Volver al inicio     
Suscripción
Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions




 Protección de Datos

planur-e informa de que los datos personales que nos proporcione serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, presta consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre.Agradeceremos nos comunique cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, le informamos de que puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a planur-e, o bien, mediante correo electrónico a: planur-e@planur-e.es

Data Protection

planur-e informs that the personal data you provide us with will be incorporated into the file "Customer Service" that we are responsible for, in order to handle requests for information, claims, and queries to our customer service department. By sending this form you are agreeing to the automated and documentary handling of your data, in the terms stipulated by Spanish Organic Law 15/1999, of December 13 (LOPD) and Royal Decree 1720/2007 of December 21. We would appreciate your notifying us of any changes or modifications to the information that you have provided us with so that it is true and accurate. Also, please note that you may exercise your rights to access, correct, cancel and contest your data by writing to planur-e, or by sending an email to: planur-e@planur-e.es


Cerrar Ventana [x]
El Catálogo en el universo del Conjunto Histórico de Burgos

1. El esquema racional de la definición de un catálogo

Un catálogo es un instrumento que siempre pretende ser racional, de tal manera que las decisiones adoptadas estén justificadas y se expongan tales razonamientos. No hay que olvidar que el documento del catálogo se convertirá en una norma que formará parre de la política de protección del patrimonio y esta debe ser consciente de sus implicaciones, pero también transparente y cercana a los ciudadanos. No debería, por tanto, reducirse a decisiones meramente técnicas, pues pone en juego la sensibilidad urbana. Nunca es sencillo, pues por más que se quiere racional, alude a determinados aspectos urbanos, no siempre objetivamente cuantificables, y siempre relacionados con la sensibilidad. El hecho de poder cuantificar el impacto de las decisiones de catalogación es, sin duda, una ventaja operativa en las prácticas y en la definición de las políticas urbanísticas.

Figura 1: Vista de Burgos de noche. Foto de SpainExchange.com
Figura 1: Vista de Burgos de noche. Foto de SpainExchange.com

La razón puede no dar completa cuenta del fondo impenetrable de la realidad urbana. Es una cuestión de cultura. Con este término, cultura, se alude a lo que no se limita a lo instrumental y lo excede; quizá en aspectos imperceptibles, pero asumidos positivamente por los ciudadanos (así lo definió Castoriadis).

El trabajo del catálogo del Centro Histórico de Burgos (no coincidente estrictamente con el Conjunto Histórico sino que abarca una realidad de piezas más amplia) se refiere a valores urbanos que se relacionan con el imaginario social en sentido estricto, con el imaginario poiético, tal como este se encarna en obras y conceptos que significan, como decimos, algo más que lo meramente funcional. Tiene que ver con las grandes opciones urbanísticas, pero también con cuestiones que parecen nimias, ínfimas variaciones que ponen a prueba el gusto y suponen una cierta educación de la sensibilidad.

2. Ordenación sistemática del universo de trabajo. Muñecas rusas.

Figura 2. Juego de muñecas rusas.
Figura 2. Juego de muñecas rusas.

El trabajo del catálogo se organizó desde la definición del universo que comprende el ámbito y la ordenación sistemática de los valores a proteger, de tal forma que se ha conseguido tener, metafóricamente, una mesa sobre la que se habrían extendido todas las piezas del gran reloj urbano que se acababa de descomponer, cada una con su correspondiente etiqueta: procede de aquí, se aprecia en ella tal o cual valor; con varios “niveles”, desde el más lejano, el del conjunto, hasta el último, el superdescompuesto.

Se trata de definir todos los elementos susceptibles de formar parte del catálogo, en el área seleccionada. Son elementos físicos, construidos o naturales. No son “relaciones entre elementos”, sino piezas.

