultánea a las obras que los generan, con el objeto de comprobar la existencia de restos arqueológicos o paleontológicos. Dicho control arqueológico debe ser igualmente autorizado por la Consejería competente en materia de Patrimonio Histórico. La aplicación de estos controles se producirá sobre todo el espacio cautelado, afectando tanto al parcelario como al viario.

Si durante los trabajos de control de movimiento de tierras se detectaran restos arqueológicos o paleontológicos susceptibles de interés para su estudio, la zona delimitada pasará a considerarse recalificada como de Protección Arqueológica Preferente. En tal caso, se paralizarán de forma puntual los movimientos de tierra y la Consejería competente en materia de Patrimonio Histórico resolverá si se realiza o no una excavación arqueológica y de qué tipo. 

En el caso de que el control arqueológico de movimientos de tierra tenga un resultado negativo (desde el punto de vista arqueológico o paleontológico), se continuará con las obras autorizadas en la correspondiente licencia. La desafección por este procedimiento de los espacios diagnosticados se referirá exclusivamente a la superficie intervenida, manteniéndose el Nivel 3 de protección para el resto de la parcela si su superficie es mayor que la promovida urbanísticamente.

6.2. La protección de los bienes arquitectónicos y etnológicos 

La base de los bienes arquitectónicos y etnológicos catalogados es el completo y riguroso Catálogo que, en su fase preliminar, se ha incorporado recientemente al PGOU de Mijas. Reconociendo la coherencia y rigor de sus decisiones, en este Plan Especial se ha adoptado una política continuista por lo que respecta a la definición de las políticas de protección derivadas de dicha catalogación. Los niveles de protección serán tres, difiriendo, en algunos casos, la pertenencia de algunos bienes a algún grado concreto de protección.Por otra parte, y para evitar casos de contaminación visual de los bienes protegidos, se tendrá en cuenta lo referido en el Art. 19 de la Ley 14/2007 del Patrimonio Histórico de Andalucía. Teniendo en cuenta todas estas premisas, es posible plantear los siguientes niveles globales de protección:

Figura 19. Protecciones arquitectónicas y etnológicas.
Figura 19. Protecciones arquitectónicas y etnológicas.

6.2.1. Protección arquitectónica y etnológica Integral con Grado A

Este nivel incluye, entre otros, los Bienes de Interés Cultural declarados o en vías de declaración incluidos en el Ámbito de Protección de este Plan Especial, y como tales, se regirán por las prerrogativas específicas que les otorga la Ley 14/2007, de 26 de noviembre del Patrimonio Histórico de Andalucía a afectos de autorizaciones y realización de obras sobre los mismos o su Ámbito del plan.Con independencia de estas protecciones legislativas establecidas específicamente para el caso de los Bienes de Interés Cultural, y siempre teniendo en cuenta las protecciones más restrictivas y acordes a su tipología en caso de aplicación de dos o más normativas distintas, este Plan Especial determina los siguientes criterios específicos para la autorización de obras en bienes incluidos en este nivel de protección integral:

A. Se permitirán solamente las actuaciones encaminadas a la conservación y puesta en valor del edificio o elemento catalogado.

B. En consecuencia, se permiten solamente con carácter general sobre los bienes así catalogados, las obras cuyo fin sea la restauración, de entre las tipificadas, es decir, las de mantenimiento, de consolidación y de recuperación, con prohibición de todas las demás. En todo caso, las aportaciones sucesivas de restauración deberán diferenciarse o documentarse convenientemente de la obra original. En el caso de elementos de interés etnológico, además, sólo serán admisibles aquellas intervenciones que pongan en alza los valores históricos, ambientales y paisajísticos que cualifican su valor.

C. Con carácter excepcional, los edificios y las construcciones incluidas en este nivel de protección podrán ser objeto de restauración total si por cualquier circunstancia se arruinasen o demoliesen.

D. De forma general, se permiten usos culturales en estos edificios, compatibles con aquellos específicos que presenten cada uno de los bienes protegidos, y que vendrán reflejados de forma pormenorizada en las fichas del Catálogo correspondientes. Estos usos compatibles serán acordes a las características y condiciones originales del bien, garantizando su permanencia.

E. Se permitirán excepcionalmente pequeñas actuaciones de acondicionamiento si la permanencia del edificio implicara necesariamente un cambio de uso y el nuevo a implantar así lo exigiera, en cuyo caso la concesión de licencia de obras irá precedida del informe favorable del departamento competente en la materia.