Piezas de distintas escalas: de la escala del hábitat (el centro histórico en su conjunto, incluyendo todo lo que contiene el ámbito), de la escala del movimiento (espacios urbanos o, mejor, conjuntos urbanos), de la escala de la actividad (inmuebles, agrupaciones de las casas con sus patios, etc.), de la escala del cuerpo (edificios, calles o fragmentos de calle), y de la escala de la mano (mobiliario urbano, escudos, etc.).

Figura 3. El Centro de Burgos: Un Conjunto de conjuntos
Figura 3. El Centro de Burgos: Un Conjunto de conjuntos

Se actuará como con las muñecas rusas. Cada uno de los “elementos” es como una muñeca, que puede contener a, o estar contenida en, otras muñecas de distinto tamaño. De cada una de estas piezas, y de los distintos niveles (de cada elemento, cada nivel, “cada muñeca”), se realiza una definición y descripción exhaustiva. Importa cuidar en la etapa de análisis que todos los datos sean escrupulosamente objetivos.

3. Fabricación de significados y control de la discrecionalidad. 

En este recorrido se trabaja, fundamentalmente, con significados. Es necesario cuidar la fabricación del significado que a través de la clasificación y la descripción se presenta. El “sistema de los objetos” a que se refiere el Catálogo, que ha tenido y tiene un papel tan importante en la creación de identidad urbana, crea un mundo de valor que depende de la forma de acumularlos, jerarquizarlos y describirlos.

Figura 4. Fachada de la ciudad en la margen derecha del río
Figura 4. Fachada de la ciudad en la margen derecha del río

Por otra parte, hay que insistir en la componente subjetiva que inevitablemente comporta la justificación de un catálogo. Las propuestas que se planteen sólo adquirirán legitimidad con la aprobación política y después del proceso de participación pública. 

Es importante, en este sentido, centrarse en el procedimiento empleado, más quizá que en el resultado mismo. Para saber si lo que se ordena no es ni más ni menos que lo que prevén las leyes sobre la materia, hay que entender cómo funciona aquí la discrecionalidad de la Administración. Pues la regulación de los conjuntos históricos es un “ámbito de discrecionalidad técnica”, donde la Administración goza de “una posición dotada de un considerable margen de apreciación discrecional” (la cita, de Sánchez-Mesa, se refiere a la restauración de monumentos, pero es perfectamente trasladable a nuestro caso). Y para el control de la legalidad, en estos casos, conviene “llevar a cabo un control en todos los pasos a través de los cuales el funcionario identifica la presencia del interés público (...), pasos en los que aflora el uso de reglas técnicas” (seguimos citando a Sánchez-Mesa). “Es preciso en el enjuiciamiento técnico realizado con respecto a las mismas donde ha de centrarse la atención (...), es decir, no tanto sobre el hecho en sí, sino en el modo de tratarlo”. Y concluimos: Debe quedar claro que el juicio “se dirigirá exclusivamente sobre la diligencia” en la utilización de disciplinas técnicas “y nunca sobre la bondad intrínseca del resultado”.

Las citas corresponden a Leonardo J. Sánchez-Mesa, “La restauración inmobiliaria en la regulación del Patrimonio Histórico”, en Revista de urbanismo y edificación, Monografía 10 (Aranzadi, 2004), pp. 360-361.

Y en este mismo sentido Concepción Barrero insiste en destacar “la importancia de que en el procedimiento que conduce a la catalogación queden debidamente acreditadas las razones que la justifican, dado que la actividad administrativa se desenvuelve, como es notorio, en el ámbito de la más pura discrecionalidad técnica”. Y algo parecido cabría decir del resto de las decisiones relacionadas con el paisaje urbano. (Concepción Barrero Rodríguez, La ordenación urbanística de los conjuntos históricos (Madrid: Iustel, 2006), p. 257).