F. Se prohibirán las actuaciones de los particulares y empresas concesionarias de servicios relativas a fijación de elementos extraños a la naturaleza del propio elemento catalogado con este grado de protección, tales como tendidos aéreos de redes de energía, aparatos de aire acondicionado colgados en fachadas, alumbrado o comunicación, señalización de tráfico, rótulos publicitarios, toldos, etc. Únicamente se permitirán placas realizadas en materiales y diseños acordes a las características de las edificaciones.

G. Los elementos de señalización de actividades que la construcción albergue y los del alumbrado de sus inmediaciones, se diseñarán expresamente dentro del espíritu de respeto al bien catalogado, a su carácter y a su entorno.

H. En los espacios libres de edificación incluidos dentro de las parcelas catalogadas dentro de este grado de protección sólo se permitirán actuaciones encaminadas a la conservación de su integridad y de los valores que contienen, así como a la restauración de aquellos que se hubieran degradado. Se permitirán las actuaciones destinadas a favorecer el uso y disfrute colectivo, aunque tenga carácter restringido.

I. Se prohibirán expresamente las actuaciones de segregación y las que supongan un aumento del aprovechamiento sobre lo fijado en el Plan Especial.

6.2.2. Protección arquitectónica y etnológica Preferente con Grado B

Las obras a efectuar en los edificios o elementos sometidos a este grado de protección, serán las tendentes a su conservación, mejorando sus condiciones de habitabilidad o uso, manteniendo su configuración estructural, envolvente exterior y sus elementos más significativos. Este nivel de protección parcial implicará:

A. Se permiten obras de mantenimiento, consolidación y recuperación, como las autorizadas para el grado de protección integral, pero a las que se añadirán las obras de acondicionamiento. En el caso de elementos de interés etnológico, además, sólo serán admisibles aquellas intervenciones que pongan en alza los valores históricos, ambientales y paisajísticos que cualifican su valor.

B. Se consideran excepcionales las actuaciones que, dentro de las permitidas, impliquen el uso de materiales o técnicas ajenas a las originales y que afecten a la envolvente exterior o a los elementos estructurales o significativos, excepcionalidad que dará lugar al consecuente trámite de informe favorable por parte del departamento competente en el Ayuntamiento de Mijas antes de tramitar la licencia.

C. Con carácter excepcional, los edificios y las construcciones incluidas en este nivel de protección podrán ser objeto de restauración total si por cualquier circunstancia se arruinasen o demoliesen.

D. Al igual que sucede con la protección integral, en este caso se prohíben expresamente la fijación de elementos superpuestos, señalizaciones y tendidos de redes de servicios e instalaciones urbanas. Únicamente se permitirán placas realizadas en materiales y diseños acordes a las características de las edificaciones.

E. Los elementos de señalización de actividades que la construcción albergue y los del alumbrado de sus inmediaciones, se diseñarán expresamente dentro del espíritu de respeto al bien catalogado, a su carácter y a su entorno.

F. Cuando nos encontremos espacios de parcela complementarios de edificios singulares de protección integral, se permitirán solamente las actuaciones sobre la totalidad o las partes o aspectos más afectados por la protección de la propia parcela o de la edificación, encaminadas a la conservación de su integridad, de sus valores y a la restauración de aquellos que se hubieran degradado.

G. En consecuencia, se prohíben expresamente cuando se trate de este tipo de parcelas las actuaciones siguientes:

• Actuaciones de segregación.

• Actuaciones que modifiquen los cerramientos de parcela.

• Actuaciones que modifiquen plantaciones aisladas o formando jardines de alto valor histórico o botánico.

• Actuaciones sobre las partes o aspectos de la edificación que en cada caso deban protegerse, especialmente aquellos restos que puedan asociarse histórica o arquitectónicamente con el edificio principal del que se deriva la protección de la parcela.

• Sobre los cerramientos, elementos auxiliares, mobiliario, arbolado y demás vegetación significativa que contengan sólo se permitirán labores de mantenimiento, consolidación y recuperación.

6.2.3. Protección arquitectónica y etnológica Parcial con Grado C

El nivel de Protección Parcial, Grado C, es el asignado a los edificios o elementos constructivos cuyo valor arquitectónico, etnológico o artístico no alcanza el carácter singular que contienen los calificados en los niveles de protección Integral y Preferente, pero que por sus características arquitectónicas y/o etnológicas originales, su pertenencia a una tipología protegible, su articulación en la trama urbana y su contribución como elementos constitutivos del tejido y de la configuración del paisaje urbano, deben ser objeto de protección. Este nivel de protección parcial implicará:

A. Las obras que se efectúen en los edificios o elementos afectados por este grado de protección, tendrán por objeto adecuarlos a los usos y costumbres actuales, sin pérdida de los valores ambientales, etnológicos y tipológicos que poseen.