4. Algunos aspectos de la metodología de elaboración del catálogo: del análisis a la valoración.

Son muchos los aspectos analíticos que se han tenido en cuenta en la elaboración del catálogo del Centro de Burgos. Por su singularidad, por su vinculación con el Conjunto Histórico, con la concepción como universo del mismo y sin eludir un esquema necesariamente racional, destacaremos los siguientes.

4.1. Concreción de la necesidad

Experiencia. Partir de lo actual, de la experiencia. Análisis de la necesidad concreta. Detección de problemas concretos, específicos. Fase importante de consulta y encuestas en la que es necesario estudiar en profundidad el objetivo del trabajo, las motivaciones concretas, los conflictos surgidos, analizar la experiencia además de los datos es importante para los resultados prácticos. No sólo las experiencias propias, del Ayuntamiento de Burgos con los catálogos existentes, sino otras experiencias españolas y europeas, con problemas, necesidades y objetivos semejantes o al menos comparables. Referencias de otros trabajos. (Estudios rehabilitación Palmero) y análisis de resultados.La experiencia de la ejecución del catálogo actual dio lugar ya a muchas manifestaciones sociales y políticas respecto a las necesidades del catálogo, del Plan Especial en su totalidad. El análisis de todas ellas se hace necesario para no caer en la repetición de métodos que pudieran causar desesperanza en los interlocutores y afectados.

Figure 5: Arco de Santa María.
Figure 5: Arco de Santa María.

Historia y momento presente. Historizar la protección de Burgos, en el contexto de la protección en la cultura urbanística. Se arrastra una forma de intervención de principios de los 80 (en España; en otros países, de los años 70). Parte de los problemas derivan precisamente de su obsolescencia. Por un lado, la legislación se ha puesto de parte de la conservación, por lo que no es necesario luchar contra leyes viejas, completamente desarrollistas. Por otro, las cosas han cambiado: mucha más conciencia sobre las ventajas de una conservación adecuada. Pero mucho menos sentido social, nuevas necesidades, mayor demanda de calidad, nuevas amenazas.... 

4.2. Los espacios libres urbanos. Una propuesta metodológica para la valoración e integración paisajística en el catálogo del conjunto histórico de Burgos.

En los cascos históricos toma especial relevancia el enfoque de la planificación desde la dualidad histórica urbanístico-arquitectónica. Se tiende no obstante hacia un tercer enfoque importante: establecer nuevas perspectivas en el entramado urbano mejorando el entorno de elementos significativos. No es una novedad la consideración de los valores no sólo de los edificios y monumentos sino de los conjuntos urbanos y los espacios libres en su relación con el entorno y los recorridos en los que se emplazan y a los que singularizan a través de imágenes visualmente significativas.

Figura 6. Plaza Mayor.
Figura 6. Plaza Mayor.

Este tercer enfoque tiene menor tradición metodológica que el sólo urbanístico o el arquitectónico, pero ya los textos generales sobre planificación y protección (la legislación urbanística (1), la propia legislación sobre patrimonio (2), con desarrollo reglamentario reciente en Castilla y León, los textos y recomendaciones europeas e incluso determinaciones desde la perspectiva de la memoria histórica y la sostenibilidad) abordan la necesidad de protección de la imágenes-escenas (o escenarios) urbanas con recomendaciones para las normas de actuación dirigidas a preservar, conservar y desarrollar vistas panorámicas interiores de los Conjuntos Históricos o de las imágenes generales y los espacios-escenario de las ciudades y pueblos.

Los espacios libres de las ciudades históricas constituyen elementos singulares de las tramas urbanas por su escasez y por su casi siempre carácter memorable: presencia de soportales, espacios porticados, árboles, tipo de alumbrado, mobiliario (para el descanso y la contemplación), permanencia de la gente (espacios de relación y comunicación). Los espacios libres públicos se complementan además con espacios libres privados situados en los patios traseros o delanteros (jardines o huertas incluso).

Figura 7. Plaza del Cordón.
Figura 7. Plaza del Cordón.

Existen pocos ejemplos que sirvan de pauta en los que se haya puesto en marcha una metodología con este objetivo. Quizá, ciñéndonos al territorio español, Andalucía sea de las pocas comunidades que ha redactado un texto general con este fin: el Programa Regional de Planeamiento en Centros Históricos (1994) y el decreto por el que se establecen las políticas para su desarrollo conjuntamente de las Consejerías de Obras Públicas, Transportes y Cultura. Bien es cierto que cuenta con más de 120 centros urbanos con expediente declarado o incoado como Centro Histórico, pero su puesta en práctica ha desarrollado una metodología propia que puede servir como ejemplo para concretar algunas medidas que los catálogos pueden replicar para adecuar a sus objetivos: IDENTIFICACIÓN DE OBJETIVOS, con la definición de los elementos o circunstancias sobre los que recaerá el reconocimiento y la identificación de los recursos paisajísticos urbanos a proteger, ordenar o gestionar; INVENTARIO DE RECURSOS, o de los puntos de interés desde la perspectiva de sus recursos visuales, estanciales o de contemplación, identificación de la vista-espacio histórica o socialmente reconocida por los ciudadanos; DIAGNÓSTICO PAISAJÍSTICO de las circunstancias significativas por sus valores o impactos que puedan incidir sobre ellos.

4.3. Valor histórico, por los modos de vida.

Quizá el tema más interesante de la catalogación sea la defensa del recuerdo de modos de vida precedentes. Se pretende proteger elementos que ayudan a entender y guardar memoria de otros modos de vida precedentes. Lo cual requiere, por un lado, tener en cuenta la cantidad existente de cada una de esas “tipologías” que dan cuenta de aquellos modos. Y por otro, evitar edulcorar la historia real, transmitiendo una imagen del pasado que no refleje los hechos en su verdadera dimensión. Esta transmisión de los modos de vida se refiere tanto a edificios como a espacios urbanos.

         Figuras 8 y 9. Ala izquierda, Valor por modos de vida. Interior de manzana en Corral de las Tahonas. A la derecha, Valor por modos de vida. Interior de manzana por Calle Embajadores.  
Figuras 8 y 9. Ala izquierda, Valor por modos de vida. Interior de manzana en Corral de las Tahonas. A la derecha, Valor por modos de vida. Interior de manzana por Calle Embajadores.

La técnica habitual, en lo que se refiere a edificios, es la adaptación a los modos de vida actuales, para mantenerlos en uso, vivos. Supone el análisis detallado de todos los edificios “candidatos” a su protección  y posteriormente decidir cuáles se protegerán, y de qué modo.

Respecto a los “modos de vida” de los espacios urbanos no se suele actuar bajo esas mismas premisas, ya que tiene su propia técnica. Pero así como la selección de los edificios a proteger parte del análisis de las construcciones existentes, que habitualmente responden a un único acto proyectual, en los espacios urbanos se cruzan numerosos proyectos que se han ido aplicando a lo largo de la historia de la ciudad, y también distintos recuerdos de esos mismos espacios. ¿Qué tomar en cuenta? En el caso de Burgos se ha trabajado haciendo una selección intencionada a través de una serie de discursos fundamentales:

En primer lugar, y refiriéndonos a la ciudad en su conjunto, podemos hablar de Burgos como Tapiz de Penélope. Considerando al menos estos cuatro grupos de argumentos: 1º. La ciudad ha integrado las piezas separadas que la constituían en origen, los burgos. El barrio más antiguo: San Esteban. Choque Castillo-barrios. Enconos entre San Esteban y el castillo. 2º. Vigor y decadencia de unas y otras zonas. Despoblación por el descubrimiento de América (y bajada al llano). Movimiento de los distintos gremios sobre el espacio urbano. Política urbana de reequilibrio. 3º. Fortuna y decadencia de distintos lugares, de diferentes construcciones en la historia urbana. Como brotes: hospitales, palacios, calles, iglesias, etc. 4º. Juego de los nombres. Algunos tan sugerentes como Huelgas o Comparada.