B. Sobre los bienes inmuebles catalogados en este nivel se permitirán las obras de mantenimiento, consolidación, restauración y acondicionamiento, autorizados para el grado de protección Preferente, también las de reestructuración.

C. Asimismo se permitirán las obras de ampliación siempre y cuando:

• No impliquen aumento de altura del bien catalogado.

• No impliquen aumento de ocupación en planta cuyos efectos sean visibles desde la vía pública.

• No existan determinaciones de protección de la parcela contraria a la ampliación solicitada.

• La ordenanza de la zona en que se halla concede al solar correspondiente edificabilidad necesaria para permitir la ampliación solicitada, una vez descontada la consumida por la edificación existente.

D. Los bienes catalogados en este nivel podrán ser objeto de ampliación que den lugar a aumento de ocupación, siempre y cuando reúnan las condiciones restantes señaladas en el párrafo anterior.

E. Se considerarán excepcionales las obras de reestructuración que impliquen una intervención asimilable a la redistribución interior siempre y cuando suponga un riesgo de pérdida de los valores tipológicos que se suponen al elemento protegido. Esta excepcionalidad demandará un informe favorable por parte del Departamento de Patrimonio correspondiente, previo a la concesión de licencia.

F. Se autorizarán igualmente con carácter excepcional y se someterán, por tanto, al mismo trámite antes señalado, las propuestas de actuación que por imperativo de la reestructuración o acondicionamiento necesarios para adecuarlos a los nuevos usos propuestos o por aplicación necesaria de técnicas o materiales distintos de los originales, den lugar a modificaciones en la envolvente exterior visible desde espacios públicos próximos o lejanos que, sin pérdida de los valores ambientales y tipológicos existentes, afecten a su composición, colores y texturas.

G. Se prohíben expresamente la fijación de elementos superpuestos, señalizaciones y tendidos de redes de servicios e instalaciones urbanas. Únicamente se permitirán placas realizadas en materiales y diseños acordes a las características de las edificaciones.

6.3. La protección del espacio urbano 

A la hora de definir la protección del espacio urbano, hemos de valorar las posibilidades de conservación de las cualidades espaciales y ambientales generales que presentan los espacios libres considerados. En muchos casos, su conservación será inseparable del marco arquitectónico de referencia, sobre todo en el caso de las calles. Se cuidará especialmente la existencia de elementos existentes cuyo carácter simbólico-representativo, histórico o etnológico estén íntimamente relacionados con la esencia urbana del lugar: el arbolado, elementos como kioscos de música, estatuas, etc, además de las vistas o visiones del espacio público que permiten. De forma inicial, definimos los siguientes grados de protección:

Figura 20. Áreas y elementos a proteger: espacios urbanos.
Figura 20. Áreas y elementos a proteger: espacios urbanos.

6.3.1. Protección espacial Integral con Grado 1

Teniendo en cuenta las protecciones más restrictivas y acordes a la importancia de estos espacios urbanos, este Plan Especial determinará los siguientes criterios específicos para la autorización de obras en este nivel de protección integral:

A. Exigirá la conservación estricta de las secciones generales del espacio urbano, manteniendo la relación entre espacio libre y espacio edificado, siempre respetando la conservación de alineaciones y rasantes referida en el articulado precedente.

B. Se establecen condiciones particulares en las fichas individualizadas de cada elemento catalogado, en las que se definen: recomendaciones sobre el tipo preferente de tráfico de vehículos, los espacios reservados de modo exclusivo al peatón, de localización de las actividades de carga y descarga, así como estacionamiento de vehículos.

C. En las fichas de catalogación se contemplará, igualmente, la conservación de los elementos representativos, pudiendo estimarse la recuperación de otros desaparecidos que, por su valor y arraigo, hayan tenido especial significación en el citado espacio urbano.

D. En la reurbanización de los espacios a proteger, se exige la redacción de un único proyecto que establezca criterios homogéneos, aun cuando su ejecución pueda plantearse de forma faseada. Se asegurará la eliminación de barreras arquitectónicas.

E. Se deberá garantizar la participación ciudadana en las decisiones relativas al diseño y a los elementos de mobiliario urbano del espacio urbano protegido, siempre bajo coordinación de la oficina municipal que gestione el desarrollo del Plan Especial.

F. Los tendidos aéreos que discurran sobre el viario de estos espacios y/o adosados a las fachadas serán considerados como infraestructuras fuera de ordenación paisajista a partir de la entrada en vigor de este Plan Especial. Su eliminación mediante soterramiento constituirá una actuación preferente en el marco de proyectos específicos a desarrollar.

G. La publicidad en los espacios públicos de estos ámbitos podrá realizarse exclusivamente a través de los elementos del mobiliario urbano cuya finalidad principal no sea la de difundir mensajes publicitarios. Se prohíbe, asimismo, la colocación de mobiliario urbano exclusivamente publicitario.

H. Quedan igualmente prohibidas las carteleras sobre vallas sin ocupar o en obras, incluidas las de promoción inmobiliaria. Dicho uso informativo deberá realizarse mediante rótulos flexibles u otros soportes no rígidos.

I. La remodelación del trazado y mobiliario urbano deberá realizarse en consonancia con su carácter monumental, singular o simbólico para conseguir una imagen unitaria expresiva de su origen bajo las siguientes premisas: potenciar el sentido unitario del conjunto espacial y fomentar el carácter de estancia y paseo público.

J. En aquellas terrazas o veladores situados en las inmediaciones de inmuebles protegidos en grados A y B, podrá prohibirse la utilización de sombrillas y otros elementos de protección solar cuando incidan negativamente en la contemplación de los citados inmuebles.

K. Se prohíbe colgar mercancía de las fachadas en los casos de uso comercial en planta baja, y aquella que se ubique en el espacio público, se adaptará a lo que refiera al respecto la Ficha de Catálogo correspondiente.

L. Los árboles, arbustos y plantas existentes en los jardines de carácter singular catalogados, que pudieran verse afectados por la realización de cualquier tipo de obra, deberán figurar convenientemente localizados en la documentación para la solicitud de licencia. Durante la realización de los trabajos se exigirá la adopción de medidas necesarias para evitar cualquier tipo de daño y garantizar su conservación.

6.3.2. Protección espacial Preferente con Grado 2

Este segundo nivel de protección hace referencia principalmente a aquellas calles y arterias secundarias que articulan la trama urbana tradicional, y que si bien no atesoran un bagaje histórico o representativo destacado, su esencia y calidad ambiental se entiende como fundamental para mantener el valor del Conjunto Histórico en su conjunto. Las actuaciones y cautelas de protección que llevan implícitas este nivel son: 

A. Exigirá la conservación estricta de las secciones generales del espacio urbano, manteniendo la relación entre espacio libre y espacio edificado, siempre respetando la conservación de alineaciones y rasantes referida en el articulado precedente.

B. Se establecen condiciones particulares en las fichas individualizadas de cada elemento catalogado, en las que se definen: recomendaciones sobre el tipo preferente de tráfico de vehículos, los espacios reservados de modo exclusivo al peatón, de localización de las actividades de carga y descarga, así como estacionamiento de vehículos.

C. En las fichas de catalogación se contemplará, igualmente, la conservación de los elementos representativos, pudiendo estimarse la recuperación de otros desaparecidos que, por su valor y arraigo, hayan tenido especial significación en el citado espacio urbano.

D. Los tendidos aéreos que discurran sobre el viario de estos espacios y/o adosados a las fachadas serán considerados como infraestructuras fuera de ordenación paisajista a partir de la entrada en vigor de este Plan Especial. Su eliminación mediante soterramiento constituirá una actuación preferente en el marco de proyectos específicos a desarrollar.

E. La remodelación del trazado y mobiliario urbano deberá realizarse en consonancia con su carácter monumental, singular o simbólico para conseguir una imagen unitaria expresiva de su origen bajo las siguientes premisas: potenciar el sentido unitario del conjunto espacial y fomentar el carácter de estancia y paseo público.

F. Se prohíbe colgar mercancía de las fachadas en los casos de uso comercial en planta baja, y aquella que se ubique en el espacio público, se adaptará a lo que refiera al respecto la Ficha de Catálogo correspondiente.