Figura 10. Fragmento de la perspectiva de Guesdon, donde se aprecia el carácter aislado de los enclaves de Huelgas y Hospital.
Figura 10. Fragmento de la perspectiva de Guesdon, donde se aprecia el carácter aislado de los enclaves de Huelgas y Hospital.

Un segundo discurso de selección se refiere a Burgos como Jardín de las Delicias. Hoy estaríamos hablando, de algún modo, de sostenibilidad. Se trata de evocar y recordar los esfuerzos sostenidos a lo largo de la historia por hacer de Burgos un lugar amable, ameno, grato, cómodo para vivir. Los nombres y los elementos del “gran jardín” son ahora inmediatos y evocadores: Parral, Quinta, Isla (y recordar Delicias); las fuentes, de todo tipo, como la de la Flora, la de la Ninfa (en el Espolón), o la de la Plaza de Santa María y también cabría incluir aquí algunos merenderos (un espacio popular), como el de la “Señora Cristina”, y los esfuerzos del arte urbano, como las esculturas del centro de la ciudad. 

Figura 11. En el plano de Coello (1868) está ya dibujado el paseo de la Quinta.
Figura 11. En el plano de Coello (1868) está ya dibujado el paseo de la Quinta.

Jugar en Burgos se refiere al conjunto de actividades (que forman parte de esos “modos de vida” a que alude este apartado) de ocio en el espacio urbano que se analiza: las fiestas (reseñables fueron las de Pozo Seco), los bailes en la Plaza Mayor, la Bolera de Barrio Gimeno o los Juegos de Pelota, los espectáculos (taurinos en muy distintos lugares de la ciudad se corrieron toros, por ejemplo en la Plaza Mayor y en la del Cordón, pero también en otros espacios públicos, antes de construir las plazas específicas; los Autos Sacramentales, junto a la Catedral, la Tarasca y los gigantones, las Mochadas, El Hipódromo, los primeros locales de cine, los teatrillos de la calle de San Juan, etc.)

       Figuras 12 y 13. A la izquierda, detalle de pavimentación en la Calle Fernán González, que sigue el trazado del Camino de Santiago. A la derecha, trazado de la Calle Fernán González dentro del Conjunto.  
Figuras 12 y 13. A la izquierda, detalle de pavimentación en la Calle Fernán González, que sigue el trazado del Camino de Santiago. A la derecha, trazado de la Calle Fernán González dentro del Conjunto.

Con la denominación Abrirse al mundo (el alter orbis), como cuarto discurso, se quieren recordar los esfuerzos, localizados en distintos lugares del espacio urbano, por evitar la clausura de antaño y vincularse progresivamente a entidades territoriales de mayor ámbito. En primer lugar hay que citar el interés de la muralla, pero sobre todo el de las aperturas en la muralla, como la del edificio del Consulado del Mar (la primera casa que se construyó en abierto, una vez demolida la primera parte de las murallas). O la transformación de tantos pasos fortificados, puertas y portillos en abierto. También entra en este grupo el conjunto de embajadas que estuvieron en San Esteban; las posadas y paradores de ese mismo barrio y del de Vega. Las fondas en Almirante Bonifaz o el Parador del Universo. Pero sobre todo es el recorrido del Camino de Santiago el que otorga mayor vitalidad en la historia de la ciudad.

Si nos referimos a la vida diaria, a la residencia, podemos hablar de Vivir en Burgos. La compra, el intercambio, en los numerosos mercados (no sólo generales, sino específicos, como el de cereales, etc.). La Botica en San Juan. El lugar donde estuvo el primer restaurante de la ciudad, los lavaderos de la Isla, el lugar de venta del pan. Etc. Las viviendas de distinto tipo (ya se habló antes de esta circunstancia, al tratar de la catalogación de edificios, en este mismo apartado), como las de la calle Nuño Rasura (sólo clérigos), la de los Niños del coro, los numerosos cuarteles (otro tipo de residencia) y conventos. Las casas de la nobleza (los distintos lugares donde habitaron los reyes), la Casa de Miranda. Y residencias precarias, como las que ocuparon el claustro de la catedral, hace no tanto tiempo. 