6.3.3. Vistas de interés

Se consideran vistas y paisajes de interés para su protección las perspectivas observables desde enclaves determinados que configuran visiones tradicionales o de interés del Conjunto Histórico de Mijas-Pueblo, algunos de sus elementos o el marco territorial próximo. En ellas y en su entorno se evitará la colocación de elementos o instalaciones que entorpezcan o dificulten las cualidades ambientales o paisajistas que se disfrutan desde estos puntos. En el ámbito de protección considerado, se estiman como vistas de interés:

A. Las vistas tanto hacia el litoral como hacia la sierra desde el sector meridional del Conjunto Histórico, configurado por la elevación o cresta que une la meseta de la Villa con la ermita de la Virgen de la Peña.

B. Las vistas panorámicas desde el sector septentrional del Conjunto Histórico y el borde de la carretera que une Coín y Fuengirola A-387 hacia el resto del casco urbano y hacia el sur. La protección de estas vistas de interés implicará la necesidad de presentar un Estudio Ambiental básico ante cualquier tipo de intervención a desarrollar en las dos zonas referidas, cuya idoneidad será valorada desde el Ayuntamiento de Mijas antes de conceder la licencia de obras correspondiente.

7. Actuaciones estratégicas

Las propuestas de intervención que acompañan al Plan Especial centran su atención en la regeneración del medio urbano, buscando mejorar su calidad mediante tratamientos adecuados de urbanización, rehabilitación de la edificación tradicional y protegida, mejoras de la accesibilidad y aparcamientos, y, finalmente, recuperando los bordes del Conjunto Histórico como zonas de una elevada calidad ambiental. La gestión de cada una de estas intervenciones sería preferentemente pública, organizada a través del ayuntamiento. En consecuencia, y siguiendo estas determinaciones, las operaciones propuestas son las siguientes:

Figura 21. Acciones estructurantes.
Figura 21. Acciones estructurantes.

1. Recuperación y tratamiento ambiental de los bordes norte y sur del Conjunto Histórico. Unidad de Actuación U1

2. Regeneración y potenciación del eje Plaza de la Paz-Plaza de la Constitución como principal eje comercial. Unidad de Actuación U2

3. Mejora de la permeabilidad y relaciones de accesibilidad entre el eje Plaza de la Paz-Plaza de la Constitución y la zona de la Plaza de la Virgen de la Peña. Unidad de Actuación U3

4. Recuperación de la Plaza de los Siete Caños y su entorno inmediato. Unidad de Actuación U4

Nota Legal
Créditos
Suscripción
Directora: María A. Leboreiro Amaro, Dra. Arquitecto. Profesora Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Consejo de redacción: Miquel Adriá, director de la revista Arquine
Carmen Andrés Mateo, Arquitecta. Profesora Asociada de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Mª Ezquiaga Dominguez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Fariña Tojo. Dr. Arquitecto. Catedrático de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Fernando Fernández Alonso. Arquitecto. Profesor Asociado de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Josep Mª Llop Torne. Arquitecto. Profesor en la Facultad de Geografía de la Universidad de Lleida
Javier Ruiz Sánchez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Secretaría: Llanos Masiá
Edita: planur-e
Avda. Valdemarin, 68
28023 Madrid
Traducción: planur-e
ISSN: 2340-8235
Copyright: (2013): planur-e
Cerrar Ventana [x]
Información General
En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley 34/2002, de 11 de Julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), ponemos a su disposición la “información general”, que comprende los datos identificativos de la entidad titular de este sitio web:
Titular: planur-e
Dirección: Avda. Valdemarín, 68-28023 Madrid
Lugar de edición: Madrid

Nota Legal
Los trabajos firmados expresan únicamente la opinión de sus autores así como la documentación gráfica, y son de su exclusiva responsabilidad, a todos los efectos legales y no reflejan los criterios que pueda tener el equipo editorial. Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse o transmitirse en ninguna forma sin autorización escrita por parte de la editorial. Aquellas imágenes en las que no se ha podido identificar el propietario de los derechos, se entiende que son de libre uso. En caso de identificar alguna imagen como propia, por favor póngase en contacto con planur-e.
Legal Notice
The signed works only express the opinion of their authors and also the graphic documentation, and are their sole responsibility, for all legal purposes, and do not reflect the criteria that the editorial team may have. No part of this publication may be reproduced or transmitted in any form without the written consent of the publisher. It is understood that those images for which it was not possible to identify the holder of the rights are free to be used. In the event you identify an image as your own, please contact planur-e.
Cerrar Ventana [x]
 Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions



 Protección de Datos
planur-e te informa de que los datos personales que nos proporciones serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, prestas consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre.
Te agradeceremos nos comuniques cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, te informamos de que puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a planur-e, o bien, mediante correo electrónico a: planur-e@planur-e.es
Cerrar Ventana [x]