Puede tratarse, por último, de Trabajar en Burgos. La fábrica de la ciudad. Aludiendo, de alguna forma, a lo que antaño eran campos agrícolas, eras y huertas; a la construcción de infraestructuras de caminos; las infraestructuras para aprovechar el agua (las esguevas, cuya construcción se atribuye a San Lesmes). Algunas fábricas en este espacio central, como la de Gas. Alguna imprenta. Trabajos de la administración de la ciudad en el Arco de Santa María (concejos) o en la Torre de San Gil (Hombres Buenos). Centros dedicados a la enseñanza (como la Facultad de Medicina en La Concepción). Etc. 

4.4. Sistema de Valoración del Catálogo.

En la metodología de valoración se ha trabajado sobre dos grupos de valores y siempre desde el concepto de universo y sus relaciones (el juego de las muñecas rusas), desde lo mayor a lo menor, cada uno incluido en el anterior; desde cada pieza a cada calle, a cada manzana, hasta llegar a la parcela, las construcciones y los elementos:

Valores del tiempo pasado (historia e historias): Valores rememorativos, de antigüedad, históricos y artísticos, valor arqueológico, valor de antigüedad, valor histórico por los acontecimientos (hechos históricos, referencias literarias, periodísticas, leyendas…), valor histórico (por los modos de vida, de la fachada principal y secundarias, de los espacios de acceso, portal y escaleras, del patio de parcela y otros patios y de la organización interior), valor artístico relativo a su época (histórico relativo).

       Figuras 14 y 15. A la izquierda, valor Histórico de los espacios de acceso. Paso peatonal (cerrado) detrás de Santa Águeda. Centro y derecha, Valor Histórico de portales y escaleras. Portal por calle Fernán González Nº 39  y portal Nº 9 de la calle Nuño Rasura    
Figuras 14 y 15. A la izquierda, valor Histórico de los espacios de acceso. Paso peatonal (cerrado) detrás de Santa Águeda. Centro y derecha, Valor Histórico de portales y escaleras. Portal por calle Fernán González Nº 39 y portal Nº 9 de la calle Nuño Rasura

Valores del tiempo presente (paisaje urbano): Estado de conservación, Vistas lejanas, Valor del paisaje próximo, Color, Series de edificios, Volumen, Medianeras agresivas, Parcelario, Valor poético por rareza, Detalles críticos, Gusto actual, Testimonio para el futuro, Identidad social, Vitalidad, Ocupación, Valor de diversidad cultural, Valor económico, Valores ambientales (Valor de la vegetación), Apreciaciones de otro tipo no visual, Valores de congruencia, Valores literarios y personajes del momento.

Figura 16. Ejemplo de ficha (parcial) de valoración de Calle. Calle Arlanzón
Figura 16. Ejemplo de ficha (parcial) de valoración de Calle. Calle Arlanzón
Figura 17. Ejemplo de ficha de valoración de Manzana. Valor de Paisaje.
Figura 17. Ejemplo de ficha de valoración de Manzana. Valor de Paisaje.
Figura 18. Ejemplo de ficha de valoración de Parcela.
Figura 18. Ejemplo de ficha de valoración de Parcela.

Entre los criterios de valoración generales para el catálogo de inmuebles se incorporan aspectos referentes a los datos críticos que dan cuenta a cierto nivel de detalle de partes de la edificación, con referencia explícita a la fachada principal, las fachadas secundarias, espacios de acceso, portal y escalera, parcela, patios y organización interior; se ha incorporado un mayor detalle en dichos criterios aplicados y recogidos en las fichas de trabajo.

      Figuras 19 y 20. A la ziquierda, trabajo de análisis y valoración de inmuebles: General. A la derecha, trabajo de análisis y valoración de inmuebles: Escaleras  
Figuras 19 y 20. A la ziquierda, trabajo de análisis y valoración de inmuebles: General. A la derecha, trabajo de análisis y valoración de inmuebles: Escaleras

5. El resultado: las fichas de cada pieza y de cada elemento.

Como se ha descrito ya, el proceso de trabajo de este catálogo se ha establecido desde la dimensión del espacio urbano, considerándolo en un progresivo acercamiento (el juego de las muñecas rusas). El Centro de Burgos se ha visto, en primer lugar, como conjunto, para el que se han señalado algunas características propias, merecedoras de protección (Nivel 1: “El Centro de Burgos”). Después se ha subdividido en cinco piezas fundamentales (Nivel 2), para subdividirlas posteriormente en 30 de menor tamaño: el Cerro del Castillo de San Miguel, la Catedral o el Río Arlanzón se mantienen como una sola pieza cada una, pero la margen derecha se subdivide en 16 y la izquierda en 11 (Nivel 3: “Las 27 zonas”). En estos tres primeros niveles se plantean una serie de pautas de valoración y protección que han de recogerse en las intervenciones sobre estos ámbitos.

Figura 21. Las 27 Zonas
Figura 21. Las 27 Zonas
Figura 22. Un ejemplo de ficha de zona (nivel 3): San Esteban.
Figura 22. Un ejemplo de ficha de zona (nivel 3): San Esteban.

Para cada una de estas zonas se plantean una serie de recomendaciones, que luego se trasladarán a las calles, plazas u otros espacios urbanos (Nivel 4: “Las 147 calles y plazas”). Todos los niveles, tanto zonas como calles, tienen su ficha detallada en el documento del catálogo: Protección del espacio urbano. Fichas de zonas y calles.

Figura 23. Ejemplo Ficha de calle. Calle Padre Diego Luis de San Vítores
Figura 23. Ejemplo Ficha de calle. Calle Padre Diego Luis de San Vítores

Este nivel 4, de calles y plazas, afecta fundamentalmente a los proyectos de urbanización, aunque también se establecen algunas recomendaciones para el control de usos o volúmenes. Téngase en cuenta que se trata de un complemento a la catalogación, y no sustituye a las determinaciones de un plan especial. Se ha realizado una revisión exhaustiva de cada zona y calle y su aportación e integración en el conjunto del paisaje urbano, pero no es un estudio pormenorizado completo, por lo que las pautas recogidas en la ficha correspondiente plantean un repertorio limitado.

Los trabajos en relación con este análisis de zonas y calles han sido no obstante muy exhaustivos y el equipo redactor ha entendido que son de gran importancia en la visión y justificación del conjunto protegido como un todo con identidad propia. Las fichas finales de zonas y calles, que forman parte de la memoria vinculante, recogen recomendaciones derivadas de este análisis y además, las fichas de catálogo hacen referencia directa a la ficha (de calle o zona) que corresponde en cada caso e incorporan determinaciones de protección resultantes de los datos más relevantes en relación con los siguientes valores: arqueológicos (irrenunciables en cualquier caso), de paisaje y ambientales; así como recomendaciones o indicaciones derivadas de otros aspectos como: los valores de identidad social, testimonio (memoria histórica), vitalidad, ocupación, etc.

Además, se ha trabajado en un Nivel 5, correspondiente a parcelas, como nivel de menor entidad y mayor detalle. Se han estudiado 1.850 parcelas interiores al Centro Histórico. El proceso de valoración ha dado como resultado un catálogo final de 743 fichas de catálogo.

Figura 24. Ficha Resultante de catálogo de inmueble. Parte de identificación y análisis.
Figura 24. Ficha Resultante de catálogo de inmueble. Parte de identificación y análisis.
Figura 25. Ficha Resultante de catálogo de inmueble. Parte de protección.
Figura 25. Ficha Resultante de catálogo de inmueble. Parte de protección.

Notas

(1) Entre las determinaciones que deben contener los Planes Generales y sus desarrollos, según la legislación urbanística general: “medidas para la protección del medio ambiente, conservación de la naturaleza y defensa del paisaje, elementos naturales y conjuntos urbanos e histórico-artísticos”

(2) Ley 12/2002, de 11 de julio de Patrimonio Cultural de Castilla y León. La conservación de los conjuntos históricos comporta el mantenimiento de la estructura urbana y arquitectónica y de la silueta paisajística, así como de las características generales de su ambiente.

Nota Legal
Créditos
Suscripción
Directora: María A. Leboreiro Amaro, Dra. Arquitecto. Profesora Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Consejo de redacción: Miquel Adriá, director de la revista Arquine
Carmen Andrés Mateo, Arquitecta. Profesora Asociada de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Mª Ezquiaga Dominguez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
José Fariña Tojo. Dr. Arquitecto. Catedrático de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Fernando Fernández Alonso. Arquitecto. Profesor Asociado de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Josep Mª Llop Torne. Arquitecto. Profesor en la Facultad de Geografía de la Universidad de Lleida
Javier Ruiz Sánchez. Dr. Arquitecto. Profesor Titular de la E.T.S. de Arquitectura de Madrid
Secretaría: Llanos Masiá
Edita: planur-e
Avda. Valdemarin, 68
28023 Madrid
Traducción: planur-e
ISSN: 2340-8235
Copyright: (2013): planur-e
Cerrar Ventana [x]
Información General
En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley 34/2002, de 11 de Julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSICE), ponemos a su disposición la “información general”, que comprende los datos identificativos de la entidad titular de este sitio web:
Titular: planur-e
Dirección: Avda. Valdemarín, 68-28023 Madrid
Lugar de edición: Madrid

Nota Legal
Los trabajos firmados expresan únicamente la opinión de sus autores así como la documentación gráfica, y son de su exclusiva responsabilidad, a todos los efectos legales y no reflejan los criterios que pueda tener el equipo editorial. Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse o transmitirse en ninguna forma sin autorización escrita por parte de la editorial. Aquellas imágenes en las que no se ha podido identificar el propietario de los derechos, se entiende que son de libre uso. En caso de identificar alguna imagen como propia, por favor póngase en contacto con planur-e.
Legal Notice
The signed works only express the opinion of their authors and also the graphic documentation, and are their sole responsibility, for all legal purposes, and do not reflect the criteria that the editorial team may have. No part of this publication may be reproduced or transmitted in any form without the written consent of the publisher. It is understood that those images for which it was not possible to identify the holder of the rights are free to be used. In the event you identify an image as your own, please contact planur-e.
Cerrar Ventana [x]
 Información Personal

* E-mail:
Idioma / Language:


He leído y estoy de acuerdo con los términos y condiciones / I’ve read and agree to terms and conditions



 Protección de Datos
planur-e te informa de que los datos personales que nos proporciones serán incorporados en el fichero “Atención al Consumidor” del que somos responsables, al objeto de gestionar las solicitudes de información, reclamaciones, consultas realizadas ante el departamento de atención al consumidor. Mediante el envío del presente formulario, prestas consentimiento expreso al tratamiento automatizado y documental de tus datos, en los términos de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre.
Te agradeceremos nos comuniques cualquier cambio o modificación en los datos que nos ha proporcionado con el fin de que éstos respondan con veracidad y exactitud a la realidad. Asimismo, te informamos de que puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante carta dirigida a planur-e, o bien, mediante correo electrónico a: planur-e@planur-e.es
Cerrar Ventana [x]